jueves, 2 de marzo de 2017

Resistencia a la insulina y ovario


El exceso de insulina causado por la resistencia insulínica va a interactuar con el propio receptor de insulina en el ovario. Esto es curioso, porque el ovario no es resistente a la insulina como el músculo, lo que permite que la insulina interactúe con su propio receptor. En ese órgano sinergiza con LH y FSH y produce una hiperestimulación ovárica, cuyo resultado es un ovario grande e hiperestimulado que podría secretar estrógenos y andrógenos; pero, además, la insulina inhibe a nivel hepático la proteína transportadora de hormonas sexuales IGF-1, con lo que aumentan los andrógenos libres en el seno del ovario, no sólo en la periferia sino también a nivel intraovárico. Esto va a llevar a una detención del desarrollo folicular y a un hiperandrogenismo debido al mayor paso de andrógenos a la sangre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario