jueves, 26 de febrero de 2015

"La seguridad y la eficacia para salvar vidas de las estatinas se han exagerado".

Las estatinas, fármacos para reducir el colesterol y recetados para prevenir ataques al corazón, no son tan eficaces ni tan seguros como se nos ha hecho creer. Las estatinas producen una dramática reducción en los niveles de colesterol, pero no han logrado mejorar sustancialmente la enfermedad cardiovascular ni los ataques cardiacos, el llamado "engaño estadístico" se ha utilizado para inflar las afirmaciones sobre su efectividad.
Aclamado como medicamento milagroso cuando salió al mercado hace dos décadas, las estatinas, no son tan eficaces ni tan seguras como se nos ha hecho creer, según el Dr. David M. Diamond, profesor de psicología, farmacología molecular y fisiología en la Universidad del Sur de Florida, y el Dr. Uffe Ravnskov, un investigador de la salud independiente y un experto en el colesterol y enfermedades cardiovasculares.
En un análisis de los datos de los ensayos con estatinas, los llevaron a concluir que "los defensores de estatinas han utilizado el engaño estadístico para crear la ilusión de que las estatinas son medicamentos milagrosos, cuando la realidad es que sus beneficios son modestos comparados ​​con sus numerosos efectos adversos".
Su crítica a las afirmaciones exageradas sobre la capacidad de las estatinas para prevenir derrames cerebrales, ataques cardíacos y muertes relacionadas con la enfermedad del corazón en gran escala ha sido publicado en la revista médica Journal Expert Review of Clinical Pharmacology.
El documento también describe cómo la base del engaño está en cómo los autores de los estudios con estatinas presentan la tasa de efectos beneficiosos y adversos. El efecto de los medicamentos en la población se llama "riesgo absoluto", que ha demostrado que las estatinas benefician sólo alrededor del 1% de la población. Esto significa que sólo una de cada 100 personas tratadas con estatinas tendrán menos ataques al corazón. Los investigadores de las estatina, sin embargo, no presentan el efecto del 1% para el público. En su lugar transforman el efecto del 1% usando una estadística más, llamada "riesgo relativo", que crea la apariencia de que las estatinas benefician al 30-50% de la población.
"Los efectos adversos sufridos por las personas que toman estatinas son más comunes de lo que se informa en los medios de comunicación y en las conferencias médicas", explica Diamond y Ravnskov. Según los autores, "las tasas de cáncer, cataratas, diabetes, trastornos cognitivos y trastornos musculoesqueléticos contrarrestan los modestos beneficios cardiovasculares del tratamiento con estatinas."
Los autores hicieron hincapié en que los niveles de colesterol bajos relacionados con el uso de estatinas con frecuencia se han asociado con un mayor riesgo de cáncer. También señalaron que la mayoría de los ensayos con estatinas se terminan dentro de dos a cinco años, un período demasiado corto para ver la mayoría de los cánceres que se desarrollan. Sin embargo, los estudios han demostrado una mayor incidencia de cáncer en personas que toman estatinas, y un estudio a largo plazo demostró un aumento dramático en la incidencia de cáncer de mama entre las mujeres que habían utilizado estatinas durante más de 10 años.
Hicieron hincapié en que el público necesita tener cuidado con los conflictos de intereses de la industria farmacéutica y la comunidad médica cuando tratan de promocionar los beneficios de las estatinas sesgando los datos de manera tal que las drogas parecen más eficaces para reducir las enfermedades cardiovasculares y el riesgo de sufrir un ataque al corazón de lo que en realidad pueden ser.
Los autores abogan por otras estrategias beneficiosas para la salud que son conocidas por reducir el riesgo cardiovascular, tales como dejar de fumar, control del peso, el ejercicio y la reducción del estrés. También hicieron hincapié en el gran valor de una dieta baja en carbohidratos para la normalización de todos los biomarcadores de riesgo cardiovascular, con excelentes resultados, especialmente para las personas con diabetes tipo 2.
Diamond y Ravnskov concluyeron su trabajo con la declaración aleccionadora de que "Hay un gran atractivo para el público a tomar una pastilla que ofrece la promesa de una vida más larga y vivir libre de ataque al corazón. La realidad, sin embargo, es que las estatinas en realidad producen sólo pequeños efectos beneficiosos sobre las enfermedades cardiovasculares, y sus efectos adversos son mucho más importantes de lo que generalmente se conoce ".

http://www.sciencedaily.com/releases/2015/02/150220110850.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario