lunes, 24 de septiembre de 2012

Medicina Biológica: carga glucémica


Me como 150 gramos de caballa, 40 gramos de aceite de oliva y 300 gramos de chucrut.

¿Cuál es la glucemia después de comer?

hago dos mediciones y dan 110 y 113 respectivamente. (No soy diabético ni prediabético) Si uno se para a pensar no es tan extraño, pues la caballa aporta 30 gramos de proteína de los cuáles 15 serán convertidos en glucosa, el aceite 4 gramos de glicerol y el chucrut 6 gramos de ácido láctico. En total unos 25 gramos de precursores gluconeogénicos cuyo índice glucémico es mínimo. Pues bien, bastan para elevar la glucemia 40 puntos en solo unos minutos. También hay que reconocer que tenía la glucemia baja, pues si la tuviese a cien no me subiría a 140. Pero el caso es que suben la glucemia de forma considerable. Por tanto, si esta comida aparentemente "cetogenica" es capaz de elevar la glucemia, imaginémonos el impacto de la típica dieta "sana" basada en frutas, cereales integrales y legumbres. En Eslovaquia hicieron un estudio y vieron que los vegetarianos y demás seguidores de regímenes "alternativos" presentaban mayores niveles de productos finales de glicación avanzada. Claro que cuando uno lee las típicas revistas sobre el tema, los veganos y vegetarianos son los más sanos y los que menos riesgo tienen de todo. Dichas publicaciones carecen de objetividad, anunciando con bombo y platillo cualquier estudio que demuestre que el consumo de carne o huevos produce esto y lo otro y ocultando muchos estudios que demuestran mayor mortandad, carencia de taurina, carnitina, peor control de la glucemia o triglicéridos elevados. Decididamente sesgan la realidad.

Conclusión, en general se suele obviar el impacto glucémico de muchos alimentos, ignorando que prácticamente cualquier alimento eleva la glucemia, dado que la hiperglucemia no es nada beneficiosa, es importante escoger los alimentos de menor carga glucémica, siendo seguro que suplirán adecuadamente los requerimientos de glucosa del organismo.

P.S. Este párrafo habla acerca de la salud y no del deporte. La dieta ideal para retrasar el envejecimiento, reducir la formación de radicales libres, etc, no actúa favorablemente sobre el rendimiento deportivo Y viceversa, las dietas que mejoran el rendimiento deportivo son la antítesis de las dietas antienvejecimiento.

La práctica deportiva de alta intensidad exige glucógeno, y para tener los músculos repletos de glucógeno es necesaria una ingesta elevada de carbohidratos y calorías que siempre aumentarán las interleukinas, los productos finales de glicación avanzada, la formación de ROS y la secreción de insulina e IGF-1.

Todo lo que aumenta la masa muscular es potencialmente perjudicial para la longevidad y bienestar, hagamos un repaso: Ácido araquidónico, ingesta elevada de proteínas, elevada secreción de insulina, IGF-1, elevada actividad de la mTOR...

Mientras que todo lo que ha demostrado alargar la vida en animales de laboratorio: reducción de grasas poliinsaturadas, restricción proteica, supresión de la secreción de somatotropina o inhibición de la mTOR tiene como efecto secundario reducir la masa muscular y el tamaño corporal.

Por lo tanto, no vale patalear con aquello de que tal o cuál dieta reduce el rendimiento deportivo o no es adecuada para atletas de élite pues
ello no tiene porqué ser intrínsecamente negativo. La longevidad y el músculo son como dos rectas secantes, cuando más se prolongan, más se alejan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario