domingo, 19 de febrero de 2012

pH, alimentos ácidos y básicos y enfermedad


Que quiere decir pH ?

El pH es la escala de medida que diferencía el grado de acidéz o de alcalinidad. La abreviación “pH” nos viene del latino; “P” representa “potencia” es decir fuerza o potencial; “H” significa “hydrogenii”, el hidrógeno. El pH significa pues; el potencial o la fuerza en iones de hidrógeno. Dicho de otra manera el pH indica la concentración en iones de hidrógeno en un líquido. Se reconoce universalmente esta medida en el mundo scientífico. El valor del pH se mide sobre de una escala que va de 0 a 14. El pH 7, en el medio de la escala, es considerado como neutro, indica un equilibrio entre las sustancias ácidas y básicas.

El pH estará tanto mas bajo si la concentración en iones de hidrógeno esta fuerte. Cualquier sustancia situada entre 0 y 7 es ácida; es el fenómeno que se llama la acidosis. El pH 0 representa la concentración máxima en iones H+, es la acidéz absoluta. El pH esta elevado si hay poca concentración en iones de hidrógeno. Cuando está situado entre 7 y 14, lo consideramos básico, alcalino y se llama ese fenómeno alcalosis. En ese tipo de medida se aplica el cálculo logarítmico, lo que significa que la concentración en iones H+ es de una unidad a la otra diez veces más elevada que la anterior: a partir de la referencia pH 7; el valor neutro ideal para permanecer en buena salud; usted podrá apreciar como es significativa la diferencia.

pH 6 = 10 veces mas ácido

pH 5 = 100 veces mas ácido

pH 4 = 1’000 veces mas ácido

pH 3 = 10’000 veces mas ácido

pH 2 = 100’000 veces mas ácido

pH 1 = 1’000’000 veces mas ácido

pH 0 = 10’000’000 veces mas ácido

 Podrá fácilmente entender que una pequeña variación del pH en la escala de medida es dramática a corto o mediano plazo. Es todo un programa de sabotaje de la salud que está desencadenado y no tendrá que estar sorprendido de ser “llamado a cuentas” para finalmente pagar la factura. Es la falta de vigilancia que lleva a ese fin. Las enfermedades de civilización se instalan y una tendencia degenerativa se acentúa cada día mas sin piedad. El sistema colectivo de salud de los gobernantes actuales de casi todos los paises del mundo se despreocupa de ese problema capital y no ofrece soluciones reales. Llegamos al punto de no-retorno.

 Una persona bien nutrida, equilibrada, y en buena salud manifiesta un pH de la orina de 7. Desafortunadamente, en el mundo moderno, la malnutrición y la sobrealimentación se vuelven la regla general. El equilibrio se vuelve un estado de excepción. La acidéz se instala. La agresividad, los pensamientos negativos y el estréss están a la orden del día, y contribuyen a esta tendencia hacía la acidéz, por cierto con una multitud de síntomas que mencionamos mas adelante.

El idioma alemán nos da una imagen bien clara del vinculo existiendo entre las emociones negativas y la acidéz. Cuando se dice de alguien que está enojado al punto que no mantiene bien el control de simismo se dice de el que está “sauer” es decir, literalmente “ácido”. Desafortunadamente, así pasa, es literalmente la verdad tanto en lo propio que figurado.

El cuerpo humano dispone de 2 mecanismos para eliminar la acidéz. Puede expirar la acidéz por sus pulmones y la puede eliminar por los riñones. Eso funciona pero dentro de un límite muy restringido del pH. El pH ideal de la sangre se sitúa entre 7,32 y 7,42. Si la medida del pH rebasara aun muy ligeramente estos límites en uno o otro sentido ya no sería compatible con la vida.

El pH del jugo gástrico del estómago esta situado entre 1,6 y 3,2 (muy ácido)

Las secreciones intestinales están caracterizadas por un pH 8, muy alcalino.

El pH de la saliva debería idealmente alcanzar 7,1

La vagina es normalmente ácida. Su nivel ideal es 5,5 pero generalmente se encuentra abajo de 5,5 es decir otra vez demasiado ácida.

Durante la digestión las proteínas están transformadas en ácidos fosfóricos, sulfúricos y úricos que los riñones eliminan. Es evidente que el cuerpo no llega a hacer frente al eliminación de los acidos cuando haya sobreconsumo de proteínas. Pero es precisamente lo que ocurre en nuestros países industrializados.

Todo lo que el cuerpo no llega a regularizar dentro de unos límites fisiológicos bien definidos lo vuelve ácido. Rindemos omenaje a la inteligencia del cuerpo y mas que todo al Creador que entre tantas cosas estableció este mecanismo regulador hacía las articulaciones, los músculos (Damas, cuidado a la celulitis; si no rectifican su alimentación están en un callejón) y los tejidos.

Es sólo una cuestión de tiempo para que el proceso lento pero seguro de acumulación de toxinas sobrecargue el cuerpo y se vuelva visible (evidentemente el iceberg muestra aparentemente solamente el uno al 10 porciento de su masa, pero todo lo que se encuentra abajo del agua existe. Para nuestra salud es idéntico, todo lo que no es visible, o lo que todavía no lo es, existe y está en “las tuberías”.

Siempre es la última gota que hace desbordar el vaso, pero no es por lo tanto responsable de todo lo que desborda. La sobrecarga de ácidos acumulada durante años llega de repente a servirle una serie de sorpresas y “regalos venenosos” como artritis, polyartritis, gota, osteoporosis, reumatismo etc… Es el momento de recibir la factura por haber consumido alimentos de mala cualidad, y abusado de excesos. Acabamos de decirlo; para evitar de sobreacidificar la sangre el cuerpo tiene un mecanismo propio consistiendo en ligar los ácidos a substancias básicas a fin de neutralizarles – no sin costo – es evidente; cuando el nivel de calcio de la sangre desminuye de solo 3% debajo de su nivel ideal de pH, el cuerpo actúa sin demorar y mobilisa las sustancias minerales alcalinas presentes en sus reservas, tales como los cartílagos, cabello, dientes, huesos etc…

Después de una desmineralización prolongada, el pillaje de las reservas es evidente; mucha gente esta sorprendida de sufrir “de repente” de artrosis o osteoporosis. Las mujeres tienen una osatura mas delgada, mas frágil y aún menos densa que la de los hombres y la desmineralización se nota mas rápidamente en ellas. Es cierto que los estrógenos (hormonas femeninas) desminuyen cuando viene la menopausa, y que un buen equilibrio hormonal evitará en gran parte la osteoporosis pero la causa primordial de ese problema es la hiperacidéz sanguinea.

 ¿ Que hacer delante de esos males omnipresentes?

La medicina alopática existe apenas desde hace un siglo y nos repite que no hay forma de regenerar los huesos o cartílagos desmineralizados, en una palabre que no hay solución para la artrosis. No es cierto. Nosotros si lo podemos.

Por un lado, restablecemos el equilibrio acido – básico, y así frenamos el avance del artrosis o osteoporosis. Pero hacemos mucho más; sea usted toma nuestro programa universal (9 frascos) para tratar la osteoporosis (sin necesidad de analisis y prescripción personal) o realizamos un programa totalmente personalizado para restablecer lo más perfectamente posible la función de su sistema hormonal (sin usar hormonas químicas que si eso fuera su preferencia las inflarían como un globo con diez kilos de sobrepeso).

Es lo que les pasa en promedio a las mujeres que se dejan engañar abusivamente por un sistema corporativo arrogante y mentiroso de una sociedad cínica que lleva poco a poco el mundo a su perdida, y a la bancarrota económica, financiera, moral y espiritual.

A parte de dar a su cuerpo las energías necesarias para que su sistema hormonal funcione en condiciones optímales podemos prescribirles unos productos de nuestra “nueva generación” de oligo-elementos a fin de disponer de y captar el calcio.

Se dice que la fruta no cae muy lejos del arbol, y es evidente que los factores hereditarios juegan un papel importante en todas las enfermedades en general. Los invitamos a ser vigilantes e investigar cuales fueran las fallas de sus padres y abuelos en el ramo de la salud, pues sobre advertencia no hay engaño, y más vale prevenir que curar: tomen lo antes posible medidas preventivas. Dicho de otra manera, si sus padres o abuelos sufrieron de artrosis, osteoporosis o reumatismo, hay una gran posibilidad que ese tipo de problema le llegue tambien visto que su capital genético esta probablemente hipotecado en ese aspecto.

Otro signo sintomático de desequilibrio acido-básico: la gengivitis crónica.

Un estudio reciente nos informa que de cada diez adultos, nueve sufren de inflamación de las encías, y eso es generalmente debido al desequilibrio acido-básico-un problema que encontrará su solución tan pronto habrá tomado medidas para cambiar su alimentación y hygiene dentaria.  Una persona bien nutrida, equilibrada, y en buena salud manifiesta un pH de la orina de 7.































ACIDEZ METABOLICA

Desafortunadamente, en el mundo moderno, la malnutrición y la sobrealimentación se vuelven la regla general. El equilibrio se vuelve un estado de excepción. La acidez se instala. La agresividad, los pensamientos negativos y el estrés están a la orden del día, y contribuyen a esta tendencia hacía la acidez, por cierto con una multitud de síntomas que mencionamos ahora.

 Lista de síntomas y enfermedades que pueden ser ocasionados por la hiperacidéz (acidosis):

-          anginas

-          aftas en los labios o adentro de la boca.

-          artritis

-          artrosis (tan pronto cae el nivel de calcio en la sangre por causa de un pH ácido, el organismo esta forzado en tomar de sus reservas corporales y materias minerales – si lo entendió bien, son las células, los dientes, los huesos que pierden “plumas”. ( la caries, y osteoporosis son consecuencias lógicas)

-          bronquitis

-          úlceras de estómago

-          problemas rectales

-          cálculos renales y biliares

-          calambres musculares

-          caída de cabello

-          depresión

-          diabetes

-          eczema

-          fatiga crónica

-          fisuras en la orilla de los labios

-          sensibilidad al frío

-          gripe

-          gota

-          hernia discal

-          herpes de la boca y genital

-          inflamación de las encías

-          dolores de cabeza

-          piernas y brazos hinchados

-          dolores de cabeza

-          nerviosismo

-          osteoporosis

-          otitis

-          perdida de energía y fatiga después de las comidas

-          poliartritis

-          problemas de vértebras

-          reumatismo

-          resfriados

-          sangre en encías

-          ciática

-          sensibilidad de dientes consumiendo alimentos calientes, fríos, ácidos.

-          sinusitis

-          úlceras

-          várices





















¿Cuales son las razones que acidifican su sistema?

La causa mayor es la alimentación desnaturada y la sobreabundancia de alimentos hace caer la gente en las numerosas tentaciones del consumismo, el mismo alimentado por una publicidad engañosa y sin merced de grupos sin consciencia) Los alimentos ácidos o provocando acidez.

La falta de ejercicio físico juega un papel importante, pero el exceso de ejercicio es también dañino. Las personas practicando un deporte con exceso, los profesionales del deporte se vuelven también “ácidos”

En el pasado, cuando la gente se alimentaba en gran parte con plantas y frutas y como tenían forzosamente que desplazarse para eso, y además tenían poca oportunidad de comer carne, estas enfermedades eran desconocidas. No sin razón hablamos de enfermedades de civilización. Un mal estado de salud es generalmente la consecuencia de docenas o centenares de comidas desequilibradas.

La forma de vivir con actividades donde queda uno sentado, la falta de movimientos, las agresiones, la cólera, los pensamientos negativos, el exceso de trabajo, el estrés y la violencia generalizada y la falta de sueño contribuyen a la bancarrota de la salud.

En fin de cuentas, evite la sobrealimentación, los alcoholes, la nicotina, las drogas “aun legales” y las otras.

 ¿Qué más nos vuelve ácidos?

Muchos factores influencian nuestro lado emocional y psíquico, es forzoso que ejercen a largo plazo una influencia sobre nuestro cuerpo: los colores, la música, nuestra ropa. Las telas sintéticas nos vuelven ácidos. Deberíamos de vestirnos de preferencia con algodón, lana, lino o seda. Los colores que escogemos tienen mucha importancia. El rojo, anaranjado, amarillo y negro son más bien ácidos. El verde es neutro. Los tonos azul, índigo, violeta son alcalinos.

Regresemos, a la alimentación: cuando su alimentación es demasiado ácida y que come con exceso, su cuerpo no tiene el menor chance de regenerarse o de curarse. Se descompone. Para lograr un equilibrio ideal usted necesita una alimentación en un 80% alcalina. Eso significa que tiene que concentrarse en consumir frutas y legumbres y que debe consumir proteínas en pequeña cantidad. El ser humano que logra controlar sus costumbres y su vida no necesita más de 50 gramos de proteína al día.

Estas proteínas pueden provenir de 200 gramos de carne o de un equivalente vegetariano o puede vivir de un kilo de yogurt. El resto de su alimentación DEBE de SER alcalino. La única excepción es un trabajo muy exigente. En ese caso necesitará más de 50 gramos de proteína. Muchos libros tratan el tema de la alimentación y de la dietética, en cuanto más leerán estos libros, mejor será.

Eviten el azúcar y la sal. Desafortunadamente todas las conservas y los productos alimenticios preempacados o vendidos para rebanar en la tienda contienen sin excepción sal o azúcar.













Aquí hay 4 listas de alimentos: favoreciendo la acidez, ácidos, los que llevan a un envejecimiento prematuro y que deberían de evitar lo más posible, y los alimentos básicos/alcalinos, los ideales.

1) Los alimentos favoreciendo la acidéz en el cuerpo, aun que no sean en si ácidos, producirán ácidos durante el proceso metabólico:

*     Cacahuates, mantequilla, carnes preparadas, queso, grasas animales, leche,  frijoles, lentejas, chícharos (si usted los deja remojar por lo menos durante dos horas o durante toda la noche, podrá neutralizar el ácido fítico por la interacción de las fitosas), pescado (pero solamente ligeramente acidificante), huevos, soja y carne.

2) Los alimentos ácidos:

*     Albaricoques, espárragos, cerezas ácidas, limones (para algunas personas el limón tiene un efecto alcalinizante), col, espinacas, frutas (son mucho mas ácidas sino son maduras), fruta seca, jugos de fruta (con la excepción del jugo de mango), mandarinas, miel, naranjas, suero de leche en forma líquida (primero básico se vuelve acido después), proteínas, manzanas ácidas, sal, azúcar, tomate, vinagre de manzana, vinos, yogurt.

3) Los alimentos que tiene que evitar lo más posible:

      *     Alcohol, bebidas industriales azucaradas (aun que vea su marca y su publicidad por todos lados), cacao, café, cereales refinados y azucarados (aun que vea su marca y su publicidad por todos lados), chocolate, conservas, dextrosa, harinas blancas, Fast food,     fritangas, fructosa, helados, grasas calentadas y recalentadas, grasas hidrogenadas,     barbacoas, aceites refinados (consuma los que estén prensados en frío), aceites calentados, leche de larga conservación, pan blanco, pastas blancas, pastelería, jarabe,    azúcar blanca (aún el azúcar oscuro es ácido), dulces, té negro.

4) Los alimentos básicos o alcalinos:

Estos alimentos contienen componentes básicos y casi ningún ácido: gracias a esos el organismo sobreacidificado puede desacidificarse y equilibrarse, de manera alcalina.

-          algas

-          plátanos

-          cereales completas: aún que los cereales tengan una característica ácida conviene de hacerlos germinar (idealmente) o de cocerlos a fuego lento, lo que producirá una acción alcalinisante en el organismo.

-          castañas (recomendamos la harina de castaños si prepara pastelería.

-          queso blanco fresco

-          granos germinados (semillas de girasol, alfalfa, soja, etc…) la germinación provoca una alcalinización. El almidón se transforma en azúcares sencillos, las grasas en acidos grasosos solubles y las proteínas en ácidos aminados. La cantidad de vitaminas y enzimas aumenta considerablemente (de 300 à 1’000 %)

No hay comentarios:

Publicar un comentario