lunes, 21 de mayo de 2012

¿Se puede prevenir el cáncer?: Medicina biológica


Empecemos por Seignalet ¿murió de cáncer de páncreas?.
-Si ese señor cumplía a rajatabla las recomendaciones de su libro, comería carne y pescado crudos, los cuáles son siempre vectores de parásitos por más controles que se realicen
-Tal vez ese señor no tenía voluntad o ganas de poner en práctica sus teorías. (hay muchos "expertos" en ortomolecular, macrobiótica, nutrición celular activa, etc. que hablan en contra del gluten y los lácteos y luego se inflan a helados, coca cola, pizza y cosas peores...)
-Además el cáncer no es una enfermedad producida por una incorrecta nutrición, expliquémonos, el tabaco, alcohol, xenobióticos, hormonas y disruptores endocrinos podrán abonar el terreno o ser factores secundarios que aceleren el proceso. Pero el cáncer es un estado parasitario. Por muy bien nutridos que estemos nuestro sistema inmunológico no puede combatir contra un bicho del tamaño de un dedo. Como mucho lo enquista. Ejemplo de ello son los animales salvajes, que también sucumben a parásitos, entre ellos los piojos. De la misma manera que sin armas estamos indefensos ante un macrodepredador como un lobo u oso, también lo estamos ante parásitos, a menos que usemos inteligentemente hierbas vermífugas, antihelmínticas, etc
-El solo hecho de beber agua del grifo ya es más que suficiente para desarrollar un cáncer.
-Muchos alimentos considerados  "sanos" disparan las metástasis debido a que contienen compuestos proinflamatorios para determinados tejidos. Así, el ácido cafeico de las frutas dispara las metástasis en cerebro, la floridzina de las manzanas en pituitaria y páncreas, la cumarina en pulmón, la umbeliferona de las zanahorias en hígado y el apiol de la soja en mama¡¡¡¡
-Vete a saber, lo mismo se empezó a interesar por la alimentación después de que le diagnosticaran el cáncer y gracias a ello arrastró su enfermedad muchos años. Ya se sabe que la peña se empieza a cuidar cuando se acojona. Es lo que le pasó a Servan Schreiber. A propósito, se recomienda buscar en Internet sobre Anthony Sattilaro y cómo detuvo el cáncer con la macrobiótica. Es curioso, escépticamente comenzó a seguir un régimen macrobiótico para combatir su cáncer de próstata, puso freno a sus males durante una década de esta forma. Pero para confirmar que había sido la dieta la responsable de dicha mejoría, volvió a su régimen anterior y el cáncer empezó a proliferar de nuevo. Quiso volver a hacer frente a su enfermedad regresando a la macrobiótica pero no hubo una segunda oportunidad y murió al poco tiempo.

-Hay infinidad de vegetarianos, veganos y hasta crudiveganos con cáncer. Quizá la única maniobra dietética de veras eficaz sería una dieta cetogénica combinada con ayuno intermitente, que además a nivel mental y físico los resultados son espectaculares si lo sabes llevar.
De esta manera, sin comer carbohidratos de alta carga glucémica y ayunando a días alternos (Sorprendentemente no se pierde peso) bajas a tope el IGF-1 y la Insulina, elevas la Dehidroepiandrosterona, reduces estrés oxidativo y privas a las células cancerosas de su tan necesaria glucosa.
Además inhibes la MTor, que se sabe juega un papel primordial en la división celular y la longevidad. Actualmente se están estudiando fármacos como el syrolimus (Rapamicina) para detener el cáncer. Estos fármacos lo que hacen es inhibir la MTor, pero ello lo puedes lograr igualmente bajando insulina, IGF-1 y mediante la cetosis.
En Ecuador existe una población de origen sefardí que padece un tipo de enanismo llamado síndrome de Laron que los hace virtualmente inmunes a la diabetes y el cáncer. El síndrome de Laron se caracteriza por una carencia en el receptor de la somatotropina. Por tanto no producen IGF-1. Una forma de lograr esto es tener el glucógeno hepático a bajos niveles y no tomar demasiada proteína, es decir una dieta cetogénica.
De cualquier manera lo que logramos de este modo no es curar sino ralentizar al máximo el crecimiento del cáncer puesto que aparte de faltar el estímulo endocrino le privamos de combustible ya que las células cancerosas no pueden metabolizar los cuerpos cetónicos ni las grasas.
Pero....
hay tantas y tantas formas de poder desarrollar un cáncer que a día de hoy se nos escapa de las manos. Por ejemplo, me consta que la malnutrición que se produciría en la dieta propuesta, alteraría por ejemplo el sistema endocrino, el sistema inmune y el tejido adiposo que actúa como órgano, y secreta una cantidad exagerada de leptina, estrógenos y ciertas interleukinas, como la IL-6 e IL-10 que casualmente están altas en muchos tipos de cáncer. De hecho en las enfermedades reumáticas de difícil control es precisamente la malnutrición por el exceso de inflamación el factor más inflamatorio. Paradójico.
Aunque hay referencais al respecto, para mí esto sigue siendo una hipótesis realizada a partir de ciertos datos que se saben y sin tener en cuenta todos los datos que no se conocen.
Lo único que tengo claro ahora mismo es que la mejor manera de combatir el cáncer es la FELICIDAD!!!
Bueno ahora pasemos al caso de Hulda Clark ¿murió de mieloma múltiple?:
En Madrid, Ignacio Chamorro, quien conoció personalmente a la Dra. Clark, afirma poseer el certificado de defunción auténtico en el que se señala como causa del fallecimiento una hemorragia cerebral, aunque se le diagnosticó mieloma múltiple. Lo del mieloma, parece ser que fue porque presentaba anemia e hipercalcemia, ambos signos propios del mieloma.
La Dra. Clark no se cuidaba en el sentido que trabajaba a destajo atendiendo a pacientes terminales, testándoles cada tres diás hasta 300 parámetros entre patógenos, tóxicos y marcadores tumorales. Además llegó a tal grado de obsesión y paranoia que no se llevaba a la boca nada que no hubiese pasado un testaje previo de radiactividad, micotoxinas, metales pesados, solventes, etc. De este modo muchos días no comía nada más que un trozo de pan y si no encontraba nada que pasase el testaje no comía. También llegó al extremo de alimentarse de productos ultrarrefinados como glucosa de grado farmacéutico, etc. Que si bien no presenta contaminantes de ninguna clase tampoco contiene nutrientes.
No debemos olvidar que al sistema le interesa desprestigiar a científicos que ponen en peligro el Stablishment.
Y por último no olvidemos que el contacto diario con pacientes terminales "te contagia" y te vacía de energía. El paciente grave es un vampiro de primer orden.
Es por eso que muchos médicos mueren justo de la misma enfermedad que se especializaron en tratar. Esto le sucedió a uno de la familia Mayo que se especializó en tratar el cáncer de estómago y adivina de que falleció.
¡El contagio va más allá de la asepsia!


2 comentarios:

  1. Qué interesante, Itziar!!!
    Entonces qué crees que puede ocurrir en un futuro no muy lejano, con los deportistas que se suplementan con IGF?? porque quiriendo eludir la peligrosidad de la suplementación con insulina exógena, la IGF no parece muy inócua, no??

    Un saludo y me encanta leerte.

    ResponderEliminar
  2. Hola!! Muchas gracias por tu comentario!! Pues yo sólo puedo especular pero ya hay evidencia sobre el auemnto de IGF en sangre y el cáncer de próstata...
    Por lo menos hay culturas peores como EEUU que nos enseñan lo que nos va a ocurrir en 20-30 años SI NO PONEMOS REMEDIO!!

    ResponderEliminar