lunes, 20 de noviembre de 2017

Interactions between the gonadal steroids and the immune system

Resultado de imagen de sistema inmune

Historically the fields of reproduction and immunology have been classified as separate biological disciplines. A connection between these fields was first reported in 1898 when Calzolari (1) observed that the thymus of rabbits castrated before sexual maturity was larger than that of the controls. At the time this report first appeared it was not considered of much importance. However, 70 years after Calzolari's publication, researchers have begun to place greater emphasis on the interactions between the reproductive and immune systems. These reproductive-immunological interactions appear to be hormonally regulated, and the hormones involved originate from the thymus, the hypothalamus-pituitary unit, and the gonads. In this article, the role of the gonadal steroids in regulation of the acquired immune system is emphasized. In humans, the innate and acquired immune systems constitute the total immune system. The innate system (also known as the nonspecific system) encompasses all reactions that are not antigen dependent, such as phagocytosis and inflammation. The acquired system (also known as the specific system) involves the antigen-dependent reaction of classes of lymphocytes called T cells and B cells. T cells are regulators of the cell-mediated immune response, B-cell function, and phagocytosis, whereas B cells are involved in humoral immunity and produce immunoglobulins called antibodies (2, 3). Both clinical and experimental evidence support the hypothesis that gonadal steroids regulate immune function. This conclusion is based on the following observations: (i) a sexual dimorphism exists in the immune response; (ii) the immune response is altered by gonadectomy and sex steroid hormone replacement; (iii) the immune response is altered during pregnancy when the amount of sex steroid hormone is increased; and (iv) the organs responsible for the immune response contain specific receptors for gonadal steroids. Sex Steroids and Humoral Immunity Many studies have demonstrated that immunoglobin production is greater in females than in males. In mice, females show a greater and more sustained response than males to the antigens bovine serum albumin (4) and hemagglutinin (5), and females also generate higher titers of the immunoglobins IgG (6), IgG1 (7), IgM (6), and IgA (8) than do male controls. Female hamsters also generate larger amounts of immunoglobin as measured both in vitro (9) and in vivo (9, 10) than do males, and this lessening of antibody production in the male coincides with the increase in sex steroid hormones at sexual maturity (10). The mechanism responsible for the greater concentrations of antibody in females than in males is not completely understood at present. However, estrogens enhance the antibody response in mice (11) and appear to regulate the synthesis of uterine IgA and IgG in rats (12). This suggests that the spontaneous increase of immunoglobin levels during the estrous cycle may result from the action of estradiol in the uterus (12). One possible mechanism for the stimulation of antibody production by estrogen is found in a report by Paavonen et al. (13) suggesting that etradiol can inhibit suppressor T-cell activity. Since suppressor T cells prevent B cells from manufacturing antibody, it follows that inhibition of suppressor...

Artículo en; http://go.galegroup.com/ps/anonymous?id=GALE%7CA3606121&sid=googleScholar&v=2.1&it=r&linkaccess=fulltext&issn=00368075&p=AONE&sw=w&authCount=1&isAnonymousEntry=true

La Testosterona puede impedir inmunidad

Resultado de imagen de testosterona

La testosterona de Disminución refuerza la inmunidad porque la testosterona ayuda a T-Linfocitos del mando, las células del ataque del sistema inmune, según Mayo Clínica-Llevó la investigación en animales de laboratorio. Las conclusión aparecen en la edición actual del Gorrón de la Inmunología.

Los Colaboradores incluyen a científicos del Instituto del Cáncer del Parque de Roswell, Búfalo, N.Y.; la Sección de la Inmunidad y de la Tolerancia del Tumor del Laboratorio de Immunoregulation Molecular, Instituto Nacional del Cáncer; y Howard Hughes Medical Institute/Centro Conmemorativo del Cáncer de Sloan-Kettering.
“Qué estamos mostrando somos esa testosterona parecemos impedir la inmunidad,” dice a Eugene Kwon, M.D., el urólogo de la Clínica de Mayo y el investigador de la inmunología que llevaron al equipo de investigación. “Sin Embargo, cuando se repliega la testosterona, usted consigue un ordenador principal creciente inmunorespuesta indicada por los números de levantamiento de células inmunes que estén disponibles para participar.”
los T-Linfocitos son las células que son vitales a controlar la inmunorespuesta del cuerpo. “Células de T,” mientras que los científicos les llaman generalmente, son los glóbulos blancos que pueden luchar contra las células y la infección del tumor. Alternativamente, las células de T pueden ayudar a otras células inmunes conocidas como “células de B” para hacer los anticuerpos para defender el cuerpo contra cierto bacteriano y infecciones por hongos, y posiblemente contra cáncer. Las conclusión de la investigación pueden tener aplicaciones potenciales amplias a la salud pública. Por ejemplo, el saber que la reacción del Linfocito T de la influencia de los niveles de la testosterona puede ayudar:

Gastrointestinal disease in Sjogren’s syndrome: related to food hypersensitivities

Imagen relacionada

Abstract

Patients with Sjogren’s syndrome (SS) frequently have irritable bowel like symptoms (IBS). Some have celiac sprue. The current studies were designed to examine the presence of food hypersensitivities in a population of patients with SS and IBS. Ten patients were selected from the autoimmune disease clinics at SUNY at Buffalo who had SS and IBS symptoms. Food hypersensitivities were determined by specific IgG ImmunoCAP® assays. Symptoms of abdominal pain, bloating, diarrhea and joint pain were eliminated with dietary restriction of foods to which hypersensitivity was demonstrated. Symptoms recurred with re-institution of offending foods. Resolution of fatigue required elimination of offending foods as well as treatment of underlying metabolic disorders. The presence of IBS in patients with SS should lead to investigation of food hypersensitivities as possible culprits.

The T cell in Sjogren’s syndrome: Force majeure, not spectateur

Imagen relacionada

Introduction

Sjogren’s syndrome (SS) is marked by diffuse lymphocytic infiltration of exocrine glands and other tissues. Just how these ectopic lymphocytes cause disease has been an area of active investigation, particularly over the past two decades. Unlike most other diseases of lymphocytic infiltration, the salivary glands are accessible to biopsy, thus SS serves as a model for parallel autoimmune disorders of organ infiltration. The work of Professor Youinou and others has elegantly clarified the role of the B lymphocyte in the development of ectopic lymphoid tissue, and in the characteristic B-cell hyperactivity leading to autoantibodies, hypergammaglobulinemia, and sometimes lymphoma []. Yet glandular tissue in SS is – in most phases of the disease – overwhelmingly infiltrated by T lymphocytes. This article will emphasize recent advances in the understanding of these cells as agents of primary SS pathogenesis.

Nutrición en la Enfermedad Inflamatoria Intestinal

Resultado de imagen de enfermedad inflamatoria intestinal

Resumen
La malnutrición es una característica común de la enfermedad inflamatoria intestinal (EII) crónica, por lo que la intervención nutricional juega un papel fundamental en el tratamiento de estos pacientes. El presente trabajo tuvo como objetivo realizar una actualización sobre los fundamentos y los efectos de la terapia nutricional de acuerdo a la evidencia. Se debe realizar el cribado nutricional para la prevención o el tratamiento de la desnutrición relacionada con la enfermedad e incluir el control del peso corporal, la determinación de los parámetros antropométricos, de las proteínas de síntesis visceral, determinación de vitaminas y minerales y una densitometría. La terapia nutricional oral, enteral y parenteral puede ser necesaria durante las diferentes fases. Para el soporte nutricional especializado, utilizar la nutrición enteral (NE) de elección, y la nutrición parenteral en los pacientes con contraindicación absoluta de NE o que no la toleren. El paciente debe recibir las calorías y nutrientes de acuerdo a la evaluación del estado nutricional, evitando el uso de dietas restrictivas salvo en los casos necesarios. Se ha estudiado en la dietoterapia la intolerancia a los alimentos, los probióticos, prebióticos y simbióticos, antioxidantes, elementos bioactivos, el tipo de grasas y la inmunomodulación pero la evidencia disponible es limitada. Se concluye que la nutrición debe considerarse un componente integral en el manejo de los pacientes con EII, con la finalidad de evitar y o controlar la desnutrición relacionada con la enfermedad para disminuir su morbimortalidad y mejorar su calidad de vida; asimismo. Se recomienda continuar estudios que permitan demostrar el beneficio de la inmunomodulación nutricional.

Palabras clave: Enfermedad Inflamatoria Intestinal, Nutrición Enteral, Estado Nutricional.

Dairy Food Intake Is Associated with Reproductive Hormones and Sporadic Anovulation among Healthy Premenopausal Women.

Imagen relacionada

Abstract

BACKGROUND: Dairy food intake has been associated with infertility; however, little is known with regard to associations with reproductive hormones or anovulation.
OBJECTIVE: We investigated whether intakes of dairy foods and specific nutrients were associated with reproductive hormone concentrations across the cycle and the risk of sporadic anovulation among healthy women.
METHODS: We prospectively measured serum reproductive hormones ≤8 times/menstrual cycle for 2 cycles from 259 regularly menstruating women (mean age: 27.3 y). Dairy food intake was assessed via 24-h dietary recalls 4 times/cycle. Dairy food intakes were assessed by 1) total and low- and high-fat dairy products; 2) dairy nutrients, including fat, lactose, calcium, and phosphorus; and 3) dairy foods, including milk, cheese, butter, cream, yogurt, and ice cream categories. Weighted linear mixed models were used to evaluate associations between dairy nutrients or food intakes and hormone concentrations. Modified Poisson regression models with robust error variance were used to evaluate anovulation. Models were adjusted for age, body mass index, race, physical activity, Mediterranean diet score, total energy, protein, fiber, caffeine, and other hormones.
RESULTS: Each serving increase in total and low- and high-fat dairy foods and all increases in amounts of all dairy nutrients tested were associated with an ∼5% reduction in serum estradiol concentrations but were not associated with anovulation. Total and high-fat dairy food intakes were positively associated with serum luteinizing hormone concentrations. We observed associations between intakes of >0 servings of yogurt (RR: 2.1; 95% CI: 1.2, 3.7) and cream (RR: 1.8; 95% CI: 1.0, 3.2) and a higher risk of sporadic anovulation compared with no intake.
CONCLUSIONS: Our study showed associations between increasing dairy food and nutrient intakes and decreasing estradiol concentrations as well as between cream and yogurt intakes and the risk of sporadic anovulation. These results highlight the potential role of dairy in reproductive function in healthy women.

A más ejercicio, más materia gris

Resultado de imagen de materia gris

Un grupo de investigadores españoles han confirmado que mejorar la capacidad aeróbica y la habilidad motora de los más pequeños de la casa provoca un mayor volumen de materia gris en numerosas áreas de su cerebro.
Esta investigación forma parte de un proyecto pionero a nivel mundial, que se llama “Active Brains” y en el que se ha analizado a más de 100 niños con sobrepeso u obesidad.
"La respuesta es breve y contundente: sí, el nivel de condición física de los niños está directamente relacionado con importantes diferencias estructurales en el cerebro, y tales diferencias se ven reflejadas en el rendimiento académico de los niños", advierte el líder de este trabajo, Francisco B. Ortega, investigador de la Universidad de Granada.

Educación física

Por lo tanto, realizar ejercicio físico que mejore la capacidad aeróbica y la habilidad motora sería un enfoque efectivo para estimular el desarrollo cerebral y el desempeño académico en niños obesos o con sobrepeso. 


Sin embargo, según esta investigación, la fuerza muscular no mostró ninguna asociación independiente con el volumen de materia gris en ninguna región del cerebro.
Este trabajo científico supone una importante contribución al conocimiento humano que debe ser tenido en cuenta por las instituciones educativas y de salud pública, porque “el colegio es el único ente que concentra a todos los niños de manera obligatoria durante un periodo mínimo de 10 años, por lo tanto es el contexto ideal para que se lleven a cabo tales recomendaciones", ha apuntado Ortega.

Interacción entre hormonas y crisis epilépticas. Epilepsia catamenial

Resultado de imagen de hormonas
 Las hormonas esteroideas femeninas pueden influir sobre la frecuencia de las crisis: la progesterona puede tener un efecto anticonvulsivógeno y los estrógenos, por el contrario, un efecto convulsivante. De hecho, en un 10-39% de mujeres con epilepsia las crisis tienden a acumularse en determinados momentos del ciclo menstrual; si en esos días aumenta al doble la frecuencia de las crisis respecto de su frecuencia basal se define dicha influencia hormonal como Epilepsia Catamenial.

La distribución de los receptores estrogénicos en el cerebro cambia con el desarrollo madurativo de la mujer. Estudios en animales demuestran su presencia en el neocórtex durante el desarrollo, para más tarde redistribuirse en el sistema límbico y disminuir su presencia en neocórtex después de la pubertad. Los estrógenos y progesterona pueden actuar sobre neuronas funcionalmente anormales, alterando su umbral crítico. (Tatum, 2004).

A nivel celular se conoce su lugar de unión en los receptores Gamma-amino-butírico (GABA) tipo A (GABA A), adyacente al de los barbitúricos y benzodiacepinas. Los estrógenos también actúan como agonistas de los receptores N-metil-D-aspartato (NMDA) en la región CA-1 del hipocampo produciendo hiperexcitabilidad y un especial riesgo para las pacientes con focos epilépticos en esta localización. Además de esta acción directa sobre membrana, tienen un efecto geonómico, alterando el RNA mensajero para la síntesis de GABA. A su vez, la progesterona tiene efectos contrarios tanto en su acción sobre los receptores GABA A como en su síntesis, y reduce la excitación mediada por glutamato en el lóbulo temporal (Morrell, 1999). También hay datos en modelos animales que evidencian el efecto de las hormonas sexuales en la excitabilidad neuronal (Shuster1996, Readdy 2009).

Se han identificado tres patrones de epilepsia catamenial en función de los momentos del ciclo en los que aumentan las crisis y que coinciden con fases del ciclo en las que el índice estrógenos/progesterona está elevado:
 Durante los días perimenstruales (patrón C1)
 Durante la ovulación (patrón C2)
 En ciclos patológicos (muchos de ellos anovulatorios) en la fase luteínica (patrón C3)(Ready, 2004) (Penvish, 2004)

La concentración de los FAEs también puede variar durante el ciclo menstrual al utilizar algunos de ellos los mismos enzimas hepáticos que las hormonas esteroideas en su metabolismo. El descenso premenstrual de los niveles de estrógenos puede favorecer un aumento de la metabolización hepática de fármacos que facilitaría el incremento de las crisis (Crawford, 2005). Por este motivo una posibilidad de tratamiento en la epilepsia catamenial es determinar niveles de FAE antes y durante menstruación, y si disminuyen, aumentar dosis en los periodos C1 y C2. También se ha utilizado como tratamiento añadido la Acetazolamida y las Benzodiacepinas

Para constatar si las crisis aparecen en cúmulos en relación con el ciclo menstrual es necesario llevar un calendario de crisis confirmatorio durante varios meses junto con un estudio de las variaciones en la temperatura basal.

Si sospechamos la posibilidad de ciclos anovulatorios se deben realizar estudios hormonales: nivel de hormonas esteroideas ováricas, nivel de gonadotropinas y test de ovulación con medición de LH. En estos casos es recomendable la colaboración de un ginecólogo.

Además, si las crisis no están bien controladas, es posible un doble abordaje terapéutico con fármacos antiepilépticos y hormonales. El tratamiento no debe ser continuo y a veces, ni siquiera cíclico. Ha de suministrarse de forma puntual y en relación con la situación clínica de la paciente y/o su ciclo menstrual.

viernes, 3 de noviembre de 2017

Prolactina y Th1

Resultado de imagen de prolactina
Las acciones de la PRL resultan compatibles con un fenotipo Th1: al igual que el IFN-δ y la IL-2, la PRL regula la transcripción del gen IRF-1(factor regulador de interferón) (26), que juega un rol crucial en la inducción de la citotoxicidad antiviral NKdependiente in vivo, al igual que interviene en la diferenciación y maduración de LT y LB (27). La acción amplificadora de la prolactina en la síntesis de IL-2 y de INFg sugiere que la PRL podría estar involucrada en la diferenciación de un fenotipo Th0 hacia un perfil Th1 (28). Esta hipótesis concuerda con la observación de que los glucocorticoides inhiben la secreción de PRL e inducen la maduración de clones Th2 (29), y con el rol asignado a la PRL en la patogénesis de las enfermedades autoinmunes, clásicamente caracterizadas por un desplazamiento hacia un patrón Th1 (30)