domingo, 19 de febrero de 2012

Urolitiasis


UROLITIASIS



La litiasis de la vía urinaria constituye uno de los problemas urológicos más frecuentes, siendo su prevalencia en la población de un 5%. En esta patología, se produce la formación de cálculos en la vía urinaria, que viene condicionada por la precipitación, en forma sólida, de sales que habitualmente se encuentran en dilución en la orina. El tipo de cálculos más frecuente (hasta en un 80% o más) son aquellos formados por sales de calcio, especialmente oxalato cálcico y fosfato cálcico. En torno a un 10% está causada por la precipitación de urato. Las causas y el tratamiento, en ambos casos, comportan medidas dietéticas generales y específicas para cada uno. La dieta tiene un papel importante en la prevención de esta patología, ya que se trata de condiciones recidivantes. La dieta, sin embargo, no produce ningún efecto sobre los episodios agudos producidos por la presencia del cálculo en la vía urinaria.



Entre las medidas dietéticas generales que se deben prescribir a estos pacientes, se encuentran las siguientes:

• Aporte abundante de líquidos durante el día, intentando conseguir una diuresis de hasta 3 litros diarios. Esta medida consigue un efecto dilucional de la orina.

• Abstinencia de alcohol.

• Mantener la ingesta proteica en los niveles mínimos recomendados.

• Restricción de sodio (3 g/día).

• Dieta hipocalórica en pacientes con sobrepeso u obesidad.



Siempre que sea posible, se intentará realizar un diagnóstico del tipo de litiasis, lo que sólo es posible analizando los componentes del cálculo, si se produce su expulsión. En cada caso, se utilizarán tablas que acompañan a la prescripción dietética según el tipo de cálculo.



En el caso de los cálculos que contienen sales de calcio, se realizará una dieta restringida en calcio. Se restringirá la ingesta de calcio a 800-1.000 mg/día, evitando también los suplementos. Se controlará la ingesta de alimentos ricos en oxalato, como las espinacas, la alcachofa, la remolacha, los cacahuetes, las nueces, el chocolate, el té y el café. Se tendrá en cuenta, también, que la ingesta excesiva de vitamina C comporta también un exceso de oxalato en la orina.



Por otra parte, es útil conocer que la ingesta concomitante de calcio y oxalato produce la inhibición mutua de la absorción de éstos, hecho que puede ser práctico para la preparación de los menús.



Cuando se trata de cálculos de ácido úrico, las medidas serán también específicas. La hiperuricemia, o exceso de ácido úrico en sangre, puede producir cálculos y también manifestarse como artritis gotosa. Es importante saber que el ácido úrico (en forma, principalmente, de urato) es un producto final del catabolismo de las purinas (adenosina y guanina) que están contenidas en los ácidos nucleicos y, por tanto, están presentes tanto en las células de origen vegetal como animal. Asimismo, debemos saber que la restricción de purinas procedentes de la dieta produce sólo un efecto modesto sobre los niveles de urato. Por tanto, las medidas dietéticas son sólo una medida complementaria a otros tratamientos. Se aprecia una clara controversia en cuanto al nivel de restricción

y su necesidad para el tratamiento; hay tablas de alimentos, permitidos y no permitidos, con niveles de restricción estricta (menos de 5 mg de purinas al día) o moderada (menos de 300 mg/día).

Las dietas más estrictas suelen ser utilizadas tras presentarse, de manera aguda, una artritis gotosa. Además, es importante tener en cuenta otras medidas dietéticas adicionales generales ya mencionadas (evitar el alcohol, restricción calórica e ingesta abundante de agua) y el hecho de evitar periodos de ayuno prolongado, pues durante los mismos se incrementan las concentraciones en sangre de ácido úrico.



Dieta restringida en purinas

Alimentos que deben limitarse

Carnes: ganso, cerdo, cordero, pato; vísceras en general

Pescados frescos o en conserva: anchoas, sardinas, arenques, huevos de pescado

Verduras: espárragos, espinacas, acelgas, coliflor

Bebidas alcohólicas

Otros: salsas y extractos de carne, mostaza, ajo, comino



Alimentos permitidos

Carnes (consumo moderado): pollo, ternera, pavo

Pescados blancos: merluza, congrio, lenguado, corvina, rape

Leche y derivados

Huevos

Frutas y verduras (menos las limitadas)

Cereales y farináceos

Leguminosas: lentejas, judías, garbanzos (consumo moderado)

Grasas y aceites

Resto de alimentos



Suplementación

Ergytaurina (1-1-0)

Ergycranberryl (1-0-1)

Ergymag (1-1-1)





BIBLIOGRAFÍA



Bellido-Guerrero, D.; Luis-Román, D. A. de (ed.) (2006). Manual de Nutrición

y Metabolismo. Madrid: Ediciones Díaz Santos.



Planas, M.; Pérez-Portabella, C. (ed.) (2002). Fisiopatología aplicada a la

nutrición. Barcelona: Ediciones Mayo.



Salas-Salvadó, J.; Bonada-Sanjaume A.; Trallero-Casañas R.; Saló-

Solà, M. E.; Burgos-Peláez, R. (ed.) (2008). Nutrición y dietética clínica (2.ª

ed.). Barcelona: Editorial Elsevier Masson.



http://www.nutricioncomunitaria.com/ Sociedad Española de Nutrición Comunitaria


No hay comentarios:

Publicar un comentario