martes, 6 de marzo de 2012

Analgésicos, antihístaminicos y antidepresivos dañan la función cognitiva, producen pérdida de memoria y aumentan la mortalidad

Medicamentos muy recetados podrían provocar problemas cerebrales
Mucha gente no sabe que tomar analgésicos, antihistamínicos y antidepresivos puede afectar negativamente a las funciones cerebrales, sobre todo en la vejez. El uso regular de algunos de estos medicamentos se ha asociado a disfunciones cognitivas y pérdida de memoria.
Debido a los anticolinérgicos –un compuesto farmacéutico presente en muchos medicamentos– las medicinas bloquean la acción del neurotransmisor acetilcolina, a veces como acción directa, pero a menudo como un efecto secundario. La acetilcolina es un mensajero químico con una amplia gama de funciones en el cuerpo. Entre otras cosas es responsable de la producción de la memoria y la función cognitiva.
El peligro reside en que los efectos de los anticolinérgicos son acumulativos. Los médicos no suelen estar al corriente de todas las medicinas que toman sus pacientes –muchas sin su consentimiento– y no siempre están al tanto de la cantidad del compuesto que tienen los medicamentos que recetan. Esto es un problema importante, en particular para los ancianos, que son más vulnerables al efecto de estas drogas y que, además, son los que más las toman.
Nuevos estudios
Un nuevo estudio publicado en la revista de la Sociedad Geriátrica Americana ha revelado nuevos datos sobre la materia. Tras monitorizar a más de 13.000 hombres y mujeres británicos de más de 65 años durante dos años, los investigadores han descubierto que aquellos que tomaban más de un medicamento con anticolinérgicos tenían puntuaciones más bajas en las pruebas cognitivas que aquellos que no los tomaban. Además, su índice de mortalidad era un 68% mayor.
Aunque no se ha podido demostrar la relación directa entre los anticolinérgicos y un mayor desgaste cerebral, el principal autor del estudio, el doctor Chris Fox de la Escuela de Medicina de Norwich, ha trasladado al New York Times sus sospechas: “Los anticolinérgicos cobran peaje a los órganos y sistemas vitales, aunque todavía no haya estudios que lo confirme”. Los anticolinérgicos podrían estar además implicados en los delirios que los pacientes de cuidados intensivos experimentan frecuentemente en los hospitales.
Un tipo de medicamentos muy extendidos
Al menos el 20% de los 36 millones de estadounidenses de más de 65 toman medicamentos anticolinérgicos. Un estudio del doctor Malaz Boustani –que ha participado también en el estudio del doctor Fox– realizado entre 4.000 ancianos de Indianapolis, encontró que aquellos que habían estado usando tres o más medicamentos anticolinérgicos en los últimos 90 días eran casi tres veces más propensos a recibir un diagnóstico de deterioro cognitivo leve.
El objetivo de este tipo de estudios es evaluar la magnitud de los efectos de diferentes drogas, para determinar si existen umbrales seguros para su uso y para saber si su efecto es transitorio y reversible. Ya existe un consenso en la comunidad científica sobre los compuestos anticolinérgicos: deben prescribirse con precaución, especialmente si se recetan en ancianos.
El problema principal de estos hallazgos es que los anticolinérgicos están presentes en una alargada lista de medicamentos, por lo que es muy difícil evitar su prescripción. Entre otros muchos, el compuesto está presente en la digoxina, la wafarina, la codeína y la prednisona. Y es más peligroso, por tener mayor presencia, en medicamentos como el Paxil, el Benadryl, un medicamento para la vegija hiperactiva conocido como oxibutinina y el medicamento más recetado para tratar la esquizofrenia: la clozapina. Algunos de estos medicamentos son únicos en su especie, no tienen sustitutivos, y su prescripción es del todo necesaria para tratar ciertas enfermedades, sobre todo en el terreno de la medicina psiquiátrica.
Un consejo para los pacientes
Los médicos autores del estudio recomiendan que los pacientes tomen parte activa en la prevención de los posibles efectos adversos de los anticolinérgicos. Aconsejan a los pacientes que toman medicamentos de este tipo de forma regular que consulten a su médico de atención primaria para evaluar la carga acumulada de anticolinérgico de todos ellos (así como otras interacciones potenciales y efectos secundarios). En caso de un cambio de médico es importante recordarle qué medicamentos se han estado tomando y, en caso de enfrentarse a varias prescripciones de anticolinérgicos, es recomendable preguntar por medicamentos sustitutivos. Sobre todo en el caso de medicamentos psiquiátricos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario