miércoles, 15 de agosto de 2012

Ácidos grasos poliinsaturados enla patogénesis y tratamiento de la esclerosis múltiple

Los datos epidemiológicos, bioquímicos, de modelos animales y de ensayos clínicos recogidos, señalan con firmeza que los AGPI, en particulas los n-6, desempeñan un papel importante en la patogénesis y el tratamiento de la Esclerosis Múltiple (EM). Los datos proporcionan pruebas adicionales de una alteración del metabolismo de los ácidos grasos n-6 en la EM. Se ha demostrado que esta alteración está ligada a un desequilibrio en las citoquinas, y un estudio posterior de prueba de concepto ha apoyado esta hipótesis. En un ensayo aleatorizado a doble ciego y controlado por placebo se compararon los efectos de una dosis alta y de una dosis baja de un aceite rico en gamma-linolénico (18:3n-6); la dosis alta tuvo un efecto clínico marcado  en la recaída-remisión de la EM, reduciendo significativamente la tasa de recaída y progresión de la enfermedad. En los estudios efectuados en el laboratorio, se reprodujeron los cambios clínicos observados en el grupo placebo. consistentes en una producción aumentada de citoquinas proinflamatorias (TNFalfa, IL-1betta) por las células mononucleares y un descenso marcado de la citoquina antiinflamatoria factor de crecimiento transformante beta (TGF-betta, transforming growth factor), ambos cambios asociados a la pérdida de los ácidos grasos n-6 linoleico (18:2n-6) y araquidónico (20:4n-6) en las membranas celulares. Por el contrario, esos cambios no se produjeron en el grupo tratado con la dosis alta de aceite. La mejora de la discapacidad (según la Escala Expandida del Estado de Discapacidad) que se observó con la dosis alta podría inducir a pensar que tal vez haya un efecto benefisioso de estos ácidos grasos sobre los lípidos y las funciones neuronales en la EM. Así, un metabolismo alterado de ácidos grasos n-6 en la EM da lugar a una pérdida de ácidos grasos n-6 de cadena larga en las membranas celulares y de la citoquina reguladora antiinflamatoria TGF-betta, sobre todo durante la fase de recaída, así como a la pérdida de estos ácidos grasos neuronales tan importantes para la estructura y la función del sistema nervioso central y el consiguiente déficit neurológico a largo plazo en la EM.

Yo recomiendo acompañar esta dosis alta de n-6 (Bileína 2-2-2) con zumo de granada o ergyortho o ergyacare u otro antioxidante (o mejor alternar los antioxidantes), para inhibir lso problemas secundarios de la excesiva oxidación de dichos ácidos grasos...

NO OLVIDAR TAMPOCO QUE HAY DATOS QUE EVIDENCIAN QUE EL ACEITE DE OLIVA OFRECE RESISTENCIA A AGENTES INFECCIOSOS...

Harbige LS, Sharief MK (2007) Polyunsaturated fatty acids in the patho genesis and tratment of multiple sclerosis. British Journal of Nutrition 98 (Suppl 1), S46-S58.

No hay comentarios:

Publicar un comentario