jueves, 23 de febrero de 2012

Dieta y cáncer de próstata

ACTAS UROLOGICAS ESPANOLAS JUNIO 2003
RESUMEN
DIETA Y CANCER DE PROSTATA
El cancer de prostata es la neoplasia con mayor incidencia en Estados Unidos y la segunda causa
de muerte por cancer en dicho pais. Con unos tratamientos sometidos a debate por su importante
tasa de efectos secundarios, seria muy deseable poder establecer mecanismos de prevencion que
actuen sobre dicha enfermedad, entre estos podrian encontrarse los factores nutricionales.
En el presente trabajo de revision se abordan los principales factores dieteticos implicados tanto
en el desarrollo como en la prevencion del cancer de prostata.
Hacemos especial hincapie en los polifenoles del vino tinto, cuyo influjo sobre la proliferacion de
celulas tumorales LNCaP asi como sobre la apoptosis ha sido estudiado en nuestro Servicio.
PALABRAS CLAVE: Dieta. Cancer de prostata. Quimioprevencion. Polifenoles.
ABSTRACT
DIET AND PROSTATE CANCER
Prostate cancer is the first neoplasia in the United States accounting the second in cancer deaths.
With all the treatments strategies in debate because of their side effects, is very important try to elucidate
prevention mechanisms that may be implicate in the development of this disease, between
these, nutrients have been of mayor importance.
In the present review we tried to study the most important nutritional factors implicated in the
development and prevention of prostate carcinoma.
We focus our attention over the polyphenols of the red wine, which influence over cellular proliferation
and apoptosis in LNCaP cells have been studied in our Department.
KEY WORDS: Diet. Prostate cancer. Chemoprevention. Polyphenols.
DIETA Y CANCER DE PROSTATA
I.
COMUNICACION ESPECIAL
El cancer de prostata es el cancer mas frecuentemente
diagnosticado entre varones en
paises desarrollados, y es la segunda causa de
muerte por cancer en dichos paises1.
En el ano 2001 en Estados Unidos se han
diagnosticado 1.268.000 nuevos casos de cancer
de los cuales 198.1000 son de prostata, la localizacion
mas frecuente es en prostata con un 31%
del total de los tumores2.
El cancer de prostata sigue siendo y probablemente
sera un problema de salud cada vez mayor
con el envejecimiento de la poblacion mundial. El
numero de hombres con estadios localizados se
incrementara en las proximas decadas. Hoy en
dia, en muchos paises occidentales la expectativa
de un nino al nacer se acerca a los 80 anos3.
Para el ano 2020 se espera un incremento de la
poblacion con mas de 65 anos de edad mayor del
200%4.
En Espana, los datos existentes sobre la incidencia
y prevalencia son limitados, y presentan
cifras notablemente inferiores a las de los grupos
americanos, siendo la incidencia de 44,4 por
100.000 varones y ano5.
Aunque datos mas recientes presentados por
Herranz Amo establecen incidencias en la
Comunidad de Madrid que se acercan mucho a la
que presenta la poblacion blanca en EE.UU, con
una incidencia bruta de 100,4 casos por 100.000
hombres6. En Getafe (Area Sanitaria numero 10
de Madrid) la incidencia media en los ultimos
diez anos es de 40 casos por 100.000 varones y
ano.
Con unos tratamientos para la enfermedad no
exentos de importante morbilidad debemos tratar
de dilucidar posibles estrategias de prevencion
para dicho cancer. Las caracteristicas del cancer
de prostata -alta prevalencia, larga latencia,
"screening" deficiente y, mortalidad y morbilidad
significativas-, lo convierten en un buen candidato
para la quimioprevencion4.
La quimioprevencion persigue reducir la probabilidad
de desarrollar una enfermedad, administrando
una sustancia determinada a individuos
sanos3. Esta cuando se trata de evitar una
enfermedad tumoral, consiste en la prevencion o
prolongacion del comienzo de la carcinogenesis,
utilizando agentes para prevenir, suprimir o
revertir la transformacion maligna.
Los agentes quimiopreventivos se pueden clasificar
como bloqueantes o supresores. Los agentes
bloqueantes se cree que actuan previniendo el
efecto inicial de los agentes carcinogenicos bloqueando
su interaccion con los receptores diana.
Los agentes supresores, sin embargo, suprimirian
la evolucion y propagacion de un proceso neoplasico
ya inducido7.
La quimioprevencion debe realizarse a largo
plazo incluso a lo largo de toda la vida, por esta
razon, los agentes que se utilicen deben tener
minima toxicidad. La utilizacion de micronutrientes
para esta funcion, se basa en evidencias de
epidemiologia humana, resultados de algunos
ensayos clinicos, y estudios con modelos animales
de carcinogenesis8. El agente quimiopreventivo
ideal deberia ser eficaz, no-toxico, barato y
facilmente disponible. Este puede formar parte
de una dieta modificada, o puede ser sintetizado.
Los compuestos dieteticos tienen el beneficio
anadido de que con ellos hay gran experiencia,
incluyendo amplios estudios epidemiologicos, los
cuales ayudan a definir su seguridad y eficacia
en humanos9. El cancer de prostata representa
un blanco de primer orden para realizar estudios
de quimioprevencion por sus factores de riesgo
conocidos, dependencia hormonal y lesiones precursoras
bien establecidas10.
Por otro lado, con muchos paises en vias de
desarrollo adoptando el estilo de vida y los habitos
dieteticos de los paises occidentales, la intervencion
y la educacion pueden tener un gran
efecto preventivo en la incidencia mundial del
cancer de prostata.
Adlercreutz y colaboradores han establecido
que algunos componentes de las dietas mediterranea
y asiatica protegerian contra el desarrollo
del cancer de prostata, y que la carencia de estos
compuestos en la dieta occidental, constituiria
un importante factor para el desarrollo de esta
enfermedad11.
William Fair en los "AUA News" de julio de
1998 se plantea la siguiente cuestion:
".Deberia considerarse el cancer de prostata
una enfermedad nutricional?"12.Existen hoy en
dia datos que apuntarian esta posibilidad:
Por un lado la gran discrepancia que existe
entre la incidencia de cancer de prostata microscopico
o latente y la enfermedad clinica. La incidencia
en cancer de prostata microfocal es igual
en todo el mundo. En un estudio realizado postmorten
se objetivo una prevalencia de cancer de
prostata del 3.58%, 8.82%, 14.28%, 23.80%,
31.7% y 33.3% en la 3a, 4a, 5a, 6a, 7a y 8a decadas
respectivamente51.Y sin embargo, .que hace
que un cancer microfocal en la mayoria de los
hombres no llegue a desarollarse como un cancer
clinico? Probablemente factores ambientales y
dentro de estos los que parecen presentar mayor
influencia son los nutricionales.
Tambien existen importantes diferencias geograficas
en la incidencia de cancer de prostata a
lo largo del mundo. Estas diferencias sugieren
que algunos factores dieteticos pueden influir en
el desarrollo del cancer, bien jugando un papel
activador o bien como inhibidor de la carcinogenesis13.
La incidencia del cancer de prostata en
la poblacion negra en USA es 30 superior a la
que se da en Osaka (Japon) y 120 veces superior
a la Shangai (China).Un interesante estudio
observo un aumento entre 3 y 7 veces en la incidencia
de cancer de prostata clinico en la primera
generacion de Chinos y Japoneses nacidos en
400
I. ROMERO CAGIGAL, A. FERRUELO ALONSO, A. BERENGUER SANCHEZ
USA.Dentro de Estados Unidos se ha visto una
relacion directa entre la ingesta de grasa por persona
con la mortalidad por cancer de prostata,
siendo la mortalidad por cancer de prostata mas
alta en los estados de USA donde se da el mayor
consumo de grasa. La incidencia de cancer de
prostata aumenta en areas urbanas Japon donde
prevalece la dieta occidental.
Ha sido estudiado por diferentes grupos el
papel que pueden ejercer ciertas sustancias tanto
como protectoras como inductoras del cancer de
prostata. Los principales factores dieteticos que
han sido implicados en el desarrollo o prevencion
de esta enfermedad son los siguientes:
Grasa
La grasa es el componente dietetico que ha
sido mas relacionado con la incidencia de cancer
de prostata. La dieta en Estados Unidos es rica
en grasas en contraposicion a la dieta japonesa
muy pobre en ellas, pais este con una muy baja
incidencia de cancer de prostata.
Numerosos estudios han establecido para los
pacientes obesos, un riesgo relativo general de
padecer cancer de prostata de 1,2514.
En estudios que correlacionaban las tasas
internacionales de mortalidad por cancer de
prostata, y el consumo per capita de grasa se ha
visto que el riesgo relativo se eleva a 1,54 en los
consumidores de grasa animal15.
Sin embargo otros estudios experimentales
apuntan a que la grasa de la dieta no influiria
en la incidencia de cancer de prostata, aunque
si la ingesta total de calorias, esta conclusion es
apoyada por Albanes en estudios con pacientes16.
Los aceites vegetales, por el contrario, no
parecen incrementar el riesgo de padecer cancer
de prostata, y los cereales tendrian incluso un
papel protector17.
Acidos grasos esenciales
Los acidos grasos esenciales, que se derivan
de la dieta, al contrario que los no esenciales, que
se producen en el organismo, juegan un papel
importante en el desarrollo del cancer de prostata.
La concentracion de acido araquidonico y
docosapentanoico, acidos grasos omega-3 (derivados
del acido linolenico), es significativamente
inferior en el tejido maligno prostatico si lo comparamos
con el tejido benigno, mientras que la
concentracion de acido oleico es significativamente
superior en el tejido maligno que en el
benigno18.
En pacientes con carcinoma de prostata avanzado
se ha objetivado una baja proporcion entre
acido estearico/oleico con un indice medio de
saturacion de 0,46619. El acido linoleico estimula
el crecimiento de una linea celular de cancer de
prostata hormonoresistente, mientras que los
acidos grasos omega .3 (derivados del acido linolenico),
docosahexanoico y eicosapentanoico inhiben
el crecimiento de esa linea celular20.
Licopeno
El licopeno es el carotenoide mas prevalente
en la dieta occidental, y el mas abundante en el
suero humano. Se encuentra fundamentalmente
en los tomates y en sus derivados y tiene un
importante poder antioxidante16.
Aunque los tomates son la principal fuente de
licopeno, en el estudio de "Auckland sobre
Prostata", el consumo de tomates crudos no se
asocio con reduccion en el riesgo de padecer cancer
de prostata. Sin embargo, muchos de los derivados
del tomate como la salsa de espaguetis,
sopa de tomate y salsa "Ketchup" son mejores
fuentes de licopeno biodisponible que los tomates
frescos21.
En un estudio con 14.000 varones "Adventistas
del Septimo dia" con alta ingesta de tomates y derivados,
se observo una reduccion en el riesgo de
padecer cancer de prostata del 35%, y cancer de
prostata agresivo del 53%22.
En la actualidad el Instituto Nacional del
Cancer esta llevando a cabo un estudio fase I,
para tratar de comprender mejor el papel del licopeno
como agente preventivo frente al cancer de
prostata23.
Zanahoria y carotenoides
Los vegetales verde-amarillos (zanahorias,
espinacas, lechuga verde y esparragos verdes)
contienen mas de 600 ƒÊg de caroteno/100 g.
En Japon se realizo un estudio de cohortes
con 265.118 adultos mayores de 40 anos, donde
se investigo la relacion entre estilo de vida y riesgo
de enfermedades. En el mismo se vio que el
401
DIETA Y CANCER DE PROSTATA
consumo diario de vegetales verde-amarillos protegia
frente al cancer de estomago y prostata, asi
como, frente a la enfermedad isquemica cardiaca,
arteriosclerosis y cirrosis hepatica24.
Varones que consumen importantes cantidades
de zanahoria tienen un riesgo relativo de
padecer cancer de prostata de solo el 0,66, siendo
esta por lo tanto, un factor protector15. Sin
embargo, el caroteno tiene muy poca influencia
sobre el cancer de prostata con un riesgo relativo
de 0,99, luego deben existir otros componentes
en la zanahoria que actuen como factores protectores24.
La luteina, carotenoide que se encuentra en
grandes cantidades en las verduras cruciferas y
en las hojas verdes podria estar relacionada con
el cancer de prostata. La ingestion de 2000 ƒÊg o
mas de luteina asociada a zeaxantina comparada
con una ingesta inferior a 800 ƒÊg tiene un efecto
protector contra el cancer de prostata, con una
odds-ratio de 0,6825.
Vitamina E
La vitamina agrupa a una serie de compuestos
llamados tocoferoles y tocotrienoles. Habitualmente
los suplementos de vitamina E se administran
en forma de alfa-tocoferol23.
La vitamina E tiene una potente actividad
antioxidante, y tambien protegeria contra el
cancer estimulando funciones inmunitarias,
disminuyendo la actividad de la proteina C
kinasa (involucrada en la regulacion de la proliferacion
celular) e induciendo apoptosis. Por
otro lado se ha visto que esta inhibe el crecimiento
de varias lineas celulares de cancer de
prostata26.
El estudio mas convincente sobre el papel protector
de la vitamina E contra el cancer de prostata
fue, el "Estudio de Prevencion de Cancer por
alfa-tocoferol y beta-caroteno (ATBC)". En este
estudio, fumadores finlandeses recibieron 50 mg
de vitamina E y presentaron una reduccion del
33% en incidencia de cancer de prostata y una
reduccion del 41% en la mortalidad por dicha
enfermedad26.
Vitamina D
El papel fundamental de la vitamina D es
actuar sobre el metabolismo oseo y mineral. Sin
embargo, metabolitos de la vitamina D inducen
diferenciacion e inhiben proliferacion celular,
entre otras, de lineas celulares de cancer de prostata27.
Existen estudios que indican que la forma
activa de la vitamina D, la 1,25 dihidroxicolecalciferol
o calcitrol, a dosis bajas estimula el crecimiento
de celulas LNCaP, mientras que a dosis
mas altas (>10 -9 mol/L) inhibe la carcinogenesis
prostatica28.
Vitamina A y retinoides
Los retinoides, productos derivados de la vitamina
A, ejercen una accion in vitro suprimiendo
la accion de la 5ƒ¿-reductasa y por tanto de la
dihidrotestosterona29.
Tambien se han encontrado un menor nivel
de receptores retinoicos en el tejido tumoral
prostatico, probablemente indicando que esto
contribuya a la posible malignizacion del epitelio
prostatico30.
Selenio
El selenio es un oligoelemento que se encuentra
en cereales, carne y pescados. Existe gran
variabilidad en cuanto al consumo de selenio en
la dieta debido a que su disponibilidad depende,
en gran medida, de su concentracion en el
suelo31. El selenio a diferentes dosis, tiene diferentes
actividades anticarcinogenicas incluyendo
proteccion antioxidante, freno del metabolismo
carcinogenico, estimulacion inmunitaria y
apoptosis32. Clark y colaboradores realizaron un
estudio controlado y doble ciego con 1.312
pacientes con historia de carcinoma basal o
escamoso de piel, a los cuales se les suministro
200 ƒÊg de selenio o placebo durante una media
de 4,5 anos. En los pacientes que tomaron selenio,
se objetivo una reduccion en la tasa de cancer
de prostata del 66% en comparacion con los
del grupo placebo32.
Fitoestrogenos
Los fitoestrogenos o estrogenos de las plantas
se dividen en lignanos, flavonoides e isoflavonoides.
Varios fitoestrogenos han sido relacionados
con una menor incidencia de enfermedades
cronicas como cardiopatia isquemica,
accidentes cerebrovasculares y asma. Tambien
402
I. ROMERO CAGIGAL, A. FERRUELO ALONSO, A. BERENGUER SANCHEZ
se ha visto menor incidencia en algunos canceres
con la utilizacion de estos compuestos. La
ingesta de miricetina causo una menor incidencia
en cancer de prostata (0.43; 0.22, 0.86; P =
0,002)33.
Existe una importante diferencia en el consumo
de fitoestrogenos entre la sociedad americana
y la japonesa debido principalmente al
consumo de soja y sus derivados, estos podrian
ser uno de los causantes de la diferente incidencia
de cancer de prostata en estos dos paises34.
Tambien los varones japoneses presentan
cifras muy superiores de estos compuestos en
suero, especialmente genisteina, en relacion
con los varones del Reino Unido (la concentracion
media en orina en varones japoneses fue
de 492,7 nmol/L en comparacion con la de los
britanicos de 33,2 nmol/L)35.
Los flavonoides se encuentran en importantes
cantidades en muchas frutas, vegetales, cereales
y vino13.
Los fitoestrogenos tienen funciones muy diversas
que podrian influir en su capacidad antitumoral
contra el cancer de prostata:
ACTIVIDAD ESTROGENICA:
Los lignanos de los mamiferos (enterolactona
y enterodiol), los isoflavonoides (daizeina, genisteina,
coumestrol y ecuol) y los flavonoides (apigerina,
kaempferol y naringenina) poseen todos
ellos, una actividad estrogenica debil36.
En los adultos jovenes, aproximadamente el
98% de la testosterona plasmatica se encuentra
unida a la globulina para la union de hormonas
sexuales (SHBG) y a otras proteinas de transporte.
Solo el 2 % esta libre, y esta es la fraccion biologicamente
activa que difunde pasivamente a las
celulas diana prostaticas. Un incremento en la
concentracion de SHBG reduciria la fraccion de
testosterona libre plasmatica. Los vegetarianos,
japoneses y chinos presentan niveles plasmaticos
de SHBG mas altos, y por tanto, menor concentracion
de testosterona libre que los occidentales
con dieta libre36, 37.
INHIBICION DE LA 5ƒ¿-REDUCTASA:
Los isoflavonoides y los lignanos inhiben la
5ƒ¿-reductasa y la 17ƒ¿-hidroxiesteroide-deshidrogenasa.
Los niveles de marcadores de la actividad
5a-reductasa son menores en los hombres
japoneses jovenes que en sus homologos occidentales37.
INHIBICION DE LA AROMATASA:
Dos tercios de los estrogenos en el varon se
derivan de la conversion periferica de los esteroides
C19 adrenales (dehidroepiandrosterona y
androstendiona) por el sistema enzimatico de la
aromatasa, en el tejido muscular y adiposo. La
enterolactona y los flavonoides, luteolina y
kaempferol, disminuyeron la actividad de la aromatasa
en preadipocitos humanos38.
INHIBICION DE LAS PROTEINKINASAS
TIROXINA-ESPECIFICAS:
Las tiroxina-kinasas son enzimas necesarias
para el funcionamiento de numerosos receptores
de factores de crecimiento. La fosforilizacion de la
tiroxina desempena un importante papel en la
proliferacion celular.
La genisteina ha demostrado ser un inhibidor
especifico de la actividad de la tiroxina-kinasa y,
por tanto, bloquea receptores de factores de crecimiento.
INHIBICION DE LAS TOPOISOMERASAS DEL
ADN:
Las topoisomerasas son enzimas que alteran
la conformacion del ADN, y son cruciales para la
division celular37.
La inhibicion de las topoisomerasas es hoy en
dia un objetivo para el diseno de nuevas drogas
anticancerigenas.
La genisteina es un potente inhibidor de estas
enzimas. La quercetina, fisetina y morina tambien
inhiben las ADN topoisomerasas I y II, mientras
que el kaempferol solo inhibe la ADN topoisomerasa
II39.
Existen nutrientes con un alto contenido en
fitoestrogenos entre ellos los mas importantes
son los siguientes:
Arroz
El arroz, importante fuente de isoflavonoides,
es un producto muy popular en el noreste de
Finlandia, area conocida por la menor incidencia
de cancer de prostata de todo el pais40.
403
DIETA Y CANCER DE PROSTATA
En un estudio con japoneses en Hawai,
Severson y colaboradores establecieron que un
incremento en el consumo de arroz y soja se asociaba
con una disminucion del riesgo de padecer
cancer de prostata41.
Tambien se han realizado estudios inoculando
celulas LNCaP en ratones alimentados con una
dieta rica en arroz, en los cuales no se observo
progresion tumoral cuando se comparo con controles.
Este efecto desaparecio cuando se anadio
grasa a la dieta39.
Soja
Un reciente estudio usando el modelo animal de
adenocarcinoma de prostata Dunning R3327 mostro
que en las ratas alimentadas con pienso de arroz
o fluor de soja el tumor crecia mucho mas lentamente
que los tumores en los animales control40.
La genisteina, producto predominante en la
soja, es un potente inhibidor de la proteina tiroxina-
kinasa y topoisomerasa II, enzimas cruciales
para la proliferacion celular. Tambien es un
inhibidor de la angiogenesis y de numerosas
enzimas del metabolismo esteroideo como la aromatasa
y la 5a reductasa42 .
Tanto estudios epidemiologicos como estudios
sobre emigrantes, han demostrado correlacion
entre un incremento de los niveles de isoflavonas
(en especial genisteina) en el suero y orina de los
varones asiaticos y disminucion de la incidencia
de cancer de prostata43.
Cereales
Rose y colaboradores han encontrado un efecto
protector de las dietas ricas en cereales contra
el cancer de prostata 44.
Te verde
El te es la bebida mas consumida en el mundo
a excepcion del agua. El te verde contiene polifenoles,
siendo los flavonoles los mas importantes.
Dentro de estos se encuentran la epicatequina,
epicatequina 3-galato, epigalocatequina y epigalocatequina
3-galato42.
En un estudio en el que se inocularon celulas
LNCaP y PC-3 en ratones atimicos, se vio que tras
dos semanas de inyeccion diaria de 1 mg de epigalocatequina
se producia una reduccion de
ambos tumores entre el 20% y el 30%45.
La epigalocatequina, inhibio el crecimiento
tumoral en celulas LNCaP y la expresion de los
genes regulados por androgenos y hK2. Tambien
se ha visto un importante efecto inhibitorio sobre
el promotor del PSA46.
DIETA MEDITERRANEA Y CANCER DE
PROSTATA
La dieta mediterranea, considerada hoy en dia
protectora contra canceres endocrinos, asi como,
frente a enfermedades cardiovasculares, tiene un
alto contenido de frutas, vegetales y pasta, y tambien
un consumo moderado de vino47.
Existen estudios realizados en Italia que
demuestran un efecto protector de la fruta fresca
y los vegetales crudos frente a numerosos canceres,
incluyendo el de prostata48, 49.
El vino contiene mas de 500 compuestos diferentes:
azucares, acidos, glicerol, polifenoles,
aldehidos, vitaminas, etc. Los polifenoles estan
presentes en cantidades importantes en vinos
tintos, y en menor medida, en los blancos, y contribuyen
en gran parte a las cualidades deseables
del vino aunque no tienen valor nutritivo.
Estos polifenoles, protegen contra enfermedades
cardiovasculares y algunos estudios indican
que posiblemente contra el cancer.
Polifenoles presentes en el vino, en el rango
pico y nanomolar, disminuyen la proliferacion de
lineas celulares hormono sensibles50.
Estudios con ratones transgenicos alimentados
con catequina, polifenol presente en el vino,
observaron un significativo retraso en la aparicion
del tumor prostatico con relacion al control.
POLIFENOLES DEL VINO TINTO Y
CANCER DE PROSTATA
Nosotros hemos estudiamos in vitro la
influencia de 5 polifenoles presentes en el vino
tinto sobre la proliferacion de las celulas LNCaP
de cancer de prostata humano. Los polifenoles
utilizados han sido: quercetina, rutina, morina,
acido galico y acido tanico. La quercetina, rutina
y morina son flavonoides de la familia de los flavonoles,
mientras que acido galico es un hidroxibenzoato
y el acido tanico es un tanino (polimero
de 8 monomeros de acido galico y glucosa).
Para los estudios sobre la proliferacion celular
y la apoptosis, realizamos la siembra celular en
404
I. ROMERO CAGIGAL, A. FERRUELO ALONSO, A. BERENGUER SANCHEZ
placas de 96 pocillos de 1 ml de capacidad con
500 celulas por pocillo, utilizando medio RPMI -
1640, conteniendo un 10% de suero fetal bovino
(FCS), L-glutamina y antibioticos. Tras la adicion
de los polifenoles antes descritos, las celulas se
cultivaron durante 4 dias (0, 24, 48, 72 y 96
horas) al cabo de las cuales se procedio, al procesamiento
de las muestras para el estudio de la
proliferacion celular utilizando un kit especifico
(Cell Proliferation ELISA BrdU - Roche) y para la
evaluacion de la apoptosis con otro de deteccion
de muerte celular por ELISA (Cell Death
Detection ELISAPLUS, Roche).
Obtuvimos una inhibicion significativa de la
proliferacion celular a las 24 horas de incubacion
con rutina (50 ƒÊM y 75 ƒÊM), morina (75
ƒÊM), acido tanico (10 ƒÊM) y acido galico (10
ƒÊM). A las 48 horas con rutina 75 ƒÊM, morina
50 ƒÊM, y acidos tanico y galico a 10 ƒÊM. A las
72 horas con quercetina (10 ƒÊM), rutina (75
ƒÊM), acido tanico (5 ƒÊM), y acido galico (10 ƒÊM).
A las 96 horas con quercetina (5 ƒÊM y 10 ƒÊM),
rutina (50 ƒÊM y 75 ƒÊM), morina (50 ƒÊM y 75
ƒÊM), acidos tanico y galico (5 ƒÊM y 10 ƒÊM)
representamos la inhibicion de la proliferacion
de las celulas LNCaP inducida por los polifenoles
a lo largo de las 96 horas del experimento
con las diferentes dosis de cada nutriente en
las Figuras 1, 2 y 3.
Las Figuras 4, 5 y 6 son fotos de microscopia
optica a 20 aumentos, en las que observamos la
diferente densidad celular tras la inhibicion de la
proliferacion celular inducida por acido tanico a
concentracion de 10 ƒÊM a las 48 y 72 horas.
(Figs. 4, 5 y 6).
En cuanto a la induccion apoptotica a las 24
horas no se produjo induccion significativa de
apoptosis con ningun nutriente utilizando las
dosis que producian inhibicion significativa de
la proliferacion. A partir de las 48 horas de
405
DIETA Y CANCER DE PROSTATA
FIGURA 1. Efecto de rutina 25 ƒÊM, morina 25 ƒÊM, quercetina
1ƒÊM, acidos galico 1 ƒÊM y tanico 1 ƒÊM sobre la proliferacion
de celulas LNCaP in vitro comparado con control
a las 24, 48, 72 y 96 horas. La absorbancia (U.A.)
expresa la sintesis de ADN (una forma directa de establecer
la proliferacion celular). Los resultados se obtuvieron
de la media de tres experimentos diferentes.
FIGURA 2. Efecto de rutina 50 ƒÊM, morina 50 ƒÊM, quercetina
5 ƒÊM, acidos galico 5 ƒÊM y tanico 5 ƒÊM sobre la
proliferacion de celulas LNCaP in vitro comparado con
control a las 24, 48, 72 y 96 horas. La absorbancia (U.A.)
expresa la sintesis de ADN (una forma directa de establecer
la proliferacion celular). Los resultados se obtuvieron
de la media de tres experimentos diferentes.
FIGURA 3. Efecto de rutina 75 ƒÊM, morina 75 ƒÊM, quercetina
10 ƒÊM, acidos galico 10 ƒÊM y tanico 10 ƒÊM sobre
la proliferacion de celulas LNCaP in vitro comparado con
control a las 24, 48, 72 y 96 horas. La absorbancia (U.A.)
expresa la sintesis de ADN (una forma directa de establecer
la proliferacion celular). Los resultados se obtuvieron
de la media de tres experimentos diferentes.
406
I. ROMERO CAGIGAL, A. FERRUELO ALONSO, A. BERENGUER SANCHEZ
FIGURA 4. Celulas LnCap en medio de cultivo RPMI-1640
con 5% FCS. Aspecto de las placas de cultivo a las 0
horas de incubacion. Microscopia optica 20x.
FIGURA 5. Celulas LnCap en medio de cultivo RPMI-1640 con
5% FCS. Aspecto de las placas de cultivo tras 48 horas de
incubacion con Acido Tanico 10ƒÊM; Microscopia optica 20x.
FIGURA 6. Celulas LnCap en medio de cultivo RPMI-1640 con
5% FCS. Aspecto de las placas de cultivo tras 96 horas de
incubacion con Acido Tanico 10ƒÊM; Microscopia optica 20x.
FIGURA 7. ANOVA de la induccion apoptotica por acido galico
(5 y 10 ƒÊM), morina (50 y 75 ƒÊM), quercetina (5 y 10 ƒÊM),
rutina (50 y 75 ƒÊM) y acido tanico (5 y 10 ƒÊM), comparada
con el control tras 24 horas de incubacion. La linea vertical
representa la media de los 9 resultados del control.
FIGURA 8. ANOVA de la induccion apoptotica por acido galico
(5 y 10 ƒÊM), morina (50 y 75 ƒÊM), quercetina (5 y 10 ƒÊM),
rutina (50 y 75 ƒÊM) y acido tanico (5 y 10 ƒÊM), comparada
con el control tras 48 horas de incubacion. La linea vertical
representa la media de los 9 resultados del control.
FIGURA 9. ANOVA de la induccion apoptotica por acido galico
(5 y 10ƒÊM), morina (50 y 75 ƒÊM), quercetina (5 y 10 ƒÊM),
rutina (50 y 75 ƒÊM) y acido tanico (5 y 10 ƒÊM), comparada
con el control tras 72 horas de incubacion. La linea vertical
representa la media de los 9 resultados del control.
incubacion indices apoptoticos significativamente
mas altos (p<0,01) se obtuvieron en presencia
de acido galico 5 y 10 ƒÊM, tanico 5 y 10 ƒÊM, y
rutina 75 ƒÊM, (p<0,05 comparados con el control).
Este efecto se mantuvo durante las primeras
72 horas. El efecto de la morina 75 ƒÊM, aunque
significativo (p<0,01), solo aparecio a las 72
horas. Inversamente, quercetina 5 y 10 ƒÊM indujeron
apoptosis significativa (p<0,05) durante las
primeras 48 horas, comparada con el control.
Los resultados se expresan como un factor de
enriquecimiento (EF), en mono y oligonucleosomas,
el cual resultara del cociente entre la
absorbancia de la muestra (celulas tratadas con
los nutrientes) y la absorbancia del control (celulas
no tratadas), cuanto mayor sea el factor de
enriquecimiento, mayor sera el grado de muerte
celular.
Las Figuras 7, 8 y 9 representan ANOVAS de
la induccion apoptotica mediada por los polifenoles
en comparacion con el control. (Figs. 7, 8 y 9).
Las Figuras 10, 11 y 12 son fotos de microscopia
optica a 20 aumentos, en las que observamos
la diferente densidad celular tras la induccion
apoptotica por acido galico a concentracion
de 10 ƒÊM a las 48 y 72 horas. (Figs. 10, 11 y 12).
REFERENCIAS
1. PATHAK SK, SHARMA RA, MELLON JK.:
Chemoprevention of prostate cancer by diet-derived
antioxidant agents and hormonal manipulation. Int
J Oncol (Review) 2003; 22 (1): 5-13.
2. GREENLEE RT, HILL-HARMON MB, MUTTAY T,
THUN M.: Cancer Statistics, 2001: CA Cancer J Clin
2001; 51: 15-36.
3. KIRBY R, FITZPATRICK J, KIRBY M, FITZPATRICK
A.: A shared care for prostatic diseases. ISIS Medical
Media. 1994.
4. BOYLE P, SEVERI G.: Epidemiology of prostate cancer.
Chemoprevention. Eur Urol 1999; 35: 370-376.
5. ARRIZABALAGA M, NAVARRO M, MORAS J y cols.:
Incidencia de los principales carcinomas urologicos
en el area sanitaria VII de Madrid. Actas Urologicas
Espanolas 1994: 145: 161.
6. HERRANZ AMO F.: El cancer de prostata en la
Comunidad de Madrid en el ano 2000. 2002.
407
DIETA Y CANCER DE PROSTATA
FIGURA 10. Celulas LnCap en medio de cultivo RPMI-
1640 con 5% FCS. Aspecto de las placas de cultivo a las
0 horas de la siembra; Microscopia optica 20x.
FIGURA 11. Celulas LnCap en medio de cultivo RPMI-1640
con 5% FCS. Aspecto de las placas de cultivo a las 48
horas de la siembra, tras incubacion con acido galico 10
ƒÊM; Microscopia optica 20x.
FIGURA 12. Celulas LnCap en medio de cultivo RPMI-1640
con 5% FCS. Aspecto de las placas de cultivo a las 72
horas de la siembra, tras incubacion con acido galico 10
ƒÊM; Microscopia optica 20x.
17. PIERPOINT WS.: Flavonoids in the human diet. En
V Cody, E Middleton Jr & J B Harbone (Eds),
Progress in Clinical and Biological Research: 125-
140. New York: Alan R Liss.
18. BERTRAM FJ, KOLONEL LN, MEYSKENS FL.:
Strategies and rationale for chemoprevention in cancer
in humans. Cancer Res 1987; 47: 3012-3031.
19. KAMAT AM, LAMM DL.: Chemoprevention of urological
cancer. J Urol 1999; 161: 1748-1760.
10. SCHULMAN CC, KELLOFF GJ.: Introduction: strategies
for chemoprevention of prostate cancer symposium
proceedings. Brussels. Eur Urol 1999; 35:
341-547.
11. ADLERCREUTZ H.: Western diets and Western
diseases: some hormonal and biochemical mechanisms
and associations. Scan J Clin Lab Invest
1990; 50 (sup. 201): 3-23.
12. FAIR W.: AUA News July 1998.
13. DENIS L, MORTON MS, GRIFFITHS K.: Diet and its
preventive role in prostatic disease. Eur Urol 1999;
35: 377-387.
14. ALBANES.: Caloric intake, body weight and cancer.
A review. Nutr Cancer 1987; 9: 199-217.
15. KOLONEL LN.: Nutrition and prostate cancer.
Cancer Causes Control 1996; 7: 83-94.
16. NGUYEN ML, SCHWARTZ SJ.: Lycopene: chemical
and biological properties. Food Thenol 1999; 53:
38-45.
17. GIOVANNUCCI E.: Tomatoes, tomato-base products,
lycopene and cancer: review of the epidemiological
literature. J Natl Cancer Inst 1999; 91:
317-331.
18. CHAUDRY A, MC CLINTON S, MOFFAT LE, WAHLE
KW.: Essential fatty acid distribution in the plasma
and tissue phospholipids of patients with benign
and malignant prostatic disease. Br J Cancer 1991;
64 (6): 1157-1160.
19. PERSAD RA, GILLATT DA, HEINEMANN D, HABIB
NA, SMITH PJ.: Erythrocyte stearic to oleic acid
ratio in prostatic carcinoma. Br J Urol 1990; 65 (3):
268-270.
20. ROSE DP, CONNELLY JM.: Effects of fatty acids
and prostate cancer. Lipids 1992; 27: 798-803.
21. HIRAYAMA T.: A large-scale cohort study on cancer
risks by diet - with special reference to the riskreducing
effects of green-yellow vegetable consumption.
En Hayash Y et al. (Editores); Diet,
Nutrition and Cancer. Utrecht, VNU Sci Press/
Tokyo, Jpn Sci Soc Press 1986: 41-53.
22. COHEN HJ, CRISTAL AR, STANFORD JL.: Fruit
and vegetables ingestion, and prostate cancer risk.
J Natl Cancer Inst 2000; 92: 61-68.
23. KUMAR NB, BESTERMAN KB.: Nutrients in the
chemoprevention of prostate cancer: current and
future prospects. Cancer control; JMCC 1999; 6
(6): 580-586.
24. NORRISH AE, JACKSON RT, SHARPE SJ y cols.:
Prostate cancer and dietary carotenoids. Am J
Epidemiol 2000; 151: 123-129.
25. HEINONEN OP, ALBANES D, VIRTAMO J y cols.:
Prostate cancer and supplementation with alphatocopherol
and beta-carotene: incidence and mortality
in a controlled trial. J Natl Cancer Inst 1998;
90: 440-446.
26. INSTITUTE OF MEDICINE, NATIONAL ACADEMY
OF SCIENCES; Food and nutrition board; panel on
dietary antioxidants and related compounds.
Dietary reference intakes for vitamin C, vitamin E,
selenium and carotenoids: Washington DC:
National Academy Press 2000.
27. KONETY BR, JOHNSON CS, TRUMP DL, GETZENBERG
RH.: Vitamin D in the prevention and treatment
of prostate cancer. Sem Urol Oncol 1999; 17
(2): 77-84.
28. PEELH DM y cols.: Antiproliferative effects of 1,25-
dihydroxyvitamin D3 on primary cultures of human
prostatic cells. Cancer Res 1994; 54: 805-810.
29. HALGUNSET J, SUNDE A, LUNDMO PI: Retinoic
acid (AA): an inhibitor of 5-alpha-reductase in
Luman prostatic cancer cells. J Steroid Biochem
1987; 28: 731-738.
30. PASQUALI D, THALLER C, EICHELE G.:
Abnormal level of retinoic acid in prostate cancer
tissues. J Clin Endocrinol Metab 1996; 81: 2186-
2191.
31. COMBS GF, GRAY WP.: Chemopreventive agents:
selenium. Pharmacol Ther 1998; 79: 179-192.
32. CLARK LC, COMBS GF JR, TURNBULL BW y cols.:
Effects of selenium supplementation for cancer
prevention in patients with carcinoma of the skin.
A randomised controlled trial. Nutritional prevention
of cancer study group. JAMA 1996; 276: 1957-
1963.
33. KNEKT P, KUMPULAINEN J, JARVINEN R, RISSANEN
H, HELIOVAARA M, REUNANEN A, HAKULINEN
T, AROMAA A.: Flavonoid intake and risk of
chronic diseases. Am J Clin Nutr 2002; 76 (3): 560-
568.
34. MIKSICEK RJ.: Estrogenic flavonoids: structural
requirements for biological activity. Pro Soc Exp Biol
Med 1995; 208: 440-450.
35. MORTON MS, ARISAKA O, MIYAKE N, MORGAN
LD, EVANS BA.: Phytoestrogen concentrations in
serum from Japanese men and women over forty
years of age. J Nutr 2002; 132 (10): 3168-3171.
36. ADLERCREUTZ H, BANNWART C, WAHALA K y
cols.: Inhibition of human aromatase by mammalian
lignans and isoflavonoid phytoestrogens. J
Steroid Biochem Molec Biol 1993; 44: 147-153.
37. CONSTANTINOU A, MEHTA R, RUNYANN C, RAO
K, VAUGHAN A, MOON R.: Flavonoids as DNA
topoisomerase antagonists and poisons: structureactivity
relationships. J Nat Prod 1995; 58: 217-
225.
38. KLEEMOLA P, VIRTANEN M, PIETINEN P.: The
1992 diet survey of Finnish adults, vol B2/1994.
Helsinki, Helsinki National Public Health Institute,
Department of Nutrition. 1994.
39. BYLUND A, ZHANG JX, BERGH A, DAMBER JE y
cols.: Rye bran and soy protein delay growth and
increase apoptosis of human LNCaP prostate adenocarcinoma
in nude mice. Cancer Res 1990; 51:
847-850.
40. LANDSTROM M, ZHANG JX, HALLMANS G,
AMAN P y cols.: Inhibitory effects of soy and rye
diets on the development of Dunning R3327 prostate
adenocarcinoma in rats. Prostate 1998; 36:
151-161.
408
I. ROMERO CAGIGAL, A. FERRUELO ALONSO, A. BERENGUER SANCHEZ
41. SEVERSON RK, NOMURA AM, GROVE AS, STEMMERMANN
GN.: A prospective study of demographics,
diet and prostate cancer among men of
Japanese ancestry in Hawaii. Cancer Res 1989; 49:
1857-1860.
42. GUPTA S, AHMAD N, MUKHTAR H.: Prostate cancer
chemoprevention by green tea. Sem Urol Oncol
1999; 17 (2): 70-76.
43. GRIFFITHS K, MORTON MS, DENNIS L.: Certain
aspects of molecular endocrinology that relate to
the influence of dietary factors on the pathogenesis
of prostate cancer. Eur Urol 1999; 35: 443-455.
44. ROSE DP, BOYAR AP, WYNDER EL.: International
comparisons of mortality rates for cancer of the
breast, ovary, prostate and colon and per capita
food consumption. Cancer 1986; 58: 2363-2371.
45. LIAO S, UMEKITA Y, GUO J, KOKONTYIS JM, HIIPAKKA
RA.: Growth inhibition and regression of
human prostate and breast tumours in athymic
mice by tea epigallocathechin gallato. Cancer Lett
1995; 96: 239-243.
46. REN F, ZHANG S, MITCHELL SH, BUTLER R,
YOUNG CY.: Tea polyphenols down-regulate the
expression of the androgen receptor in LNCaP prostate
cancer cells. Oncogene 2000 6; 19 (15): 1924-
1932.
47. BLOCK G, PATTERSON B, SUBAR A.: Fruit, vegetables
and cancer prevention: a review of the epidemiological
evidence. Nutr Cancer 1992; 18: 1-29.
48. NEGRI E, LA VECCHIA C, FRANCESCHI S, DfAVANZO
B, PARAZZINI F.: The role of vegetables and
fruit in cancer risk; en Hill MJ, Giacosa A, Caygill
CPJ (editores): Epidemiology of diet and cancer
1994. Chichester, Horwood: 327-334.
49. LA VECCHIA C, DE CARLI A, NEGRI E, PARAZZINI
F.: Epidemiological aspects of diet and cancer: a
summary review of case-control studies from
Northern Italy. Oncology 1988; 45: 364-370.
50. DAMIANAKI A, BAKOGEORGOU E, KAMPA M,
NOTAS G, HATZOGLOU A, PANAGIOTOU S,
GEMETZI C, KOUROUMALIS E, MARTIN PM, CASTANAS.:
Potent inhibitory action of red wine polyphenols
on human breast cancer cells. Cell Biochem
2000 6; 78 (3): 429-441.
51. SANCHEZ-CHAPADO M, OLMEDILLA G, CABEZA
M, DONAT E, RUIZ A.: Prevalence of prostate cancer
and prostatic intraepithelial neoplasia in caucasian
Mediterranean males: an autopsy sudy.
Prostate 2003, 15; 54 (3): 238-247.
Dr. I. Romero Cagigal
Servicio de Urologia. Hospital de Getafe
Ctra. de Toledo km. 12,500
28905 Getafe (Madrid)
(Trabajo recibido el 24 marzo de 2003)
409
DIETA Y CANCER DE PROSTATA

No hay comentarios:

Publicar un comentario