miércoles, 7 de junio de 2017

El sofrito saludable: con cebolla y una hora de cocción, según la ciencia

Resultado de imagen de cebolla
Las prisas nunca son buenas. Es lo que acaba de demostrar un grupo de investigadores del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBEROBN) y de la Universidad de Barcelona, después de analizar los efectos de la sinergia entre los distintos ingredientes del tradicional sofrito, una salsa casera clave en la dieta mediterránea.
Al parecer, los largos tiempos de cocción –alrededor de una hora– y el añadir cebolla a la salsa la hacen mucho más beneficiosa para nuestra salud, ya que se produce más licopeno, un beneficioso antioxidante que actúa como protector frente al cáncer, enfermedades cardiovasculares y diabetes tipo 2.
El propósito de la investigación era estudiar la sinergia entre los distintos ingredientes del tradicional sofrito
Según el trabajo, publicado recientemente en la revista Food Research International, la cebolla potencia la isomerización del licopeno y su uso combinado con un tiempo de procesamiento adecuado puede mejorar la presencia de los carotenoides en los productos derivados del tomate.
Los carotenoides son moléculas de origen vegetal que destacan también por su potencial antioxidante y sus beneficios frente a ciertos tipos de cáncer, dolencias cardiovasculares y diabetes tipo 2.
La cebolla, clave en la sinergia con el resto de ingredientes (.)
La doctora Rosa Lamuela-Raventós, investigadora de la Universidad de Barcelona y del CIBEROBN, explicaba que “este es un estudio novedoso porque casi no existen investigaciones científicas que aborden el tema de los efectos del cocinado en la salud. Nuestro objetivo fue evaluar cómo el procesado casero del sofrito de tomate y las sinergias entre los distintos ingredientes como el aceite de oliva virgen extra, cebolla y ajo que se usan para elaborar esta salsa mediterránea, interactúan y aumentan la presencia de los carotenoides”.
Para llevar a cabo la investigación se utilizó un diseño vectorial completo que analizaba la contribución de cada uno al aumento de carotenoides en el sofrito y determinar si era posible mejorar su presencia en relación al tiempo de cocción y las sinergias de los componentes.
Los licopenos y los carotenoides son dos potentes antoxidantes”

No hay comentarios:

Publicar un comentario