domingo, 26 de junio de 2016

RELACIóN ENTRE TRASTORNOS PSIQUIáTRICOS Y ANEMIA FERROPRIVA EN NIñOS Y ADOLESCENTES



La deficiencia de hierro (DH) se define como 2 o más alteraciones en los parámetros hematológicos (ferritina sérica, saturación de transferrina y protoporfirina eritrocitaria), que no suelen producir síntomas clínicos significativos y, por ello, no se detecta fácilmente. La anemia por deficiencia de hierro (ADH) se caracteriza por alteraciones en la síntesis de hemoglobina debido a la DH significativa y produce síntomas clínicos diversos, como palidez de las conjuntivas, disnea, mareos y letargia, por la disminución en la capacidad de los eritrocitos para liberar oxígeno a las células y tejidos. Los factores de riesgo principales de ADH y DH comprenden la disminución en la ingesta de hierro, la mala absorción del hierro de la dieta, las pérdidas crónicas de hierro y algunos períodos de la vida que cursan con un mayor requerimiento de hierro, como los períodos de rápido crecimiento y el embarazo. Según datos de la Organización Mundial de la Salud, la DH es la deficiencia nutricional más prevalente en el mundo y, se estima, que la prevalencia de la ADH alcanza al 30% en los niños, adolescentes y mujeres en los países no industrializados. 

El hierro es un componente esencial de la hemoglobina, la mioglobina y diversas enzimas involucradas en el metabolismo celular, y la replicación y reparación del ADN; también cumple un papel crucial en el desarrollo del sistema nervioso central y los sistemas inmunitario, endocrino y cardiovascular. En cuanto al desarrollo cerebral, el hierro interviene en la mielinización de la sustancia blanca, y en el desarrollo y funcionamiento de diversos sistemas de neurotransmisores, como la dopamina, la noradrenalina y la serotonina. Tanto la DH como la ADH se asociaron significativamente con alteraciones en los neurotransmisores monoaminérgicos y con la mielinización anormal de la sustancia blanca. Hay pruebas sólidas de que la ADH influye significativamente sobre el desarrollo cognitivo, la inteligencia y el retraso mental, pero hay menos evidencias acerca de su relación con los trastornos psiquiátricos de comienzo en la infancia o la adolescencia. En algunos estudios clínicos, se involucró la DH cerebral en la fisiopatogenia del trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) y los niveles de ferritina se relacionaron con los problemas conductuales en ese trastorno, pero esto último no se corroboró en otras investigaciones. 

En los trastornos del espectro autista (TEA), se encontró un aumento de la prevalencia de ADH de hasta el 30%, mientras que hay pocos datos acerca de la esquizofrenia, el trastorno bipolar (TB), el trastorno depresivo unipolar y el trastorno de ansiedad. El objetivo de este estudio, que utilizó una gran base de datos nacional y un método de casos y controles, fue determinar la asociación entre la ADH y diversos trastornos psiquiátricos en los niños y adolescentes con esa forma de anemia. 

Más en; http://www.siicsalud.com/dato/resiiccompleto.php/137474

No hay comentarios:

Publicar un comentario