martes, 26 de abril de 2016

Alimentos transgénicos


Hace más de doce mil años, en diez puntos distintos de nuestro planeta nuestros antepasados comenzaron a domesticar algunas plantas generando lo que hoy en día conocemos como cultivos agrícolas.

Son muchos los cultivos vegetales que han sufrido modificaciones genéticas mediadas empíricamente por el hombre, generando como resultado nuevos cultivos con distintas propiedades nutricionales. Para llevar a cabo dichas mejoras se han utilizado dos técnicas genéticas: la mutación o variabilidad natural y el cruce sexual o hibridación. En el caso de la mutación, nuestros antepasados seleccionaron mutantes espontáneos con mejores propiedades nutricionales, cuando se emplean técnicas de ingeniería genética se manejan fragmentos de ADN que contienen genes aislados perfectamente identificados, en los que es posible introducir mutaciones en puntos concretos o dirigir su localización a zonas específicas de los cromosomas.

Desde la tecnología de los alimentos, la más importante es la relativa al posible salto de la barrera de especie. El mayor porcentaje de alimentos transgénicos comercializados corresponde a vegetales, aunque también existen ejemplos de animales de granja transgénicos e incluso microorganismos modificados por ingeniería genética que producen mejoras en alimentos o bebidas fermentadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario