miércoles, 12 de agosto de 2015

"Una reciente revisión no encontró pruebas de riesgo cardiovascular asociados con el consumo excecivo de grasas saturadas. Por el contrario, la investigación sugieren que las grasas trans industriales pueden aumentar el riesgo de enfermedad coronaria".

"Actualmente las directrices recomiendan que las grasas saturadas sean limitadas a menos del 10 por ciento, y las grasas trans a menos del uno por ciento de la energía diaria, para reducir el riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular.

Las grasas saturadas provienen principalmente de productos de origen animal, como la mantequilla, la leche de vaca, la carne, el salmón, las yemas de huevo, y algunos productos vegetales tales como aceites de coco y de palma. Las grasas trans son producidas principalmente por la industria a partir de aceites vegetales (un proceso conocido como hidrogenación) para su uso en margarinas, bocadillos, productos horneados envasados y bollería industrial.

Durante años todo el mundo ha sido aconsejado para evitar las grasas. Las grasas trans no tienen beneficios para la salud y suponen un riesgo importante para la enfermedad cardíaca, pero el caso de la grasa saturada es menos claro. Para ayudar a aclarar esta controversia, De Souza y sus colegas analizaron los resultados de 50 estudios observacionales que evaluaron la asociación entre las grasas saturadas y / o trans y los resultados de salud en adultos.

El equipo no encontró ninguna asociación clara entre la mayor ingesta de grasas saturadas y muerte por cualquier causa, enfermedad cardíaca coronaria, enfermedades cardiovasculares, ictus isquémico o diabetes tipo 2.

Sin embargo, el consumo de grasas trans industriales se asoció con un aumento del 34 por ciento de muerte por cualquier causa, un aumento del riesgo del 28 por ciento de la mortalidad por cardiopatía coronaria, y un aumento del 21 por ciento en el riesgo de cardiopatía coronaria.

Las inconsistencias en los estudios analizados significó que los investigadores no pudieron confirmar una asociación entre las grasas trans y la diabetes tipo 2. Y, no encontraron ninguna asociación clara entre las grasas trans y el accidente cerebrovascular isquémico.

Los investigadores subrayan que sus resultados se basan en estudios observacionales, así que no hay conclusiones definitivas que se puedan extraer sobre causa y efecto. Sin embargo, los autores escriben que su análisis confirma las conclusiones de cinco revisiones sistemáticas anteriores sobre grasas saturadas y trans y las enfermedades del corazón".

http://www.sciencedaily.com/releases/2015/08/150811215545.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario