miércoles, 7 de junio de 2017

Taurina y leche materna

Imagen relacionada

La taurina abunda en la leche materna, pero está presente en concentraciones mucho menores en la leche de vaca y se elimina en el proceso de fabricación de las fórmulas infantiles (Rassin 1978; Agostini 2000). Los neonatos prematuros alimentados con leche maternizada baja en taurina tienen niveles de taurina en plasma inferiores a los neonatos alimentados con leche materna (Gaull 1977). Debido a la posibilidad de que la deficiencia de taurina afecte el crecimiento y el desarrollo, las declaraciones de consenso han recomendado que la leche maternizada para alimentar a los neonatos prematuros incluya cerca de 4,5 a 9,0 mg de taurina por kilogramo por día (Tsang 1993). Las leches maternizadas para los neonatos prematuros se complementan con taurina hasta alcanzar los mismos niveles encontrados en la leche materna (cerca de 3 mg a 8 mg por 100 ml) (AAP 1998; Klein 2002). De igual manera, los estudios observacionales han demostrado que los neonatos prematuros que reciben nutrición parenteral sin taurina suplementaria han agotado las reservas corporales de taurina durante las primeras semanas después del nacimiento (Zelikovic 1990)). Las soluciones modernas de aminoácidos para la nutrición parenteral contienen niveles de taurina que son más que suficientes para satisfacer las necesidades recomendadas (ver: www.ashp.org/ahts).

No hay comentarios:

Publicar un comentario