martes, 26 de abril de 2016

Sistema Inmune e Intestino


El sistema inmune de las mucosas, desarrollado en los mamíferos superiores, constituye la primera línea de defensa del organismo. Las membranas mucosas son la principal vía de entrada de microorganismos y alérgenos. La superficie más vulnerable y extensa son los 400 m2 de mucosa gastrointestinal (200 veces mayor que la superficie cutánea). Este sistema protector está formado por la mayor colección de células inmunocompetentes del organismo. La inmunidad de la mucosa mantiene la absorción selectiva y la función de barrera intestinal a pesar del continuo estímulo antigénico, discriminando entre patógenos y antígenos inofensivos de la dieta.


Se define tolerancia oral como el estado de falta de respuesta inmune específica, o inhibición de la respuesta inmune sistémica, frente a determinados antígenos presentados por vía oral, y que en otras localizaciones (vía sistémica) induciría una respuesta inmune activa.


La distinción entre antígenos de la dieta (tolerógenos) y microorganismos patógenos (inmunógenos) por el sistema inmune de las mucosas, puede explicarse si estos últimos proporcionan un estímulo persistente, o invaden tejidos linfoides alejados de la mucosa desencadenando una respuesta inmunológica. En un intestino inmaduro o enfermo, el procesamiento de antígenos puede dar lugar a moléculas más inmunogénicas de lo normal en vez de generar fragmentos tolerogenicos, induciendo reacciones de hipersensibilidad celular a nivel intestinal.


Muchas inmunodeficiencias y enfermedades por hipersensibilidad pueden ser atribuidas a defectos de la función de los linfocitos T reguladores y el equilibrio Th1/Th2. Si hay un fallo en la inducción de la supresión inmune cuando el antígeno es ingerido, puede desarrollarse inmunidad sistémica de la mucosa, generando la aparición de atrofia en el epitelio de las vellosidades intestinales tras la ingestión secundaria del antígeno. Puede considerarse que la enfermedad inflamatoria intestinal y las alergias alimentarias son debidas a una estimulación inapropiada del sistema inmune intestinal. Esto puede ocurrir cuando el antígeno es presentado en una forma fisicoquímica no habitual, cuando hay una infección asociada, o cuando las propiedades inmunológicas o digestivas del intestino están alteradas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario