domingo, 19 de febrero de 2012

Estabilizadores lumbares dolor espalda


ESTABILIZADORES LUMBARES Y LUMBALGIAS



PRÓLOGO:





Lumbalgia o lumbago significa dolor procedente de la zona lumbar pero el término no especifica cuál es la causa concreta del dolor. En la enorme mayoría de los casos el dolor es de origen mecánico- funcional , es decir, de una aberrante función articular de las vértebras lumbares y que además puede presentarse asociado a otros factores influyentes contracturas musculares, hernias discales, escoliosis, como artrosis (desgaste), etc. Contrariamente a lo que se decía tradicionalmente, la artrosis (desgaste) a pesar de estar relacionada, no es una de las causas del dolor de columna. Se han realizado ya varios estudios para determinar la relación entre la evidencia radiográfica de artrosis y el dolor de la columna, y demostraron que no existe ninguna relación (1, 2, 3, 4, 5, 6, 7) y que la artrosis tiene la misma incidencia en las personas con dolor que en las que no lo tienen (8). Es decir que puede estar presente en el paciente pero no es la causa sino más bien una consecuencia de la causa real.


Vértebras lumbares.

En algunos casos, aunque pocos, el origen puede ser otro como una fractura, tumoración, o referido de algún órgano interno. Por eso es importante determinar la causa en concreto mediante un examen completo. De todas maneras, más del 90% del dolor lumbar está causado en realidad por las patologías funcionales de columna (como por ejemplo; hipomovilidad articular, compresión de un nervio, miofascitis, etc.) y no las patologías estructurales (como por ejemplo; tumor, desgaste, hernia discal, etc.) (9).

La zona lumbar es una zona muy vulnerable de nuestro cuerpo, que está constantemente sometida a esfuerzos, malas posturas, traumatismos, usos incorrectos, defectos hereditarios, etc. Entre los factores de riesgo están: Malos hábitos posturales, episodios previos de dolor de espalda, bajo estado de forma física, sedentarismo, falta de fuerza y resistencia de la musculatura de la columna, traumatismos/ accidentes previos, trabajos físicos pesados, conducir o estar sentado durante tiempo prolongado, movimientos con combinación de flexión del tronco y rotación, exposición frecuente a vibraciones (Ej.; máquinas o vehículos), tareas repetitivas, edad avanzada, patologías congénitas, sobrepeso, escoliosis, tratamientos con cortico-esteroides, osteoporosis, alcohol, drogas, problemas psico-sociales, cáncer, tabaco, infecciones, patologías circulatorias, estrés e insatisfacción laboral.

Todo esto puede dar lugar a dolorosos problemas lumbares que casi siempre pueden ser tratados sin cirugía, ya que la cirugía sólo ha de ser considerada en aquellos casos en los que el tratamiento conservador no ha tenido éxito en controlar dolores graves o crónicos, o síntomas neurológicos. En cuyo caso siempre se ha de consultar con varios profesionales distintos antes de dar este paso. Es preciso identificar cual es el tipo de problema funcional o estructural que origina los síntomas para aplicar el tratamiento especifico y así evitar la cirugía en los casos que sea posible.


Algunas fuentes de origen de dolor lumbar, vista posterior-lateral.

Estadísticamente, 8 de cada 10 personas sufrirán de dolores lumbares en algún momento de sus vidas y ésta es la principal causa de baja laboral en el mundo occidental. También es uno de los problemas de salud más costosos para nuestra industria y sociedad por la pérdida de días de trabajo y costo de su tratamiento. De manera que el dolor lumbar se puede considerar un mal endémico, el cual ha sido muy estudiado por los países más punteros en las ciencias de la salud para desarrollar unas guías de tratamiento multidisciplinario. Se ha pasado del tratamiento del simple descanso con medicación y esperar a ver si pasa, a un tratamiento dirigido a restaurar la funcionalidad de la columna lo antes posible, siendo en esta línea de tratamiento la manipulación por profesionales expertos un principal componente, ayudado de educación en hábitos posturales correctos y prevención en las actividadades diarias, ejercicios rehabilitadores, etc. (10, 11, 12, 13, 14, 15, 16).

Esta tesis intenta plasmar si tiene gran o menor influencia, la participación de los músculos estabilizadores lumbares en el desarrollo, pronóstico y tratamiento de aquellas lumbalgias de origen mecánico.

(1) Frymoyer JW, Newberg A, pope MH, et al: Spine radiographs in patients with low back pain: An epidemiological study in men. J Bone Joint Surg (Am) 66: 1048, 1984.

(2) Fullenlove TM, Williams AJ: Comparative ronetgen findings in symptomatic and asymptomatic backs. JAMA 168: 572, 1957.

(3) LaRocca H, Macnab IA: Value of pre-employment radiographic assesment of the lumbar spine. Can Med Assoc Journal 101: 383, 1969.

(4) Magora A, Schwartz A: Relation between the low back pain syndrome and x-ray findings. Scandinavian Journal Rehabilitation Medicine 8: 115, 1976.

(5) Splithoff CA: Lumbosacral junction: Roentographic comparison of people with and without back ache. JAMA 152: 1610, 1953.

(6) Torgeson WR, Dotler WE: Comparative roentgenographic study of the asymptomatic lumbar spine. J Bone Joint Surg (Am) 58: 850, 1076.

(7) Dabbs VM, Dabbs LG: Correlation between disk height narrowing and low back pain. Spine 15: 1366, 1990.

(8) Nachemson AL: Newest knoledge of low back pain. Clinical orthopaedics 279: 8, 1992.

(9) Kirkaldy- Willis WH, Bernard TN, eds. Managing Low-Back Pain. 4th Edition. New York: Churchill Livingston, 1999.

(10) Hasselberg PD. Chiropractic in New Zealand, Report of Commission of Inquiry. Wellington, New Zealand: Government Printer, 1979; 130-1,198.

(11) New Zealand Acute Low-Back Pain Guide, and Guide to Assessing Phychosocial Yellow Flags in Acute Low-Back Pain. Accident Rehabilitation and Compensation Insurance Corporation of New Zealand and The National Health Committee, Wellington, New Zealand, 1997.

(12) Commission on Alternative Medicine, Social Departamente, Legimitization for Vissa Kiropractorer, Stockholm, SOU 1987: 12- 13- 16.

(13) Manga P, Agnus D et al (1993) The Effectiveness and Cost-Effectiveness of Chiropractic Management of Low-Back Pain, Pran Manga and Associates, University of Ottawa, Ontario, Canada.

(14) Manga P, Agnus D (1998) Enhanced Chiropractic Coverage Under OHIP as a Means of Reducing Health Care Costs, Attaining Better Health Outcomes and Improving the Public’s Access to Cost-Effective Health Services, University of Ottawa, Ontario, Canada.

(15) Bigos S, Bowyer O, Braen G, et al. Acute low-back problems in adults. Clinical practice guidelines no. 14. Rockville, Maryland: Agency for Health Care Policy and Research, Public Health Service, US Department of Health and Human Services, 1994; AHCPR Publication No. 95-0642.

(16) Rosen M, Breen A, et al. Management guidelines for back pain. Appendix B In: Report of a clinical standards advisory group committee on back pain. London, England: Her Majesty’s Stationary Office (HMSO), 1994.















































COLUMNA LUMBAR



  1. BIOMECÁNICA Y PATO-BIOMECÁNICA



Para poder determinar mejor las fuerzas que funcionan en la columna lumbar muchas investigaciones están hechas en condiciones estáticas o semi-estáticas. Sin embargo en la práctica vemos que cuando la columna está cargada, siempre se trata de fuerza dinámicas. Cuando se estudian las fuerzas que hay en la zona lumbar se pueden medir los siguientes parámetros:

    • Presión intradiscal (en el núcleo, Nachemson).
    • Presión intra-ósea.
    • Comportamiento del estrés (en el anillo, Adams).



1.1  Investigaciones semiestáticas:

  • A. Nachemson (dibujo 1):

Nachemson ha medido la presión intradiscal en varias posturas con una aguja que estuvo metida en el núcleo de personas en vivo. Encontró que siempre hay algo de presión intradiscal; en la postura vertical, dicha presión es de 100 kg. Muchos autores consideran que esta presión es la presión de referencia y por lo tanto la consideran 0. Según el resultado de estas investigaciones, la flexión lumbar provoca un aumento de la presión intradiscal y por lo tanto no es bueno para la columna lumbar. Estas investigaciones están realizadas correctamente, pero se demuestra posteriormente que las conclusiones son erróneas.

  • M. Adams y P. Dolan (dibujo 2):

Estos autores midieron la distribución del estrés en el anillo fibroso. Según estas investigaciones el estrés en el anillo se reparte uniformemente durante la flexión (hasta 80% del recorrido en flexión). Entonces concluyeron que la flexión lumbar podría ser beneficiosa para el disco.



Según Nachemson la lordosis es buena para la columna lumbar y según Adams la flexión es buena. La presión en el anillo aumenta por la carga, por lo tanto sería conveniente levantar peso en vertical (columna recta).





1.2  Investigaciones dinámicas:

En el modelo dinámico de la columna lumbar no se centra el estudio tanto en la carga, pero sí se estudia más la función en:

  • Locomoción.
  • Flexión.
  • Levantamiento de peso.



1.2.1        Locomoción:

La columna lumbar juega un papel importante en la locomoción de la persona. S. Gracovetsky ha escrito mucho sobre esta función de la columna vertebral. El hombre está caracterizado por tres actividades:

·         Deambulación cuadrúpeda.

·         Transiciones de cuadrúpeda a bípeda.

·         Deambulación bípeda.

En las personas una función importante de la columna vertebral es también el intercambio de energía (almacenar y suministrar). Esto se demuestra por ejemplo, ya que el caminar lentamente nos cuesta mucha energía, y consumimos mucho oxígeno porque cada paso se tiene que realizar activamente. Al caminar deprisa, la inercia ahorra energía y oxígeno; en este caso la columna almacena y suministra la energía cinética.

1.2.2         

No hay comentarios:

Publicar un comentario