lunes, 6 de febrero de 2017

DIETAS HIPERPROTEICAS Y OSTEOPOROSIS:


Resultado de imagen de osteoporosis y dieta hiperproteica
El hueso como sistema amortiguador frente a la acidosis
metabólica.
El hueso es un gran sistema amortiguador de intercambio
iónico. Green y Kleeman reportaron que el 80% del
carbonato corporal total se encuentra en la concha de
hidratación, es decir en el agua que rodea el hueso, al
igual que el 80% del citrato y del sodio, los cuales son
utilizados para amortiguar el exceso de ácido (27). El 99%
del calcio se encuentra en el hueso, cuya respuesta a una
sobrecarga ácida consiste en una reacción fisicoquímica
que promueve la salida de carbonato, citrato y sodio de
la concha de hidratación. Las sobrecargas crónicas de
ácidos, tales como las impuestas por dietas acidogénicas,
promueven esta respuesta celular del hueso con la
consecuente movilización del calcio como catión
acompañante de los aniones amortiguadores.
En estudios realizados en adultos se ha demostrado que,
mientras la ingesta proteica se mantenga entre 25 y 74 g/
d, el balance de calcio se mantiene en equilibrio con
ingestas entre 500 y 1400 mg/d de calcio. Cuando la
ingesta proteica excede los 75 g/d, se produce un balance
negativo de calcio, con mayores niveles de negatividad a
medida que aumenta la carga proteica (28). La dieta típica
occidental del adulto contiene 70–100 g/día de proteínas,
lo cual excede con mucho los requerimientos diarios
recomendados de 0.8 g/kg/d. Las proteínas de la dieta
generan ácidos fijos o no volátiles y los sujetos quienes
ingieren estas dietas hiperproteicas tienen pH y
bicarbonato séricos que disminuyen progresivamente,
aunque dentro del rango normal, a medida que aumenta
la producción endógena de ácido no volátil. En este
estudio, el incremento en la excreción neta renal de ácidos
y en la excreción urinaria de calcio, están relacionados
en forma directa.
Las observaciones mencionadas anteriormente pueden ser
explicadas mediante la noción de una reserva esquelética
de base, constituida principalmente por sales alcalinas de
calcio, las cuales son movilizadas para neutralizar la
producción de ácidos. Las sales de calcio pueden ser
movilizadas del hueso mediante un aumento de la
resorción ó por una disminución en la acreción.
Cualquiera de estos procesos tendrá como resultado una
disminución en el contenido mineral óseo y en
consecuencia podrían tener un papel etiológico importante
en la génesis de osteoporosis y de otras alteraciones del
metabolismo óseo (29). Un ejemplo de ello sería la
incidencia de fractura de cadera, la cual es
significativamente mayor en los países industrializados con
niveles elevados de ingesta proteica, en comparación con
la de los países en vías de desarrollo en los cuales el
consumo de proteínas es más bajo (30,31).

No hay comentarios:

Publicar un comentario