jueves, 24 de septiembre de 2015

"Fórmula probiótica invierte la alergia a la leche de vaca al cambiar las bacterias del intestino de los bebés".

Resultado de imagen de probiótico

"Los niños con alergia a la leche de vaca que fueron alimentados con fórmula que contiene una forma de la proteína caseína de la leche, complementado con el probiótico Lactobacillus Rhamnosus GG (LGG), desarrollaron tolerancia en mayor proporción que los tratados con una fórmula sin probiótico. Esto sugiere un nuevo mecanismo por el cual las bacterias comensales regulan las respuestas alérgicas a los alimentos.

Los bebés recién tolerantes tenían niveles más altos de varias cepas de bacterias (Blautia y Coprococcus) que producen ácidos grasos de cadena corta, tales como el butirato, que ayudan a mantener la homeostasis en el intestino. El descubrimiento de las bacterias que conducen a la tolerancia a los alimentos problemáticos como la leche de vaca puede ser crucial para el desarrollo de nuevos tratamientos para ayudar a los niños con alergias a los alimentos.

Nuevas evidencias sugieren que las influencias ambientales modernas, como el uso generalizado de antibióticos, dieta rica en grasas y baja en fibra, menor exposición a enfermedades infecciosas, el parto por cesárea y la alimentación infantil con fórmula han alterado la relación de beneficio mutuo entre los humanos y las bacterias que viven en nuestro tracto gastrointestinal. Esta disbiosis, o alteración de la estructura de la comunidad microbiana, pueden predisponer a las personas genéticamente susceptibles a las alergias".

http://www.sciencedaily.com/releases/2015/09/150922104647.htm?utm_source=dlvr.it&utm_medium

"Problemas renales favorecerían el riesgo de trastornos cerebrales".

"Los problemas renales pueden aumentar el riesgo de trastornos cerebrales, según un estudio reciente. Los hallazgos sugieren que proteger la salud de los riñones también podría beneficiar al cerebro.

Los investigadores recogieron datos de 2.645 sujetos que habían participado en el Rotterdam Study; tenían una media de edad de 56,6 años y el 45% eran varones. Los participantes se sometieron a pruebas de resonancia magnética con contraste de fase de las arterias basilar y carótida con el fin de medir el flujo sanguíneo cerebral. Se halló que una mala función renal se asociaba firmemente con una reducción en el flujo sanguíneo al cerebro (–0,31 mL/min/100 mL; IC 95% = –0,58 a –0,03). También se observó un riesgo más alto de ictus y demencia en las personas con problemas renales. La asociación fue independiente de los factores de riesgo conocidos de enfermedad cardiaca.

Los hallazgos ofrecen una explicación posible que vincula la patología renal con la enfermedad cerebral. Según los autores, el riesgo de trastornos cerebrales quizá no se limite a las personas con insuficiencia renal crónica, sino que es probable que incluya a individuos con trastornos renales más leves".

http://www.neurologia.com/sec/RSS/noticias.php?idNoticia=5333&utm_source=dlvr.it&utm_medium

"El ejercicio previene la aparición de la diabetes mellitus gestacional".

"Los científicos llevaron a cabo un ensayo clínico aleatorizado que se desarrolló en el Centro de Salud de Torrelodones (Madrid). En la intervención participaron 257 mujeres gestantes sanas: 101 de ellas se integraron en un programa de ejercicio físico inmediatamente después de su primera ecografía prenatal (semana 10-12 de embarazo) hasta el final del mismo (semana 38-40), mientras que 156 mujeres permanecieron en el grupo de control recibiendo los cuidados habituales durante todo su embarazo.

El programa de ejercicio consistió en tres sesiones semanales, dos en sala y una en la piscina municipal de la localidad madrileña, de entre 50 y 60 minutos de ejercicio aeróbico moderado y conducido por una profesional del INEF e investigadora del equipo.

Los resultados del estudio muestran un porcentaje significativamente mayor de desarrollo de diabetes mellitus gestacional en el grupo de control (mujeres que no participaron en el programa) que el grupo de ejercicio físico. Mientras que 13 casos de este tipo de diabetes fueron detectados en el grupo de control (13%) tan solo un caso fue informado en el grupo que llevó a cabo ejercicios.

Estos resultados abren las puertas a la utilización del ejercicio físico moderado y supervisado en la prevención de la diabetes mellitus gestacional, cuyas consecuencias sociales, sanitarias y económicas generan importantes preocupaciones en las autoridades".

http://www.agenciasinc.es/Noticias/El-ejercicio-previene-la-aparicion-de-la-diabetes-mellitus-gestacional

"El tratamiento temprano de la depresión protege el corazón".

"Las enfermedades cardíacas y la depresión suelen ir de la mano. Estudios longitudinales han demostrado que las personas con un trastorno depresivo corren un riesgo mayor de sufrir afecciones cardiovasculares en el futuro, y viceversa. Investigaciones recientes han revelado que este vínculo comienza en la juventud y que es provocado, probablemente, por una inflamación crónica.

En un trabajo publicado en noviembre de 2014 en Psychosomatic Medicine, investigadores de Estados Unidos, Australia y China analizaron los datos registrados en otro estudio sobre la salud de los australianos. Los científicos se centraron en la puntuación que 865 adultos jóvenes obtuvieron en un cuestionario que valoraba los síntomas de depresión, además de en otros resultados sobre la salud mental. Asimismo, midieron el diámetro de los vasos sanguíneos de la retina, un posible indicador de enfermedad cardiovascular temprana.

Tras ponderar la influencia del sexo, la edad, el tabaquismo y el índice de masa corporal de los sujetos, descubrieron que los participantes con síntomas de depresión y ansiedad presentaban arteriolas retinales más gruesas, lo que podría reflejar la calidad de los vasos sanguíneos del corazón y del cerebro. «Ignoramos si esta asociación es causal», explica Madeline Meier, profesora de psicología en la Universidad estatal de Arizona. «Pero nuestros hallazgos llevan a pensar que los síntomas de depresión y ansiedad podrían permitir la identificación de jóvenes con riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares».

Otras investigaciones señalan que las personas deprimidas presentan mayor inflamación en su organismo y sistema nervioso. «Una teoría indica que el estrés y la inflamación podrían desempeñar un papel causal en la depresión», añade Meier. La inflamación crónica supone también un factor de riesgo de enfermedad cardiovascular, aunque su relación resulta compleja. En algunas personas, la inflamación parece preceder a la depresión y a la dolencia cardíaca; en otras, estos problemas parecen exacerbar la inflamación.

En un estudio publicado el año pasado se indica que la depresión atípica, un tipo determinado del trastorno, puede estar vinculada en mayor grado con la inflamación y, por consiguiente, con los problemas cardiovasculares. La depresión atípica constituye entre el 15 y el 40 por ciento de los casos de depresión. Se caracteriza por una variabilidad del estado de ánimo mayor que la observada en la depresión típica (el humor del sujeto puede mejorar por la respuesta a sucesos positivos, por ejemplo) y va acompañada de ciertos síntomas (aumento del apetito, sensación de pesadez en las extremidades o sensibilidad al rechazo interpersonal).

En el estudio, publicado en el Journal of Behavioral Medicine, se observó que las concentraciones de una inmunoproteína «centinela» eran al menos un 55 por ciento más elevadas en adultos jóvenes con depresión atípica que en jóvenes no deprimidos o con depresión de otro tipo. El número de probandos con depresión atípica y valores de riesgo cardiovascular casi duplica al de los demás".


http://www.investigacionyciencia.es/revistas/mente-y-cerebro/numero/74/el-tratamiento-temprano-de-la-depresin-protege-el-corazn-13506?utm_source=rrss&utm_medium=fb&utm_campaign=fb


sábado, 12 de septiembre de 2015

"La leptina influye en la motivación de los corredores".

La leptina es una hormona producida en los adipocitos –células de la grasa– que envía señales al cerebro cuando el organismo tiene suficiente energía. Es decir, es responsable de la sensación de saciedad. Ahora, investigadores canadienses han descubierto que un nivel bajo de esta hormona conduce a los corredores a una sensación de euforia para continuar con su esfuerzo. Además, en el estudio sugieren que la hiperactividad en los anoréxicos también está relacionada con la leptina.

Cuando los atletas se someten a esfuerzos muy elevados, tanto en los entrenamientos como en las competiciones, a menudo, experimentan sensaciones de motivación y recompensa que les permiten continuar el ejercicio a pesar del cansancio. Aunque ya se conocía la implicación de algunas sustancias bioquímicas en estos sentimientos, ahora, en un estudio publicado en Cell Metabolism, científicos de la Universidad de Montreal (Canadá) apuntan a la leptina como responsable de la motivación de los corredores para continuar con su esfuerzo. “El estudio sugiere que una caída en los niveles de leptina aumenta la motivación para realizar la actividad física relacionada con la exploración en la búsqueda de comida”, dice Stephanie Fulton, autora del estudio.

Según la investigación, un nivel bajo de leptina ya se asociaba con la adicción al ejercicio y con la forma física como la de los atletas que conseguían buenas marcas en un maratón.

“También descubrimos que los maratonianos de alto rendimiento tienen menos presencia de esta hormona y son los que presentan menores niveles de grasa corporal, por lo que podrían ser más susceptibles al efecto gratificante de la leptina”, comenta Fulton.

“Se necesitan más trabajos para establecer de forma precisa cómo interactúan la dopamina, la leptina y otros factores endógenos para que la actividad física genere efectos de recompensa”, concluye la científica.


http://www.agenciasinc.es/Noticias/La-leptina-influye-en-la-motivacion-de-los-corredores

jueves, 10 de septiembre de 2015

Ingesta calórica, estrés oxidativo y resistencia a la glucosa.

Cuando una persona sana se alimenta, sus niveles de glucosa se elevan en sangre, entonces el cuerpo responde produciendo insulina. Esta hormona induce al cuerpo a almacenar la glucosa, pero las personas que desarrollan resistencia a la insulina no son capaces de absorber el exceso de glucosa de la misma forma, que una persona sana. Esto significa que, después de comer, sus niveles de glucosa en la sangre permanecen altos, y con el tiempo, esto puede dañar los riñones, el sistema nervioso y el corazón, por ejemplo.

En un reciente estudio se alimentó a seis voluntarios varones sanos con 6.000 calorías de comida todos los días durante una semana (en torno a dos veces y media lo que deberían haber consumido). Fue una dieta regular estadounidense, compuesto de pizzas, hamburguesas y ese tipo de cosas. Cada voluntario se quedó en un hospital durante la duración del experimento, donde fueron obligados a estar en cama, cuidadosamente monitorizados y se les impidió hacer cualquier tipo de ejercicio. Mientras que 6.000 calorías suena a demasiado, no es más de lo que algunos atletas consumen durante el entrenamiento. Como era de esperar, los voluntarios inactivos empezaron a subir de peso. Al final de la semana, cada voluntario subió alrededor de 3,5 kilogramos de pesado.

En su megadieta, todo los voluntarios desarrollaron resistencia a la insulina dentro de dos días. Por definición, todos ellos desarrollaron diabetes.

Durante la semana, los voluntarios estaban orinando cantidades crecientes de compuestos lípidos oxidados, que son causadas por las especies reactivas de oxígeno que atacan las membranas celulares, y son un sello distintivo de estrés oxidativo en el cuerpo. En las biopsias de tejido graso realizadas a los voluntarios también se pudo confirmar. Éste parece ser el inicio del proceso que conduce a la resistencia a la insulina.

Se sugiere que el estrés oxidativo causado por comer en exceso dificulta la regulación del azúcar en la sangre, ya que cambia la estructura de una proteína (GLUT4) que normalmente es responsable de tomar la glucosa de la sangre. La insulina envía el mismo mensaje, pero la glucosa no se elimina de la sangre. 

El estrés oxidativo y una proteína de transporte de la glucosa dañado puede ser el factor más importante en la resistencia a la insulina, aunque otros mecanismos probablemente pueden estar involucrados. Comer en exceso también puede causar acumulación de grasa en los músculos y el hígado, y todavía no conocemos los mecanismos detrás de esto. Es conceptualmente posible que la adición de antioxidantes a una comida abundante podría limitar sus efectos en la salud.


https://www.newscientist.com/article/dn28151-volunteers-ate-6000-calories-a-day-to-probe-cause-of-diabetes/

Exclusión social y daño en la arquitectura del cerebro de los niños.

Un alarmante 22 por ciento de los niños estadounidenses viven en la pobreza y puede tener consecuencias negativas en el desarrollo del cerebro de por vida. Ahora, se ha proporcionado evidencia aún más convincente que sugiere que los niños que crecen en la pobreza tienen secuelas perjudiciales en el cerebro.

En los niños pequeños que viven en la pobreza se han identificado cambios en la arquitectura del cerebro que pueden conducir a problemas de por vida como depresión, dificultades de aprendizaje y limitaciones en la capacidad de lidiar con el estrés. Sin embargo, los padres pueden intervenir para contrarrestar algunos de los efectos negativos sobre la anatomía del cerebro que se ve en los niños excluidos económicamente. Los hallazgos sugieren que la enseñanza de habilidades de crianza de los padres (en particular los que viven por debajo del umbral de la pobreza) puede proporcionar beneficios para la vida de los niños.

'Nuestra investigación ha demostrado que los efectos de la pobreza en un cerebro en desarrollo, especialmente en el hipocampo, están fuertemente influenciadas por la forma de crianza de los hijos y las tensiones experimentadas por los niños en su día a día', dijo Luby de Samuel y Mae S. Ludwig Profesor de Psiquiatría Infantil y director del Programa de Desarrollo Emocional Temprano de la Universidad de Washington.

Sobre la base de esta nueva investigación y lo que ya se sabe sobre los efectos perjudiciales de la pobreza en el desarrollo del cerebro de los niños, así como los beneficios de la crianza durante la primera infancia, 'tenemos una hoja de ruta excepcional para preservar y apoyar el legado más importante de nuestra sociedad, la desarrollo del cerebro', escribe Luby. 'Este cuerpo inexpugnable de la evidencia debe ser considerada en su conjunto para las futuras políticas públicas' (1).

En España uno de cada tres niños vive por debajo del umbral de la pobreza y uno de cada 10 es pobre severo, es decir, su familia subsiste con menos de un tercio de la renta media. España es el segundo país con más pobreza infantil de la Unión Europea, solo por detrás de Rumanía, tal como señalan distintos informes y recoge también el trabajo de Ayllón. Aunque la crisis ha agravado la situación, España ya encabezaba la clasificación de países con mayor pobreza infantil del entorno europeo en época de crecimiento (2).


miércoles, 9 de septiembre de 2015

La anestesia epidural es una de las opciones más demandadas hoy día por las madres a la hora de enfrentarse al parto. Este tipo de analgesia ayuda a disminuir los dolores provocados durante las contracciones, y especialmente en el momento del alumbramiento. Sin embargo, a pesar de esto, un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Granada, podría demostrar los efectos negativos que tendría este procedimiento para los recién nacidos.

Según los estudiosos, los bebés nacidos bajo el efecto de anestesia epidural presentan un ligero descenso en el índice del test de Apgar, tanto al minuto, como a los cinco minutos del nacimiento. También son estos bebés los que incrementan el porcentaje de recién nacidos que necesitan reanimación, tienen que ser admitidos en la Unidad de Cuidados Intensivos y cuentan con más problemas para adaptarse a la lactancia materna.

Para esta especialista, «los efectos adversos descritos sobre el niño son atribuidos al efecto farmacológico directo, debido a la transferencia placentaria del fármaco administrado por vía materna, o a un efecto indirecto secundario, como consecuencia de los cambios fisiológicos que el fármaco produce en la madre, como son los cambios hormonales». En este sentido, Ruiz y su equipo abogan por que tanto la madre como los profesionales sanitarios –obstetras y matronas– sean conscientes de estos riesgos a la hora de tomar una decisión sobre qué procedimiento elegir en el parto.

http://www.abc.es/salud/noticias/20150711/abci-efecto-epidural-bebes-201507102123.html#.VbEOr6LL7iY.

http://www.midwiferyjournal.com/article/S0266-6138(15)00074-1/fulltext

"La ciencia sigue la pista de la paradoja francesa"

A finales de los años 80, en pleno auge de los grandes estudios de observación, se detectó algo extraño en la salud de los galos que se dio en llamar la paradoja francesa. Por aquel entonces se publicaron las primeras conclusiones del estudio MONICA, un enorme proyecto con datos de más de 15 millones de personas de más de veinte países. Toda esa información serviría para dilucidar qué factores estaban ligados a problemas cardiovasculares –como infartos o ictus– y tomar las medidas oportunas.

Algunas cosas ya se conocían. A más colesterol y consumo de grasas saturadas, mayor riesgo. Pero algo no cuadró: Francia era uno de los países donde más grasas de este tipo se consumían: en la mantequilla, en los quesos, en su foie gras. Sin embargo, los franceses apenas morían por infartos. De hecho, su riesgo cardiovascular era entre cinco y diez veces más bajo que el de sus vecinos ingleses y prácticamente la mitad que el de los estadounidenses. Todo esto, sin que hubiera diferencias sustanciales en cuanto a sus niveles de colesterol, su peso, su tensión arterial o el número de cigarrillos que fumaban. 

¿Qué protegía a los franceses?
Sin intrigas: el vino. Ese era el ingrediente protector, según Serge Renaud, investigador francés al que se considera como el ‘padre’ de la paradoja. Renaud creía que, si no toda, gran parte de ella se debía a que la mayoría de los franceses son consumidores habituales de vino, sobre todo tinto, y que este, a dosis moderadas, tenía efectos beneficiosos sobre la salud cardiovascular.

Su propuesta no era más que una conjetura basada en estudios epidemiológicos, que servía para formular hipótesis, pero no para demostrarlas. Este tipo de trabajos son proclives a caer en la falacia ecológica: una falsedad resultante de un análisis incompleto, de una recogida insuficiente de datos o de una correlación azarosa y no causal. Eso es lo que piensan los críticos de la paradoja: que en realidad no existe. Por ejemplo, porque los datos sobre la dieta de los franceses fueron recabados en los años 80, pero cabe pensar que también sería importante la dieta anterior, que en los 60 no parecía incluir tantas grasas. También por otros factores que no se tuvieron en cuenta, como el consumo de pescado. O incluso porque tomar vino puede asociarse a un mayor estatus económico y, por tanto, a un mejor acceso a medicinas.

Real o no, lo que consiguió la paradoja francesa fue disparar el número de estudios sobre los posibles beneficios del vino que, en general, han dictado un informe favorable: A día de hoy se acepta que el consumo moderado de vino, especialmente tinto, contribuye a reducir el riesgo cardiovascular.

Está probado que los efectos del vino sobre el corazón dibujan una curva en J. Imagine que el extremo izquierdo de la letra es su riesgo cardiovascular. Si bebe un poco de vino cada día –empiece a escribir la J– es posible que ese riesgo disminuya, pero en cuanto se exceda un poco –complete la letra– el riesgo aumentará. Y lo hará de una forma exponencial, como el trazo de la jota. 

¿Pero cómo podría un poco de vino producir esos beneficios? En última instancia no se conoce el mecanismo exacto, pero hay bastantes pistas, eso sí. Básicamente son dos los componentes que pueden estar actuando: el alcohol y los polifenoles, un conjunto de sustancias antioxidantes en las que el vino tinto es especialmente rico. El alcohol en pequeñas dosis aumenta el colesterol ‘bueno’ HDL, y como si fuera una pequeña aspirina, inhibe la agregación plaquetaria que ya estudiaba Renaud. Por su parte, los polifenoles también actúan sobre las plaquetas, tienen propiedades antiinflamatorias y disminuyen el colesterol LDL oxidado.

Se desconoce cuál de estos mecanismos es más importante, pero sí parece que lo más eficaz es la combinación de alcohol y polifenoles, porque el primero parece mejorar la absorción de los segundos y, sobre todo, porque cuando se han hecho estudios con vino sin alguno de los dos componentes, los beneficios son inferiores. Eso explicaría por qué el tinto, con más polifenoles que el blanco, parece más eficaz que la cerveza, que tiene menos antioxidantes; y esta que la ginebra, que prácticamente solo actúa a través del alcohol. Sin embargo en España se producen miles de vinos distintos, con gran variabilidad en su composición,de ahí lo difícil que resulta establecer la relación riesgo/beneficio. Lo fundamental es vigilar la dieta y hacer ejercicio. Eso sí, a los pacientes que llevan hábitos saludables y que preguntan si pueden tomar algo de vino, les digo que sí.

De entre todo el abanico de polifenoles que contiene el vino, intentó buscarse cuál era el fundamental, aquel cuya producción a gran escala pudiera, si no igualar, al menos asemejar sus beneficios sin sus peligros. Ya desde el primer momento uno destacó por encima de todos: el resveratrol, un antimicrobiano que la uva produce para defenderse cuando percibe una agresión. Por eso, los vinos poseen concentraciones muy variables, según los ataques que hayan sufrido. Una botella contiene entre 0,2 y 5,8 miligramos. Su salto definitivo y espectacular llegó en 2003, cuando se describió que el resveratrol activaba las sirtuinas –unas proteínas centrales en la maquinaria celular– y reproducía todos los efectos de la restricción calórica, al menos en levaduras. Poco menos que la panacea universal.

La restricción calórica, que consiste en disminuir aproximadamente el 30% de las calorías que ingerimos, ha demostrado en animales inferiores que mejora el metabolismo, protege del cáncer, ralentiza el envejecimiento y prolonga la vida. El resveratrol parecía ser la pastilla que podía mimetizarlo sin tremendo sacrificio dietético. Por si fuera poco, también explicaría la mayoría de los efectos beneficiosos del vino. Sin embargo, el castillo de naipes se fue derrumbando. El resveratrol no alarga la vida de los ratones y ni siquiera parece capaz de activar las sirtuinas. Primera carta fuera. Además, el principal ensayo que se hizo para probar su efecto anticancerígeno tuvo que suspenderse. Con las dosis utilizadas no solo no parecía eficaz, sino que dañaba los riñones en pacientes con mieloma. Aunque su papel contra el cáncer –la segunda carta– no se ha desechado, la gran esperanza está ahora en su acción cardiovascular.

Es cierto que el resveratrol ha demostrado algunos beneficios bioquímicos respecto a la prevención cardiovascular, pero todavía no hay datos clínicos que nos digan si es eficaz. Eso sí, sea útil o no y hasta qué punto, parece evidente que nadie es capaz de discutir aún la frase de Renaud: “No esperes una pastilla que sustituya una buena dieta. No existe tal cosa”.

martes, 8 de septiembre de 2015

"Un nuevo estudio encargado por el gobierno noruego (centrado en la soja GM de Monsanto INTACTA RR2 PRO), y llevado a cabo por una autoridad científica reconocida a nivel nacional sobre la seguridad de las biotecnologías, concluye que los datos científicos disponibles sobre los cultivos transgénicos son insuficientes para demostrar su seguridad. Debido a las grandes lagunas en la literatura científica, no es posible dar un veredicto científico sobre su seguridad, el informe demuestra una serie de debilidades metodológicas, y pone de relieve el problema de la falta de información e investigación sobre los cultivos transgénicos en la literatura disponible.

Según Monsanto, los organismos modificados genéticamente no dañan la salud humana o animal, y por lo tanto no tienen ningún efecto adverso en los cultivos y el medio ambiente. Pero de acuerdo con el nuevo estudio noruego: En contra de esta afirmación, la literatura ofrece indicios de efectos nocivos y perjudiciales para el medio ambiente y para la salud (tanto animal como humana), así como a las condiciones socioeconómicas, sobre todo en el medio y largo plazo.

Estos resultados se suman a la creciente preocupación pública sobre la adición de cultivos transgénicos en la cadena alimentaria, y el papel de la industria en la supresión de la investigación científica que contradice sus afirmaciones".


http://www.theecologist.org/News/news_analysis/2948747/gmo_study_finds_indications_of_harmful_and_adverse_effects.html