jueves, 23 de julio de 2015

"Asma psicosomático".

"Los ataques de asma pueden ser temibles y dolorosos. No obstante, las personas asmáticas podrían salvarse de algunos si lograsen cambiar sus expectativas. Cada vez existen más indicios de que la convicción de que un olor o una actividad va a provocar un ataque es suficiente para inducir en el asmático síntomas corporales auténticos. Muchas dolencias físicas pueden deberse a expectativas negativas, fenómeno conocido como efecto nocebo.

En un estudio reciente, 17 probandos con asma moderado, pero persistente, olisquearon un preparado aromático no irritante. El recipiente de algunos probandos llevaba el rótulo «asmógeno»; en los del resto se leía «terapéutico». Los investigadores supervisaron la tasa de óxido nítrico exhalado (un marcador de inflamación de las vías aéreas). Las concentraciones de óxido nítrico no mostraron ninguna alteración en los pacientes que creyeron que el aroma era terapéutico, pero quienes pensaron que se trataba de un asmógeno manifestaron un incremento inmediato del marcador, el cual continuó creciendo pasado un tiempo. Justo después de olerlo, las concentraciones se habían elevado un 36 por ciento; dos horas después, habían alcanzado un 56 por ciento. Al día siguiente incluso llegaban al 65 por ciento.

En otros estudios se ha señalado que, en respuesta a estímulos emotivos, las personas con asma sufrían mayor constricción de sus vías respiratorias que los individuos sanos de control.

Los tratamientos deberían modificarse: si el sujeto informa que sus síntomas se han agudizado, pero las pruebas de funcionamiento pulmonar no revelan ningún cambio, el médico podría considerar la posibilidad de otros factores, como la ansiedad o el estrés".


No hay comentarios:

Publicar un comentario