domingo, 19 de febrero de 2012

Alimentos Enriquecidos





LOS ALIMENTOS ENRIQUECIDOS


1. Definición.

2. Características de los alimentos enriquecidos.

3. Situación legislativa.

4. Aspectos de mercado.





1. Definición


Se considera un

alimento como enriquecido cuando presenta aumentado o añadido alguno de


sus componentes iniciales respecto a su composición normal.

Se añaden a los alimentos tanto vitaminas como minerales así como otras sustancias distintas de

las anteriores que tengan reconocidos efectos nutricionales o fisiológicos.

Dentro de este grupo de “otras sustancias” se pueden encontrar (sin ser una enumeración

exhaustiva), oligoelementos, aminoácidos, ácidos grasos esenciales, fibras, plantas y extractos de

hierbas, etc...

No se aplica el criterio de alimento enriquecido a los complementos alimenticios ya regulados por

la Directiva 2002/46/CE.

No se concibe como alimento enriquecido a los alimentos no transformados como frutas,

hortalizas, carne, carne de ave o pescado.

Tampoco se le asigna la definición a las bebidas con un volumen de alcohol superior al 1,2 % ,

salvo que deban de tenerse en cuenta premisas de corrección de deficiencias en la población y

para la mejora del estado nutricional de la misma, por lo que la adición se haga recomendable.

La adición de vitaminas y minerales a los alimentos vendrá limitada por las cantidades máximas

que se establezcan por parte de los organismos competentes.

En el caso de productos deshidratados o concentrados las cantidades máximas serán las del

alimento listo para el consumo.



2. Características de los alimentos enriquecidos.


2.1.- Apuntes históricos.

La adición de nutrientes a los alimentos es una práctica originada a principios del siglo XIX cuando

ya se recomendaba añadir yodo a la sal para prevenir el bocio en determinadas zonas deficitarias

de Sudamérica.

El enriquecimiento de margarina con vitamina A empezó en Dinamarca en el año 1918 y la adición

de vitamina D a la leche ocurrió en Estados Unidos en los años 30.

Los cereales de desayuno empiezan a ser enriquecidos a mediados del siglo XX por la empresa

americana Kellogg’s, convirtiéndose en práctica generalizada.

En los últimos tiempos han aparecido en el mercado una gran diversidad de productos alimenticios

enriquecidos (preparados lácteos, bebidas de soja, zumos enriquecidos,...) muchos de ellos con

una finalidad funcional definida para aprovechar los beneficios de las sustancias que se les

adicionan.

2.2.- La conveniencia o no de enriquecer.

Cabe entender que los alimentos enriquecidos tienen su fundamento en la necesidad de abastecer

adicionalmente de algún nutriente que es imprescindible el suplementar.

Siendo alimentos distintos a los complementos alimenticios, en concreto por la forma de

presentación, el destino que se les procura es el mismo el complementar una dieta deficitaria en

algún nutriente importante.

Podría pensarse pues que una dieta equilibrada y sana no precisa de alimentos enriquecidos,

dado que su ingesta podría entenderse como una nutrición en exceso en muchos casos.

Ello no obstante no va en la línea de los productos enriquecidos que se encuentran actualmente a

disposición del consumidor.

Existe la controversia sobre la biodisponibilidad de los nutrientes así como de las consecuencias

de la ingesta excesiva de micronutrinetes o de la toxicidad de la misma, ello conlleva que se pueda

cuestionar el consumo habitual de productos alimenticios enriquecidos, planteándose serias dudas

sobre la real necesidad de incluirlos en la dieta habitual.





3. Situación legislativa


Los alimentos enriquecidos vienen regulados por:


-

Reglamento CE/1925/2006 de 20 de diciembre de 2006 sobre la adición de vitaminas y


minerales y otras sustancias determinadas a los alimentos.

En este reglamento se pretende armonizar la distinta normativa existente en los estados

miembros en lo que refiere a la producción de alimentos y al uso de nutrientes diversos en su

adición a los mismos.


-

Reglamento CE/0108/2008 de 15 de enero de 2008 por el que se modifica el Reglamento


CE/1925/2006 sobre la adición de vitaminas y minerales y otras sustancias determinadas a

los alimentos.

En este reglamento se modifican diversos artículos del anterior para dar competencia a la

Comisión para que pueda adoptar modificaciones a los anexos I y II del Reglamento

CE/1925/2006 referidos a las vitaminas y minerales así como a las fuentes de las mismas, que

pueden añadirse o no en los alimentos.

Así mismo a los alimentos enriquecidos le son de aplicación las legislaciones:


-

Directiva 90/496/ CE de 24 de septiembre de 1990, relativa al etiquetado sobre propiedades


nutritivas de los productos alimenticios.


-

Directiva 2008/100/CE de 28 de octubre de 2008, por la que se modifica la Directiva


90/496/CE relativa al etiquetado sobre propiedades nutritivas de los productos alimenticios


-

Reglamento CE/1924/2006 de 20 de diciembre de 2006 relativo a las declaraciones


nutricionales y de propiedades saludables en los alimentos.


-

Reglamento CE/0109/2008 de 15 de enero de 2008 por el que se modifica el Reglamento


CE/1924/2006 relativo a las declaraciones nutricionales y de propiedades saludables en los

alimentos



4. Aspectos de mercado.


4.1.- Etiquetado diferenciado

Los alimentos enriquecidos por lo que respecta al etiquetado y en el ámbito español seguirán lo

marcado en la Norma General de Etiquetado para productos alimenticios (Real Decreto1334/1999

y modificaciones). Esta normativa incorpora las directivas europeas 79/112/CE y sus

modificaciones que posteriormente han sido compiladas por la directiva 2000/13/CE corregida por

las directivas 2001/101/CE y 2003/89/CE.

Es así mismo de aplicación la normativa relativa al etiquetado sobre propiedades nutritivas de los

productos alimenticios.

Por lo que respecta a las vitaminas y minerales que enriquezcan a los alimentos, cabe señalar que

deberán indicar los valores presentes en el producto en referencia a las Cantidades Diarias

Recomendadas (CDR) ya sea por 100 gramos o 100 mL de producto, y ya sea por unidad de

consumo.

El etiquetado mencionará específicamente en su denominación que es un alimento enriquecido

para que pueda claramente diferenciarse del resto de características similares.


Enriquecido con

vitaminas A+C+E



4.2.- Presentación en el mercado como alimentos funcionales.

Los alimentos enriquecidos son a menudo presentados en el mercado como productos con

propiedades beneficiosas para la salud por el aporte de nutrientes con propiedades fisiológicas

específicas. Es decir son ofrecidos como alimentos funcionales.

Ello puede generar en algunos casos una cierta duda o confusión desde el punto de vista de

definición, puesto que productos con efectos nutricionales o fisiológicos específicos se pueden

encontrar en el mercado de muy distintas formas.

El alimento enriquecido debe perseguir por definición el complementar un déficit manifiesto de los

componentes o sustancias en los que es enriquecido, no pretende pues ofrecer otro beneficio que

el intrínseco de la complementación.

4.3.- Ejemplos de alimentos enriquecidos



Preparados lácteos


Este es un grupo muy extenso en lo referente a productos enriquecidos, los batidos de cacao, los

yogures, las mantequillas, margarinas con fitoesteroles, las leches enriquecidas con omega-3, o

fibra o vitaminas, etc.

Ejemplos:


-

Leches maternizadas: son un ejemplo clásico de lo que representa un alimento enriquecido


aunque ya tienen su legislación específica, persiguen simular la leche materna a partir de la

leche de vaca enriquecida y tratada.


-

Leches enriquecidas con calcio: pensadas para ayudar al fortalecimiento óseo


-

Leches enriquecidas con vitaminas A y D: estas vitaminas se pierden en el procesado de las


leches a las que se les extrae la fase grasa (desnatadas y semidesnatadas) y se recomienda

que sean restituidas. Además aportan las propiedades de las propias vitaminas.


-

Leches con fibra: pretenden incluir un aporte adicional de fibra a la dieta habitual aunque a


veces no sea muy significativo.


-

Leches enriquecidas con omega-3: persiguen favorecer la prevención frente a riesgos


cardiovasculares aprovechando los beneficios de los ácidos grasos poliinsaturados.



-

Leches enriquecidas con isoflavonas: este tipo de alimento está focalizado en la prevención


cardiovascular y en la regulación hormonal de la mujer por las propiedades de la soja y sus

derivados.

Todos ellos configuran una extensa variedad a disposición del consumidor en función de sus

necesidades o deseos.



Cereales y derivados


Los cereales de desayuno típicos están presentes en el mercado con un alto índice de

enriquecimiento en vitaminas y minerales, dándose la peculiaridad que es muy complicado el

poder encontrar productos de estas características que no sean alimentos enriquecidos.



Sal yodada


La problemática del bocio ha sido ampliamente tratada con la fortificación de la sal con yodo para

combatir esta patología. La sal yodada conforma hoy en día uno de los principales alimentos

enriquecidos presentes en la dieta diaria.



Los condimentos y especias


En países donde el consumo de especias está muy extendido este tipo de alimentos representan

un elemento importante para combatir deficiencias nutricionales de la población, ejemplo de ello es

la India y la prevalencia de anemia, que se combate con la adición de hierro en los condimentos.

El curry o la soja también serian ejemplos de productos fortificados con hierro para la actuación

contra la anemia.



Productos enriquecidos con antioxidantes


Ejemplos de ellos:


-

la tríada de vitaminas A, C y E. Estas vitaminas forman parte de muchos zumos, leches y


bebidas mixtas de leche y fruta.


-

licopeno (carotenoide del tomate);





-

betacaroteno (provitamina A presente de forma natural en zanahoria, mango,...);


-

polifenoles vegetales


-

compuestos azufrados


-

zinc


-

selenio



Productos enriquecidos con fitoesteroles


Significativo es el caso de una margarina enriquecida con fitoesteroles pensada en aprovechar las

propiedades de los mismos por su capacidad hipolipemiante. Ello viene demostrado de forma

científica y la Comisión Europea ha aprobado el producto como nuevo alimento y así ha permitido

su uso en este tipo de productos enriquecidos.



Productos enriquecidos con ácidos grasos Omega-3


Los ácidos grasos poliinsaturados ofrecen unas propiedades nutricionales propias que se focalizan

en la ayuda a evitar problemas de tipo cardiovascular al no permitir la agregación de plaquetas. En

concreto existen dos ácidos grasos específicos, el EPA (ácido eicosapentenoico) y el DHA (ácido

docosahexanoico) que están presentes en distintos tipos de alimentos de forma natural pero que

también son añadidos en otros productos alimenticios para enriquecerlos.

En concreto podemos encontrarlos, por ejemplo, en huevos (DHA), productos lácteos y productos

lácteos infantiles tipo Danonino (DHA), o en margarinas (EPA y DHA)



Probióticos


La ingesta de productos enriquecidos con microorganismos vivos del tipo

Lactobacillus


acidophilus

, Bifidobacterium bifidum o Lactobacillus casei immunitas, o incluso fermentados con


dichas bacterias, parece que favorece ya no solamente la digestibilidad sino el estado

immunológico natural del organismo.




Prebióticos


Sustancias alimenticias que poseen la facultad de poder soportar el paso digestivo más allá del

intestino delgado, pudiendo ser fermentados en el intestino grueso por la flora bacteriana allí

presente. En dicha fermentación se aprovechan los beneficios hacia la propia flora bacteriana y

para el organismo.

La mayoría de prebióticos son productos de fibra, ya sean fibra soluble, oligosacáridos no

digeribles o lignina.

Los fructooligosacáridos (FOS) son oligosacáridos no digeribles que pueden ser fermentados

4.2.- La comercialización/publicidad

Los alimentos enriquecidos actualmente en el mercado presentan un público diana bien

diferenciado:


-

El público infantil


El público infantil recibe los alimentos enriquecidos en todo aquellos alimentos que significan su

desayuno y/o merienda. Los cereales de desayuno existentes en el mercado están

mayoritariamente enriquecidos con vitaminas y minerales.

Así mismo los productos lácteos como los batidos de cacao o los yogures líquidos aportan

vitaminas y minerales o ácidos grasos poliinsaturados para un buen desarrollo intelectual o en su

caso incorporan la alegación publicitaria de “energía”.

Los zumos de fruta o su mezcla con leche son también productos muy focalizados a la población

infantil y también son frecuentemente enriquecidos con vitaminas y minerales e incluso con fibra.


-

El público de la tercera edad


La franja de la tercera edad recibe los alimentos enriquecidos como parte de una dieta deficitaria

en calcio y fósforo, o de elementos para una mayor longevidad (antioxidantes) o de productos que

puedan ejercer una mejora en la memoria y en el ejercicio intelectual.

También es sabida la tendencia a tener una nutrición más deficitaria en vitaminas y minerales en

la etapa más longeva, por lo que representa el cambio de hábito alimentario hacia un mayor



sedentarismo, por lo que alimentos enriquecidos con vitaminas y minerales para las personas de

más edad son fácilmente presentes en el mercado.


-

El público adulto


La mujer adulta “necesita” enriquecer su dieta con calcio para prevenir un estado de osteoporosis.

La protección cardiovascular del adulto requiere productos ricos en Omega-3.

Una mejora en la digestión recomienda la ingesta de alimentos enriquecidos con probióticos y/o

prebióticos.

Es también la acción “anti-aging” (antienvejecimiento) una premisa permanente en el mercado de

alimentos enriquecidos con una funcionalidad añadida. Ello viene liderado por los productos

catalogados como antioxidantes ya sea por su aporte en vitaminas y minerales como por la

incorporación de polifenoles.

4.3.- La alegaciones de salud

Los alimentos enriquecidos dada la manera como se posicionan en el mercado y por sus propias

características definitorias, están así mismo sometidos a lo que dispone la legislación vigente

sobre las declaraciones nutricionales y de propiedades saludables en los alimentos (Reglamento

Europeo 1924/2006).

Ello quiere decir, en términos generales, que cualquier elemento publicitario que indique o

relacione el producto con la salud y los beneficios que ejerce o puede ejercer el producto deberán

ser aprobados por la administración europea. Además la declaración que quiera publicitarse debe

ser demostrada científicamente.

4.4.- El precio de los alimentos enriquecidos

Por término general un alimento enriquecido presente en el mercado se vende con un precio

superior al producto convencional. Los valores pueden oscilar entre un 20 y un 25 % de más.

La justificación es explicable a la propia adición de sustancias con lo que conlleva el

encarecimiento tecnológico en el proceso. Además los productos requieren de por sí una carga

publicitaria superior al tener que ser distinguibles en el mercado respecto a productos

convencionales o de similar categoría.

1 comentario: