martes, 27 de enero de 2015

"¿Los niños realmente necesitan beber leche?".

"Todos hemos escuchado las consignas sobre la leche: 'mantiene un cuerpo saludable', 'es un alimento natural y fortalece los huesos'. Y muchas personas que escucharon estas consignas mientras crecían se les insistió para que bebieran unos cuantos vasos de leche al día, debido a sus beneficios para la salud...

Pero, ¿los niños realmente necesitan engullir esa materia blanca?
Resulta que en el caso de la leche la evidencia es bastante débil. Aunque la leche es una buena fuente de proteínas, calcio y vitamina D (siempre y cuando sea fortificada), otros alimentos también proporcionan estos nutrientes. Lo que es más, no hay evidencia de que el consumo de leche reduzca las fracturas de huesos, y beber demasiada puede conducir a anemia y puede contribuir a la obesidad, dicen ahora los expertos.

"Pero, los niños realmente necesitan leche? No, por supuesto que no", dijo Amy Lanou, profesora de nutrición en la Universidad de Carolina del Norte en Asheville. La mayoría de personas en el mundo no toman leche después del destete de la leche materna, y aún así obtienen una nutrición adecuada, agregó.

Y la nueva investigación también plantea preguntas sobre la noción de que la leche realmente mantiene los huesos fuertes. Un estudio de 2013 publicado en la revista Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine encontró que los niños que viven en países con menores tasas de consumo de leche tienen tasas de fracturas oseas más bajas que los de los países que más lácteos consumen. En general, la idea de que los niños necesitan niveles muy altos de calcio para mantener sus huesos fuertes puede haber sido sobrevendido, dijo Lanou. Varios estudios sugieren que los impactos cuando los niños juegan o realizan una actividad física es el principal factor en el crecimiento óseo.

Otro problema es que llenarse de leche puede significar no comer otros alimentos saludables en el plato, y esto puede ser especialmente problemático para los niños que son los más caprichosos.
"Si realmente alimenta a un niño con tres porciones de leche de vaca al día, ¿cómo van a tener espacio para otros alimentos saludables como los vegetales, legumbres y proteínas magras?" comentó Lanou.

Por ello, si un niño simplemente odia el sabor o tiene problemas para digerir la leche, los padres no tienen que obligarlo. En su lugar pueden servir otros alimentos para asegurarse de que sus hijos reciban la nutrición adecuada".

http://m.livescience.com/49551-should-kids-drink-milk.html?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%253A+Livesciencecom+%2528LiveScience.com+Science+Headline+Feed%2529

No hay comentarios:

Publicar un comentario