jueves, 12 de enero de 2017

El consumo de leche y sus consecuencias

Resultado de imagen de leche contras

La ingestión excesiva de leche puede contribuir al desarrollo de un síndrome de leche y alcalinos, que consiste en un trastorno fisiopatológico del metabolismo del calcio donde éste aumenta en sangre y facilita la precipitación de sales de calcio en los túbulos renales, lo que ocasiona litiasis. También el exceso de leche provoca un aumento en la ingestión de grasa animal, de manera que acelera la aterogénesis.

La leche ha sido incluida siempre en los regímenes antiulcerosos, ya que se pensaba que neutralizaba el contenido gástrico, de hecho en parte sucede así pues cualquier alimento al llegar al estómago neutraliza el contenido gástrico. Es necesario tomar en cuenta, sin embargo, que momentos después, esta llegada del alimento al estómago estimula la secreción ácida al aumentar la liberación de gastrina en presencia de productos de la digestión proteica !la glucosa y las grasas producen pequeños aumentos de la gastrina sérica y no estimulan la secreción de ácido!,1 por tanto, la neutralización por la leche es sólo un efecto transitorio y es seguido por una hipersecreción de jugo gástrico. Si sabemos, además que la leche es rica en calcio y que este mineral administrado tanto por vía endovenosa como por vía oral estimula directamente la secreción ácida, debemos abogar por no fomentar las comidas frecuentes a base de leche.


No hay comentarios:

Publicar un comentario