jueves, 18 de mayo de 2017

Las Proteasas

Resultado de imagen de Proteasa
Las Proteasa son enzimas que rompen los enlaces peptídicos de las proteínas. Usan una molécula de agua para hacerlo y por lo tanto se clasifican como hidrolasas.

Propiedades

Es una enzima secretada por el páncreas que participa en la degradación de las proteínas o peptonas, resultantes de la acción de la pepsina gástrica. La proteasa se secreta en forma de proenzima y es activada por el jugo intestinal. Se administra junto con las otras proenzimas pancreáticas (amilasalipasa) cuando existe disminución de las secreciones pancreáticas.

Deficiencia de proteasa

Si tienes una deficiencia de proteasa, tu salud podría verse afectada en gran medida. Una falta de proteasa puede provocar una acumulación alcalina en el torrente sanguíneo, dando lugar a síntomas tales como ansiedad. Las proteasas también se utilizan para digerir organismos como bacterias y hongos. Las personas que tienen deficiencia son más susceptibles a las infecciones por hongos, bacterias y virus, ya que el cuerpo no tiene esa primera línea para romperlos. La falta de proteasas también puede dar lugar a problemas tales como enfermedades de deficiencia de calcio e hipoglucemia. Las proteínas son necesarias para llevar calcio al torrente sanguíneo, y si el cuerpo lo procesa incorrectamente, no recibirá la cantidad adecuada para prevenir enfermedades como la osteoporosis o la artritis. Dado que la proteína también se convierte en glucosa, si no se convierte correctamente, el nivel de azúcar en la sangre del cuerpo se reducirá a niveles peligrosos. Para las personas que son deficientes en proteasas, la terapia de enzimas está disponible para ayudar a mantener niveles saludables.

Funciones

Las proteasas actúan rompiendo los enlaces peptídicos de las proteínas para liberar los aminoácidos. Pueden romper todas las proteínas a menos que sean parte de una célula viva. Hay diferentes tipos de proteasas para el tipo de enlace peptídico que necesita ser analizado. Por ejemplo, hay proteasas fúngicas, pepsina y papaína, las cuales realizan diferentes funciones. Sin embargo, algunos organismos, como los virus, se cubren con un escudo de proteínas, lo que obliga al cuerpo a utilizar grandes cantidades de proteasas para atacar el escudo antes de que su sistema inmunológico pueda matar el virus.

Frutas que contienen enzimas proteasa

Las enzimas proteasas descomponen o cambian la composición de las proteínas o péptidos. Además de ser importantes para el proceso de la digestión y el metabolismo, se cree que algunas enzimas proteasas mejoran la inflamación y fortalecen el sistema inmunológico, de acuerdo a World's Healthiest Foods. Aunque las enzimas proteasas se pueden tomar en forma de suplemento y pueden ser añadidas a ciertos alimentos, también se encuentran naturalmente en ciertas frutas.
  • Papaya: Esta fruta exótica fue llamado una vez el "fruto de los ángeles" por Cristóbal Colón, de acuerdo a World's Healthiest Foods. Se trata de una fuente muy potente de la enzima papaína de proteasa, así como una enzima similar llamada chmyopapain. Estas enzimas tienen un mecanismo anti-inflamatorio y también puede desempeñar un papel en la cicatrización de quemaduras, señala World's Healthiest Foods. Aunque la papaína se cree que es útil para aliviar algunos de estos problemas de salud, no se sabe que sea una cura médica para ninguna condición.
  • Piña: La piña es una fuente excelente del compuesto de bromelina que contiene proteasa y se cree que ayuda en la digestión, así como en la reducción de la coagulación sanguínea y la inflamación, informa World's Healthiest Foods. Además, la bromelina puede tener la capacidad de reducir el crecimiento de ciertos tipos de tumores. La bromelina se extrae con frecuencia desde el núcleo o tallo de la piña para su uso en suplementos.
  • Kiwi: El kiwi contiene actinidina, una enzima proteolítica con actividad similar a la papaína. La actinidina representa la mitad del contenido de proteínas solubles del kiwi. En algunos casos, la actinidina puede ser unalérgeno y es a veces relacionada con una reacción de hipersensibilidad pocos minutos después de comer kiwi. El zumo de fruta de kiwi se utiliza a veces como un ablandador de carne, debido en parte a la actividad proteolítica de la actinidina.

Inhibidores de la proteasa

La proteasa es un enzima que el VIH necesita para completar su proceso de autocopia de sí mismo (replicación) dando lugar a nuevos virus capaces de infectar otras células. En su proceso de replicación el VIH produce cadenas largas de proteínas que necesitan fragmentarse (cortarse) en trozos más pequeños que forman las proteínas y enzimas que ayudan a construir las nuevas copias del virus. La fragmentación de las cadenas más largas está producida por la proteasa y sus inhibidores impiden que la fragmentación tenga lugar con lo que las proteínas que se forman dan lugar a copias defectuosas del VIH que, si bien puede destruir la célula que infectó, ya no pueden infectar más células.
Por sí solos los inhibidores de la proteasa (IP) no eliminan completamente el VIH del organismo. Sin embargo, con este tipo de medicamentos, se ha observado que pueden reducir la cantidad del VIH hasta en un 99% aunque algunos sigan latentes dentro de las células infectadas. Al producir nuevos virus defectuosos se lograría que al menos la infección por el VIH no se propagase dentro del organismo con la misma rapidez que lo hace en la actualidad y teóricamente se podría llegar a una 'cronificación' de la infección del VIH ya que, al haber menos virus, menos células CD4 se infectarían y la persona infectada podría combatir mejor las infecciones y vivir durante más tiempo.
Su empleo en combinación con otros antirretrovirales ha demostrado que los inhibidores de la proteasa pueden
  • Reducir la cantidad del VIH en sangre (medido por carga viral).
  • Aumentar el número de linfocitos CD4, aún cuando sean muy bajos.
  • Prolongar el tiempo de aparición de la primera enfermedad definitoria de SIDA o muerte.
  • Ayudar a que se desarrollen menos infecciones oportunistas.
  • Posiblemente reducir el riesgo de transmisión del virus.
  • Posiblemente preservar la función del sistema inmunitario.
Otros inhibidores de la proteasa están siendo evaluados clínicamente en infectados por el VIH y otros están evaluándose en el laboratorio. En un momento inicial se pensó que los inhibidores de la proteasa parecían tener menos efectos secundarios y ser menos tóxicos que otros medicamentos aprobados contra el VIH como los inhibidores de la transcriptasa inversa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario