martes, 10 de enero de 2017

La deficiencia de hierrro sin anemia

Resultado de imagen de ferritina

La deficiencia de hierro sin anemia

La deficiencia de hierro se refiere a una disminución en el contenido de hierro corporal. La anemia ferropénica se produce cuando la deficiencia de hierro es suficiente como para reducir la eritropoyesis y por tanto, disminuir el nivel de hemoglobina (Hb). Pero en ocasiones los problemas relacionados con el agotamiento de hierro pueden desarrollarse antes de esta etapa avanzada.

La deficiencia de hierro sin anemia se conoce como “deficiencia de hierro latente” o “depósitos de hierro agotados”. Para evitar confusiones en este artículo, nos estaremos refiriendo a la deficiencia de hierro sin anemia como “agotamiento de hierro”.
Agotamiento de hierro: factores de riesgo
  • Es común en niños y adolescentes.
  • Es relativamente frecuente en la población anciana.
  • La deficiencia de hierro puede ser una causa poco reconocida de fatiga en las mujeres con edad fértil.
  • La obesidad también es un factor de riesgo para sufrir una deficiencia de hierro.
hierro en sangreAgotamiento de hierrofisiología
  • El equilibrio en los niveles de hierro está regulado por la absorción de hierro y no por su excreción, ya que los seres humanos no pueden excretar el hierro activamente. La absorción de este mineral se produce en el intestino delgado.
  • La regulación de la absorción del hierro y su transporte son funciones complejas. Al parecer la hepcidina (una hormona secretada por el hígado) juega un papel importante en esto.
  • El hierro es liberado del cuerpo mediante el desprendimiento de células de la piel y enterocitos del intestino, así como a través de cualquier pérdida de sangre.
  • Un feto en desarrollo tiene sus reservas de hierro, las cuales son muy necesarias porque la lactancia materna no cumple con los requerimientos de hierro de un bebé. Los bebés con bajo peso al nacer carecen de estas reservas.
  • Los requerimientos de hierro aumentan en épocas de crecimiento (la primera infancia y la adolescencia), durante el embarazo y la menstruación.
  • El hierro dietético se encuentra en dos formas, el hierro hemo (forma orgánica que se encuentra principalmente en la carne) y el hierro no hemo (forma inorgánica que se encuentra principalmente en las plantas). El hierro hemo se absorbe mucho mejor, pero la absorción del hierro no hemo se puede mejorar con la ingesta de ácido ascórbico (vitamina C). Por el contrario la absorción es inhibida por el calcio, los fitatos (presentes en algunos alimentos de origen vegetal) y los polifenoles (presente en té y café).
  • El hierro está presente en muchos alimentos, por lo que en parte la ingesta de hierro está relacionada con las calorías consumidas.
Agotamiento de hierroetiología
La ingesta inadecuada de hierro (deficiencia nutricional) está asociada a:
  • Dietas vegetarianas o con poca carne.
  • Baja ingesta de calorías en relación con la necesidad de hierro, por ejemplo los niños en crecimiento, las mujeres embarazadas y los ancianos.
La absorción inadecuada está asociada a:
  • Una mala absorción del hierro, por ejemplo en presencia de la enfermedad celíaca.
  • El consumo excesivo de alimentos que reducen su absorción, por ejemplo la leche de vaca, el té.
  • La condición conocida como Pica.
  • La colonización del Helicobacter pylori posiblemente reduce la absorción del hierro.
La pérdida excesiva de hierro está asociada a:
  • La menorragia.
  • Sangrados gastrointestinales por una úlcera péptica, erosión, esofagitis, tumor maligno, enfermedad inflamatoria intestinal, enfermedad celíaca, uso de medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), otros pérdidas como las hemorragias recurrentes por hemorroides, sangrado dental o epistaxis, parásitos intestinales, entre otros.
  • La hematuria.
  • La donación de sangre.
  • La hemólisis intravascular (raramente).
La deficiencia funcional de hierro:
  • Se trata del suministro inadecuado de hierro a la médula ósea, mientras el hierro almacenado está presente en las células retículo-endoteliales.
  • Puede ocurrir con la enfermedad renal crónica y muchas enfermedades inflamatorias crónicas, por ejemplo con la artritis reumatoide y la enfermedad inflamatoria intestinal.
Los síntomas del agotamiento de hierro
Puede no haber síntomas hasta que se desarrolla una anemia significativa, pero los síntomas que pueden estar relacionados con el agotamiento de hierro son:

  • Fatiga
  • Baja productividad en el trabajo
  • Mala atención y memoria
  • Dolor en la lengua
  • Mal estado de la piel, las uñas o el pelo, incluyendo la pérdida del cabello
  • Retraso en la cicatrización de heridas de la piel
  • Retraso en el desarrollo
  • Síndrome de piernas inquietas
Signos del agotamiento de hierro
Los posibles signos de agotamiento de hierro son:
  • Queilitis angular o estomatitis angular
  • Glositis atrófica
  • Fragilidad y formación de estrías en las uñas
  • Mal estado de la piel o el cabello
Las complicaciones del agotamiento de hierro
  • La depleción de hierro puede causar fatiga y disminución del rendimiento.
  • Puede afectar el desarrollo cognitivo o motor de algunos niños.
  • Puede afectar la función inmune.
  • Puede aumentar el riesgo de intoxicación crónica por plomo.
Pronóstico del agotamiento de hierro
El tratamiento adecuado para reponer los niveles de hierro suele resolver los síntomas, signos y panorama general de la sangre, a menos que exista una causa subyacente grave. Si no se gestiona dicha causa, es probable que el agotamiento de hierro se repita.
Prevención del agotamiento de hierro
Es importante mantener una dieta adecuada, tomando vitamina C o comiendo alimentos ricos en ella para mejorar la absorción del hierro.
Se debe evitar el consumo excesivo de alimentos que inhiben esta absorción, por ejemplo el té y el café, la leche de vaca, etc.
Tomar suplementos de hierro a diario o comer alimentos fortificados también es factible. Nunca tome suplementos sin la valoración de un médico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario