martes, 26 de abril de 2016

Asma-alergia


La prevalencia del asma y enfermedades alérgicas ha aumentado en los últimos años, sobre todo en los países industrializados. La patología alérgica empieza a manifestarse desde los primeros años de vida. Habitualmente se inicia con la alergia a alimentos y dermatitis atópica, para más tarde aparecer la alergia respiratoria manifestándose por rinitis y/o asma. Ello ha inducido a realizar medidas de prevención, en aquellos niños con alto riesgo de atopia, al considerar: 

1) los antecedentes familiares de enfermedades  alérgicas (asma, eccema, y/o rinitis alérgica), 
2) antecedentes personales de atopia como, máxime si ésta está asociada a una alergia alimentaria, y 
3) la existencia de sensibilización alérgica, sobre todo a neumoalergenos, ya sea de aparición precoz o tardía, pero persistente durante la infancia.

Según un estudio la reducción en la carga de antígeno de ácaros en los primeros meses de vida reduce la sensibilización alérgica así como las enfermedades alérgicas en los primeros años de vida. La alimentación materna es sin duda una de las recomendaciones más importantes de la prevención primaria. Otros factores ambientales de interior parecen jugar también un papel importante en la aparición o la agravación de los síntomas de asma. Así el riesgo relativo de crisis de asma en los niños que conviven con fumadores aumenta considerablemente cuando los padres son fumadores, poniendo en evidencia además la relación entre intensidad de tabaquismo pasivo y prevalencia del asma.


No hay comentarios:

Publicar un comentario