jueves, 9 de abril de 2015

" Un estudio en ratones sugiere que la microbiota relacionada con una dieta rica en grasas favorece las alteraciones neuroconductuales".

"Una dieta alta en grasas puede producir alteraciones en la salud y el comportamiento, en parte, por el cambio de bacterias en el intestino (microbiota intestinal). Investigadores de la Universidad estatal de Luisiana han constatado en múridos que una microbiota relacionada con una alimentación rica en grasas altera la conducta y la cognición, incluso en ausencia de obesidad.
Función cerebral alterada
Los autores alimentaron a algunos ratones adultos no obesos con una dieta normal y les trasplantaron los microorganismos intestinales de ejemplares que habían ingerido una dieta alta en grasas. Según comprobaron, los animales «receptores» manifestaron diversas alteraciones de comportamiento, entre otras, ansiedad elevada, problemas de memoria y conductas repetitivas. Además, detectaron signos de inflamación en su cerebro, lo cual podría haber favorecido las alteraciones en el comportamiento de los ratones. También hallaron cambios físicos perjudiciales en los roedores con la microbiota trasplantada, entre ellos, aumento de la permeabilidad intestinal y marcadores de inflamación.
El hallazgo apoya estudios anteriores que constatan una relación entre ciertos trastornos psiquiátricos (como la demencia y la depresión) y síntomas gastrointestinales. Según los autores, la manipulación de la microbiota intestinal mediante dieta o fármacos podría atenuar las complicaciones neurológicas que pueden darse con la obesidad. Con todo, los mecanismos por los que la microbiota intestinal influye en el comportamiento restan todavía por esclarecer".

No hay comentarios:

Publicar un comentario