miércoles, 8 de julio de 2015

Un nuevo estudio relaciona el consumo de productos fermentados con la ansiedad social.

"Una posible conexión entre los alimentos fermentados, que contienen probióticos, y síntomas de ansiedad social, es el foco del reciente estudio. El estudio es sólo el primero de una serie en que los investigadores tienen previsto continuar explorando la conexión mente-intestino, incluyendo otro análisis de los datos para ver si existe una correlación entre  la ingesta de alimentos fermentados y los síntomas de autismo.

Los investigadores encontraron que los adultos jóvenes que comen más alimentos fermentados tienen menos síntomas de ansiedad social con el efecto de ser mayor entre las personas con riesgo genético para el trastorno de ansiedad social, medida por la inestabilidad emocional. La investigación de los últimos años ha apoyado cada vez más una estrecha relación entre la nutrición y la salud mental. Este estudio muestra que los adultos jóvenes que son propensos a la ansiedad, informan menos ansiedad social si con frecuencia consumen alimentos fermentados con probióticos.

Estos primeros resultados ponen de relieve la posibilidad de que la ansiedad social puede ser aliviado mediante intervenciones nutricionales de bajo riesgo, aunque se necesita más investigación para determinar si el aumento del consumo de probióticos provoca directamente una reducción de la ansiedad social".


No hay comentarios:

Publicar un comentario