martes, 28 de febrero de 2012

los milagros del aceite de onagra: piel, tratornos ginecológicos, etc.

EN QUÉ PATOLOGÍA LO UTILIZARÍA YO:
Esclerosis Múltiple
Problemas de la piel en general
Piel en niños, de manera tópica
Patología autoinmunes de Th2: asma, atopía, migrañas, estreñimiento crónico
Hipertensión
Fibrosis quística
Hiperactividad
Desarreglos ginecológicos: Síndrome premenstrual; Dismenorrea esencial; Amenorrea; Infertilidad; Sensibilidad mamaria y afecciones benignas de los pechos, Ovarios poliquísticos.

Ojo! El aceite de onagra aumenta la capacidad de ovular; recomendado del día 5 al 14 del ciclo para las mujeres que no ovulan (ovarios poliquísticos o quieren tener hijos). Pero no recomendado del 5 al 14 para aquellas mujeres que notan la ovulación o tienen manchado esos días.
Recomendado del día 14 hasta la regla en el resto de mujeres, o durante todo el ciclo si no tienen dolor ni sangrado durante la ovulación.

Una vez terminada la fase aguda de estas enfermedades creo que es necesario el supleento de omega 6 junto al omega 3 (Synerviol) (excepto en el cáncer).

¿ POR QUE EL ACEITE DE ONAGRA ?
La riqueza excepcional del aceite de onagra en ácidos grasos poli insaturados (AGPI) (1), de la
familia de los C18 omega 6 ( es decir que el primer doble enlace se encuentra en el 6º átomo de
carbono), le confiere un papel de primer orden en el tratamiento de las afecciones directamente
relacionadas a un régimen alimenticio inadaptado y demasiado industrializado. Dentro de los ácidos
grasos poli insaturados (2), el principal encontrado es el ácido linoléico (C18, 2 enlaces dobles
omega 6) cuya concentración es muy parecida a la encontrada en el aceite de girasol. Pero, lo que
hace la originalidad del aceite de onagra es su destacable concentración en ácido gamma linolénico
(C18, 3 enlaces dobles omega 6), precursor de la prostaglandina E1 (PGE1), muy importante para
el organismo. Este ácido graso tiene la propiedad de cortocircuitar los diferentes sistemas
enzimáticos deficientes y de permitir la síntesis directa de la PGE1 (3).
¿ QUE ES UNA PROSTAGLANDINA ?
Las prostaglandinas son unos ácidos grasos poli insaturados oxidados (4) de 20 átomos de
carbono, que pertenecen a la compleja familia de los eicosanoides (5).
Hoy en día, se ha podido contabilizar unas 20 prostaglandinas en los tejidos y las secreciones de
los mamíferos. Casi todos los fosfolipidos membranarios son capaces, bajo la acción de una
fosfolipasa A2, de liberar el ácido araquidonico, precursor principal, que, por oxidación por la vía de
la ciclo-oxigenasa, permitirá la aparición de las prostaglandinas en respuesta a los diversos factores
físicos, químicos y neuro-hormonales.

Las prostaglandinas PGE1 y PGE2 provienen de precursores cuya estructura química es muy
parecida : C20 omega 6
La PGE 1 tiene como precursor el ácido dihomogamma linolénico (C20, 3 enlaces dobles omega 6).
La PGE 2 tiene como precursor el ácido araquidonico (C20, 4 enlaces dobles omega 6).
Se unen esencialmente a las proteínas plasmáticas, y a la albúmina en particular; se transforman
entonces en el hígado, mediante una bio transformación por oxidación. Su promedio de vida es muy
corto, menos de un minuto.
PAPEL FISIOLÓGICO DE LA PGE 1
La PGE 1, llamada de paz (6) se encuentra en equilibro con la PGE 2 llamada de guerra. Estas
“hormonas tisulares” que regulan la función de diferentes células, actuando localmente y de manera
muy rápida, son utilizadas por todos los tejidos del organismo y tienen una acción antagonista bajo
el efecto de numerosos factores. Se nota su actividad, por ejemplo, sobre los músculos lisos, las
plaquetas, en las reacciones inflamatorias, en el transporte celular del agua y de los electrolitos, así
como en fenómenos inmunitarios.
La PGE 1 :
-estimula la adenil-ciclasa
-inhibe la lipólisis
-moviliza el calcio óseo
-baja la tensión arterial
-regula las contracciones del útero
-favorece la acción anti-agregante plaquetaria
-reduce los trastornos de la coagulación generadores de trombosis
-disminuye la inflamación, la alergia, la psoriasis, las dermitis, el edema, seborreas ...
-estimula y refuerza el sistema inmunitario manteniendo el capital iónico y la
concentración en micro-nutrientes responsables de la neutralidad de los humores y
del terreno. Esta neutralidad protege principalmente el linfocito B de sus
potencialidades mórbidas que se expresan en medio ácido, medio en el cual se
convierte en el destructor de sus propias células por falta de reconocimiento de sí
mismo; esto produce las enfermedades auto-inmunes.
-mantiene el equilibro ácido-básico (9)(17).
PAPEL FISIOLÓGICO DE LOS AGPI
Los AGPI intervienen también de manera directa en el metabolismo de síntesis de los fosfolipidos,
constituyentes de la membrana celular, que le aseguran su impermeabilidad y su flexibilidad,
cualidades imprescindibles para permitir los intercambios entre células y el medio extra-celular.
Finalmente, los AGPI juegan un papel importante en la síntesis de la mielina de las fibras nerviosas,
soporte del influjo nervioso. Se puede vislumbrar entonces la importancia del aporte en AGPI en la
esclerosis en placas, para preservar y regenerar esta fibra nerviosa que pierde su mielina.
En resumen, vemos la necesidad de reforzar el consumo en ácidos grasos insaturados de la serie
C18, sea por la alimentación, bajo forma de aceites de primera presión en frío, (el girasol contiene
el ácido linoléico C18, 2 omega 6, el aceite de oliva contiene el ácido oleico C18, 1 omega 9), o por
una suplementación con cápsulas de aceite de onagra o de borraja que contiene el ácido linolénico
C18, 3 omega 6. Es muy importante buscar fuentes de AGPI de alta calidad, naturales y no
refinadas.

Se puede obtener más información y referencias en los informes AFMO de la página web de Nutergia.

BIBLIOGRAFÍA
(1) Ariane LE BOZEC. L´onagre Collection Médecine verte

(2) MASSON. Abrégé de chimie organique

(3) PASCAUD ET BROUARD. Acides gras polyinsaturés essentiels. Besoins nutritionnels, équilibres

alimentaires Cah. Nutr. Diét. XXVI. 3. 1991

(4) Michel ODENT. Les acides gras essentiels. Ed. Jacques Ligier

(5) G. CATAU. Les Prostaglandines. Lab. de Pharmacologie Faculté de Pharmacie de Nancy. Actualités

Pharmaceutiques nº 293 Décembre 1991

(6) Association Médicale Kousmine. La Méthode KOUSMINE. Ed. Jouvence

(7) ROUDIER. Publication au congrés de l´AMKI. Octobre 1991

(8) J. FRADIN. Détoxication : Les risques de l´amaigrissement – Energie Santé nº 14 2º trimestre 1991

(9) J. FRADIN : Technologie et reglementation de l´alimentation. Pour quel état sanitaire?. Energie et

santé nº 14 2º trimestre 1991

(10) DRIEU. Etude comparative sur les huiles de tournesol. Bulletin AMKI 1º semestre 1991 – nº1

(11) J. WAYLAND. Jr. Hayes. R. Edward. Jr Laws. Handbook of pesticide toxicology Volume 2

(12) J.F. OLIVIER. DDt et LINDANE dans des cocktails anti-poux. La Vie Naturelle Décembre 1991 nº67

(13) INDEX PHYTOSANITAIRE 27º édition. ACTA Service lutte antiparasitaire

(14) WOLF. Manuel d´analyses des corps gras

(15) OBSERVER. L´irridiation en questions. Hors série nº2 Novembre 1991

(16) Directive du Conseil du 23 Novembre 1976 76/895/CEE (JOCE du 9/12/76) concernat la fixation des

teneurs maximales pour les résidus de pesticides sur et dans les fruits et légumes; modifié par acte

d´adhésion du 28/05/79

(17) Ph. G. BESSON. Acide-Base : une dynamique vitale – Ed. Trois Fontaines 1991


IMPORTANCIA DEL ÁCIDO GAMMA-LINOLÉNICO EN LA SALUD Y EN LA NUTRICIÓN

 Razones para la administración de ácido g-linolénico

            El ácido gamma-linolénico está calificado por la WHO\FAO (1977) como ácido graso esencial (EFA), pues debe ser suministrado en la dieta, ya que  aunque normalmente puede ser sintetizado por el organismo, existen numerosas circunstancias en que es necesario un aporte suplementario. Investigaciones recientes han indicado que la etiología de ciertas enfermedades se deriva de una relativa deficiencia, tanto del ácido g-linolénico como de sus homólogos, ácido dihomo-g-linolénico (DGLA, 20:3n6) y ácido araquidónico (AA, 20:4n6).

 

El ácido g-linolénico, y en general los ácidos grasos esenciales (EFAs) n6, son atípicos entre los nutrientes esenciales por la dificultad para determinar cuales son los requerimientos mínimos diarios. La determinación tradicional de la deficiencia en EFAs n-6 ha sido la medida de la ratio 20:3n9/20:4n6 en la sangre o en los tejidos. En condiciones normales esta ratio ha de ser inferior a 0,1 debido a que el metabolismo de los ácidos n-9 está inhibido por competición en la etapa de la D-6-desaturasa ante la presencia de niveles normales de ácido linoleico. Sin embargo, y debido a que las mismas anormalidades que afectan al metabolismo de los EFAs n-6 pueden afectar al metabolismo de los ácidos n-9, este indicador no es muy fiable. Actualmente existe el consenso de utilizar como medida de la deficiencia en EFAs la composición de ácidos grasos de la fracción fosfolipídica total del plasma y los glóbulos rojos y compararla a la considerada normal en la población. La fracción fosfolipídica total (TPL) se escoge por presentar escasa variación respecto a diferentes dietas, ya que parece estar sujeta a regulación homeostática.

 

Estudios en animales con dietas carentes de o bajas en grasas han indicado que cerca del 1% de las calorías deben ser aportadas en forma de ácido linoleico (18:2n6), mientras que si se suministra como GLA o como araquidónico la cantidad necesaria para suplir los efectos de las deficiencias en EFAs n-6 es mucho menor, lo que indica que la acción del LA se realiza en parte a través de sus metabolitos. Sin embargo, a pesar de que la dieta en occidentales es rica en ácido linoleico, en situaciones reales en animales y en humanos, diversos factores pueden incrementar la demanda de ácidos grasos esenciales, haciéndose necesario un aporte suplementario con metabolitos del LA:

 

1. La tasa de conversión endógena del LA a GLA y ulteriores metabolitos es relativamente lenta en humanos, estimándose entre el 5-10 % del LA diariamente consumido en la dieta, en una situación fisiológicamente normal.

 

2. Las necesidades de EFAs n6 pueden verse aumentadas en situaciones de elevadas tasas de división celular. Esta situación puede ser fisiológica (como en la infancia) o patológica (como en procesos cancerígenos, inflamatorios o de reparación celular tras heridas). En estos casos existe un anormalmente elevado consumo de EFAs.

 

3. Los PUFA pueden ser oxidados para aportar energía, como lo puede hacer cualquier otro lípido. Hay algunas evidencias que indican que pueden estar levemente protegidos contra la oxidación pero esta protección no es absoluta. En situaciones metabólicas donde los ácidos puedan ser oxidados, los requisitos pueden verse incrementados.

 

4. Tanto en muchas reacciones enzimáticas como en su función estructural los EFAs pueden ser desplazados competitivamente por ácidos grasos no esenciales como ácidos saturados, monoinsaturados o isómeros posicionales o isómeros en trans de ácidos grasos insaturados, de tal forma que un elevado consumo de estos ácidos grasos no esenciales en la dieta puede conducir a un aumento de  las necesidades de los ácidos grasos poliinsaturados esenciales. Existe un sustancial consumo en los países occidentales de estos isómeros en posición trans, generados en el procesamiento de aceites vegetales, los cuales no sólo carecen de la actividad biológica de los EFAs sino que interfieren en su metabolismo.

 

5. Como el ácido linoleico por sí mismo tiene una efectividad biológica limitada y debe ser transformado hasta GLA y ulteriores metabolitos para ejercer sus efectos fisiológicos, cualquier interferencia en el proceso metabólico de los EFAs n-6 desemboca en un incremento de los requisitos de ácidos grasos esenciales. Diversos factores pueden bloquear la formación del GLA desde el ácido linoleico: envejecimiento, diabetes, consumo elevado de alcohol, hormonas relacionadas con el estrés, elevados niveles de colesterol, infecciones víricas y factores nutricionales como magnesio, biotina, cinc, piridoxina y calcio. El mecanismo que explica este bloqueo es la inhibición de la enzima D-6-desaturasa, que tiene como función la deshidrogenación o desaturación del ácido linoleico.

 

6. La edad y el sexo tienen también destacada importancia sobre las necesidades de ácidos grasos esenciales. Estudios sobre animales dieron como resultado que los machos necesitaban mayor aporte que las hembras. Esto es en parte tanto porque su metabolismo del ácido linoleico es más rápido y como por retener los EFAs en los tejidos con mayor efectividad ante situaciones de deficiencia.

 

7. Un excesivo consumo de metabolitos del LA que rompa el equilibrio con las tasas normales de biosíntesis puede darse en ciertas situaciones como excesiva oxidación, enzimática o no, para producir energía; elevadas tasas de división celular, como en reacciones inflamatorias o en el cáncer; movilización de EFAs, principalmente AA, para su conversión en metabolitos ante infecciones víricas; y por último, ha sido documentado un mayor consumo de EFAs en animales machos que en hembras.

 

Empleo nutricional del GLA


 

Como tan sólo alrededor de un 5-10 % del ácido linoleico tomado a diario en la dieta puede ser metabolizado hacia GLA, la tasa de formación endógena en un adulto de 60 kg que consuma en la dieta unos 5-20 g/día de LA será del orden de 250-1000 mg/kg/día. Teniendo estos datos en cuenta, la administración suplementaria de GLA con fines nutricionales puede ser necesaria en los casos siguientes:

 

Alimentación infantil

La leche humana es bastante rica en EFAs de ambas series que ya hayan sufrido la desaturación en posición 6, como GLA, DGLA, AA, EPA y DHA. Contiene de 100-400 mg/litro de GLA+DGLA. Teniendo en cuenta que un bebé de 5 Kg consume alrededor de 1 litro de leche diario, la toma diaria de dichos metabolitos en un niño íntegramente amamantado rondar los 20-80 mg/Kg/día.

 

Dicha composición de la leche materna puede dirigirse a suplir la posiblemente escasa actividad D-6-desaturasa de LA y ALA en los recién nacidos. La leche artificial, que ha de proveer al bebé de todos los nutrientes esenciales para el normal desarrollo, del cerebro, ojos y otros tejidos, debe contener cantidades análogas de EFAs a los de la leche materna, particularmente EPA y GLA. La mayoría de las fórmulas infantiles comerciales carecen de dichos metabolitos, conteniendo tan sólo algunas LA y ALA, insuficientes para una adecuada nutrición infantil. Tan sólo en Japón viene empleándose comercialmente una fórmula que mezcla leche infantil con aceite de onagra (rico en GLA).

 

Alimentación de ancianos

La actividad D-6-desaturasa se ve reducida con la edad, lo que produce una caída de los niveles plasmáticos de GLA y DGL. Dicha caída puede compensarse administrando GLA directamente, lo que paradójicamente, produce además una estimulación de la actividad endógena de la D-6-desaturasa. Asimismo, el GLA parece estimular el metabolismo del ALA y la síntesis de metabolitos n-3, incrementando los niveles de EPA y DHA. Asimismo actúa estimulando la biosíntesis de prostaglandinas. Aún están por determinar las cantidades que es necesario administrar a los ancianos para compensar dicha inactivación enzimática, pero suponiendo un descenso del 50% respecto a la tasa endógena normal de formación de metabolitos del LA (250-1000 mg/día), el suplemento de GLA necesario estaría entre 125-500 mg por día.

 

Otros usos nutricionales

Aparte los indicados, existen situaciones en cualquier grupo de edad donde se requiere un aporte suplementario de GLA para cubrir las necesidades nutricionales de EFAs n-6. Estrés, dieta pobre o inadecuada y alcoholismo son condiciones en las que se ve inhibida la D-6-desaturasa, lo que origina deficiencias en ácidos esenciales.

 

Usos terapéuticos del GLA


 

La idea del empleo terapéutico del ácido g-linolénico ha ido creciendo en interés desde que se autorizaron los primeros productos farmacéuticos que contenían este ácido, debido a sus positivos efectos fisiológicos, a su baja toxicidad  y a su carencia de efectos secundarios importantes en comparación con otros fármacos. En el tratamiento de algunas enfermedades con deficiencias en EFAs como la diabetes, la toma diaria de grandes cantidades de ácido linoleico ha dado resultados satisfactorios. Sin embargo, cuando la deficiencia se origina en la inhibición de la D-6-desaturasa el LA se muestra inefectivo. Además, las dosis terapéuticas de GLA son considerablemente inferiores a las requeridas para el LA, evitando así el rechazo de una dieta terapéutica por el paciente.

 


 


GLA (siglas en inglés para Acido Gama-Linolénico)





Formas del Suplemento / Nombres Alternativos:
  • Aceite(s) Omega-6; Acidos Grasos Omega-6; Fuentes de GLA incluyen Aceite de Grosella Negra, Aceite de Borraja, Aceite de Onagra
Principales Usos Propuestos
  • Neuropatía Diabética
Otros Usos Propuestos
  • GLA Solo:; Trastorno de Déficit de Atención por Hiperactividad (ADHD, por sus siglas en inglés); Mastalgia Cíclica; Cálculos Renales; PMS; Fenómeno de Raynaud; Artritis Reumatoide; Colitis Ulcerativa; Pérdida de Peso; y Muchos Otros; En Combinación con Aceite de Pescado: ; Trastorno de Déficit de Atención por Hiperactividad (ADHD); Enfermedad de Huntington; Osteoporosis
Usos Probablemente No Efectivos
  • Eccema

Para monografías a nivel profesional, también vea Aceite de Onagra.




GLA (ácido gama-linolénico) es uno de los dos tipos principales de los ácidos grasos esenciales. Estos son grasas "buenas" que son tan necesarias para su salud como las vitaminas. Específicamente, GLA es un ácido graso omega-6. (Para mayor información sobre la otra categoría principal de los ácidos grasos esenciales, omega-3, vea el artículo sobre aceite de pescado. )

El cuerpo usa los ácidos grasos para producir prostaglandinas y leucotrienos. Estas sustancias influyen en la inflamación y el dolor; algunos de estos incrementan los síntomas, mientras otros los disminuyen. El tomar GLA podría cambiar el equilibrio más favorable hacia las prostaglandinas y leucotrienos, haciéndolo más útil para las enfermedades que implican inflamación.

Hay algo de evidencia de que GLA podría ser útil para la neuropatía diabética. Se usa ampliamente en el Reino Unido y en otras partes de Europa para tratar el eccema y la mastalgia cíclica (una enfermedad marcada por dolor en el seno y asociado con el ciclo menstrual). No obstante, la evidencia actual sugiere que podría no ayudar. Hay muchos usos diferentes propuestos de GLA basados en evidencia bastante débil.




Requerimientos/Fuentes


Ordinariamente el cuerpo produce todo el GLA que necesita del ácido linoléico, un ácido graso esencial omega-6 encontrado en muchos alimentos. No obstante, en ciertas circunstancias el cuerpo podría no ser capaz de convertir el ácido linoléico en GLA eficientemente. Esto incluye edad avanzada, diabetes, alta ingestión de alcohol, eccema, mastitis cíclica, infecciones virales, excesiva ingestión de grasa saturada, niveles elevados de colesterol y deficiencias de vitamina B 6, zinc, magnesio, biotina o calcio.1 - 5  En tales casos, el tomar suplementos de GLA podría conformar una deficiencia genuina.

Muy poco GLA se encuentra en la dieta. El aceite borago es la fuente complementaria más rica (de 17 a 25% de GLA), seguida por el aceite de grosella negra (de 15 a 20%) y el aceite de onagra (de 7 a 10%). El borago y la onagra son las fuentes más comunes usadas en los estudios.




Dosis Terapéuticas


La dosis típica de GLA cuando se usa con las esperanzas de aliviar la mastalgia cíclica o eccema es de aproximadamente 200 a 400 mg diariamente (cerca de 2 a 4 g de aceite de onagra o de 1 a 2 g de aceite de borago). La neuropatía diabética típicamente se trata con 400 a 600 mg al día aproximadamente (cerca de 4 a 6 g de aceite de onagra o de 2 a 3 g de aceite de borago) y en la artritis reumatoide se han probado dosis tan altas como de 2,000 a 3,000 mg. (Las dosis de esta altura sólo pueden obtenerse de GLA purificado, ya que se necesitarían dosis inviablemente altas de aceite de onagra o de aceite de borago para conseguir lo suficiente.)

GLA debe tomarse con la comida. Los beneficios completos (si hay alguno) podrían tardar más de 6 meses para desarrollarse.




Usos Terapéuticos


GLA ha mostrado alguna promesa para el tratamiento de neuropatía diabética,12, 13  una complicación de diabetes. Esta enfermedad consiste de dolor y/o entumecimiento debido al daño nervioso progresivo. No obstante, la evidencia de apoyo de que GLA sea efectivo para este uso es bastante limitada.

Quizás el uso más común de GLA ha sido como un tratamiento para el eccema. Una vez fue ampliamente administrada para este propósito por el sistema de cuidado médico británico, pero el balance de la evidencia indica que para el eccema, GLA es sólo un tratamiento placebo.14-18, 87 

GLA también es un tratamiento popular para la mastalgia cíclica (dolor en el seno que es cíclico con el período menstrual), pero la evidencia concerniente a su efectividad es más negativa que positiva.46-49, 83-85  Se dice adicionalmente que GLA es útil para los síntomas generales de PMS, pero la evidencia de apoyo para este uso es muy débil.11 

A pesar de las muchas anécdotas positivas, GLA ha fracasado en demostrar ser efectivo para ADHD.79, 90  Un estudio que usó GLA más aceite de pescado encontró evidencia débil de beneficios.88  La evidencia extremadamente débil insinúa que el aceite de onagra podría ser efectivo para ADHD si se combina con zinc, pero esto es más una hipótesis no demostrada que una conclusión.89 

GLA ha sido estudiado para numerosas enfermedades diferentes, tales como artritis reumatoide,21 - 24  fenómeno de Raynaud (una enfermedad en la cual los dedos de las manos y de los pies reaccionan al frío en forma exagerada),25, 26  pérdida de peso,27, 28  colitis ulcerativa,30, 82  cálculos renales,19, 20, 31, 32  esclerosis múltiple,33, 36  e incrementando la efectividad del medicamento tamoxifeno en el tratamiento para el cáncer de mama.29  Nota: Los individuos sometidos a tratamiento de cáncer no deben tomar GLA (o ningún otro suplemento) excepto bajo supervisión médica.

Otros estudios han investigado los beneficios potenciales del tratamiento de combinación que usa GLA y aceite de pescado. Las enfermedades estudiadas incluyen osteoporosis,40, 41  síndrome de fatiga crónica,37, 38  ADHD,42  periodontitis (enfermedad de las encías)90  y enfermedad de Huntington. En estas pruebas, se han visto algunos resultados promisorios (pero no definitivos). No obstante, esta terapia de combinación ha fracasado en resultar efectiva para la mastalgia cíclica,85  y para mantener la remisión en la colitis ulcerativa.82 

Algunas veces se sugiere GLA como un tratamiento para la disquinesia tardía, pero dos estudios de doble ciego han fracasado en encontrarlo útil para este trastorno.39  GLA también ha fracasado en resultar efectivo para la picazón causada por la diálisis renal.64 

Hasta ahora, hemos mencionado sólo una parte de las enfermedades para las cuales el GLA se ha propuesto como un tratamiento. Otras incluyen asma, alergias, bursitis, endometriosis, enfermedad del corazón, síndrome del intestino irritable, cáncer de próstata, hiperplasia prostática benigna (BPH, por sus siglas en inglés) y enfermedad de Sjogren. No obstante, ninguno de estos usos potenciales todavía ha sido evaluado científicamente a un alcance significativo.




¿Cuál Es la Evidencia Científica para GLA (Acido Gama-Linolénico)?


Neuropatía Diabética


La neuropatía diabética es una degeneración gradual de los nervios causada por la diabetes. Hay algo de evidencia de que GLA puede ser útil, si le da suficiente tiempo para funcionar. En un estudio de doble ciego y controlado por placebo, 111 personas con neuropatía diabética leve recibieron ya sea 480 mg al día de GLA o un placebo.51  Después de 12 meses, el grupo que tomaba GLA mejoró de manera más significativa que el grupo de placebo. También se observaron buenos resultados en un estudio más pequeño.52  No obstante, estos hallazgos promisorios carecen de validez de investigación posterior.

Hay algo de evidencia preliminar de que GLA podría ser más efectiva para la neuropatía diabética cuando se combina con ácido lipoico.55, 56 

Eccema


A pesar del hecho de que GLA (normalmente como aceite de onagra) se usa ampliamente en Europa para tratar el eccema, parece más probable que el tratamiento no sea verdaderamente efectivo. Las anécdotas de cura que abundan son, con mayor probabilidad, simplemente testimonios al efecto placebo (así como una fuerte campaña por un proveedor de aceite de onagra).

Una revisión en 1989 de la literatura encontró beneficio significativo en los estudios controlados de doble ciego realizados en esa fecha, todos implicando aceite de onagra.57  Este estudio llevó a generalizadas ventas de un producto de aceite de onagra. No obstante, esta revisión ha sido sagazmente criticada por incluir estudios pobremente diseñados y posiblemente por malinterpretar los resultados del estudio.58 

También se observaron mejorías en los síntomas en un estudio posterior de doble ciego de 48 niños con eccema.59 

No obstante, investigación más reciente y mejor dirigida ha fracasado en encontrar algún beneficio. Por ejemplo, un estudio de 16 semanas involucrando 58 niños con eccema no encontró diferencia entre los efectos del aceite de onagra y el placebo (se vieron mejorías sustanciales, pero al mismo alcance para el placebo y para el aceite de onagra).60  La falta de beneficio específico también fue vista con el aceite de onagra o aceite de onagra más aceite de pescado en un estudio de 16 semanas, doble ciego y controlado por placebo en 102 individuos con eccema.62  Finalmente, una prueba doble ciego observó a 39 personas con dermatitis en la mano durante 24 semanas y de nuevo no encontró beneficios mayores a los producidos por el placebo.63 

El GLA del aceite de borago ha fracasado en resultar efectivo. En un estudio de 24 semanas y de doble ciego en 160 adultos con eccema, el tratamiento no proporcionó mayores beneficios a los del placebo.61  Lo mismo se observó en un estudio de 12 semanas, doble ciego y controlado por placebo en 151 adultos y niños con eccema.87 

Finalmente, en un estudio doble ciego y controlado por placebo de 118 bebés en alto riesgo de desarrollar eccema en el futuro, un suplemento de GLA hecho de aceite de borago fracasó en proporcionar un efecto protector significativo.86 

Mastalgia Cíclica


La mastalgia cíclica, también conocida como enfermedad de seno fibroquística, mastitis cíclica y mastodinia, es una enfermedad en la que los senos de una mujer se vuelven adoloridos durante una o dos semanas antes de su período menstrual. La incomodidad está acompañada de hinchazón, inflamación y a veces de quistes reales que se forman en los senos. Con frecuencia se asocia con otros síntomas del síndrome premenstrual (PMS, por sus siglas en inglés).

No conocemos la causa de la mastalgia cíclica, pero algunos investigadores creen que está asociada con un desequilibrio de ácidos grasos en el cuerpo.43  Con esta base, el aceite de onagra se volvió un tratamiento popular para la mastalgia cíclica. No obstante, hay dudas considerables concernientes a la posibilidad de que en realidad sea efectivo.

La principal evidencia de apoyo provine de tres estudios controlados que parecieron encontrar beneficio.46, 83, 84  Desafortunadamente, todos estos sufrían de limitaciones significativas en el diseño del estudio y el reporte, y no pueden tomarse como fiables. Un estudio de calidad mucho mayor encontró que el aceite de onagra, por sí solo o con aceite de pescado, no es más efectivo que el placebo para el dolor cíclico del seno.85  (Como con el eccema, el tratamiento de placebo por sí mismo encontró ser bastante efectivo.) Otros estudios han encontrado el aceite de onagra ineficaz para los quistes encontrados en el seno.47 - 49 

Otros Síntomas de PMS


Aunque varios estudios pequeños sugieren que GLA como aceite de onagra es útil para reducir los síntomas generales de PMS, todos estos estudios sufren de serios defectos que hacen a los resultados díficiles de confiar.50 

Artritis Reumatoide


De acuerdo a muchos estudios, el aceite de pescado, una fuente de ácidos grasos esenciales omega-3, mejora los síntomas de la artritis reumatoide. Algunos estudios sugieren que GLA también podría ayudar. Un estudio doble ciego siguió a 56 personas con artritis reumatoide durante 6 meses.66  Los participantes recibieron ya sea 2.8 g al día de GLA purificado o placebo. El grupo que tomaba GLA experimentó significativamente menos síntomas que el grupo de placebo y las mejorías crecieron con el tiempo.

Otros estudios pequeños han encontrado resultados similares.67, 68  La conclusión global parece ser que GLA purificado podría ofrecer algún beneficio para la artritis reumatoide, especialmente cuando se usa junto con el tratamiento estándar para la artritis reumatoide,69  no obstante, la evidencia es débil.

Fenómeno de Raynaud


Altas dosis de aceite de onagra podrían ser útiles para el fenómeno de Raynaud, una enfermedad en la que las manos y pies de la persona muestran una sensibilidad anormal a la temperatura fría. Un pequeño estudio doble ciego encontró que GLA produjo resultados significativamente mejores que el placebo.70, 71  Se han obtenido resultados similares con los ácidos grasos omega-3 encontrados en el aceite de pescado. No obstante, estudios más grandes serían necesarios para establecer realmente la efectividad.

Osteoporosis


Hay algo de evidencia de que los ácidos grasos esenciales podrían aumentar la efectividad del calcio para el tratamiento o prevención de la osteoporosis. En un estudio, se les dio a 65 mujeres posmenopáusicas calcio junto con un placebo o una combinación de ácidos grasos omega-6 (de aceite de onagra) y ácidos grasos omega-3 (de aceite de pescado) por un período de 18 meses. Al final del período del estudio, el grupo que recibía ácidos grasos esenciales tuvo mayor densidad ósea y menores fracturas que el grupo de placebo.72 

No obstante, una prueba de 12 meses y de doble ciego con 42 mujeres posmenopáusicas no encontró beneficio.73 

La explicación para la discrepancia podría yacer en las diferencias entre las mujeres estudiadas. El primer estudio involucró a mujeres que vivían en asilos, mientras que el segundo estudió a mujeres que vivían en sus propias casas. El último grupo de mujeres podría haber estado mejor alimentado y recibiendo ya suficientes ácidos grasos esenciales en su dieta.

Síndrome de Déficit de Atención por Hiperactividad (ADHD)


Basado en la evidencia de que los ácidos grasos esenciales son necesarios para el desarrollo adecuado de la función cerebral en los niños en crecimiento, se han probado los ácidos grasos esenciales para el tratamiento de ADHD y enfermedades relacionadas. Una prueba preliminar doble ciego y controlada por placebo encontró algo de evidencia de que un suplemento que contiene aceite de pescado y aceite de onagra podría mejorar los síntomas de ADHD.74  No obstante, una alta tasa de fallas de información hace a los resultados de este estudio menos que fiables. Un estudio repetido encontró a esta combinación no mejor que el placebo.88 

El aceite de onagra por sí solo no encontró a esta combinación mejor que el placebo en una prueba doble ciego y controlada por placebo.79  En otra prueba pequeña comparativa controlada por placebo, el aceite de onagra resultó menos efectivo que el tratamiento médico estándar.80 

Pérdida de Peso


Un estudio doble ciego de 12 semanas que enlistó a 100 mujeres significativamente con sobrepeso comparó la efectividad del aceite de onagra con el placebo.75  No se vieron diferencias entre los grupos. No obstante, hubo una alta tasa de fallas de información en esta prueba (más del 25%), lo cual disminuye un poco la importancia de los resultados. Además, se conocía que muchos participantes tenían "obesidad refractaria," lo que significa que ya habían fracasado en responder a otras formas de tratamiento.

Otra prueba de doble ciego analizó la hipótesis inusual de que la onagra podría sólo funcionar en individuos con un historial familiar de obesidad.76  Un total de 47 personas con un historial familiar de obesidad fueron enlistados en este estudio. Los resultados mostraron que el uso del aceite de onagra produjo una pérdida pequeña pero significativa de peso. De manera interesante, los participantes cuyos padres eran obesos mostraron una mejor respuesta.

Considerando la naturaleza contradictoria de esta evidencia, es necesaria mayor investigación para determinar si el aceite de onagra realmente es útil para la pérdida de peso.




Temas de Seguridad


La mayoría de la información de seguridad que hemos considerado sobre GLA proviene de la experiencia con el aceite de onagra.

Estudios en animales sugieren que el aceite de onagra es completamente no tóxico y no carcinogénico.77  Más de 4,000 personas han tomado GLA o aceite de onagra en estudios científicos y nunca se han observado efectos adversos significativos.

Reportes tempranos sugieren la posibilidad de que GLA podría empeorar la epilepsia del lóbulo temporal, pero no ha habido confirmación adicional.78 

No se ha establecido la máxima dosis segura de GLA para los niños , las mujeres embarazadas o en lactancia o los que tienen enfermedad hepática o renal grave.



Referencias[ - ]


1. Horrobin DF. Nutritional and medical importance of gamma-linolenic acid. Prog Lipid Res. 1992;31:163 - 194.

2. Horrobin DF. The use of gamma-linolenic acid in diabetic neuropathy. Agents Actions Suppl. 1992;37:120 - 144.

3. Horrobin DF, Stewart C. Evening primrose oil in atopic eczema. Lancet. 1990;335:864 - 865.

4. Horrobin DF, Manku MS, Brush M, et al. Abnormalities in plasma essential fatty acid levels in women with premenstrual syndrome and with nonmalignant breast disease. J Nutr Med. 1991;2:259 - 264.

5. Manku MS, Horrobin DF, Morse NL, et al. Essential fatty acids in the plasma phospholipids of patients with atopic eczema. Br J Dermatol. 1984;110:643 - 648.

6. Pye JK, Mansel RE, Hughes LE. Clinical experience of drug treatments for mastalgia. Lancet. 1985;2:373 - 377.

7. Pashby NL, Mansel RE, Hughes LE, et al. A clinical trial of evening primrose oil in mastalgia [abstract]. Br J Surg. 1981;68:801.

8. Mansel RE, Gateley CA, Harrison BJ, et al. Effects and tolerability of n-6 essential fatty acid supplementation in patients with recurrent breast cysts - a randomized double-blind placebo-controlled trial. J Nutr Med. 1990;1:195 - 200.

9. Mansel RE, Harrison BJ, Melhuish J, et al. A randomized trial of dietary intervention with essential fatty acids in patients with categorized cysts. Ann N Y Acad Sci. 1990;586:288 - 294.

10. Drug Evaluations Annual. Vol 2. Milwaukee, Wis.: American Medical Association; 1991.

11. Budeiri D, Li Wan Po A, Dornan JC. Is evening primrose oil of value in the treatment of premenstrual syndrome? Control Clin Trials. 1996;17:60 - 68.

12. Keen H, Payan J, Allawi J, et al. Treatment of diabetic neuropathy with gamma-linolenic acid. The gamma-Linolenic Acid Multicenter Trial Group. Diabetes Care. 1993;16:8 - 15.

13. Jamal GA, Carmichael H. The effect of gamma-linolenic acid on human diabetic peripheral neuropathy: a double-blind placebo-controlled trial. Diabet Med. 1990;7:319 - 323.

14. Morse PF, Horrobin DF, Manku MS, et al. Meta-analysis of placebo-controlled studies of the efficacy of Epogam in the treatment of atopic eczema. Relationship between plasma essential fatty acid changes and clinical response. Br J Dermatol. 1989;121:75 - 90.

15. Berth-Jones J, Graham-Brown RA. Placebo-controlled trial of essential fatty acid supplementation in atopic dermatitis. Lancet. 1993;341:1557 - 1560.

16. Hederos CA, Berg A. Epogam evening primrose oil treatment in atopic dermatitis and asthma. Arch Dis Child. 1996;75:494 - 497.

17. Henz BM, Jablonska S, van de Kerkhof PC, et al. Double-blind, multicentre analysis of the efficacy of borage oil in patients with atopic eczema. Br J Dermatol. 1999;140:685 - 688.

18. Whitaker DK, Cilliers J, de Beer C. Evening primrose oil (Epogam) in the treatment of chronic hand dermatitis: disappointing therapeutic results. Dermatology. 1996;193:115 - 120.

19. Tamimi NA, Mikhail AI, and Stevens PE. Role of gamma-linolenic acid in uraemic pruritus [letter]. Nephron. 1999;83:170 - 171.

20. Yoshimoto-Furuie K, Yoshimoto K, Tanaka T, et al. Effects of oral supplementation with evening primrose oil for six weeks on plasma essential fatty acids and uremic skin symptoms in hemodialysis patients. Nephron. 1999;81:151 - 159.

21. Zurier RB, Rossetti RG, Jacobson EW, et al. gamma-Linolenic acid treatment of rheumatoid arthritis. A randomized, placebo-controlled trial. Arthritis Rheum. 1996;39:1808 - 1817.

22. Leventhal LJ, Boyce EG, Zurier RB. Treatment of rheumatoid arthritis with blackcurrant seed oil. Br J Rheumatol. 1994;33:847 - 852.

23. Leventhal LJ, Boyce EG, Zurier RB. Treatment of rheumatoid arthritis with gammalinolenic acid. Ann Intern Med. 1993;119:867 - 873.

24. Rothman D, DeLuca P, Zurier RB. Botanical lipids: Effects on inflammation, immune responses, and rheumatoid arthritis. Semin Arthritis Rheum. 1995;25:87 - 96.

25. Belch JJ, Shaw B, O'Dowd A, et al. Evening primrose oil (Efamol) as a treatment for cold-induced vasospasm (Raynaud's phenomenon). Prog Lipid Res. 1986;25:335 - 340.

26. Belch JJ, Shaw B, O'Dowd A, et al. Evening primrose oil (Efamol) in the treatment of Raynaud's phenomenon: a double-blind study. Thromb Haemost. 1985;54:490 - 494.

27. Haslett C, Douglas JG, Chalmers SR, et al. A double-blind evaluation of evening primrose oil as an antiobesity agent. IntJObes. 1983;7:549 - 553.

28. Garcia CM, Carter J, Chou A. Gamma linolenic acid causes weight loss and lower blood pressure in overweight patients with family history of obesity. SwedJBiolMed. 1986;4:8 - 11.

29. Kenny FS, Pinder SE, Ellis IO, et al. Gamma linolenic acid with tamoxifen as primary therapy in breast cancer. Int J Cancer. 2000;85:643 - 648.

30. Greenfield SM, Green AT, Teare JP, et al. A randomized controlled study of evening primrose oil and fish oil in ulcerative colitis. Aliment Pharmacol Ther. 1993;7:159 - 166.

31. Buck AC, Jenkins A, Lingam K, et al. The treatment of idiopathic recurrent urolithiasis with fish oil (EPA) and evening primrose oil (GLA) - a double blind study. J Urol. 1993;149:253A.

32. Tulloch I, Smellie WS, Buck AC. Evening primrose oil reduces urinary calcium excretion in both normal and hypercalciuric rats. Urol Res. 1994;22:227 - 230.

33. Horrobin DF. Multiple sclerosis: the rational basis for treatment with colchicine and evening primrose oil. Med Hypotheses. 1979;5:365 - 378.

34. Field EJ, Joyce G. Effect of prolonged ingestion of gamma-linolenate by MS patients. Eur Neurol. 1978;17:67 - 76.

35. Bates D. Dietary lipids and multiple sclerosis. Ups J Med Sci Suppl. 1990;48:173 - 187.

36. Horrobin DF. Multiple sclerosis: the rational basis for treatment with colchicine and evening primrose oil. Med Hypotheses. 1979;5:365 - 378.

37. Behan PO, Behan WM, Horrobin D. Effect of high doses of essential fatty acids on the postviral fatigue syndrome. Acta Neurol Scand. 1990;82:209 - 216.

38. Warren G, McKendrick M, Peet M. The role of essential fatty acids in chronic fatigue syndrome. A case-controlled study of red-cell membrane essential fatty acids (EFA) and a placebo-controlled treatment study with high dose of EFA. Acta Neurol Scand. 1999;99:112 - 116.

39. Vaddadi K. Dyskinesias and their treatment with essential fatty acids: a review. Prostaglandins Leukot Essent Fatty Acids. 1996;55:89 - 94.

40. Kruger MC, Coetzer H, de Winter R, et al. Calcium, gamma-linolenic acid and eicosapentaenoic acid supplementation in senile osteoporosis. Aging (Milano). 1998;10:385 - 394.

41. Bassey EJ, Littlewood JJ, Rothwell MC, et al. Lack of effect of supplementation with essential fatty acids on bone mineral density in healthy pre- and postmenopausal women: two randomized controlled trials of Efacal v. calcium alone. Br J Nutr. 2000;83:629 - 635.

42. Richardson AJ, McDaid AM, Calvin CM, et al. Reduced behavioural and learning problems in children with specific learning difficulties after supplementation with highly unsaturated fatty acids: a randomized double-blind placebo-controlled trial. Presented at: 2nd Forum of European Neuroscience Societies; July 24 - 28, 2000; Brighton, United Kingdom.

43. Horrobin DF, Manku MS, Brush M, et al. Abnormalities in plasma essential fatty acid levels in women with premenstrual syndrome and with nonmalignant breast disease. J Nutr Med. 1991;2:259 - 264.

44. Horrobin DF, Manku MS, Brush M, et al. Abnormalities in plasma essential fatty acid levels in women with premenstrual syndrome and with nonmalignant breast disease. J Nutr Med. 1991;2:259 - 264.

45. Pye JK, Mansel RE, Hughes LE. Clinical experience of drug treatments for mastalgia. Lancet. 1985;2:373 - 377.

46. Pashby NL, Mansel RE, Hughes LE, et al. A clinical trial of evening primrose oil in mastalgia [abstract]. Br J Surg. 1981;68:801.

47. Mansel RE, Gateley CA, Harrison BJ, et al. Effects and tolerability of n-6 essential fatty acid supplementation in patients with recurrent breast cysts - a randomized double-blind placebo-controlled trial. J Nutr Med. 1990;1:195 - 200.

48. Mansel RE, Harrison BJ, Melhuish J, et al. A randomized trial of dietary intervention with essential fatty acids in patients with categorized cysts. Ann N Y Acad Sci. 1990;586:288 - 294.

49. Kollias J, Macmillan RD, Sibbering DM, et al. Effect of evening primrose oil on clinically diagnosed fibroadenomas. Breast. 2000;9:35 - 36.

50. Budeiri D, Li Wan Po A, Dornan JC. Is evening primrose oil of value in the treatment of premenstrual syndrome? Control Clin Trials. 1996;17:60 - 68.

51. Keen H, Payan J, Allawi J, et al. Treatment of diabetic neuropathy with gamma-linolenic acid. The gamma-Linolenic Acid Multicenter Trial Group. Diabetes Care. 1993;16:8 - 15.

52. Jamal GA, Carmichael H. The effect of gamma-linolenic acid on human diabetic peripheral neuropathy: a double-blind placebo-controlled trial. Diabet Med. 1990;7:319 - 323.

53. Stevens EJ, Lockett MJ, Carrington AL, et al. Essential fatty acid treatment prevents nerve ischaemia and associated conduction anomalies in rats with experimental diabetes mellitus. Diabetologia. 1993;36:397 - 401.

54. Reichert R. Evening primrose oil and diabetic neuropathy. Q Rev Natr Med. 1995;129 - 133.

55. Hounsom L, Horrobin DF, Tritschler H, et al. A lipoic acid-gamma linolenic acid conjugate is effective against multiple indices of experimental diabetic neuropathy. Diabetologia. 1998;41:839 - 843.

56. Cameron NE, Cotter MA, Horrobin DH, et al. Effects of alpha-lipoic acid on neurovascular function in diabetic rats: Interaction with essential fatty acids. Diabetologia. 1998;41:390 - 399.

57. Morse PF, Horrobin DF, Manku MS, et al. Meta-analysis of placebo-controlled studies of the efficacy of Epogam in the treatment of atopic eczema. Relationship between plasma essential fatty acid changes and clinical response. Br J Dermatol. 1989;121:75 - 90.

58. Berth-Jones J, Graham-Brown RA. Placebo-controlled trial of essential fatty acid supplementation in atopic dermatitis. Lancet. 1993;341:1557 - 1560.

59. Biagi PL, Bordoni A, Hrelia S, et al. The effect of gamma-linolenic acid on clinical status, red cell fatty acid composition and membrane microviscosity in infants with atopic dermatitis. Drugs Exp Clin Res. 1994;20:77 - 84.

60. Hederos CA, Berg A. Epogam evening primrose oil treatment in atopic dermatitis and asthma. Arch Dis Child. 1996;75:494 - 497.

61. Henz BM, Jablonska S, van de Kerkhof PC, et al. Double-blind, multicentre analysis of the efficacy of borage oil in patients with atopic eczema. Br J Dermatol. 1999;140:685 - 688.

62. Berth-Jones J, Graham-Brown RA. Placebo-controlled trial of essential fatty acid supplementation in atopic dermatitis. Lancet. 1993;341:1557 - 1560.

63. Whitaker DK, Cilliers J, de Beer C. Evening primrose oil (Epogam) in the treatment of chronic hand dermatitis: disappointing therapeutic results. Dermatology. 1996;193:115 - 120.

64. Tamimi NA, Mikhail AI, Stevens PE. Role of gamma-linolenic acid in uraemic pruritus [letter]. Nephron. 1999;83:170 - 171.

65. Yoshimoto-Furuie K, Yoshimoto K, Tanaka T, et al. Effects of oral supplementation with evening primrose oil for six weeks on plasma essential fatty acids and uremic skin symptoms in hemodialysis patients. Nephron. 1999;81:151 - 159.

66. Zurier RB, Rossetti RG, Jacobson EW, et al. gamma-Linolenic acid treatment of rheumatoid arthritis. A randomized, placebo-controlled trial. Arthritis Rheum. 1996;39:1808 - 1817.

67. Leventhal LJ, Boyce EG, Zurier RB. Treatment of rheumatoid arthritis with blackcurrant seed oil. Br J Rheumatol. 1994;33:847 - 852.

68. Leventhal LJ, Boyce EG, Zurier RB. Treatment of rheumatoid arthritis with gammalinolenic acid. Ann Intern Med. 1993;119:867 - 873.

69. Rothman D, DeLuca P, Zurier RB. Botanical lipids: Effects on inflammation, immune responses, and rheumatoid arthritis. Semin Arthritis Rheum. 1995;25:87 - 96.

70. Belch JJ, Shaw B, O'Dowd A, et al. Evening primrose oil (Efamol) as a treatment for cold-induced vasospasm (Raynaud's phenomenon). Prog Lipid Res. 1986;25:335 - 340.

71. Belch JJ, Shaw B, O'Dowd A, et al. Evening primrose oil (Efamol) in the treatment of Raynaud's phenomenon: a double-blind study. Thromb Haemost. 1985;54:490 - 494.

72. Kruger MC, Coetzer H, de Winter R, et al. Calcium, gamma-linolenic acid and eicosapentaenoic acid supplementation in senile osteoporosis. Aging (Milano). 1998;10:385 - 394.

73. Bassey EJ, Littlewood JJ, Rothwell MC, et al. Lack of effect of supplementation with essential fatty acids on bone mineral density in healthy pre- and postmenopausal women: two randomized controlled trials of Efacal v. calcium alone. Br J Nutr. 2000;83:629 - 635.

74. Richardson AJ, McDaid AM, Calvin CM, et al. Reduced behavioural and learning problems in children with specific learning difficulties after supplementation with highly unsaturated fatty acids: a randomized double-blind placebo-controlled trial. Presented at: 2nd Forum of European Neuroscience Societies; July 24 - 28, 2000; Brighton, United Kingdom.

75. Haslett C, Douglas JG, Chalmers SR, et al. A double-blind evaluation of evening primrose oil as an antiobesity agent. Int J Obes. 1983;7:549 - 553.

76. Garcia CM, Carter J, Chou A. Gamma linolenic acid causes weight loss and lower blood pressure in overweight patients with family history of obesity. Swed J Biol Med. 1986;4:8 - 11.

77. Horrobin DF. Nutritional and medical importance of gamma-linolenic acid. Prog Lipid Res. 1992;31:163 - 194.

78. Vaddadi KS. The use of gamma-linolenic acid and linoleic acid to differentiate between temporal lobe epilepsy and schizophrenia. Prostaglandins Med. 1981;6:375 - 379.

79. Aman MG, Mitchell EA, Turbott SH. The effects of essential fatty acid supplementation by Efamol in hyperactive children. J Abnorm Child Psychol. 1987;15:75 - 90.

80. Arnold LE, Kleykamp D, Votolato NA, et al. Gamma-linolenic acid for attention-deficit hyperactivity disorder: placebo-controlled comparison to D-amphetamine. Biol Psychiatry. 1989;25:222 - 228.

81. Vaddadi KS, Soosai E, Chiu E, et al. A randomised, placebo-controlled, double blind study of treatment of Huntington's disease with unsaturated fatty acids. Neuroreport. 2002;13:29-33.

82. Middleton SJ, Naylor S, Woolner J, et al. A double-blind, randomized, placebo-controlled trial of essential fatty acid supplementation in the maintenance of remission of ulcerative colitis. Aliment Pharmacol Ther. 2002;16:1131-1135.

83. Mansel RE, Pye KJ, Hughes LE. A controlled trial of evening primrose oil (Efamol) in cyclic premenstrual matalgia. Abstract 47. Proceedings of the 2nd International Symposium on Premenstrual, Postpartum, and Meonopausal Mood Disorders; 1987; Kiawah Island, S.

84. Preece PE, Hanslip JI, Gilbert L. Evening primrose oil (Efamol) for mastalgia. In: Horrobin DF, ed. Clinical uses of essential fatty acids. Montreal: Eden;1982. pp.147 - 154.

85. Blommers J, De Lange-De Klerk ES, Kuik DJ, et al. Evening primrose oil and fish oil for severe chronic mastalgia: A randomized, double-blind, controlled trial. Am J Obstet Gynecol. 2002;187:1389 - 1394.

86. Van Gool CJ, Thijs C, Henquet CJ, et al. Gamma-Linolenic acid supplementation for prophylaxis of atopic dermatitis - a randomized controlled trial in infants at high familial risk. Am J Clin Nutr. 2003;77:943 - 951.

87. Takwale A, Tan E, Agarwal S, et al. Efficacy and tolerability of borage oil in adults and children with atopic eczema: randomised, double blind, placebo controlled, parallel group trial. BMJ 2003;327:1385.

88. Stevens L, Zhang W, Peck L et al. EFA supplementation in children with inattention, hyperactivity, and other disruptive behaviors. Lipids. 2003;38:1007-21.

89. Arnold LE, Pinkham SM, Votolato N. Does zinc moderate essential fatty acid and amphetamine treatment of attention-deficit/hyperactivifty disorder? J Child Adolesc Psychopharmacol. 2000;10:111-117.

90. Rosenstein ED, Kushner LJ, Kramer N, et al. Pilot study of dietary fatty acid supplementation in the treatment of adult periodontitis. Prostaglandins Leukot Essent Fatty Acids. 2003;68:213-8.

2 comentarios:

  1. El aceite de onagra puede evitar la neuropatía asociada a la diabetes.

    ResponderEliminar
  2. LA INFORMACION ES MUY CLARA Y DE SUMA IMPORTANCIA, HE OIDO HABLAR DEL ACEITE DE ONAGRA, LO EMPEZARE A TOMAR...GRACIAS

    ResponderEliminar