lunes, 6 de febrero de 2017

Ácido fítico (Fitatos)

Resultado de imagen de ácido fitico

Ácido fítico (Fitatos)
Presente en las capas más superficiales de cereales,
legumbres, frutos secos y semillas oleaginosas. En la planta
actúa como reservorio de fósforo. Durante mucho tiempo se
lo consideró una sustancia indeseable por su capacidad para
fijar minerales como el hierro, magnesio y cinc en el
intestino, e impedir su aprovechamiento por el organismo
humano. Actualmente se aprecia su influencia sobre el nivel
de glucemia y su efecto positivo sobre el cáncer.
Los fitatos presentes en la alimentación (en experimentos
con ratas) captan y bloquean los radicales férricos
promotores de cáncer y evitan el desarrollo de la
enfermedad.
La alimentación vegetariana más integral, suele aportar unos
2500 mg de ácido fitico al día; las dietas mixtas solo
consiguen llegar a 300-1300 mg diarios.
Los fitatos actúan positivamente sobre los niveles de
glucemia. Actúan en la digestión de los almidones. En el
tubo digestivo y por acción enzimática el almidón es
fraccionado o disgregado en sus componentes más
elementales (glucosa) que luego pasan a la sangre,
alcanzando una determinada concentración (glucemia). La
digestión de los almidones empieza en la boca; en la saliva
se encuentra una enzima (amilasa salival) que rompe las
largas cadenas moleculares del almidón en pequeños trozos.
Los fitatos dificultan la acción enzimática. Este efecto, que
podría considerarse indeseable, es bastante útil en el caso de hiperglucemia. Al encontrarse entorpecida la hidrólisis del
almidón, las moléculas de glucosa resultantes, tardarán más
tiempo en alcanzar el torrente circulatorio y, por tanto, los
niveles de glucemia se incrementarán más lentamente. Estas fitosustancias no deberían faltar en la dieta de diabéticos ni en la de personas con grandes posibilidades de padecerla (grupos de riesgo).

No hay comentarios:

Publicar un comentario