martes, 12 de julio de 2016

Nutrición y cáncer


Para la mayoría de los suplementos, la evidencia de que ayuda a prevenir el cáncer proviene de estudios observacionales , que son mucho menos confiables. Estudios observacionales han encontrado que las personas que toman niveles altos de algunas vitaminas en sus dietas desarrollan una incidencia menor de tipos específicos de cáncer. Sin embargo, en dichos estudios, es difícil descartar otros factores que pueden desempeñar una función. Por ejemplo, las personas que toman vitaminas también pueden hacer más ejercicio o cuidar mejor de sí mismos en otras maneras. Dichos factores confusos hacen menos confiables a los resultados de estudios observacionales.

Aunque esto puede sonar como un tema teórico, tiene consecuencias muy prácticas. Por ejemplo, con base en estudios observacionales principalmente, la terapia de reemplazo de hormonas fue promovida como un tratamiento protector del corazón para mujeres posmenopáusicas. Sin embargo, cuando se realizaron estudios controlados con placebo, la terapia de reemplazo de hormonas probó incrementar el riesgo de enfermedad cardíaca.

Ahora se piensa que los beneficios aparentes de la terapia de reemplazo de hormonas se debieron al hecho de que las mujeres que la usaron pertenecían a una clase socioeconómica más alta que aquellas que no la usaron. (Por varias razones, algunas que se desconocen, los ingresos más altos están asociados con salud mejorada.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario