viernes, 17 de febrero de 2012

SÍNDROME DE HISTAMINOSIS ALIMENTARIA NO ALÉRGICA (HANA).

Histamina: molécula vital y perversa a la vez:

La Histamina es imprescindible para la vida; por ello, hay muchas funciones dentro de la biología de cualquier ser vivo que no pudieran hacerse sin la presencia de la histamina. De esta forma, decimos que es vital, pues su presencia es necesaria en cualquier zona anatómica, aunque en diferentes concentraciones.

Decimos que es perversa porque cuando las cantidades normales son sobrepasadas, ocasiona síntomas, bien localizados o bien generalizados, que hacen perder la salud.

Enfermedades por Histamina:

Las distintas enfermedades por histamina las podemos clasificar tanto por el origen de la histamina como por las zonas donde impacta o cuadros clínicos que ocasiona.

Si atendemos al origen, puede ser:
  • Exógeno, es decir, que proviene de la histamina contenida en la dieta y que no ha sido convenientemente desactivada en el tubo digestivo, pasando a la sangre para posteriormente producir los síntomas. Esto es lo que conocemos como síndrome de HISTAMINOSIS ENTERAL (HE) del que posteriormente hablaremos.
  • Endógeno, es decir, que proviene de la histamina acumulada dentro de las células del propio individuo, y aquí hay varios apartados que hemos de considerar, según sea el mecanismo inductor de esa liberación:
    • Si el mecanismo es mediado por IgE, estamos ante un proceso alérgico que puede estar desencadenado por neumoalérgenos (pólenes, ácaros, hongos), proteínas alimentarias y medicamentos. Generalmente, estos cuadros tienen una sintomatología clínica muy característica y muy bien conocida por los especialistas en alergia.
    • Si el mecanismo no es IgE (hay varios), estamos ante un proceso de HISTAMINOSIS ALIMENTARIA NO ALERGICA (HANA), que es la más frecuente, y responsable de los síntomas que más nos ocupan. Es una enfermedad muy frecuente, emergente, multisistémica y no bien conocida. Hay otras situaciones de histaminosis donde la liberación se produce en ausencia de agentes causales conocidos (alimentos) como el estrés, exposición al sol en exceso, etc. En estos casos, aún teniendo un buen control de la dieta, puede haber recrudecimiento de los cuadros clínicos.

Puede ser atrevido realizar una clasificación de la histaminosis alimentaria no alérgica (HANA) en función de los síntomas, pero no sería descabellado pensar en que hay:
  • Síntomas directos: por impacto de la molécula con los distintos receptores: jaquecas, migrañas, disregulación de las secreciones (saliva, lágrimas, flujo vaginal), hinchazón abdominal después de comer, calambres musculares, diarreas, asma, dermatitis y una larga lista de síntomas.
  • Síntomas por acciones indirectas: fundamentalmente: dolor por presión, deshidrataciones intervertebrales, estreñimiento y piel seca, entre otros.

RESUMEN: 
Vemos como una misma molécula, según su procedencia, puede ocasionar una histaminosis enteral (HE), enfermedad alérgica o una histaminosis alimentaria no alérgica (HANA), y según como impacte en los distintos receptores, puede ocasionar un conjunto de síntomas muy diversos.

ALIMENTOS CON ALTO CONTENIDO EN HISTAMINA: 
  • Lacteos; 
  • Alcohol; 
  • Café; 
  • Cerdo; 
  • Fritos; 
  • Cítricos; 
  • Marisco; 
  • Frutos secos; 
  • Pimiento; 
  • Patata; 
  • Tomate; 
  • Berenjena; 
  • Procesados cárnicos (salchichas, etc).

No hay comentarios:

Publicar un comentario