martes, 28 de marzo de 2017

Antiinflamatorios y Riesgo Cardiovascular…debes tenerlo en cuenta.


Ya hemos hablado muchas veces de los AINE… no en vano son un grupo de medicamentos muuuy consumidos, prescritos y dispensados…quizás demasiado…
Uno de sus efectos adversos, la gastrolesividad es muy conocido por los pacientes, siendo esta una de las consultas que más nos realizan en las farmacias… ya hablamos de este tema, quieres releerlo? pincha aquí.
Lo que puede que muchos pacientes o consumidores desconozcan es que entre sus efectos adversos también se encuentra el Riesgo Cardiovascular… llegando incluso a suspender la comercialización del fármaco Vioxx, un AINE de la familia de los Coxib, que tras la realización de unos ensayos clínicos se demuestra que dicho AINE ( Vioxx – rofecoxib ) en tratamientos prolongados incrementa el riesgo de accidentes cardiovasculares graves (especialmente infarto agudo de miocardio e ictus) en comparación con el placebo.
Ahí comenzó todo… pero bueno, vamos a centrarnos en los AINE tradicionales, en los que consumimos habitualmente… la seguridad de estos fue revisada en el 2006 por la Unión Europea.
Y, ¿ cuales fueron los resultados? Pues, para tranquilidad de todos, se concluye que el balance beneficio-riesgo de estos medicamentos se mantenía favorable, aunque su uso podía asociarse, en diversa medida, a un incremento de riesgo cardiovascular de tipo aterotrombótico. Lo que podemos traducir, que se trata de fármacos seguros, pero que como se recomendaba en el caso de gastrolesividad, conviene tener en cuenta ciertas circunstancia de los pacientes y por supuesto no abusar de ellos.
No te automediques...consulta siempre a tu médico o farmacéutico
Los AINE tradicionales sobre los que se tienen datos son, quizás los mas utilizados: Diclofenaco, Ibuprofeno y Naproxeno.
  • Naproxeno, se concluye que que es el que menor riesgo cardiovascular presenta… aunque por otro lado, de los tres analizados es el que presenta mayor gastrolesividad.
  • Ibuprofeno, en esta caso se situa en una posición intermedia, si bien al igual que con la gastrolesividad, dosis moderadas de menos de 1200mg/dia parecen más seguras que dosis superiores.
  • Diclofenaco, de los tres, es que presenta un mayor riesgo, llegando a ser similar a la familia de los coxibs. Al igual que hemos hablado del Ibuprofeno, la dosis también es importante, concluyendose que el riesgo cardiovascular se incrementa con dosis superiores a 100 mg/día.
¿Y el resto de antiinflamatorios? Pues no son ni mejores ni peores, solo que no se tiene datos concluyentes, por lo que no podemos descartar este potencial efecto adverso… por lo tanto y como repetimos muchas veces…las dosis eficaces más bajas posibles y durante el menor tiempo posible.

Cómo el Estrés Crónico Propicia el Cáncer y Qué Puede Hacer Al Respecto

Resultado de imagen de estrés crónico y cáncer
Por el Dr. Mercola
El estrés psicológico puede tener efectos devastadores en su salud. Una de las razones de esto es debido a que el estrés provoca inflamación, que a su vez es la característica de la mayoría de las enfermedades, desde la obesidad y la diabetes hasta enfermedades cardiacas y cáncer.
Hace seis años, entrevisté a Donald ("Donnie") Yance, un herbolario y nutriólogo mundialmente reconocido, que compartió un poco de información verdaderamente sorprendente: el estrés estaba señalado como una de las causas de cáncer en 1908. Como dijo Donnie:
"Eli Jones, el gran médico ecléctico en cáncer, y probablemente la persona más brillante que jamás haya existido sobre la faz de la tierra, escribió un libro en 1908 llamado 'El Cáncer- Sus Causas, Síntomas y Tratamiento.' No puedo encontrar ninguna equivocación en ese libro, escrito hace más de 100 años."
En este libro, el Dr. Jones reveló las causas principales del cáncer, y la causa #1 que señaló fue el estrés no resuelto. Desde entonces, varios estudios han confirmado esta relación. En el video superior, dos doctores en el MD Anderson Cancer Center abordan unos cuantos detalles que se conocen sobre el estrés y el cáncer.

El Estrés Crónico Provoca Que se Propague el Cáncer

Desde hace poco, un estudio que se hizo en ratones encontró que cuando los animales estaban estresados crónicamente, sus sistemas linfáticos experimentaron cambios que permitieron que el cáncer se propagara más rápido y con mayor facilidad. Como se reportó en el Science Alert:1
"Aunque aún no se ha replicado el estudio en humanos, es un paso enorme para comprender como el estrés--que desde hace mucho se relacionó con la progresión del cáncer--en realidad ayuda a que las células tumorales sobrevivan...
"Ni por un minuto pretendemos que alguien que acaba de ser diagnosticado con cáncer no deba estresarse, porque esa debe ser una de las situaciones más estresantes"… Erica Sloan de la Universidad de Monash en Australia, comentó para ABC News.2
"Pero ahora cómo cuidamos a los pacientes de cáncer, porque esto indica que el cáncer no sólo afecta el bienestar del paciente sino que también afecta al cuerpo y a la manera como progresa el tumor."

¿Cómo Propicia el Estrés Promover la Propagación del Cáncer?

Las células cancerosas generalmente se extienden a otras áreas del cuerpo por medio de los vasos sanguíneos, o a través del sistema linfático. Las hormonas de estrés afectan ambas vías o canales. Aquí tratan de determinar cómo las hormonas de estrés afectan la propagación de células cancerosas a través del sistema linfático.
El mecanismo que encontraron se relaciona con la manera en la que la adrenalina activa el sistema nervioso simpático (SNS) para aumentar la formación de linfa. La adrenalina también provoca cambios físicos en los vasos linfáticos, lo que permite que las células cancerosas migren a otras partes del cuerpo a un ritmo más acelerado.
El Instituto Nacional del Cáncer también reveló anteriormente que la investigación con modelos animales indica:3
"La respuesta neuroendocrina de nuestros cuerpos (la liberación de hormonas en la sangre como respuesta a la estimulación del sistema nervioso) puede alterar directamente procesos importantes en las células que ayudan a protegernos contra la formación del cáncer, tales como reparar el ADN y regular el crecimiento celular."
Otra investigación4,5 mostró que la hormona de estrés norepinefrina podría aumentar la tasa de crecimiento del cáncer.
La norepinefrina puede estimular las células tumorales para producir dos compuestos (matrix metalloproteinases llamadas MMP-2 and MMP-9) que rompen el tejido a su alrededor, lo que permite que las células se muevan con mayor facilidad por el torrente sanguíneo.
Una vez allí, pueden viajar a otros órganos y tejidos, y formar tumores adicionales.
La norepinefrina también puede estimular las células tumorales para liberar una sustancia química (factor de crecimiento endotelial vascular, o VEGF) que ayuda al crecimiento de los vasos sanguíneos que alimentan a las células cancerígenas. Esto también puede aumentar el crecimiento y propagar el cáncer.
La epinefrina—otra hormona del estrés—se ha encontrado que también provoca cambios en ciertas células cancerígenas, especialmente en cáncer de próstata y cáncer de mama, de manera que las hace resistentes a la apoptosis (muerte celular).
Esto significa que el estrés emocional puede contribuir tanto al desarrollo del cáncer como a la reducción de efectividad de los tratamientos.6

El Estrés Laboral Aumenta El Riesgo de Padecer Enfermedades Cardiacas

No es sorprendente que el estrés psicológico también pueda afectar al corazón. Como se mostró en película documental "Of Hearts and Minds," el corazón en realidad contiene neuronas, similares a las del cerebro, y tanto el cerebro como el corazón están conectados, lo que crea un conjunto simbólico.
Un factor para muchos provoca mucho estrés es el trabajo, y según una reciente investigación,7 existe una relación que depende de la cantidad de horas que trabaje cada semana y su riesgo de desarrollar enfermedades cardiacas. Como se informó en el New York Times:8
"Después de adecuar la edad, sexo, ingresos y otros factores, encontraron que por cada hora extra de trabajo a la semana durante 10 años, había un incremento del 1% en el riesgo de enfermedad cardiaca.
Al comparar 45 horas de trabajo a la semana, trabajar 55 horas aumentó el riesgo en un 16%, 60 horas en un 35%, 65 horas en un 52%, y 70 horas en un 74%.
Trabajar 75 horas o más duplica el riesgo de problemas cardiovasculares--angina de pecho, enfermedad cardiaca coronaria, hipertensión, accidente cerebrovascular o ataque cardiaco."

Los Niveles de Estrés Siguen Aumentando

Otra reciente investigación señala que las personas en los Estados Unidos ahora están más estresadas que nunca. En 2012, los investigadores de la Universidad Carnegie Mellon reportaron que los niveles de estrés aumentaron hasta en un 30% entre 1983 y 2009.9
Más recientemente, entre 2014 y 2015 los niveles de estrés promedio aumentaron de 4.9 a 5.1 en una escala de 10 puntos, según la Asociación Americana de Psicología. El mayor incremento se observó en adultos que dijeron estar bajo "estrés extremo." Ésta categoría aumentó del 18% al 24%.
La Asociación Americana de Psicología ha hecho este estudio de estrés una vez por año desde el 2007, y el dinero y el trabajo constantemente han sido las dos fuentes principales de estrés.
Otro estudio sobre el estrés laboral de 2013 mostró que 8 de cada 10 personas en los Estados Unidos están estresadas por sus trabajos.10 Empatados con el factor de estrés #1 están los pocos ingresos y cargas de trabajo irracionales. La discriminación—ya sea real o anticipada—también es una fuente significativa de estrés para muchas personas.
Como se reportó en la revista Time:11
"Este estudio más reciente también investigó el impacto que tiene la discriminación en el estrés. Un 61% de los adultos encuestados reportaron que han experimentado tratos injustos o discriminatorios en su día a día, y muchos de ellos manifestaron estrés relacionado a ello.
Los adultos hispanos y afroamericanos reportaron estresarse incluso al anticipar discriminación, 3 de cada 10 que reportaron experimentar discriminación en su día a día, comentaron cambiar su comportamiento o su apariencia para evitar acoso u obtener un buen servicio."

¿El Estrés Está Arruinando Su Función Suprarrenal?

El estrés crónico también afecta las glándulas suprarrenales, lo que puede provocar fatiga suprarrenal. Las hormonas que las glándulas suprarrenales producen controlan una serie de funciones corporales, así como la respuesta de "lucha o huida" al estrés.
Una vez que comienza la fatiga suprarrenal, la resistencia al estrés podría decaer o eliminarse por completo, lo que la vuelve hipersensible incluso a factores mínimos de estrés que normalmente no le provocarían nada.
A menudo los ataques de ansiedad y de pánico indican que necesita apoyo suprarrenal.12
  • Permanecer con emociones negativas sin resolver tales como enojos, miedos, culpabilidad, y depresión
  • Exceso de trabajo, tanto físico como mental
  • La falta de sueño y/o interrupción del ciclo de luz (por ejemplo, trabajar un turno nocturno o acostarse tarde muy seguido)
  • Inflamación crónica, infección, enfermedad o dolor
Hay muchas maneras de medir la función suprarrenal. Las más comunes son una prueba de orina de 24 horas, recolección de saliva en ciertos tiempos, o extracción de sangre. Para la mayoría de las personas una recolección de orina a ciertas horas es la prueba más eficiente.
Simplemente se orina en una tira reactiva en cuatro horas específicas durante un periodo de 24 horas; se deja que las tiras se sequen, y se mandan al laboratorio para análisis.
Los resultados de la prueba muestran un análisis muy completo y con gráficos coloridos. Se puede obtener la prueba en dutchtest.com. Es lo que yo utilizo para revisar mi función suprarrenal.
Mientras que los casos más leves de insuficiencia suprarrenal se pueden tratar con el uso de hierbas o suplementos alimenticios, tales como vitamina B y C, CoQ10, el astrálago y el cardo lechero , por mencionar unos cuantos, los casos más graves podrían requerir tomar dosis bajas de hormonas como la pregnenolona DHEA, cortisol, testosterona, progesterona, y/o estrógenos.

Domine el Estrés con la Psicología Energética

Dado que el estrés psicológico interviene significativamente en la salud, hacer frente a sus emociones es una parte esencial de un estilo de vida saludable. El estrés es una parte inevitable de la vida para la mayoría de las personas, pero es importante entender que la manera en cómo se maneje determina si después se convierta en un problemas de salud.
Como se observó en un artículo reciente sobre el estrés en el New York Times,13 la reacción al estrés debe desaparecer tan rápido como sea posible después de que el peligro que se percibió haya pasado. El término científico para esto es resistencia—la capacidad que tiene el cuerpo de regresar rápidamente a la normalidad, tanto física como emocionalmente, después de un evento estresante."
Las herramientas de control de estrés tales como los ejercicios de respiración le pueden ayudar a desarrollar mayor resistencia contra el estrés. Otra herramienta preferida es la Técnica de Liberación Emocional (EFT).
Es una herramienta psicológica de la energía psicológica que ayuda a reprogramar las reacciones del cuerpo al estrés de todos los días, y así reducir las posibilidades de desarrollar efectos adversos en la salud. Es similar a la acupuntura, la cual se basa en el concepto de que la energía vital fluye por el cuerpo a través de vías invisibles conocidas como meridianos.
La EFT estimula los diferentes puntos meridianos de energía en el cuerpo al hacer presión con la punta de los dedos mientras se utilizan afirmaciones verbales específicas. Esto se puede hacer a solas o bajo la supervisión de un terapeuta calificado.14
Al hacerlo, reprograma la manera en la que el cuerpo responde a los factores de estrés emocional. Ya que estos factores generalmente van conectados a problemas físicos, muchas de las enfermedades en las personas y otros síntomas también pueden mejorar o desaparecer.
Para los problemas emocionales graves o muy arraigados, recomiendo ver a un terapeuta EFT con experiencia, ya que hay una técnica importante en el proceso que requiere un alto nivel de sofisticación si desea tratar con éxito los problemas graves.

Restructurar Eventos Estresantes

Los investigadores identificaron cuatro factores que determinan la intensidad de nuestra respuesta al estrés; los médicos a veces utilizan el acrónimo N.U.T.S, por las palabras en inglés, cuando hacen referencia a ellos:
  • Novedad
  • Imprevisibilidad
  • Percepción de amenaza
  • Sensación de no control
Una herramienta psicológica que lo puede ayudar a cambiar su respuesta a algún evento estresante se le conoce como "restructuración". Como informó Chris Kresser:15
"Digamos que pierde su trabajo. Si percibe esa situación como señal de que no vale nada y como un indicador de que jamás será exitoso, creo que puede imaginar cómo responderá su cuerpo (¡No será divertido!).
Pero, ¿Qué tal si ve la pérdida de su trabajo como una oportunidad para perseguir el sueño que tiene desde hace mucho tiempo y que había ignorado, o como una oportunidad para un nuevo comienzo?
En este caso, sería poco probable que perder el empleo provocara una respuesta dañina de estrés y podría ser incluso una fuente de estrés positivo.
No digo que sea posible, o incluso deseable, dar un giro positivo a una situación trágica u horrible. Pero si se siente abrumado por todas las pequeñas molestias diarias que caracterizan la mayoría de nuestras vidas, restructurar puede ser una manera poderosa de mitigar el impacto de estrés."

Consejos y Trucos Para Restructurar

Entonces, ¿Cómo se puede restructurar una respuesta a una situación o experiencia estresante? Kresser hace una lista de cinco estrategias que pueden ser útiles en esta situación, las cuales son:
  • Cuestiones sus pensamientos. Sólo porque lo piense no significa que sea real o correcto. A menudo nuestros pensamientos revelan más sobre nuestros sistemas de creencias arraigados que la realidad actual, así que puede escoger no creer en cada pensamiento que pase por su mente.
  • Transforme cada amenaza que perciba en un desafío. A menudo, hay oportunidades ocultas en situaciones de estrés. Así que pregúntese, ¿cómo puede esta experiencia ayudarlo a crecer y mejorar?
  • Expanda su horizonte del tiempo. Pregúntese si esta situación realmente tendrá importancia dentro de un mes, un año, o una década. ¿Cree que la recordará?
  • Aumente su percepción de su sentido de control. Aunque es imposible controlar realmente todo, es la precepción de su sentido de control lo que importa. Puede aumentar su sentido de tener el control al a)centrarse en aquello en lo que puede influir, b) llegar a soluciones creativas, y c) hacer una lista de fuentes o personas a las que sabe que puede pedir ayuda, en caso de necesitarlo.

Otras Técnicas de Manejo del Estrés

Aunque el estrés está muy extendido en el mundo acelerado de hoy, sufrir sus efectos negativos no es un hecho inevitable. Su salud mejorará si aprende a reducir con eficacia su nivel de estrés y aumenta su capacidad de recuperación. Además del EFT, hay muchas otras técnicas de reducción del estrés con un historial probado.
La clave es encontrar lo que funciona mejor para usted, y trabajar en un programa diario para reducir el estrés. Aquí hay una lista de otros enfoques de manejo del estrés que debe tener en cuenta:16
Dormir: La falta de sueño afecta drásticamente la capacidad del cuerpo de manejar el estrés y es otro factor de riesgo para un ataque cardiaco, por lo que asegurarse de dormir lo suficiente es clave para cualquier programa de manejo de estrés.
Tai Chi y Qi Gong: Aunque la evidencia es limitada, un meta-análisis17 de 2014 encontró que el tai chi puede mejorar la depresión y la ansiedad, mejorar el bienestar psicológico, y proporcionar control general de estrés.
Meditación: Darse aunque sea 10 minutos para sentarse en silencio, por ejemplo en los descansos, puede ayudar a disminuir los sentimientos de estrés y ansiedad
Entrenamiento de concientización: La investigación ha mostrado que la terapia cognitiva basada en la concientización es tan efectiva como los antidepresivos para prevenir las recaídas de depresión18
Yoga: Los beneficios a la salud de llevar una práctica regular de yoga han demostrado que disminuyen el estrés, mejoran el sueño y la función inmune, y reducen los antojos de comida, entre otras cosas
Risas y ligereza
Pasar tiempo en la naturaleza
Música
Programar tiempo para divertirse
Referencia: http://articulos.mercola.com/sitios/articulos/archivo/2016/03/24/el-estres-cronico-y-el-cancer.aspx

El caso de cáncer más antiguo de la historia en un esqueleto de 3.200 años

Resultado de imagen de cáncer
Científicos británicos han descubierto el caso más antiguo conocido de metástasis en un esqueleto de 3.200 años de antigüedad hallado en Sudán, lo que podría ayudar a estudiar el desarrollo del cáncer, según un estudio divulgado este lunes.
Investigadores de la Universidad de Durham inglesa y el Museo Británico creen que este hallazgo permitirá estudiar la evolución del cáncer, que ha aparecido en escasos casos arqueológicos hasta la fecha.
Se han hallado evidencias de metástasis en los huesos de un hombre de entre 25 y 35 años en una tumba en las proximidades del río Nilo en Sudán, que fue descubierto por la estudiante australiana Michaela Binder, de la Universidad de Durham.
Según el estudio, publicado este lunes en la revista científica estadounidense «PLOS One», los análisis de los huesos concluyeron que un tumor maligno se extendió a gran escala por su cuerpo, en particular en los huesos de los brazos, vértebras, costillas, pelvis y muslo.
La extensión del cáncer ha sido relacionada por los científicos con los estilos de vida moderna y la creciente longevidad en la sociedad, pero este caso lo remonta a doce siglos antes de Cristo y podría explicar las causas de la enfermedad en los tiempos antiguos.
El arcaico esqueleto fue estudiado utilizando técnicas de radiografía y escáneres microscópicos, y se concluyó que las lesiones existentes en los huesos mostraban metástasis en diferentes partes del cuerpo.
Aunque las teorías sobre las causas de su enfermedad aún son especulativas, los investigadores han destacado la posible influencia de agentes cancerígenos en esa zona del valle del Nilo, como el humo de las hogueras, enfermedades infecciosas causadas por parásitos o incluso factores genéticos.

lunes, 27 de marzo de 2017

Millora el mal d’esquena menjant verdura

Imagen relacionada
Pateixes de mal d’esquena habitualment? Has descartat diagnòstics com hèrnies discals o altres patologies mecàniques? Si és així, i encara en tens, és perquè “el teu mal d’esquena té un origen visceral”, assegura Itziar González de Arriba, fisioterapeuta, osteòpata i nutricionista, que acaba de publicar el llibre ¿Qué es una dieta sana? Soluciones útiles para eliminar el dolor y la fatiga a l’editorial Laboratorios Nutergia (http://www.nutergia.es).
“Una persona amb estrenyiment pot tenir dolor a la zona lumbar, i per això caldria que augmentés la ingesta de verdura, fruita i cereal integral”. En canvi, una persona amb l’intestí irritat, que també tindrà mals d’esquena, hauria de disminuir el consum de fibra i el d’aliments irritants, com ara el cafè. “Tant en un cas com en l’altre, caldria que evitessin el consum de lactis”. Per continuar, un dolor renal, concretat a la zona dorsolumbar, demanaria altres pautes d’alimentació, com disminuir el consum de proteïna animal i augmentar la hidratació.
El cas és que l’alimentació és un dels factors bàsics que pot desencadenar el dolor. “Si, per exemple, a la nostra alimentació li falta un mineral com el magnesi, ho notarem en els tics com els parpelleigs constants dels ulls”. A més, la musculatura de tot el cos estarà rígida i més contracturada. Si a aquest fet s’hi afegeixen unes males postures a l’hora de dormir i d’estar assegut, ja tenim servit el mal d’esquena.

Combat el mal d’esquena 

Les verdures, el peix i els cereals integrals són bàsics. La fruita també, “però no en excés”, diu Itziar González de Arriba. Només amb aquests aliments aconseguim millorar el funcionament de l’aparell digestiu, el sistema cardiovascular i a més obtenim una aportació important de minerals, vitamines i nutrients.
D’altra banda, els aliments que caldria eliminar són els proinflamatoris, és a dir els greixos trans (brioixeria, galetes, xocolata, etc.), els sucres, les carns vermelles, els lactis, els cereals refinats i el cafè. “Tan sols deixant de menjar aquests aliments, el mal d’esquena minva de manera molt evident en tres o quatre setmanes, sempre, és clar, que no hi hagi una patologia de base”, conclou la nutricionista González de Arriba.
Ara bé, és cert que hi ha persones que tenen molts mals hàbits posturals, però, per contra, mai no tenen mal d’esquena. La resposta és la nutrició, que hi té un paper bàsic. De fet, “amb una alimentació sana es poden eliminar dolors articulars, tendinosos, artròsics, mals de cap, insomni o cansament”. És a dir, qualsevol símptoma que no obeeixi a una malaltia determinada.
En resum, som el que mengem. És així de clar. “Però ens falta creure’ns-ho, perquè encara n’hi ha molts que prefereixen prendre’s una pastilla que no pas renunciar a un aliment”. I la salut no s’aconsegueix amb una pastilla, sinó amb “una alimentació sana, que ens farà gaudir d’una qualitat de vida òptima durant el temps que visquem”.

El pronóstico de los hijos de madres con preeclampsia. Parte 2: efectos a largo plazo

Resultado de imagen de preeclampsia
RESUMEN
La preeclampsia es una entidad que afecta un 4-8% de las gestaciones y compromete tanto a las madres como a sus hijos. Los hijos se ven afectados no solo por las complicaciones derivadas de la prematurez que muchos sufren, sino también por los problemas que enfrentan mucho más allá del período perinatal. En esta segunda parte se presenta la evidencia disponible en la bibliografía mundial sobre los efectos de la preeclampsia sobre la vida extrauterina. Se da especial atención a los datos surgidos de estudios de cohortes, algunos de los cuales llegan hasta los 60 años de seguimiento. Desde esta perspectiva, se ha encontrado que estos niños tiene mayor riesgo de presentar con más frecuencia, gravedad y precocidad trastornos cardiovasculares, y se plantea que algo similar puede ocurrir para trastornos neuropsiquiátricos u oncológicos.
Palabras clave: Preeclampsia; Hipertensión arterial; Infarto agudo de miocardio; Apoplejía; Cáncer de mama.

SUMMARY
Preeclampsia affects between 4% to 8% of all human pregnancies. It compromised both mothers and offspring beyond perinatal period. This is the second of two papers devoted to show the available evidence about the effect of preeclampsia on offsprings beyond perinatal period from cohort studies, some over 60-years follow-up. From this perspective, these children are at great risk to develop cardiovascular disorders as hypertension, as well as other disorders, as cancer or neuropsychiatric ones.
Key words: Preeclampsia; Hypertension; Myocardial infarction; Stroke; Breast cancer.

doi:10.5546/aap.2011.519

INTRODUCCIÓN
La preeclampsia (PE) es un trastorno de la gestación humana1 que altera profundamente las condiciones de salud de la madre, tanto a corto como a largo plazo.2 La PE suele considerarse como causa importante de morbilidad neonatal por la gran cantidad de nacimientos antes del término de la gestación3 o por la afectación sobre el peso al nacer.4
Sin embargo, poco se conoce sobre cómo repercute a largo plazo el ser hijo de una madre con PE durante la gestación, ni mucho menos sobre el impacto en una gestación alterna.5 Esto es particularmente relevante dado que en la patogenia de la PE están implicados múltiples factores genéticos e inmunológicos, tanto de la madre como de su producto,6 muchos de ellos heredables, y que igualmente están relacionados con los eventos cardiovasculares que se presentan en la vida adulta.7
La presente revisión pretende señalar la evidencia disponible sobre el pronóstico más allá del período neonatal de los hijos de mujeres con PE, con especial énfasis en los estudios de cohortes.8 Este artículo continúa otro previo en el que se explora el impacto de la PE en la vida neonatal. La idea es identificar algunos campos en donde es menester trabajar para adelantar los estudios e intervenciones necesarios para esclarecer las dudas o vacíos existentes; esto permitirá reducir en nuestro medio el impacto de la PE sobre la población.9
La preeclampsia y la vida postneonatal
Wu y cols.10 analizaron la historia clínica de más de un millón y medio de partos únicos en Dinamarca. Encontraron que los daneses hijos de mujeres con PE, independientemente de la edad gestacional, tienen un 11-25% más de probabilidades al año, de ser hospitalizados por cualquier causa durante los primeros 24 años de vida, riesgo que es más alto entre los que llegan al término de la gestación.
El asunto no termina ahí; dos estudios adicionales plantean que los hijos de mujeres con PE y que nacen prematuros tienen más riesgo de desarrollar trastornos hemorrágicos, endocrinos, nutricionales, metabólicos, digestivos, cutáneos y del tejido celular subcutáneo, mientras que tienen menos probabilidad de desarrollar anemia, neumonía y parálisis cerebral; este último fenómeno es más frecuente entre los expuestos in utero a PE, pero que alcanzan el término de la gestación. Los autores de estos dos últimos trabajos relacionados no se aventuran a dar una explicación a sus hallazgos, pero plantean que seguramente están involucradas respuestas epigenéticas del tipo adaptativo por parte del feto y el neonato, cambios que persisten a lo largo de la vida y que pueden afectar muchos sistemas.11,12
La preeclampsia como factor de riesgo cardiovascular de los hijos
Las mujeres que sufren PE tienen más riesgo de desarrollar posteriormente episodios cardiovasculares y diabetes mellitus de tipo 2; adicionalmente, existe una gran controversia sobre la asociación entre sufrir PE y el posterior desarrollo o no de cáncer, así como de enfermedades autoinmunitarias.13
Pero, ¿estas situaciones son extensivas a sus hijos?14 El informe más antiguo (1985) señala que el pronóstico de los neonatos nacidos luego de "gestosis" es favorable en la medida que los efectos de la alteración placentaria desaparecen luego de la vida intrauterina.15 Actualmente, se considera que el constructo definido como PE puede albergar varios fenómenos fisiopatológicos, por no decir varias entidades que coexisten o que reflejan un espectro de enfermedad sobre una base de susceptibilidad genética para episodios cardiovasculares,16 mucho más allá del mayor riesgo para las hijas de desarrollar PE, una vez llegadas a la edad reproductiva,17 o de los hijos para conferir mayor riesgo de PE a las mujeres que embaracen.18,19 Para hacer más ominoso el pronóstico de los bebés nacidos de embarazos con PE, el bajo peso al nacer, por sí solo e independientemente de los otros factores conocidos, confiere mayor riesgo de desarrollar PE11,12 u otras condiciones cardiovasculares.3
Como la PE se relaciona con incremento de la resistencia vascular, aumento de la agregación plaquetaria, activación del sistema de coagulación y disfunción endotelial,1 no es descabellado pensar que ser hijo de un embarazo con PE implicará mayor riesgo para la resistencia a la insulina o el síndrome metabólico. En un estudio sobre la repercusión de los cambios lipídicos maternos sobre el feto en la preeclampsia, que evaluó simultáneamente el perfil lipídico en sangre materna y del cordón umbilical, Catarino y cols., encontraron que la mujeres con PE tenían mayores valores de colesterol total, LDL, HDL, triglicéridos, Apo A-I y Apo B, mientras que en las muestras fetales de las madres con PE observaron una menor concentración de HDL y Apo A-I, así como mayores de triglicéridos y de la razón LDL/HDL.20 Pero, Tenhola y cols., al seguir durante 12 años a 60 nacidos de embarazos complicados con PE y a 60 controles pareados por edad gestacional y sexo, encontraron que las concentraciones de colesterol total, HDL, LDL, triglicéridos, insulina y glucosa en ayunas, cortisol, dehidroepiandrosterona y norepinefrina eran similares entre los dos grupos, mientras que los de epinefrina eran mayores en el grupo expuesto a PE. Estos autores reconocen que no tienen una explicación verosímil para justificar esta diferencia ni si tiene que ver con la PE o se debe a factores genéticos.21
En cuanto a la diabetes mellitus de tipo 1, inicialmente se planteó que la PE era un factor de riesgo para este cuadro; sin embargo, un estudio de seguimiento de al menos 15 años de más de 1 300 000 nacidos en Noruega, no respalda esta hipótesis,22 como tampoco lo hace el metaanálisis de 16 estudios de alta calidad realizado por Henry y cols.23
Un metaanálisis publicado en 2009,24 en el que se evaluó la presión arterial de descendientes de madres con PE de entre 6 y 13 años de vida, apoya la hipótesis de que ser hijo de una madre con PE implica mayor riesgo cardiovascular. Los datos agrupados de los siete estudios que cumplieron con los criterios de buena calidad indican que la diferencia media en la presión arterial sistólica de los hijos de madres con PE es 2,28 torr (IC95% 1,57-2,99), mientras que en la diastólica es de 1,68 torr (IC95% 0,91-2,44). Varias son las explicaciones posibles, pero no hay datos que favorezcan a alguna de ellas.
Tres estudios posteriores al metaanálisis muestran igual fenómeno, que la presión arterial (sistólica, diastólica o media) de los hijos de 9-16 años de edad producto de embarazos con PE tiene un valor mayor que la de sus contrapartes con embarazo normal; estos estudios fueron realizados en lugares diferentes: Noruega (n= 537),25 Inglaterra (n= 6343)26 y Estados Unidos (n= 296).27 Un cuarto estudio, hecho en Noruega, halló diferencias marginales en cuanto a las presiones arteriales, pero solo incluyó 23 hijos de madres con PE y 17 controles, y tan solo se los siguió hasta sus 5-8 años.28
Finalmente, Wen y cols., luego de seguir 30 461 casos en el Collaborative Perinatal Project (5359 con PE), encontraron que, a los 7 años de edad, los hijos de embarazadas con PE tienen 0,44 (IC95% 0,13-0,76) torr más de presión arterial sistólica que los no expuestos. Estos autores plantean que una razón importante del cambio de la presión arterial, aparte de la PE o la historia de retardo intrauterino de crecimiento, es el patrón de cambio de peso en los primeros años de vida extrauterina.29
Estos hallazgos de cifras de presión arterial superiores entre los hijos de embarazadas con PE se correlacionan con los hallazgos del New England Family Study.30 En este informe, publicado en 2010, 1556 personas captadas entre 1959 y 1966 fueron seguidas desde su nacimiento hasta sus 34-44 años de edad. Así, el 8,8% de los individuos sin exposición perinatal a trastornos hipertensivos del embarazo había sido diagnosticado y medicado para hipertensión arterial, proporción inferior al 17,4% de los individuos que sí fueron expuestos. Luego de ajustar por factores como sexo o índice de masa corporal materno, la asociación entre PE y la prevalencia de hipertensión arterial en la adultez media se mantiene (OR 1,88, IC95% 1,00-3,55).
Las alteraciones cardiovasculares de la descendencia de embarazadas con PE no se limita a la presión arterial. Jayet y cols.31 evaluaron 48 hijos de embarazadas con PE de inicio en las semanas 37-41 de edad gestacional y los compararon con 90 nacidos de embarazos normales, quienes han vivido toda su vida por arriba de los 3600 metros por sobre el nivel del mar en La Paz, Bolivia. Todos los participantes se autoidentificaron como Aymará y fueron evaluados a una edad promedio de 14 años. Su objetivo era evaluar las alteraciones dependientes de la disfunción endotelial, la cual se torna más evidente entre los expuestos a la hi-poxia de las grandes altitudes. Encontraron que el gradiente sistólico entre la aurícula y el ventrículo derecho era mayor entre los hijos de PE (32,1 ± 5,6 contra 25,3 ± 4,7 torr), mientras que la vasodilatación mediada por flujo era menor entre los expuestos al final del embarazo a PE (6,2 ± 3,5% contra 8,3 ± 1,6%). Sus hallazgos señalan que la PE afecta, por sí misma, las funciones vasculares, tanto pulmonares como sistémicas.
Otra evidencia que apunta hacia la asociación entre PE y episodios cardiovasculares es el estudio de Kajantie y cols.32 quienes pudieron seguir a los nacidos de 6410 embarazos con feto único y parto atendido en dos hospitales de maternidad de Helsinki, Finlandia, entre 1934 y 1944 (164 embarazos con preeclampsia grave, 120 con preeclampsia no grave, 1592 con hipertensión gestacional y 4271 normotensos); evaluaron la incidencia de enfermedad coronaria, hipertensión arterial y apoplejía entre 1971 y 2003. No detectaron diferencias en la incidencia de enfermedad coronaria entre estos cuatro grupos, pero sí en cuanto a hipertensión arterial (26,8%, 20,0%, 22,4% y 19,9%, respectivamente) y apoplejía (6,7%, 6,6%, 5,1 y 4,2%). La asociación entre apoplejía y PE grave se sostiene luego de ajustar por el peso al nacer o la duración del embarazo.
Trastornos neurológicos y de la salud mental
Parte del espectro de las patologías del sistema nervioso central que se han indagado desde la perspectiva de asociación con PE son las convulsiones. Tres estudios de cohortes indican que los hijos de madre con PE tienen más riesgo de epilepsia. Whitehead y cols. siguieron a unos 124 000 bebés que nacieron vivos en Nueva Escocia (Canadá), entre 1986 y 2000, y hallaron que la eclampsia es el antecedente con más fuerza de asociación para epilepsia (RR 14,2, IC95% 3,3-57,3), aunque tan solo explica el 0,3% de los casos.33 Por su parte, Wu y cols. en otro estudio en el que se analizaron las bases poblacionales danesas de partos y de actividades hospitalarias, con información sobre el embarazo, el parto y las consultas hospitalarias, concluyeron que la PE es un factor de riesgo para desarrollar epilepsia en los primeros 15 años de vida, y que el riesgo es mayor cuando la PE es grave y cuando los neonatos sufren restricción intrauterina del crecimiento.34 Finalmente, Mann y McDermott siguieron los hijos de 95 450 estadounidenses que dieron a luz entre 1996 y 2002, 5,7% de ellas con PE; después de ajustar por la posible confusión hallaron que la PE era un factor de riesgo solo cuando se diagnostica luego de la semana 37 de gestación.35
Con la misma fuente de información que Wu y cols., Vestergaard y cols. descartaron que la PE se asociara con el desarrollo de convulsiones febriles y plantearon que la inicialmente aparente asociación entre estos dos cuadros está mediada por la menor edad gestacional de los bebés expuestos a PE.36
En cuanto a los trastornos mentales, a partir de la observación de una frecuencia inusitada de problemas perinatales entre personas que desarrollan esquizofrenia,37 se ha explorado una posible asociación. Inicialmente, se encontró entre finlandeses que la asociación entre PE y factores perinatales está dada más por bajo peso al nacer (<2500 g) o prematurez (<37 semanas de edad gestacional).38 Sin embargo, el tiempo de seguimiento fue relativamente corto (promedio 28 años), por lo que en otro estudio de población similar (suecos), pero con mayor tiempo de seguimiento, se encontró que nacer de una gestación con PE se asocia con esquizofrenia (RR 2,5, IC95% 1,4-4,5).39
Por otro lado, Tuovenen y cols.40 captaron 788 mujeres y hombres finlandeses nacidos, entre 1934 y 1944, de embarazos con PE, así como a 684 que no tuvieron complicaciones en el embarazo y parto; cuando tenían 60 y luego a los 63 años les aplicaron el Inventario de Depresión de Beck, y hallaron que los hijos de una madre primigestante con PE tenían un incremento promedio del 38,4% (IC95% -0,4%-77,1%) en el puntaje de la prueba, fenómeno que no se vislumbró entre los hijos de subsecuentes embarazos.
Finalmente, Mann y cols., en informes independientes pero con los mismos pacientes seguidos para evaluar la asociación entre PE y parálisis cerebral, plantean que la PE también es un factor de riesgo para el trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH)41 y las enfermedades del espectro autista (EA).42 En el primer caso, encontraron que el 6,2% de los niños y niñas con diagnóstico de TDAH eran producto de embarazos con PE, frente al 5,5% de los otros 76 810 niños y niñas sin TDAH; el OR luego de ajustar por los factores de confusión fue de 1,19 (IC95% 1,07-1,32), siendo mayor si, además de la PE, la madre sufrió de cualquier infección genitourinaria durante la gestación (OR 1,53, IC95% 1,32-1,77). En el segundo, la PE era un antecedente del 11,02% de los pacientes con EA, mientras que estaba en el 6,28% de los no EA (OR 1,79, IC95% 1,24-2,58). Los autores no aventuran una posible explicación para esta asociación, ni plantean que exista una relación causal, pero sí que puede ser producto de algún tipo de asociación residual o vía del componente inflamatorio/inmunológico que se plantea ocurre en la PE, así como de una posible oxigenación inadecuada durante el período de maduración cerebral intrauterina.
Preeclampsia y desarrollo postnatal de cáncer
Se plantea que dado el menor nivel de estrógenos que suele ocurrir durante un embarazo con PE, podría existir un menor riesgo de cáncer de mama entre las hijas de estos embarazos.43 Sin embargo, los resultados del único estudio de cohortes que aborda este problema indica que, a partir del seguimiento de más de 248 000 niñas nacidas en Suecia entre 1955 y 1972, la incidencia de cualquier tipo de cáncer, incluidos los de mama o cuello uterino, es similar si hubo exposición intrauterina o no a PE.44
ás, se ha planteado que la PE materna se asocia con la aparición de neuroblastoma adrenal o de otros sitios en menores de 18 meses. Bjørge y cols. siguieron más de 2 100 000 neonatos noruegos vivos nacidos entre 1967 y 2004, entre quienes hallaron 178 casos de esta neoplasia, que fue más frecuente entre los hijos de mujeres con PE (RR 2,3; IC95%: 1,0-5,2).45 Este hallazgo es similar a otros dos de estudios de cohortes que apuntan en idéntica dirección;46, 47 sin embargo, dados la muy baja incidencia de esta patología y el costo que representaría hacerlo, no ha sido posible desarrollar estrategias de tamizaje eficaces en función de los costos, ni en países desarrollados y con gran capacidad económica, ni entre los hijos de las mujeres con PE.
A manera de perspectiva
La comprensión de cómo interpretan las personas y el personal de salud el fenómeno de la PE y sus consecuencias a mediano y largo plazo permitirá desarrollar intervenciones de peso, tanto sobre los factores de riesgo convencionales como sobre los no convencionales.48 Desde esta perspectiva, se podrá ayudar a reducir la carga que representa para nuestra sociedad esta entidad, no solo durante la gestación sino también para las mujeres luego del embarazo y para su descendencia.49
Las estrategias de prevención para mejorar las condiciones de salud de la población deben tener en cuenta: a) las perspectivas que las personas tienen del problema;50 b) lo que la comunidad percibe sobre el riesgo y, c) la utilidad de las medidas de control para reducirlo.51 Con frecuencia, las creencias y actitudes que de ellas se tienen, no suelen ser las que los médicos suponen.52
Los hijos nacidos de embarazos con preeclampsia tienen un mayor riesgo cardiovascular que quienes no fueron expuestos in utero a este problema, y no es posible descartar el papel que tiene la preeclampsia en los problemas neurológicos o de la esfera mental. Gran parte de la evidencia es débil,53 existe falta de entendimiento de los procesos complejos propios del embarazo con preeclampsia como de la vida extrauterina,54 las muestras de población estudiada son pequeñas,55 y no hay estudios de seguimiento con tiempos
adecuados.56
Por ende, corresponde desarrollar investigaciones que permitan evaluar el impacto que la PE tiene sobre nuestra población, tanto de madres como de hijos. Y es menester efectuarlos entre los pacientes y entre los profesionales de la salud, pues la actitud de unos y otros, como sus conocimientos frente al riesgo de desarrollar PE o lo que ésta implica para la vida futura de la madre y el niño, son clave para que la información tenga impacto.57 De hecho, los médicos y demás profesionales de la salud deben estar convencidos del papel que tienen como asesores de sus pacientes, tanto de las que concurren a control prenatal cuanto de quienes velan por la salud de las madres luego del parto y de sus hijos.58