martes, 3 de julio de 2012

Resistencia Insulina: importancia de la obesidad y de la no obesidad!!

En los países occidentales, las enfermedades cardiovasculares ocupan un lugar de primer orden como causa de morbimortalidad.
Una serie de factores de riesgo cardiovascular entre los cuales están la hipertensión arterial, la dislipemia y la diabetes tipo 2 son, en gran medida, responsables de esa morbimortalidad. Estos factores de riesgo tienden a asociarse en un mismo individuo lo que sugiere que su raíz etiopatogénica debe ser, como mínimo, en parte compartida. Aunque ya eraconocido desde hacía tiempo el papel de la resistencia insulínica en la diabetes tipo 2, fue Reaven en 1988 quien
propuso por primera vez que la resistencia a la insulina con todas las alteraciones fisiopatológicas que conlleva, sería suficiente para explicar el agrupamiento de varios de los factores de riesgo cardiovascular en determinados pacientes, conformando el hoy en día conocido como síndrome X o síndrome metabólico.

Posteriormente se ha conocido que efectivamente la insulinorresistencia, que podría definirse como una deficiente respuesta biológica a la insulina endógena o exógena es un hecho constatable no sólo en los individuos afectos de los diferentes grados de intolerancia a la glucosa, sino que también se presenta en personas normotolerantes con hipertensión esencial
y determinados tipos de dislipemia. Por tanto, hoy en día es generalmente aceptado que la resistencia a la insulina tiene un importante papel como base de numerosas alteraciones fisiopatológicas que conducen, en última instancia, al elevado riesgo cardiovascular de nuestra población.



EVALUACION DEL GRADO de OBESIDAD

Probablemente desde un punto de

vista asistencial sea el método más utilizado

para estimar la resistencia a la

insulina, ya que, en su aproximación

más sencilla, sólo precisa pesar y medir

al individuo. Es bien conocido desde

hace décadas que la obesidad se asocia

con insulonorresistencia e hiperinsulinismo
(

9,10)
. Además, diversos índices de

obesidad, como el índice de masa corporal

o el porcentaje del peso ideal,

guardan correlación con la insulinorresistencia

medida por clamp
(11,12).

Sin embargo, las limitaciones son

muy importantes. El grado de correlación

es débil, por lo que en un individuo

en concreto la situación en cuanto

a la resistencia insulínica no se puede

precisar
(12). Además, si bien es cierto

que los individuos obesos suelen ser

más insulinorresistentes, la situación

en los no obesos es menos fiable, ya

que hasta un 20% de individuos no obesos

por las determinaciones habituales,

como el índice de masa corporal presentan

una insulinorresistencia similar

a los obesos, así como el resto de características

del síndrome metabólico
(13,14).

Por tanto, es un método poco preciso

que, aunque pueda ser de utilidad clínicamente,

no lo es desde el punto de

vista investigador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario