domingo, 19 de febrero de 2012

Alergia asma

RESUMEN
La prevalencia del asma y enfermedades alérgicas
ha aumentado en los últimos años, sobre todo en
los países industrializados. La patología alérgica empieza
a manifestarse desde los primeros años de
vida. Habitualmente se inicia con la alergia a alimentos
y dermatitis atópica, para más tarde aparecer la
alergia respiratoria manifestándose por rinitis y/o
asma. Ello ha inducido a realizar medidas de prevención,
en aquellos niños con alto riesgo de atopia, al
considerar: 1) los antecedentes familiares de enfermedades
alérgicas (asma, eccema, y/o rinitis alérgica),
2) antecedentes personales de atopia como dermatitis
atópica, máxime si ésta está asociada a una
alergia alimentaria, y 3) la existencia de sensibilización
alérgica, sobre todo a neumoalergenos, ya sea
de aparición precoz o tardía, pero persistente durante
la infancia.
La prevención se establece a tres niveles diferentes:
prevención primaria, evitando la sensibilización;
prevención secundaria, evitando la aparición de la enfermedad
y prevención terciaria, evitando la sintomatología.
En este trabajo se comentan los conocimientos
actuales sobre las medidas de prevención y su eficacia.
En el último apartado se valora la importancia,
en cuanto a prevención, de la alimentación materna y
la utilización de pre y probióticos.
Palabras clave: Prevención en alergia. Prevención
primaria. Prevención secundaria. Prevención terciaria.
INTRODUCCIÓN
La prevalencia del asma y enfermedades alérgicas
ha aumentado en los últimos años, sobre todo en
los países industrializados, como pone en evidencia
el estudio ISAAC1.
La patología atópica comienza desde los primeros
años de vida y progresivamente pueden aparecer
otros procesos alérgicos. Se inicia con la alergia a alimentos
y dermatitis atópica, para más tarde aparecer
la alergia respiratoria manifestándose por rinitis y/o
asma.
Los dos hechos previamente referidos inducen a
establecer medidas de prevención de la atopia, sobre
todo en los niños lactantes que presentan un mayor
riesgo de padecer una enfermedad atópica. Sin embargo
se trata de enfermedades muy complejas en
cuya etiopatogenia intervienen múltiples factores:
ambientales, genéticos y factores epigenéticos.
La primera dificultad a la hora de abordar el problema
de la prevención es la de la definición del niño
recién nacido con alto riesgo de ser atópico. Con la
intención de unificar criterios, consideraríamos tal
condición a: 1) aquellos niños que tienen en su familia
antecedentes de enfermedades alérgicas (asma,
eccema, y/o rinitis alérgica). El riesgo será mayor si el
riesgo es biparenteral, o si los padres presentan el
mismo fenotipo que el niño, 2) antecedentes personales
de atopia como dermatitis atópica, máxime si
ésta está asociada a una alergia alimentaria, 3) la
existencia de una sensibilización alérgica, sobre todo
a neumoalergenos, ya sea de aparición precoz o tardía,
pero persistente durante la infancia.
En la presente revisión analizaremos las posibles
conductas de actuación en la prevención primaria,
Allergol et Immunopathol 2007;35(Supl 1):5-10
MESA REDONDA:
PREVALENCIA, FACTORES ASOCIADOS
Y PREVENCIÓN DE LAS ENFERMEDADES ALÉRGICAS
(Moderador: F. Lorente)
Prevención de las enfermedades alérgicas
F. Lorente1, M. Isidoro2, I. Dávila3, E. Laffond3 y E. Moreno3
1Unidad de alergología Infantil. 2Unidad de Técnicas moleculares. Servicio de Bioquímica. 3Unidad de Alergología.
Hospital Universitario de Salamanca.
secundaria y terciaria de las enfermedades alérgicas
y del asma, y si realmente son eficaces.
Posibilidades de la prevención primaria
Los estudios realizados a lo largo de los años
muestran la gran complejidad existente para realizar
una verdadera prevención primaria. Parte del problema
viene determinado porque es importante definir
qué deberíamos prevenir: La sensibilización frente a
un alergeno específico o la tendencia a una respuesta
IgE dependiente en general.
En general se asume que la reducción de la exposición
a aeroalergenos conlleva una reducción en la
sensibilización y de manera paralela a la reducción de
la sintomatología clínica. Sin embargo no todos los
trabajos coinciden en ello2.
Lau et al3, en un estudio multicéntrico realizado en
la década de los noventa, en Alemania, ponen en evidencia
que los niños que presentan sensibilidad sostenida
a neumoalergenos, tienen una mayor predisposición
a padecer asma, y por lo que se refiere a la
prevención primaria de esta enfermedad, señalan
que la disminución en la concentración de aeroalergenos,
especialmente ácaros, en los primeros meses
de vida, disminuye el riego de sensibilizaciones
futuras a neumoalergenos pero no modifica la evolución
hacia el asma. Por tanto, para estos autores, la
sensibilización alérgica a neumoalergenos está claramente
asociada al asma, pero no es un factor causal
suficiente del desarrollo de asma en los niños.
El estudio multicéntrico europeo SPACE (Study
on the Prevention of Allegy in Children in Europe) ha
evaluado la eficacia de la eliminación de ácaros en un
grupo elevado de niños recién nacidos con elevado
riesgo de atopia4; según este estudio la reducción
en la carga de antígeno de ácaros en los primeros
meses de vida, reduce la sensibilización alérgica así
como las enfermedades alérgicas en los primeros
años de vida. La prevalencia de sensibilización a ácaros
en el grupo de niños en el que se realizaron medidas
profilácticas fue del 1,86 %, frente al 5% de
prevalencia en el grupo control, pero este efecto de
protección de síntomas de asma o eccema desaparece
después de los dos años.
Por lo que respecta a la presencia de animales en
el domicilio, existe cierta controversia. Para algunos
autores tener animales en casa durante los primeros
años de vida, puede inducir cierta tolerancia y por
tanto evitar al niño su sensibilización y aparición de
asma5,6. Otros autores, sin embargo, relacionan la presencia
de gato en el domicilio con un mayor riesgo
de sensibilización al mismo7,8. Parece ser que la clave
está en el grado de exposición a los productos dérmicos
del gato, induciendo tolerancia cuando la exposición
es elevada desde muy temprano, o sensibilización
si ésta fuera esporádica o más débil.
En un estudio realizado en Canadá por Chan-Yeung
et al9,10, en más de 500 niños recién nacidos con alto
riesgo de atopia, evitando en un grupo la exposición
a ácaros, animales, humos de tabaco y administrando
leche parcialmente hidrolizada, observan cómo a
los dos años hay una disminución del 90 % de sibilancias
en el grupo en el que se realiza la profilaxis
frente al grupo control, y un 60 % menos de asma, y
a los siete años la incidencia de asma es del 12,9%
frente al 25 % en los niños control11. Por el contrario
no encontraron diferencias estadísticamente significativas
en cuanto a la aparición de rinitis y/o eccema
o en cuanto a la sensibilización a aeroalergenos.
Es muy posible que el hacerse alérgico o no esté
relacionado con una mayor o menor concentración
de endotoxinas en la piel de los animales de compañía.
En este sentido se ha comprobado (hipótesis de
la higiene)12 que la exposición a endotoxinas de bacterias
gram negativas, induce en el sistema inmune
una respuesta Th1 en lugar de Th2. No obstante no es
fácil relacionar situaciones de una mayor o menor exposición
a microorganismos (número de hermanos,
asistencia a guarderías, contacto con animales, etc.)
con una mayor o menor predisposición a enfermedades
alérgicas y a asma.
La alimentación materna es sin duda una de las recomendaciones
más importantes de la prevención
primaria13-15, pero para evaluar la eficacia de la misma
es importante, en primer lugar, definir el punto de
corte de la misma.
Como ponen en evidencia estudios de metaanálisis,
la alimentación materna durante tres meses sería
muy beneficiosa para la dermatitis atópica, sobre
todo en niños con historia de atopia, y prevendría el
desarrollo del asma entre los 2 y 5 años16, si bien no
todos los estudios observan esta acción beneficiosa
de la lactancia materna, aunque ninguno discute el
beneficio de la lactancia materna.
En cuanto a la eficacia de las modificaciones alimentarias,
Peat et al15 han observado una reducción de sibilancias
en niños alimentados con suplemento en ácidos
grasos ricos en omega-3, y en línea parecida están los
hallazgos de Rashd et al16, que efectúan control de los
niveles de ácaros y dieta con hidrolizados de leche, observando
a los 8 años una menor incidencia de tos nocturna,
sibilancias, hiperreactividad bronquial y atopia.
Un aspecto muy discutido es la eficacia o no para
la prevención de la atopia y asma de las dietas en la
madre gestante. Dietas exentas especialmente de
frutos secos es recomendada en ellas por la Asociación
de Pediatras Americanos13, pero no por las Sociedades
Europeas14.
Allergol et Immunopathol 2007;35(Supl 1):5-10
6 MESA REDONDA: PREVALENCIA, FACTORES ASOCIADOS Y PREVENCIÓN DE LAS ENFERMEDADES ALÉRGICAS
Sí parece que hay unanimidad en cuanto a que
cuando un niño con riesgo de atopia requiere una formula
láctea, se le ofrezca, como prevención primaria,
una formula hidrolizada frente a una parcialmente hidrolizada,
aunque también en este aspecto los resultados
de los diferentes estudios son contradictorios17.
Prevención secundaria. ¿Es eficaz?
En los últimos treinta años se han hecho verdaderos
progresos en el conocimiento de la importancia
de la evitación de los aeroalergenos como medidas
para prevenir la alergia y el asma. Si la estrategia de
evitar los aeroalergenos es cada vez más clara, no lo
es tanto el momento de realizarla. Así está aún por
demostrar, como hemos visto, la eficacia de la prevención
primaria, esto es la evitación de la sensibilización
atópica. Por el contrario no parecer haber
dudas, a la luz de amplios estudios realizados recientemente
en la disminución del asma, sobre la eficacia
de la prevención secundaria, encaminada a evitar los
síntomas en aquellos pacientes ya atópicos. La reducción,
lo más amplia posible, de la exposición alergénica
es junto al tratamiento medicamentoso y la
desensibilización específica, uno de los tratamientos
claves de las enfermedades alérgicas.
Existen numerosos trabajos que ponen en evidencia
la aparición de crisis de asma que a veces obligan
a acudir a urgencias e incluso a la hospitalización
del niño en relación con concentraciones elevadas de
pólenes18, hongos como Alternaria19, o ácaros20.
Nishioka et al21 han demostrado que evitando o
disminuyendo los ácaros de los domicilios del recién
nacido con riesgo atópico (concretamente eccema
atópico), aunque aún no estuvieran sensibilizados a
este alergeno, permite disminuir la aparición de asma
así como la formación de anticuerpos IgE específicos
frente a ácaros. Además, en más de la mitad
de aquellos niños que ya presentaban síntomas de
asma la exposición a menos de 2 g/g de alergenos,
disminuyo su sensibilización y mejoraron los síntomas.
En el mismo sentido, Boner et al observaron en un
trabajo prospectivo que implicaba a 1.756 niños asmáticos
alérgicos a ácaros, una menor recidiva de
sus síntomas así como mejoría de la hiperreactividad
bronquial, mientras que aquellos en cuyo domicilio
no se hizo tratamiento alguno permanecían con la
misma sintomatología22.
A pesar de estos datos, dos estudios de metaanálisis
reflejan la ineficacia en cuanto a aparición de síntomas,
de aquellos métodos encaminados a reducir
la concentración de ácaros23,24. Además estos estudios
de metaanálisis hacen hincapié en los defectos
de los estudios clínicos sobre la eficacia de evitar los
ácaros en los domicilios de los pacientes: dificultad
de fenotipos precisos, utilización de métodos de eliminación
de ácaros no homologados, tiempo de estudios
insuficientes, etc. Hay que señalar, no obstante,
que muchos de estos estudios se han realizado
en adultos.
Aun existiendo también discrepancias al respecto,
hay estudios que demuestran cómo la presencia
de gato o de perro en los primeros años de vida
previene de la aparición de asma a la edad de
12-13 años, si bien parece que ello solamente ocurre
en aquellos niños que no tienen padres asmáticos25.
Parece en cualquier caso difícil eliminar todos
los alergenos de animales aun utilizando aspiradores
aparentemente adecuados para ello.
Otros factores ambientales de interior parecen jugar
también un papel importante en la aparición o la
agravación de los síntomas de asma. Así el riesgo
relativo de crisis de asma en los niños que conviven
con fumadores aumenta considerablemente cuando
los padres son fumadores, poniendo en evidencia
además la relación entre intensidad de tabaquismo
pasivo y prevalencia del asma26,27.
Por lo que respecta a otros contaminantes químicos,
la exposición a formaldehído es un factor de
riesgo de asma en el niño: por cada 10 g/m3 que aumente
el formaldehído en la vivienda de un niño aumenta
un 3% el riesgo de asma28. Blay et al29 han
comprobado como una exposición a 100 g/ml de
formaldehído durante 30 minutos agrava los síntomas
bronquiales de pacientes asmáticos alérgicos a
ácaros. Igualmente se ha observado cierta relación
dosis/respuesta entre asma y exposición a NO2, y
SO2.
Es posible que una actuación global permita observar
mejores resultados. Así recientemente Morgan
et al30, en un estudio realizado casi en 1.000 niños
con asma alérgica, a los que realiza una prevención
global (educación, aspiradores de agua, purificadores
de aire), observan una reducción significativa de
los niveles de alergenos de ácaros, cucarachas y de
gatos. Además observan una disminución de casi el
20 % de los síntomas, menor necesidad de utilización
de corticoides, disminución del 13 % en visitas a
urgencias y del 20 % en absentismo escolar, encontrando,
además, una correlación entre la mejoría clínica
y los niveles de reducción de los aeroalergenos,
por lo que concluyen que la intervención global debe
ser considerada como una parte importante del tratamiento
del asma alérgico en los niños sensibles a aeroalergenos.
Antes de cualquier actuación en este
campo es necesario medir la presencia de alergenos
en el medio ambiente del niño y hay que tener en
Allergol et Immunopathol 2007;35(Supl 1):5-10
MESA REDONDA: PREVALENCIA, FACTORES ASOCIADOS Y PREVENCIÓN DE LAS ENFERMEDADES ALÉRGICAS 7
cuenta que una buena eliminación de los aeroalergenos
no es fácil. En cualquier caso hay que recordar
que en una enfermedad como la alergia y el asma
alérgica, en el que los factores ambientales son tan
importantes, el control del medio ambiente es fundamental.
Prevención terciaria
El objetivo de la prevención terciaria es controlar la
enfermedad alérgica, previniendo, en el caso del
asma las exacerbaciones y reducir en lo posible la
medicación de mantenimiento.
Es conocido que la exposición a los diferentes
alergenos puede desencadenar ataques de asma, y
exacerbar la rinitis y el eccema en los niños sensibilizados.
Diferentes estudios observan los beneficios
clínicos que estos pacientes obtienen al reducir o evitar
los alergenos a los que son sensibles. No obstante
también en este campo hay controversia. Hay estudios
amplios que ponen en evidencia los beneficios
de las medidas de prevención frente a otros que observan
resultados contradictorios31,32.
Las medidas que se han mencionado en la prevención
secundaria, por lo que respecta a reducción
de los ácaros en el medio ambiente, pueden lograr
una reducción de la concentración de los mismos,
pero son intervenciones costosas y se cuestiona si
realmente tienen eficacia en la vida real.
Un trabajo reciente de metaanálisis que comprende
49 estudios e incluye 2.733 pacientes, refiere que
las medidas de prevención son ineficaces y no deberían
recomendarse en los pacientes asmáticos y
alérgicos a los mismos24. Por el contrario, otro estudio
realizado por Morgan et al25 en 937 niños con
asma, procedentes de diferentes áreas de USA, a los
que realiza un tratamiento preventivo global, pone en
evidencia que los días libres de síntomas en aquellos
niños en los que se redujeron las concentraciones
de alergenos (ácaros y cucarachas) superó el
50 %, así como también disminuyeron en ellos las
visitas a urgencias.
Por lo que respecta a la prevención terciaria de rinitis
hay varios estudios que analizan la eficacia de
las fundas para ácaros, observando escasos beneficios
y desde luego no diferencias estadísticamente
significativas33-35, a pesar de que en todos los estudios
se observa una reducción de los niveles de alergenos.
De manera similar se comportan los estudios que
hacen referencia a la eficacia de medidas de evitar
alergenos como ácaros en relación con la dermatitis
atópica. En niños con eccema y sensibilización a ácaros
se ha podido demostrar que, a pesar de reducir
los niveles de alergenos en su medio ambiente, la
mejoría clínica no es significativa con respecto a los
grupos control36.
Papel de la alimentación del niño
en el desarrollo del asma y atopia
La discusión sobre el efecto de la lactancia materna
con respecto a su capacidad de protección o no
sobre las enfermedades alérgicas y el asma viene
determinada por la compleja interacción entre los
componentes de la leche materna y el sistema inmune
en el intestino del niño. Diferentes componentes
de la leche materna se comportan como protectores
de la aparición posterior de alergia en el niño, mientras
que otros, por el contrario, podrían tener una acción
facilitadora37 (tabla I).
No cabe duda de que la alimentación materna es
ideal para el niño desde el punto de vista nutricional,
psicológico e inmunológico. No obstante, después
de muchos años de investigación al respecto, no
está clara su influencia beneficiosa en la prevención
de la sensibilización alérgica o aparición de asma. Parece
que la alimentación exclusivamente materna, al
menos durante cuatro meses, previene la dermatitis
atópica y las sibilancias en los lactantes. Sin embargo
Allergol et Immunopathol 2007;35(Supl 1):5-10
8 MESA REDONDA: PREVALENCIA, FACTORES ASOCIADOS Y PREVENCIÓN DE LAS ENFERMEDADES ALÉRGICAS
Tabla I
Componentes de la leche materna que protegen
o inducen alergia a alimentos
Componentes Inductores Protectores
Antígenos Alergenos Alergenos inductores
sensibilizantes de tolerancia
Citocinas IL-4 TGF-
IL-5 CD14 soluble
IL-13
Inmunoglobulinas IgA Secretora
Ovalbúmina
Ácidos grasos Ac. Araquidónico Ácido Eicosa-Pentanoico
poliinsaturados C22: an-6 Ácido Docosa-Penyanoico
C22: 5n-6 Ácido Docosa-Tetranoico
Ácido -linoleico
Ácidos grasos n-3
Poliinsaturados
Quimiocinas RANTES IL-8
Derivados de Proteína catiónica
eosinófilos
Poliaminas Spermina
Espermidina
(NJ, Zeiger RS. The role of breast-feeding in the development of allergies
and asthma. J Allergy Clin Immunol. 2005;115:1238-40)
no está claro que a largo plazo puede prevenir la aparición
de asma. Según la experiencia de nuestro grupo38,
los niños asmáticos que habían sido alimentados
con leche materna durante al menos cuatro
meses presentaron una mejor función respiratoria y
precisaron menos tratamiento de mantenimiento
para su asma.
Por tanto parece que la lactancia materna debería
estar recomendada con especial énfasis en niños de
alto riesgo de atopia así como en caso de antecedentes
de asma por parte de la madre39,40.
No parece, por otra parte, que sea recomendable
que las madres lactantes realicen una dieta muy rigurosa
con diferentes alimentos. Hace años se preconizaron
dietas exentas de múltiples alimentos, incluyendo
huevo, pescado, frutos secos, etc. Quizá sea
suficiente la eliminación de algunos de ellos, como
frutos secos, con alta capacidad sensibilizante para el
niño.
La utilización de fórmulas infantiles altamente o
parcialmente hidrolizadas también ha sido objeto de
debate. Las primeras parecen aconsejables en niños
con alto riesgo de atopia, y niños con alergia a proteínas
de leche de vaca, mientras que la utilización de
aquellas parcialmente hidrolizadas, aun con un coste
más barato y mejor sabor, continúan siendo cuestionadas.
En los últimos años se está llamando la atención
sobre el beneficio de la inmunomodulación en la prevención
de la atopia. En este sentido se ha estudiado
la acción de la administración de probióticos o lactobacilos,
microorganismos no patógenos que impiden
la colonización intestinal de otros agentes patógenos,
sobre todo por su acción de estimular una respuesta
Th1. Se ha descrito cierta disminución en la aparición
de dermatitis, menor IgE y anticuerpos IgE específicos
frente a alimentos, en aquellos niños cuyas
madres tomaron probióticos durante un mes
antes del parto y durante la lactancia41, así como también
se ha descrito un aumento en los niveles de
TGF- 2 en la leche materna42. A pesar de ello parece
que son necesarios muchos más trabajos de investigación
para comprobar la eficacia real de los probióticos
en la prevención de las enfermedades alérgicas.
BIBLIOGRAFÍA
1. The Internacional Study of Asthma and Allergies in Childhood
(ISAAC) Stering Comité. Win prevalence of symtoms of asthma,
allergic rhinoconjunvtivitis, and atopic eczema:ISAAC.
Lancet. 1998;351:1225-32.
2. Just J. Histoire naturelle de l’allergie: la prevention est-ell possible?
Revue Française d’allergologie et d’immunologie clinique.
2006;46:104-6.
3. Lau s, Nickel R, Niggermann B, Gruber C, Sommerfeld C, Illi S.
The development of childhood asthma: lesson from German
Multicentre Allergy Study (MAS). Paediatr Respir Rev. 2002;3:
265-72.
4. Halmerbauer G, Gartner C, Schierl M, Arshad H, Dean T, Koller
DY. The SPACE Collaborative Study Team. Study on the Prevention
of Allergy in Children in Europe (SPACE): Allergic sensitization
at 1 year of age in a controlled trial of allergen avoidance
from birth. Pediatr Allergy Immunol. 2003;14:10-7.
5. Hesselmar B, Aberg B, Eriksson B, Björksten B. Does early
exposure to cat or dog protect against later allergy development?
Clin Exp Allergy. 1999;29:611-7.
6. Platts-Mills T, Vaughan J, Squillace S, Woodfolk J, Sporik R.
Sensitisation, asthma, and modified Th2 response in children
exposed to cat allergen: a population-based cross-sectional
study. Lancet. 2001;357:752-6.
7. Custovic A, Simpsopn BM, Simpson A, Kisse P, Woodcock A.
Effect of environmental manipulation in pregnancy and early
life on respiratory symptoms and atopy during first year of
life:a randomized trial. Lancet. 2001;31:803-5.
8. Svanes C, Heinrich J, Jarvin D, Chinn S, Omenaas E, Gulsvik
A. Pet-keeping in childhood and adult asthma and hay fever;
European Community Respiratory Health Survey. J Allergy
Clin Immunol. 2003;112:289-300.
9. Chan-Yeung M, Manfreda J, Dimich-Ward H, Ferguson A,
Watson W, Becker A. A randomized controlled study on the
effectiveness of multifaceted intervention program in the primary
prevention of asthma in high-rish infants. Arch. Mpediatr
Adolesc Med. 2000;154:657-63.
10. Becker A. Watson W, Ferguson A, Dimich-Ward H, Chan-
Yeung M. The Canadian asthma prevention study:outcomes
at 2 years of age. J Allergy Clin Immunol. 2004;113:650-6.
11. Chan-Yeung M, Ferguson A, Watson W, Becker A, Watson W,
Dimich-Ward H, Rousseau R, Lilley M. The Canadian asthma
prevention study outcomes at 7 years of age. J Allergy Clin
Immunol. 2005;116:49-55.
12. Strachan DP. Hay fever, hugiene, and house-hold size. BMJ.
1989;299:1259-60.
13. American Academy of Pediatrics Commitee on Nutrition. Hypoallergenic
milk formula. Pediatric. 2000;105:346-9.
14. Host A. Dietary products used in infants for treatment and prevention
of food Allergology and Cliical Immunology (ESPACI)
Commitee on hypoallergenic formulas and the European Society
for Paediatric Gastroenterology, Hepatology and Nutrition
(ESPGHAN) Comitee on nutrition. Arch Dis Chil. 1998;81:80-4.
15. Van Odijk J. Breastdeeding and allergic diesease:amultidisciplinary
review of the literature (1966-2001) on the mode of
early feeding in infancy and its impact on later atopic manifestations.
Allergy. 2003;58:833-43.
16. Gdalevich M. Breast-feeding and the onset of atopic dermatitis
in childhood:a systematic review and meta-analysis of
prospective studies. J Am Acad Dermatol. 2001;4:420-7.
17. Zeiger RS. Food allergen avoidance in the prevention of food
allergy in infants and children.Pediatrics 2003;111 (Suppl
6):1662-71.
18. Reid MJ, Moss RB, Hsu Yao P, Kwasnicki JM, Commerford
TM, Nelson BL. Seasonal asthma in northern California:Allergic
causes and efficacy of immunotherapy. J Allergy Clin Immunol.
1986;78:590-600.
19. O’Hollaren MT, Yunginger J, Offord KP. Exposure to an aeroallergen
as a possible precipitating factor in respiratory arrest in
young patients wirth asthma. N Engl J Med. 1991;324:359-63.
20. O’Coor GT, Allergen avoidance in asthma:what dowe do now?
J Allergy Clin Immunol. 2005;116:26-63.
21. Casset A, Marchand C, Purohit A, Le Calvé S, Donnay C,
Meyer P. Inhalation de faibles doses de formaldéhyde
gazeux:effet sur la response bronchique chez des asthmatiques
sensibilises aux acariens. Rev Fra Allergol Immmunol
Clin. 2005;45:291.
Allergol et Immunopathol 2007;35(Supl 1):5-10
MESA REDONDA: PREVALENCIA, FACTORES ASOCIADOS Y PREVENCIÓN DE LAS ENFERMEDADES ALÉRGICAS 9
22. Boner AL, Niero E, Antolini I, Valletta EA, Gaburro D. Pulmonary
function and bronchial hyperreactivity in asthmatic
children with house dust mite allergy during prolongued stay
in the Italian Alps Ann Allergy. 1985;54:42-5.
23. Gotzsche PC, Burr B. House dust mite control measures in
the management of asthma: meta-analysis. BMJ. 1998;317:
1105-10.
24. Gotzsche PC, Johansen HK, Burr ML, Hammarquist C. House
dust mite control measures for asthma. Cochrane Database
Sys Rev 2001 (CD001187).
25. Remes ST, Castro-Rodriguez JA, Holberg CJ, Martinez FD,
Wright AL. Dog Exposure in infancy decreases the subsequent
risk of frequent wheeze but no of atopy. J Allergy Clin
Immunol. 2001;108:509-15.
26. Cook D, Strachan D. Parenteral smoking, bronchial reactivity
and peak flow variability in children. Thorax. 1998;53:295-301.
27. Strachan D, Cook D. Parenteral smoking and prevalence of
respiratory symptoms and asthma in school age children. Thorax.
1997;52:1081-94.
28. Runchev KB, Spickett,JT, Bulsara MK, Philips MR, Sitck SM.
Domestic exposure to formaldehyde significantly increases
the risk of asthma in young children. Eur Respir J. 2002;20:
403-8.
29. De Blay F, Casset A., Donnay C, Ott M. Prevention secondaire:
oú en sommes-nous? Revue Française d’allergologie
et d’immunologie clinique. 2006;46:99-103.
30. Morgan WJ, Crain EF, Gruchalla RS, O’Connor GT, Kattan M,
Evans III R. Results of a home-based environmental intervention
among urban children with asthma. N Engl J Med. 2004;
351:1068-80.
31. Valleta EA, Comis A, Del Col G, Spezia E, Boner AL. Peak expiratory
flor variation and bronchial hyperresponsiveness in
asthmatic children during periods of antigen avoidance and reexposure.
Allergy. 1995;50:366-9.
32. Platts-Mills TA, Tovey ER, Mitchell EB, Moszoro H, Nock P,
Wilkins SR. Reduction of bronchial hyperreactivity during prolonged
allergen avoidance. Lancet 1982;2:675-8.
33. Terreehorst I, Hak E, Oostign AJ. Evaluation of impermeable
covers for bedding in patients with allergic rhinitis. N Engl J
Med. 2003;349:237-46.
34. Reisman RE, Mauriello PM, Davis GB, Georgitis JW, DeMasi
JM. A double-blind study of the effectivennes of a high-efficiency
particulate air (HEPA) filter in the treatment of patiens
with perennial allergic rhinitis and asthma. J Allerly Clin Immunol.
1990;85:1050-7.
35. Geller-Berstein C, Pibourdin JM, Dornelas A, Fondarai J. Efficacy
of the acaricide:accardust for the prevention of athma
and rihinitis due mite allergy, in children. Aller Immunol (París).
1995;27:147-54.
36. Oosting AJ, Bruin-Weller MS, Terrehorst,I Tempels-Pavlica A.
Efect of mattress encasings on atopic dermatitis outcome
measures in a double-blind, placebo-controlled study:the
dutch mite avoidance study. J Allergy Clin Immunol. 2002;
110:500-6.
37. Friedman NJ, Zeiger RZ. Prevention and natural history of
food allergy. En: Leung DYM, Sampson HA, Geha RS, Szefler
SJ, eds. Pediatric allergy, principles and practice. St Louis:
Mosby, Inc. 2003. p. 496.
38. De Arriba Mendez S. Caracteristicas clinico-biológicas de una
poblacion de niños asmáticos. Análisis de los polimorfismos
–444.ª > C del gen LTC4s y 927 T > C del gen CYSLTR1. Tesis
doctoral. Universidad de Salamanca. 2007.
39. Friedman NJ, Zeiger RS. The role of breast-feeding in the development
of allergies and asthma. J Allergy Clin Immunol.
2005;115:1238-48.
40. Arshad SH. Prymary prevention of asthma an allergy. J Allergy
Clin Immunol. 2005;116:3-14.
41. Mallet E, Henocq A. A long-term prevention of allergic diseases
by using protein hydrolysate formula in at-risk infants. J
Pediatr. 1992;121:S95-S-100.
42. Chan YH, Shek LP, AwM, Quak SH, Lee BW. Use of hypoallergenic
formula in the prevention of atopic disease among
Asian children. J Paediatr Chil Health. 2002;38:84-88.
Allergol et Immunopathol 2007;35(Supl 1):5-10
10 MESA REDONDA: PREVALENCIA, FACTORES ASOCIADOS Y PREVENCIÓN DE LAS ENFERMEDADES ALÉRGICAS
mantiene similar al primer estudio, influyendo en el
mismo hábito de los hijos. Al igual que en otros estudios,
encontramos que ser fumador activo se asocia
con haber presentado asma alguna vez.
La hiperreactividad con el ejercicio en los adolescentes,
tan frecuentemente observada, sigue sin ser
reconocida a pesar de que se asocia de forma significativa
a haber presentado asma alguna vez, o sibilancias
en los últimos 12 meses.
Palabras clave: Asma. Prevalencia. Adolescencia.
ISAAC. Riesgo. Dieta. Animales domésticos. Tabaquismo.
Atopia. Infección respiratoria. Virus. Rinitis.
El proyecto ISAAC surgió con el propósito de conocer
la prevalencia del asma en la edad escolar, incluyendo
dos grupos etarios, uno entre 5 y 8 años,
periodo en que el asma es más frecuente, y otro de
adolescentes, edad en que la mortalidad por asma es
mayor. Si embargo, el proyecto ISAAC estudia la prevalencia
del asma, pero no incide en los factores de
riesgo que están asociados a esta patología.
Nosotros, ya en la Fase I del estudio ISAAC (1994-
1995) incluimos un cuestionario adicional con los factores
de riesgo asociados al asma bronquial recogidos
en la Global Strategy for Asthma Management
and Prevention (GINA)1, y siguiendo la metodología
del ISAAC2 estudiamos a niños entre 5-8 años y
11-16 años. En la actualidad analizamos los resultados
de la Fase III (2000-2001) del ISAAC que de la
misma manera hemos incluido un cuestionario adicional
modificado en relación con el de la Fase I, para
los mismos grupos de edad.
Nuestro objetivo es analizar comparativamente los
dos grupos de edad y en ambos sexos, la prevalencia
de la sintomatología respiratoria y de los factores relacionados
con la epidemiología del asma. De esta
forma podremos conocer a qué factores de riesgo
han estado expuestos los niños que han tenido sibi-
Allergol et Immunopathol 2007;35(Supl 1):11-4
Factores de riesgo asociados a la prevalencia del asma
en la adolescencia
M. Fernández-Benítez y J. Antón
RESUMEN
Con el objetivo de conocer la prevalencia del asma
en la edad escolar surge el proyecto ISAAC, en el
que se incluyen dos grupos de edad: la infancia, cuando
el asma es más frecuente, y la adolescencia, periodo
en que la mortalidad por asma es mayor. Sin
embargo el estudio no incide en los factores de riesgo
que están asociados a esta patología.
Nuestro objetivo es analizar comparativamente los
dos grupos de edad y en ambos sexos, la prevalencia
de la sintomatología respiratoria y de los factores relacionados
con la epidemiología del asma. Como disponemos
de los resultados de la Fase I, podemos estudiar
las variaciones en cuanto a los factores de
riesgo y relacionarlo con la prevalencia del asma en la
actualidad.
La prevalencia de asma bronquial en nuestros adolescentes
es del 10 %, habiéndose incrementado de
forma significativa en relación con la Fase I del
ISAAC. De la misma forma, encontramos que la prevalencia
de sibilancias en los últimos doce meses
también se ha incrementado de forma significativa
con relación a los estudios de la Fase I.
Se puede seguir afirmando que los antecedentes
familiares de asma se asocian de forma significativa
con haber presentado asma alguna vez o sibilancias
en los últimos 12 meses. Al igual que ocurre con el
asma bronquial, el incremento de la rinitis ha sido significativo.
La presencia de animales en el domicilio se asocia
significativamente con haber presentado asma alguna
vez; sin embargo la presencia de animales en
las casas ha disminuido de forma significativa.
Analizando nuestros resultados podemos decir,
gratamente, que el hábito de fumar en los adolescentes
ha disminuido de forma significativa en relación
con nuestros datos anteriores. No ocurre lo mismo
con el hábito de fumar en los padres que se
lancias en los últimos doce meses o que han presentado
asma alguna vez. Por otra parte, al disponer de
los resultados de la Fase I, podemos estudiar las variaciones
en cuanto a los factores de riesgo y relacionarlo
con la prevalencia del asma en la actualidad.
En este trabajo presentamos los resultados del
grupo de adolescentes.
RESULTADOS
Mediante un cuestionario escrito con preguntas
relacionadas con factores de riesgo asociados al
asma bronquial, se estudia a 4.644 niños con edades
comprendidas entre los 11-16 años, de los cuales
2.435 son varones y 2.209 niñas. Habían presentado
asma alguna vez el 10 % de los escolares, y el
7,1 % habían tenido sibilancias en los últimos 12 meses.
En el estudio realizado en la Fase I, la prevalencia
de asma alguna vez en este grupo de edad era
del 8,7% y de sibilancias en los últimos 12 meses del
5,5 %, siendo significativas las diferencias entre los
dos estudios, p = 0,0466 y p = 0,0035 respectivamente.
Cuando estudiamos como factor predisponente
los antecedentes familiares de asma, en el total de
los escolares de este grupo de edad encontramos un
7,3%, frente a un 19,6 % del primer estudio, no existiendo
diferencias significativas entre los varones y
las niñas. Al seleccionar los que habían presentado
asma alguna vez, refiere antecedentes familiares de
asma el 16,8 % con OR 3,03 (p < 0,001). Comparando
los resultados con el primer estudio, en que los
antecedentes de asma alguna vez eran del 42,5 %,
OR 4,3 (p < 0,0001), llama la atención esta diferencia
en el reconocimiento por parte de los escolares
de los antecedentes familiares en el momento actual.
Resultados similares obtenemos al estudiar al
grupo de niños que han presentado sibilancias en los
últimos 12 meses, encontrando que un 19,6 % de los
escolares tienen antecedentes OR 2,84 (p < 0,001),
frente a un 35,6% en el primer estudio.
Al analizar la presencia de rinitis como factor predisponente,
el 68,3% del total de los niños presentaba
rinitis asociada. De los niños con asma bronquial
alguna vez, el 76,4 %, OR 1,97 (p < 0,001), tenía rinitis
asociada. Llama la atención el aumento de prevalencia
de niños con esta sintomatología en relación
con el primer estudio, que pese a encontrar asociación
con asma alguna vez, lo presentaban el 44,5%
de los niños con asma alguna vez. Datos muy similares
obtenemos con los escolares que presentaban sibilancias
en los últimos 12 meses, el 80,7 %, OR
3,36, (p < 0,001), frente a un 53,6% en el primer estudio.
En cuanto al sexo, el 12,1 % de los adolescentes
varones tuvo asma alguna vez, frente a un 8,2 % de
las niñas (p = 0,09). En la Fase I 10,7 y 6,5% respectivamente,
sí encontrábamos diferencias significativas
entre los sexos (p < 0,0001). En cuanto a las sibilancias
en los últimos 12 meses (7,1 %), 7,2% son
varones y 6,9 % niñas (p < 0,9); en el primer estudio
encontramos igualmente un predominio en varones
(p < 0,038)
Hemos estudiado la repercusión que puede tener
la presencia de animales en el domicilio como factor
causal y desencadenante y su asociación con asma
alguna vez y sibilancias en los últimos 12 meses. Del
total de los escolares estudiados, el 24,8 % tiene animales
en casa, frente a un 30,9 % en el primer estudio
(p = 0,00). En cuanto a la asociación de la presencia
de animales en el domicilio, en la actualidad
encontramos que tener asma alguna vez se asocia
de forma significativa, OR 1,46 (p = 0,001), pero no
se asocia con sibilancias en los últimos 12 meses. En
el primer estudio encontrábamos que haber tenido
asma alguna vez, o sibilancias en los últimos 12 meses
no se asociaba con la presencia de animales en
el domicilio. En el estudio de la Fase III ampliamos el
cuestionario con algunas preguntas en este sentido,
resultando que en el 95,4 % de los niños empeoraba
la sintomatología asmática en presencia de animales
pero sólo al 6,3 % les había prohibido el médico tener
gato y a un 5% tener perro. A los niños con asma
bronquial alguna vez, les ha prohibido el médico los
animales en casa en un 32,2 % frente al 4,3% en
aquellos que no presentaban asma alguna vez
(p = 0,000). En relación con los que habían presentado
sibilancias en los últimos 12 meses, se les prohibió
los animales en casa al 27,6% y sólo al 10 % de
los que no habían presentado sibilancias, siendo también
la diferencia significativa.
Entre los factores contribuyentes y desencadenantes
se encuentran las infecciones respiratorias.
Preguntamos por la presencia de fiebre en los cuadros
de bronquitis, en los escolares con asma alguna
vez y sibilancias en los últimos doce meses, encontrando
una asociación significativa en ambos
casos, OR 3,10 (p < 0,001), datos similares a los del
primer estudio, OR 3,27 (p < 0,001).
Otro factor contribuyente contemplado en el GINA
es la dieta. Al igual que en el primer estudio pero especificando
mejor si el médico ha indicado evitar algún
alimento de la dieta, encontramos que al 7,9 % de todos
los escolares, se les había indicado evitar algún alimento.
Cuando seleccionamos a los niños que han
tenido asma alguna vez, al 13,4 % OR 2 (p = 0,000) el
médico le ha mandado evitar algún alimento, frente a
un 7,2 de los que no tiene asma, siendo esta diferencia
significativa (p = 0,000). En los niños que ha-
Allergol et Immunopathol 2007;35(Supl 1):11-4
12 MESA REDONDA: PREVALENCIA, FACTORES ASOCIADOS Y PREVENCIÓN DE LAS ENFERMEDADES ALÉRGICAS
bían tenido sibilancias alguna vez, evitaban el alimento
un 12,6%, porcentaje similar a los que no presentaban
sibilancias en los últimos 12 meses OR 1,04
(p = 0,872).
En cuanto al hábito de fumar, en primer lugar, si
nuestros escolares son fumadores pasivos, encontrando
que en el domicilio de los niños con asma alguna
vez, se fumaba en el 66,5% de los casos OR
0,83 (p = 0,074) y en el 69 % de los domicilios de los
niños que habían presentado sibilancias en los últimos
doce meses, encontrando igualmente que no
existe una asociación significativa. De los adolescentes,
el 5,6 % eran fumadores habituales frente a un
12,4% en nuestro primer estudio (p < 0,004). Entre
1-10 cigarrillos el 4,2 % y más de 10 cigarrillos el
0,8 %. Sí encontramos que el habito de fumar los
adolescentes se asocia de forma significativa con haber
presentado asma alguna vez OR 1,75 (p < 0,001),
y no con haber tenido sibilancias en los últimos
12 meses OR 1,466 (p < 0,099). Tratamos de relacionar
el tabaquismo de los padres con el de los adolescentes,
encontrando que en los adolescentes fumadores,
el 60,7 % de sus padres fuma y un 39,3%
no fuma, mientras que en los adolescentes no fumadores
fuma un 53,1 % de los padres.
Entre los factores desencadenantes estudiamos la
tos seca y sibilancias con la práctica del ejercicio en
los últimos 12 meses. Esta pregunta es de las que
mejor se relacionaba con el diagnóstico de asma en
la validación del cuestionario3, 26,9 % de los niños referían
esta sintomatología y en el estudio de la Fase I
el 31,9% (p = 0,00). Seleccionando a los niños que
tenían asma alguna vez, el 50,5 % presentaba tos
con el ejercicio OR 3,20 % (p < 0,001) resultados similares
a los encontrados en la Fase I, no encontrando
diferencias significativas. Y entre los que presentaban
sibilancias en los últimos 12 meses el 59,7%
tenía tos con el ejercicio, OR 3,48 (p < 0,001). Las sibilancias
con ejercicio en los últimos 12 meses, en
los escolares que han presentado asma alguna vez o
sibilancias en los últimos 12 meses se asocian de
forma significativa, OR 3,34 (p < 0,001); OR 5,29
(p < 0,000) respectivamente.
DISCUSIÓN
La prevalencia de asma bronquial en nuestros adolescentes
es del 10 %, habiéndose incrementado de
forma significativa en relación con la Fase I del
ISAAC. De la misma forma, encontramos que la prevalencia
de sibilancias en los últimos doce meses
también se ha incrementado de forma significativa
con relación a los estudios de la Fase I4. Coincidimos
en esto con otros autores, como el grupo de Maziak5,
que en Alemania encuentra un incremento en la prevalencia
del asma y enfermedades alérgicas en los
dos grupos de edad que estudia el proyecto ISAAC.
Trabajos comparativos con los datos del ISAAC realizados
en España por García Marcos6 ponen de manifiesto
cómo se ha incrementado de forma significativa
la prevalencia de sibilancias en los últimos
12 meses, y el del diagnóstico de asma alguna vez,
aunque en este apartado al comparar los sexos observan
que no se ha incrementado significativamente
en varones, pero sí en las niñas.
En nuestros resultados nos ha llamado la atención,
siendo la formulación de la pregunta similar al primer
cuestionario, el estudio de los antecedentes familiares
de asma. Podemos seguir afirmando que éstos
se asocian de forma significativa con haber presentado
asma alguna vez o sibilancias en los últimos
12 meses, pero en los resultados actuales los adolescentes
reconocen con menor frecuencia que en el
estudio anterior la presencia de antecedentes familiares
de asma. Podríamos justificarlo por un mayor
desconocimiento de los adolescentes, o por la problemática
social actual, como la inmigración, separación,
etc., o bien un mejor control del asma del adulto.
Al igual que ocurre con el asma bronquial, el incremento
de la rinitis ha sido significativo7, probablemente
por un mayor interés en el diagnóstico dada
su relación con el asma bronquial. Existe una asociación
altamente significativa en los niños que han presentado
asma alguna vez o sibilancias en los últimos
12 meses.
En cuanto al sexo, en nuestro primer estudio8 pudimos
objetivar que ser varón era un factor de riesgo
para presentar asma alguna vez o sibilancias en los
últimos 12 meses. En el estudio actual pese a seguir
encontrando una frecuencia mayor en varones no encontramos
diferencias significativas.
En relación con la presencia de animales en el domicilio
hemos profundizado en el estudio actual en
algunas preguntas que en el primer estudio nos plantearon
dudas8,9. Además de preguntar por la presencia
de animales en el domicilio, que en los resultados
actuales sí se asocia significativamente con haber
presentado asma alguna vez, encontramos que de
forma significativa ha disminuido la presencia de animales
en las casas. En el primer estudio nuestra gran
duda era a cuántos niños de los que tenían asma o sibilancias
el médico había prohibido los animales en el
domicilio, en concreto perro y gato como mascota
más frecuente. Efectivamente encontramos que de
los niños que habían tenido asma alguna vez el médico
les había prohibido en el 32,2 % frente a un 4,3%
de los que no tenían asma y sólo a un 10 % de los
que presentaban sibilancias en los últimos 12 meses.
En la actualidad existe bibliografía, aunque se necesi-
Allergol et Immunopathol 2007;35(Supl 1):11-4
MESA REDONDA: PREVALENCIA, FACTORES ASOCIADOS Y PREVENCIÓN DE LAS ENFERMEDADES ALÉRGICAS 13
tan más estudios, que afirma que el contacto temprano
con mascotas previene el riesgo de padecer
asma, pero contribuye a la persistencia de los síntomas
en niños asmáticos, dato éste que hemos podido
confirmar nosotros, ya que empeoraban el 95%
de los niños con síntomas asmáticos.
En relación con la dieta10 los estudios de la bibliografía
relacionan la obesidad, índice de masa corporal,
etc. con la falta de ejercicio y la predisposición a
presentar asma. Nosotros lo hemos orientado como
un factor de riesgo el tener alergia alimentaria; probablemente
cuando analicemos los datos relacionados
con otras patologías alérgicas, como el eccema
atópico, podamos concluir más exactamente su asociación
con el asma o las sibilancias en los últimos
12 meses. No obstante nosotros aconsejábamos el
estudio de la posible sensibilización alimentaria en
los niños con asma bronquial dada la asociación encontrada.
El hábito de fumar en adolescentes ha sido estudiado
como factor de riesgo en el asma bronquial, al
igual que el tabaco pasivo por fumadores en el domicilio.
Muchos son los estudios de la bibliografía preocupados
durante años por el hábito de fumar en la
población general. Analizando nuestros resultados
podemos decir, gratamente, que el hábito de fumar
en los adolescentes ha disminuido de forma significativa
en relación con nuestros datos anteriores. No
ocurre lo mismo con el hábito de fumar en los padres,
que se mantiene similar influyendo en el hábito de
los hijos. Al igual que en otros estudios, encontramos
que ser fumador activo se asocia con haber presentado
asma alguna vez.
La hiperreactividad con el ejercicio en los adolescentes,
sintomatología tan frecuente en las consultas,
sigue sin ser reconocida a pesar de que se asocia
de forma significativa a haber presentado asma alguna
vez, o sibilancias en los últimos 12 meses.
BIBLIOGRAFÍA
1. Global Initiative for Asthma (GINA): Global Strategy for
Asthma Management and Prevention. Revised 2006. URL:
www.ginasthma.org.
2. Grupo español del estudio ISAAC. Prevalencia de síntomas
relacionados con el asma en niños de 13-14 años de 9 poblaciones
españolas. Estudio ISAAC (International Study of Asthma
and allergies in childhood). Med.Clin. (Barc).1999;112:
171-5.
3. Mata Fernández C, Fernández-Benítez M, Pérez Miranda M,
Guillén Grima F. Validation of the Spanish version of the phase
III ISAAC questionnaire on asthma. J Invest Allergol Clin Immunol.
2005;15:201-10.
4. Miralles-Lopez JC, Guillén-Grima F, Aguinaga-Ontoso E,
Aguinaga-Ontoso I, Sanchez-Gascón F, Negro-Alvarez JM, et
al. Bronchial asthma prevalence in childhood. Allergol et Immunopathol.
1999;27:200-11.
5. Maziak W, Behrens T, Brasky TM, Duhme H, Rzehak P, Weiland
SK, et al. Are asthma and allergies in children and adolescents
increasing? Results from ISAAC phase I and phase III
surveys in Munster. Germany. Allergy. 2003;58:572-9.
6. García Marcos L, Blanco Quirós A, García Hernández G,
Guillen Grima F, González Díaz C, Carvajal Ureña I, et al. Stabilization
of asthma prevalence among adolescents and increase
among schoolchildren (ISAAC phases I and III) in
Spain. Allergy. 2004;59:1301-7.
7. Carvalho N, Fernández-Benítez M, Cascante L, Aguinaga I,
Guillén F. International study of asthma and allergies in childhood.
Results on rhinitis of first phase in Pamplona, Spain. Allergol
et Immunopathol. 2000;28:207-12.
8. Fernández-Benítez M, Esteve C, Guillén F. Factores asociados
a la prevalencia del asma bronquial en la infancia y la adolescencia.
Acta Pediatr Esp. 2005;63:232-40.
9. Ownby DR, Johnson CC. Does exposure to dogs and cats in
the first year of life influence the development of allergic sensitization?
Curr Opin Allergy Clin Immunol. 2003;3:517-22.
10. Eder W, Ege MJ, von Mutius E. The asthma epidemic. N Engl
J Med. 2006;355:226-35.
Allergol et Immunopathol 2007;35(Supl 1):11-4
14 MESA REDONDA: PREVALENCIA, FACTORES ASOCIADOS Y PREVENCIÓN DE LAS ENFERMEDADES ALÉRGICAS
RESUMEN
Las alergopatías son las enfermedades crónicas
de mayor morbilidad pediátrica, al padecer más del
25 % de la población infantil algún proceso alérgico,
llegándose a hablar de este fenómeno como “epidemia
alérgica”. En comparación con el asma, la dermatitis
atópica y la rinitis alérgica han sido menos investigadas,
pero no por ello deben ser consideradas
trastornos menores, sino enfermedades que afectan
a la calidad de vida de los pacientes y sus familias
y provocan importantes costes directos e indirectos.
A pesar de los importantes esfuerzos investigadores,
la etiología de las enfermedades alérgicas no es
bien conocida. Se trata de enfermedades multifactoriales,
sin un agente causal único, en las que el componente
más importante es la predisposición genética
(la atopia), modulada por factores ambientales,
exposición a alergenos, infecciones e irritantes entre
otros. Un elemento de confusión es que bajo el concepto
de enfermedades alérgicas se alojan fenotipos
de rinitis, dermatitis atópica o asma en los que
no se demuestra mecanismo atópico mediado por
IgE, que pueden cursar clínicamente de forma parecida
a los fenotipos propiamente alérgicos, y que son
difíciles de diferenciar mediante encuestas autocumplimentadas
si no se realiza un diagnóstico etiológico.
En este artículo se revisan los numerosos factores
que se ha sugerido podrían ser responsables del aumento
de las enfermedades alérgicas ocurrido en
las últimas décadas y de las diferencias de prevalencia
observadas entre centros. Para la mayoría, los
estudios arrojan datos contrapuestos, en ocasiones
debido a la falta de control de los factores de interacción
o confusión asociados entre sí. Sólo existe unanimidad
en algunos de ellos, como son el paralelismo
entre el aumento de las enfermedades alérgicas con
el descenso de las enfermedades infecciosas, por un
lado, y con el aumento de las partículas procedentes
de la combustión de gasoil por otro.
Además, los factores involucrados podrían actuar
en diferente medida, incluso en sentidos antagónicos,
sobre la atopia y sobre los distintos fenotipos
de enfermedad, haciendo más complejo si cabe el
estudio de estas interacciones.
Palabras clave: Rinitis. Rinoconjuntivitis. Dermatitis
atópica. Atopia. Prevalencia. ISAAC.
INTRODUCCIÓN
La prevalencia de las enfermedades alérgicas ha
aumentado de forma considerable en los últimos
30-40 años, estimándose que en los países industrializados
más del 25 % de niños padece alguna alergopatía.
En concreto, la dermatitis atópica y la rinitis
alérgica son enfermedades de comienzo típicamente
pediátrico que no deben ser consideradas trastornos
menores, sino enfermedades crónicas que producen
síntomas muy molestos y afectan a la calidad de vida
de los pacientes y sus familias. Además, ocasionan
importantes gastos tanto directos (consumo de recursos
sanitarios y fármacos) como indirectos (disminución
del rendimiento laboral de los padres).
Los estudios epidemiológicos revelan notables diferencias
en la prevalencia de alergopatías entre
unos países y otros e incluso dentro de un mismo
país, así como resultados contradictorios en relación
con los posibles factores de riesgo o protectores de
Allergol et Immunopathol 2007;35(Supl 1):15-25
Prevalencia y factores asociados a rinitis alérgica
y dermatitis atópica en niños
J. Torres Borrego, A.B. Molina Terán y C. Montes Mendoza
Unidad de Alergología y Neumología Pediátricas. Servicio de Pediatría. Hospital Universitario Materno-Infantil
Reina Sofía. Córdoba.
las mismas, si bien la variabilidad en la metodología
utilizada puede repercutir en las diferencias encontradas
dificultando la comparación entre estudios y la
obtención de conclusiones.
En 1991 surgió el proyecto ISAAC (International
Study of Asthma and Allergies in Chilhood), con la finalidad
de establecer y comparar la prevalencia de
alergopatías en la infancia y adolescencia en cada
país, así como estudiar la tendencia de éstas en el
tiempo gracias a una metodología estandarizada. Utiliza
para ello un cuestionario compuesto por preguntas
sencillas que intenta homogeneizar los criterios
diagnósticos en las distintas áreas del planeta, evitando
así que las diferencias de prevalencia notificadas
sean achacadas a diferencias metodológicas.
Hasta entonces eran escasos los estudios epidemiológicos
multinacionales sobre enfermedades alérgicas
infantiles, la mayoría de ellos referidos a asma,
siendo prácticamente anecdóticos los trabajos sobre
dermatitis atópica y rinitis, si bien cada vez cobra más
fuerza la idea de que asma y rinitis están estrechamente
relacionadas.
PREVALENCIA DE LAS ENFERMEDADES
ALÉRGICAS
Aunque la prevalencia de las enfermedades alérgicas
está aumentando en todo el mundo, existen
diferencias acusadas entre regiones, lo que respalda
la influencia de factores ambientales en el desarrollo
de la enfermedad alérgica. La fase 1 del estudio
ISAAC1 encuentra tasas de rinoconjuntivitis en
el mundo que oscilan entre 1,4 % y 39,7 % en adolescentes
de 13-14 años y entre 0,8 % y 14,9 % en
niños de 6-7 años. Con respecto a la dermatitis atópica,
estas cifras van desde 2% hasta 16 % en niños
de 6-7 años, y desde 1% hasta 17 % en el grupo
de 13-14 años. En España, la prevalencia de
rinitis alérgica y dermatitis atópica en escolares de
13-14 años de Cartagena es de 17,5 % y 6,3% respectivamente2.
AUMENTO DE LA PREVALENCIA
DE LAS ENFERMEDADES ALÉRGICAS
En las últimas décadas el aumento de dichas enfermedades
ha sido tal, especialmente en los países
desarrollados, que se ha llegado a hablar de este fenómeno
como “epidemia alérgica”. Los estudios
muestran que este aumento es real, y no atribuible a
que se diagnostique mayor número de casos debido
al mejor conocimiento de las alergopatías tanto por
parte de los médicos como por la población general.
El punto de arranque y las causas de este incremento
no son del todo conocidas, habiéndose formulado
distintas hipótesis para explicar la situación,
la mayoría relacionadas con cambios en los hábitos
de vida y con factores ambientales y domésticos que
interaccionan con el sistema inmunológico en épocas
tempranas de la vida. El aumento de los casos
diagnosticados en los países desarrollados parece
ser a costa de los fenotipos alérgicos, pues se ha
constatado un incremento paralelo de las pruebas cutáneas
positivas3. Esto no es extrapolable a los países
en desarrollo, donde se observa una elevada prevalencia
de síntomas respiratorios, si bien se trata
de fenotipos no atópicos, que se caracterizan por ser
más precoces y graves y se asocian a hacinamiento y
exposición precoz a contaminantes ambientales4.
En los últimos años varios trabajos encuentran un
estancamiento del aumento de prevalencia de las enfermedades
alérgicas5,6, si bien un aspecto a tener en
cuenta es que más que una verdadera desaceleración
podría reflejar la disminución en la notificación
de síntomas debido a la existencia de tratamientos
más efectivos7.
HIPÓTESIS DE LA HIGIENE
En 1989 Strachan8 observó que la atopia predomina
entre primogénitos e hijos únicos, sugiriendo por
primera vez que ello podría deberse a la falta de estímulo
madurativo del sistema inmunológico por parte
de determinadas infecciones.
De forma fisiológica existe durante la vida fetal
una notable polarización Th2, con elevada expresión
de citocinas (IL-4, IL-10, factor inhibidor de leucemia)
cuya función es contrarrestar las respuestas Th1 que
son tóxicas para la placenta9. Se ha comprobado que
las madres atópicas tienen menor número de abortos
y mayor número de gestaciones10, con mayor frecuencia
a término y sin complicaciones11, mientras
que en las placentas de mujeres con abortos espontáneos
existe menor expresión de citocinas Th212.
Tras el nacimiento, y como consecuencia del estímulo
microbiano (patógeno o saprofito), se produce un
viraje desde las respuestas Th2 hacia respuestas
Th1, que se consolidarán mediante sucesivas exposiciones
a los antígenos microbianos protegiendo al
organismo frente a los gérmenes y evitando la reactividad
Th2 responsable de los procesos alérgicos.
La teoría de la higiene postula que el aumento de
prevalencia de las enfermedades alérgicas está ligado
a una disminución de la exposición a gérmenes,
por lo que quizá un término más adecuado para ésta
sería “hipótesis de reducción microbiana”. La alergia
sería pues el precio pagado a cambio de disminuir
Allergol et Immunopathol 2007;35(Supl 1):15-25
16 MESA REDONDA: PREVALENCIA, FACTORES ASOCIADOS Y PREVENCIÓN DE LAS ENFERMEDADES ALÉRGICAS
la morbi-mortalidad, sobre todo infantil, al reducir o
eliminar infecciones como el sarampión, la hepatitis
A o la tuberculosis, que han disminuido tanto en países
industrializados13 como en desarrollo14. En este
sentido, la hipótesis de la higiene parece relacionada
con el aumento de la atopia (entendida como sensibilización)
y de fenotipos alérgicos en los países desarrollados,
pero no explicaría el incremento de prevalencia
de las enfermedades respiratorias en países
en desarrollo, en los que no son aplicables determinados
factores considerados protectores en los países
desarrollados como la existencia de infecciones
respiratorias y gastrointestinales ocurridas en los primeros
años.
GENÉTICA DE LAS ENFERMEDADES
ALÉRGICAS
A pesar de los importantes esfuerzos investigadores,
la etiología de las enfermedades alérgicas no es
bien conocida. Se trata de enfermedades multifactoriales,
sin un agente causal único, en las que el aspecto
más importante es la predisposición genética
(la atopia), modulada por factores ambientales, exposición
a alergenos, infecciones e irritantes, entre
otros.
La atopia es el factor de riesgo más importante
para el desarrollo de alergopatías, incrementándose
el riesgo en atópicos entre 10 y 20 veces si se compara
con sujetos no atópicos. Se estima además que
el riesgo de presentar alergia es de 25-35 % si se tiene
un hermano atópico, entre 30 y 50 % dependiendo
de si uno o los dos padres son atópicos y del 70%
si ambos padres tienen la misma enfermedad alérgica15.
La dificultad de los estudios genéticos deriva
de los múltiples marcadores de atopia y del hecho de
que la atopia y las enfermedades alérgicas no siempre
se heredan juntas.
FRACCIÓN ATRIBUIBLE A LA ATOPIA
Del mismo modo que existen sujetos que padecen
asma, rinitis o dermatitis atópica que no son atópicos
(no presentan sensibilización alérgica), existen
otros que muestran sensibilización (pruebas positivas
frente a alergenos) pero no presentan enfermedad alguna,
en cuyo caso se habla de sensibilización subclínica
o asintomática.
Para calcular cuánto de la enfermedad alérgica es
atribuible a la atopia, Pearce et al16 efectuaron un
metaanálisis de artículos que describían la relación
entre asma y atopia, concluyendo que el porcentaje
de casos de asma (en niños y adultos) que podía ser
atribuido a atopia está entre 30 y 40 %. Más tarde,
Arshad et al17 confirmaron estos resultados no sólo
para el asma, sino también para rinitis y eccema, proponiendo
un modelo explicativo de las enfermedades
alérgicas a los 4 años en el que el 30-40% de
las mismas es atribuible a la atopia y el 60-70% restante
a otros factores. En este modelo, la dermatitis
atópica podría ser considerada la menos atópica de
las enfermedades alérgicas (interviene un mecanismo
dual de hipersensibilidad tipo I y tipo IV), mientras
que asma y rinitis, estrechamente relacionadas, tendrían
un mayor componente atópico.
La fracción de las enfermedades alérgicas que es
atribuible a atopia se calcula mediante la fórmula
P(R-1)/R, donde R es el riesgo relativo de presentar
determinada enfermedad alérgica en individuos sensibilizados
y P la proporción de atopia en los pacientes
con dicha alergopatía. No obstante hay que aclarar
que dicha fracción depende del porcentaje de
sensibilización entre los pacientes con determinada
enfermedad alérgica, y ésta a su vez de factores
como el número y la calidad de extractos alergénicos
empleados y la edad de realización del diagnóstico
alergológico. Además, queda la cuestión de que
otros elementos patogénicos derivados del disbalance
entre Th2/Th1 (distintos de la IgE) no pueden ser
medidos mediante prick tests o determinación de
IgE específicas y, por tanto, no se verían representados
en esta fórmula.
LA ATOPIA COMO BENEFICIO EVOLUTIVO
El sistema inmunitario de los atópicos responde
de forma desproporcionada produciendo IgE frente
a sustancias que son inocuas para el resto de la población,
con un resultado perjudicial para aquéllos.
Por tanto, no existe en teoría ninguna razón biológica
o evolutiva para que existan enfermedades alérgicas,
al no conferir éstas ninguna ventaja a los que
las padecen. No obstante, algunos autores han sugerido
que suponen una ventaja evolutiva al favorecer la
supervivencia de los sujetos que las padecen18 y proteger
frente a la mayoría de tipos de cáncer19, si bien
otro estudio reciente no encontró ninguna asociación
entre alergia y cáncer20.
FACTORES ASOCIADOS A RINITIS
Y DERMATITIS ATÓPICA
Numerosas investigaciones, la mayoría de ellas referidas
a asma, han intentado asociar este incremento
con la contaminación ambiental y con cambios en
los hábitos higiénicos, alimentarios y en el estilo de
Allergol et Immunopathol 2007;35(Supl 1):15-25
MESA REDONDA: PREVALENCIA, FACTORES ASOCIADOS Y PREVENCIÓN DE LAS ENFERMEDADES ALÉRGICAS 17
vida de la población (sedentarismo, generalización
del uso de antibióticos, hábitats peor ventilados) entre
otros factores, que a efectos prácticos podrían resumirse
en dos grandes grupos: 1) factores relacionados
con la disminución de la carga microbiana;
2) otros factores sin relación con la misma (tablas I
y II).
Aspectos relacionados con el embarazo y el
parto
Se ha indicado que los niveles de hormonas
sexuales en el embarazo pueden influenciar la maduración
del sistema inmune fetal favoreciendo el
desarrollo de enfermedades alérgicas. Los estrógenos
maternos producen aumento de las citocinas
Th221, habiéndose observado mayor prevalencia de
alergopatías en hijos de madres que habían tomado
anticonceptivos orales previos al embarazo22,23, si
bien Maitra et al24 publicaron en 2005 un estudio realizado
en 5.765 parejas madre-hijo en el que no encontraron
asociación entre la precocidad de la menarquia
materna (asociada a mayor nivel de estrógenos)
y la presencia de asma, eccema, polinosis o atopia
en los hijos a los 7 años de edad.
El papel de la exposición prenatal a alergenos y fármacos
en el desarrollo de enfermedades atópicas
ha sido motivo de estudio, con evidencias de la producción
en el recién nacido de una respuesta T-celular
prenatal frente a antígenos ambientales antes de
que haya podido ser expuesto a ellos25,26. En este
sentido, la reducción de la exposición a ácaros durante
el embarazo y la primera infancia se ha asociado
con menores tasas de sensibilización a éstos27. Asimismo,
se ha encontrado asociación dosis-dependiente
entre el uso de paracetamol al final de la gestación
y la presencia de asma, sensibilización e IgE
elevada en la etapa preescolar28,29, y mayor riesgo de
asma y eccema en niños cuyas madres tomaron antibióticos
durante el embarazo30, si bien una revisión
de 5 estudios sobre dicha materia no confirma este
último aspecto31.
Además, se ha sugerido que la afluencia de inmigrantes
a los países desarrollados podría contribuir al
aumento de prevalencia de enfermedades alérgicas
en éstos debido a que la mayor heterogeneidad genética
de las parejas interraciales hace que las madres
tengan que sobre-expresar citocinas Th2 (IL-4,
factor inhibidor de leucemia) durante el embarazo
para evitar el rechazo del haplotipo del feto32.
Por otra parte, se ha intentado relacionar el parto
mediante cesárea con una mayor predisposición a
padecer sensibilización a neumoalergenos y alimentos
debido a la falta de colonización del recién nacido
con la flora del canal del parto33,34, si bien este aspecto
también es controvertido al no encontrar otros
autores dicha asociación35,36.
Sexo
Se ha descrito que en la etapa prepuberal los varones
tienen mayor prevalencia de sensibilización
alérgica37,38, rinitis y asma37. Esta situación se invierte
a partir de la adolescencia, con mayor frecuencia de
estas enfermedades en mujeres39-41 (a excepción de
la dermatitis atópica, que es más frecuente en mujeres
que en varones de todas las edades). Este hecho
tiene una explicación hormonal; los estrógenos
son hormonas proinflamatorias, mientras que los esteroides
masculinos son inmunosupresores42. Este
dimorfismo hormonal e inmunológico también parece
influir en la mayor prevalencia de enfermedades
autoinmunes en las mujeres en edad fértil43, que han
sido tratadas con tamoxifeno (antiestrógeno)44 y dehidroepiandosterona45
con resultados preliminares
Allergol et Immunopathol 2007;35(Supl 1):15-25
18 MESA REDONDA: PREVALENCIA, FACTORES ASOCIADOS Y PREVENCIÓN DE LAS ENFERMEDADES ALÉRGICAS
Tabla I
Factores “microbianos” asociados a atopia y alergia
Factores relacionados con el embarazo y el parto
Número de hermanos y asistencia a guardería
Vacunación sistemática
Infecciones y uso de antibióticos
Flora intestinal, prebióticos y probióticos
Exposición a animales
Tabla II
Factores “no microbianos” asociados a atopia y alergia
Antecedentes familiares (genética)
Factores hormonales
Tipo de lactancia y momento de introducción de la alimentación
complementaria
Diversidad genética poblacional (inmigración)
Dieta, obesidad, sedentarismo
Enfermedades autoinmunes
Nivel socioeconómico y estilo de vida occidental
Ubicación del domicilio (hábitat rural vs urbano)
Contaminación ambiental
Estado de la vivienda (contaminación interior)
Exposición a humo de tabaco
Climatología
Estrés
prometedores. En el caso concreto del asma hay que
añadir la existencia de diferencias funcionales y estructurales
en las vías aéreas, debido a que en niños
se produce un crecimiento pulmonar disináptico (el
volumen pulmonar crece relativamente más que la
vía aérea, mientras que en niñas el crecimiento es
proporcionado) hasta la adolescencia, a partir de la
cual el calibre de las vías aéreas y la función pulmonar
de los varones aumenta46.
Lactancia materna
La relación entre lactancia materna y su posible
efecto protector frente al desarrollo futuro de enfermedades
alérgicas es muy controvertida. Existen publicaciones
que demuestran un efecto preventivo,
mientras que otras muestran un efecto parcial (protección
sólo los primeros años de vida o sólo en subgrupos)
e incluso un efecto desfavorable. Razones
éticas hacen muy difícil el diseño de estudios aleatorios,
doble ciego, controlados con placebo que clarifiquen
este importante punto.
Un metaanálisis de estudios prospectivos determina
que la lactancia materna exclusiva durante al
menos los primeros 4 meses de vida se asocia con
menor tasa de dermatitis atópica y que tal efecto es
más pronunciado en niños con historia familiar de
atopia47. Otros trabajos proponen que la lactancia materna
previene la aparición de alergopatías en niños
sin antecedentes parentales de alergia, pero no en
el subgrupo con atopia familiar48,49, pero esto podría
explicarse como consecuencia y no como causa; es
decir, se trata de niños con antecedentes familiares
cuya enfermedad alérgica suele comenzar antes y
ser más grave y/o persistente, lo que hace que las
madres prolonguen la lactancia materna, lo que se
traduce de forma sesgada como asociación entre lactancia
materna y riesgo alérgico.
Vacunación sistemática
Existe una amplia controversia acerca de la posible
influencia de la vacunación en la infancia sobre la patología
alérgica. Varios trabajos relacionaban la vacunación
sistemática, especialmente frente a tos ferina
y sarampión, con el padecimiento de enfermedades
alérgicas50,51 debido a la disminución de infecciones
nativas protectoras y al desarrollo de respuestas IgE
por la propia vacuna. Bremner et al52 no encuentran
asociación entre la vacunación con DTP y TV y mayor
riesgo de rinitis alérgica y analizan posibles factores
de confusión, como que los niños alérgicos visitan
más al médico y es más probable que reciban sus vacunaciones
a tiempo mientras que los niños con muchos
hermanos y que sufren infecciones virales recurrentes
(factores protectores) pueden sufrir retrasos
en sus vacunas.
Koppen et al53 efectuaron una búsqueda bibliográfica
sistemática, seleccionando los estudios epidemiológicos
que correlacionaban la vacunación en la
infancia (con DTP, SaRuPa y BCG) y el desarrollo de
enfermedades alérgicas. La calidad y validez variaron
notablemente entre los trabajos revisados, algunos
de los cuales no tuvieron en cuenta posibles variables
de confusión como el estilo de vida. Los
estudios con mayor evidencia científica indicaron que
las vacunaciones infantiles analizadas no aumentan
el riesgo de desarrollar enfermedades alérgicas, y
que la vacunación BCG no parece tener ningún efecto
protector sobre el desarrollo de alergia, aspecto
afirmado por otras publicaciones54,55. En dos trabajos
recientes realizados en Holanda, la vacunación sistemática
infantil no se asoció con mayor riesgo de padecer
trastornos atópicos56,57, concluyendo Anderson
et al58 que es poco probable que las discrepancias
internacionales de prevalencia de las enfermedades
alérgicas sean achacables a diferencias en la inmunización
entre países.
Infecciones y uso de antibióticos
Las infecciones de repetición (de cualquier localización)
favorecen la producción de citocinas que inhiben
las respuestas Th2, como IL-12, IL-18 e IFN- ,
encontrándose los niveles de esta citocina disminuidos
en pacientes con asma59, rinitis60 y dermatitis
atópica61,62, por lo que podría servir de marcador in
vitro de enfermedad atópica.
Un estudio realizado en 24.341 parejas madre-hijo,
concluyó que las infecciones precoces no protegen
frente a las alergopatías, si bien otros marcadores indirectos
de exposición microbiana (como el número
de hermanos, la asistencia a guardería, vivir en granjas
o tener mascotas) sí se mostraron como protectores63,
lo que sugiere que el concepto de “carga microbiana”
tiene más importancia que la existencia
de infecciones específicas como factor protector en
la primera infancia64.
Siguiendo a la hipótesis de la higiene, si el contacto
con microorganismos protege frente a las enfermedades
alérgicas, el uso de antibióticos en la infancia
tendría un efecto contrario, es decir, constituiría
un factor de riesgo de dichas enfermedades65-67. Esta
interpretación es tentadora, dado que el uso generalizado
y en ocasiones abusivo de los antibióticos justificaría
parcialmente el aumento de prevalencia de
alergopatías ocurrido en las últimas 3-4 décadas. No
Allergol et Immunopathol 2007;35(Supl 1):15-25
MESA REDONDA: PREVALENCIA, FACTORES ASOCIADOS Y PREVENCIÓN DE LAS ENFERMEDADES ALÉRGICAS 19
obstante, al analizar los estudios sobre esta materia,
se observa que la asociación entre alergopatías y el
uso de antibióticos desaparece cuando se excluyen los
niños que han recibido antibióticos por infecciones que
cursaban con sibilancias31. Por tanto, esta asociación
puede ser explicada de forma inversa: los niños asmáticos
(que pueden tener rinitis y/o eccema asociados)
presentan más riesgo de infecciones y además éstas
cursan con más síntomas, y por tanto tienen mayor
posibilidad de ser tratadas con antibióticos.
Flora intestinal, probióticos y prebióticos
El establecimiento de la microflora intestinal es
fundamental a la hora de modular la maduración del
sistema inmune en los recién nacidos68, existiendo
diferencias entre la composición de la microflora intestinal
de niños alérgicos y no alérgicos, con mayor
presencia de Clostridium difficile69, coliformes y S.
aureus70 en los alérgicos y predominio de lactobacillus
en los no alérgicos70. También se han observado
diferencias en la flora intestinal de niños con estilo de
vida antroposófico, que evitan el uso de antibióticos,
vacunas y antitérmicos y se alimentan con vegetales
fermentados por lactobacillus, que pueden contribuir
a la menor tasa de enfermedades alérgicas que
presentan estos niños71.
En los últimos años varios grupos de investigadores
evalúan el beneficio que supone el aporte de probióticos
en las últimas semanas de gestación y los
primeros meses de vida al proteger frente a las enfermedades
alérgicas72-74. El problema estriba en la
elección del germen probiótico más adecuado, puesto
que se desconoce la composición exacta de la microbiota
intestinal de niños sanos, si bien debe reunir
propiedades como resistencia a enzimas digestivas,
adhesión al epitelio intestinal, competición con patógenos
y ausencia de transmisión de resistencia a antibióticos
a la flora comensal. Una alternativa es el suplemento
de los alimentos infantiles con prebióticos,
oligosacáridos que favorecen el desarrollo de bacterias
saprofitas beneficiosas presentes en el intestino.
Existen resultados prometedores con el uso de ambos
productos en dermatitis atópica, aunque se han
realizado en muestras pequeñas y con período de seguimiento
corto75,76.
Número de hermanos y asistencia a guardería
Se ha observado menor prevalencia de rinitis y
asma en niños con gran número de hermanos77,78 o
que asisten precozmente a guardería77,79,80. Karmaus
et al observaron que en cada gestación la tolerancia
materna frente a alergenos aumenta y los niveles de
IgE en sangre de cordón disminuyen, postulando que
ello podría deberse a un efecto in utero del número
de hermanos81,82.
Exposición a animales
Animales domésticos
Existe una amplia controversia con respecto a si
poseer animales de pelo durante la infancia protege o
favorece el padecimiento ulterior de enfermedades
alérgicas. Se piensa que el efecto de la mascota depende
de la edad y el grado de exposición al alergeno,
así como del tipo de animal83, habiendo publicados
trabajos que observan un efecto protector84-88 y
otros que consideran la exposición a mascotas como
un factor de riesgo de sensibilización89,90 y de padecer
enfermedades alérgicas91.
Estos estudios han de interpretarse con cautela,
pues hay que tener en cuenta una posible causalidad
inversa, por la cual las familias con antecedentes
alérgicos aplicarían de modo espontáneo una serie
de medidas preventivas, como evitación de
mascotas y tabaco o prolongación de la lactancia materna
que no realizan sistemáticamente las familias
sin estos antecedentes, lo que constituye un sesgo
al otorgar a la posesión de mascotas la propiedad de
factor protector.
Animales de granja. Importancia de la endotoxina
Varios estudios ponen de manifiesto cómo la exposición
temprana a endotoxinas bacterianas procedentes
de animales de granja protege frente a las enfermedades
alérgicas92-96, al actuar las endotoxinas
como potentes inductoras de citocinas de tipo Th1.
Paradójicamente la exposición a endotoxinas puede
inducir respuestas mediadas por IgE frente a alergenos
en sujetos que ya han desarrollado la enfermedad
alérgica, constituyendo en estos casos un factor
de riesgo de presentar síntomas más graves97.
Exposición a tabaco
Annesi-Maesano et al98 observaron en adolescentes
franceses que la existencia de asma, rinoconjuntivitis
y eccema se asocia significativamente con el
tabaquismo activo, concluyendo que el hecho de ser
asmático o alérgico no parece actuar como factor disuasorio
para comenzar a fumar o continuar fumando
en la adolescencia. Por otro lado, el estudio de los
Allergol et Immunopathol 2007;35(Supl 1):15-25
20 MESA REDONDA: PREVALENCIA, FACTORES ASOCIADOS Y PREVENCIÓN DE LAS ENFERMEDADES ALÉRGICAS
efectos del tabaquismo pasivo en niños es controvertido
por la dificultad de medir el grado de exposición
y de comparar estudios con diferentes diseños.
Monteil et al, en Trinidad y Tobago, país en el que
por su clima benigno los niños permanecen poco
tiempo en lugares cerrados y por tanto en teoría están
menos expuestos al humo de tabaco, encontraron
que la exposición pasiva a éste se asocia estrechamente
a una mayor prevalencia de asma y rinitis
en escolares99.
Enfermedades autoinmunes
Tanto alergia como autoinmunidad son el resultado
de una disregulación del sistema inmune, con predominio
Th2 en las primeras y Th1 en las segundas.
Se ha realizado un rastreo del genoma en busca de
un enlace genético entre ambos grupos de enfermedades,
identificándose algunas regiones compartidas
como en el caso del asma, con espondilitis anquilosante,
diabetes tipo 1, esclerosis múltiple y artritis
reumatoide100.
Varios grupos de investigadores han sugerido, por
un lado, que las enfermedades alérgicas podrían proteger
frente a la diabetes tipo 1101,102 y, por otro, que
existen menores tasas de enfermedades atópicas
entre diabéticos tipo 1103,104. Un metaanálisis publicado
en 2003 confirmó una pequeña aunque significativa
menor prevalencia de asma en estos pacientes,
sin poder concluir lo mismo para el resto de enfermedades
atópicas105.
Nivel socioeconómico. Estilo de vida occidental
Stewart et al106 observaron que los países cuyo
producto interior bruto se encuentra en el cuartil más
bajo tuvieron de manera significativa un menor índice
de respuestas positivas en los cuestionarios de
asma, rinitis y eccema del estudio ISAAC en adolescentes
de 13-14 años; no obstante, esto no ocurrió
en el grupo de 6-7 años, lo que arroja dudas sobre el
verdadero papel del desarrollo económico de los países
en el padecimiento de enfermedades alérgicas.
Como contrapartida, se ha propuesto que el estatus
socioeconómico no influye en el desarrollo de enfermedades
alérgicas, aunque sí en el mejor diagnóstico
y tratamiento de las mismas107. Por tanto, no
sería el nivel socioeconómico, sino factores asociados
como el consumo de tabaco, la realización de
medidas preventivas108, el nivel educativo109, la accesibilidad
sanitaria, el idioma y factores culturales110,
los que realmente influyen en la prevalencia de dichas
patologías.
Contaminación ambiental
La contaminación es una causa importante de síntomas
respiratorios tanto en atópicos como en no
atópicos. Se ha relacionado el grado de contaminación,
especialmente la debida a vehículos de motor
y la del interior de los edificios con la mayor prevalencia
de enfermedades alérgicas en los países industrializados.
El aumento de las mismas en las últimas
décadas ha ido paralelo a la sustitución del
carbón por gasoil como fuente de energía, lo que ha
llevado a una importante disminución del smog, pero
también a un cambio en la composición de las partículas
contaminantes, que actualmente proceden en
un 70 % de la combustión del gasoil. Los principales
mecanismos a través de los cuales el diesel potencia
la respuesta alérgica son la adsorción de aeroalergenos,
que permite una mayor concentración y
permanencia de éstos en la atmósfera, y la disminución
de la actividad mucociliar y el aumento de permeabilidad
del epitelio respiratorio a los alergenos,
que acceden más fácilmente al sistema inmunológico.
Un estudio definitivo al respecto es el que comparó
la prevalencia de polinosis en niños de Munich y
Leipzig antes de la reunificación alemana111. Munich
era una ciudad “no contaminada” cuyas únicas fuentes
de polución procedían de los automóviles y el interior
de los edificios, mientras que Leipzig era una
ciudad muy industrializada con altos niveles de SO2
procedentes de fábricas y calefacciones, que funcionaban
principalmente con carbón. Curiosamente, se
comprobó que tanto la presencia de rinitis alérgica
como de prick test positivos era mayor en Munich
(18,2 % y 36,7 % respectivamente) que en Leipzig
(2,4 % y 8,6 %). Tras la reunificación se sustituyeron
los obsoletos sistemas de carbón de Leipzig, consiguiéndose
una ciudad aparentemente menos contaminada,
en la que a partir de aquel momento aumentó
la frecuencia de polinosis de forma espectacular.
Se puede concluir que los motores de gasoil, que
producen hasta 150 veces más partículas que los de
gasolina, son uno de los principales responsables del
aumento de procesos alérgicos asociados al estilo de
vida occidental.
El ozono es un gas incoloro poco soluble y muy
irritante que se produce mediante reacciones fotoquímicas
en las capas altas de la atmósfera. Es un
oxidante directo que origina la formación de radicales
libres y daña macromoléculas, ocasionando síntomas
nasales, hiperreactividad bronquial e inflamación de
la vía aérea, lo que se ha relacionado con las tasas
de hospitalización por problemas respiratorios en menores
de 2 años112.
Allergol et Immunopathol 2007;35(Supl 1):15-25
MESA REDONDA: PREVALENCIA, FACTORES ASOCIADOS Y PREVENCIÓN DE LAS ENFERMEDADES ALÉRGICAS 21
Hábitat rural versus hábitat urbano
A pesar de que la exposición polínica es más intensa
en el medio rural, la prevalencia de polinosis es
menor113 con respecto al medio urbano114, probablemente
por la menor contaminación por tráfico, por un
lado, y por el contacto con endotoxinas de los animales
de granja, por otro92,93.
Dentro del medio rural también existen diferencias;
la prevalencia de alergia a polen de cedro entre
los japoneses que residen cerca de las autopistas es
prácticamente el triple con respecto a los que viven
cerca de bosques de cedros115. Asimismo, la prevalencia
de sibilancias y dermatitis atópica es mayor
en adolescentes que viven a menos de 100 m de carreteras
principales116.
Dieta, obesidad y sedentarismo
Se ha relacionado, aunque con resultados controvertidos,
la ingesta de antioxidantes con una menor
prevalencia de asma y otras alergopatías, y la dieta
rica en grasas monoinsaturadas con un mayor riesgo
de éstas117. La explicación a este hecho radica en
que estas grasas sufren peroxidación con la consiguiente
producción de radicales libres, por lo que es
posible que actualmente en los países desarrollados
las necesidades de antioxidantes sean mayores que
en otras épocas. Hay que tener en cuenta, además,
que en los individuos con hábitos alimentarios más
saludables pueden existir otros factores de protección
asociados, como mayor nivel socioeconómico,
mayor duración de lactancia materna o menor exposición
a humo de tabaco entre otros.
Por otro lado, si bien existe asociación, aunque
modesta, entre obesidad y asma118, debido fundamentalmente
a los efectos de moléculas proinflamatorias
como la leptina119, no existe consistencia en la
relación entre obesidad y atopia118.
Estrés
El estrés constituye un riesgo para el desarrollo de
alergia al producir alteraciones en la neuro-inmunorregulación
que modula la respuesta de hipersensibilidad.
Estas alteraciones se producen a varios
niveles: sistema hipotálamo-hipófisis-suprarrenal
(disminución del cortisol y aumento de citocinas y
hormonas inflamatorias e inmunoestimulantes), control
autonómico de las vías aéreas (elevación de la
sustancia P), resistencia a corticoides, estrés oxidativo
y alteraciones de la flora intestinal, entre otros120.
En definitiva, se puede concluir que existe una
gran disparidad en los resultados de los numerosos
estudios relacionados con los factores de riesgo asociados
a las enfermedades alérgicas. Una vez descartadas
las discrepancias achacables a diferencias
y/o deficiencias metodológicas, parece que los factores
que influyen de forma más relevante sobre el genotipo
atópico, haciendo que se manifieste la enfermedad
alérgica, son la disminución de la carga
microbiana general y el aumento de contaminación
ambiental a la que se ha sometido la población infantil
en las últimas décadas en distintas partes del planeta.
BIBLIOGRAFÍA
1. ISAAC SG. Worldwide variation in prevalence of symptoms of
asthma, allergic rhinoconjunctivitis, and atopic eczema:
ISAAC. The International Study of Asthma and Allergies in
Childhood (ISAAC) Steering Committee. Lancet. 1998;351
(9111):1225-32.
2. Martin Fernandez-Mayoralas D, Martin Caballero JM, Garcia-
Marcos Alvarez L. Prevalence of atopic dermatitis in schoolchildren
from Cartagena (Spain) and relationship with sex and
pollution. An Pediatr (Barc). 2004;60(6):555-60.
3. Barbee R, Kaltenborn W, Lebowitz W, Burrows B. Longitudinal
changes in allergic skin tests reactivity in a community
population sample. J Allergy Clin Immunology. 1987;79:
16-24.
4. Mallol J, Andrade R, Auger F, Rodríguez J, Alvarado R,
Figueroa L. Wheezing during the first year of life in infants
from low-income population: a descriptive study. Allergol et
Immunopathol. 2005;33(5):257-63.
5. Braun-Fahrlander C, Gassner M, Grize L, et al. No further increase
in asthma, hay fever and atopic sensitisation in adolescents
living in Switzerland. Eur Respir J. 2004;23(3):
407-13.
6. Zöllner IK, Weiland SK, Piechotowski I, et al. No increase in
the prevalence of asthma, allergies,and atopic sensitisation
among children in Germany: 1992-2001. Thorax. 2005;60:
545-8.
7. Mommers M, Gielkens-Sijstermans C, Swaen GMH, van
Schayck CP. Trends in the prevalence of respiratory symptoms
and treatment in Dutch children over a 12 year period:
results of the fourth consecutive survey. Thorax. 2005;60:
97-9.
8. Strachan D. Hay fever, hygiene and household size. BMJ.
1989;299:1259-60.
9. Holt P, Macaubas C, Sly P. Strategic targets for primary prevention
of allergic disease in childhood. Allergy. 1998;53:72-6.
10. Nilsson L, Kjellman NI, Lofman O, Bjorksten B. Parity among
atopic and non-atopic mothers. Pediatr Allergy Immunol.
1997;8(3):134-6.
11. Braback L, Hedberg A. Perinatal risk factors for atopic disease
in swedish conscripts. Clin Exp Allergy. 1998;28:936-42.
12. Piccini M, Mecacci F, Sampognaro S, et al. Aeroallergen sensitization
can occur during fetal life. Int Arch Allergy Immunol.
1993;102:301-3.
13. Bach J. The effect of infections on susceptibility to autoimmune
and allergic diseases. N Engl J Med. 2002;347(12):
911-20.
14. Luque C, Cisternas F, Araya M. Changes in the patterns of disease
after the epidemiological transition in health in Chile,
1950-2003. Rev Méd Chile. 2005;134:703-12.
Allergol et Immunopathol 2007;35(Supl 1):15-25
22 MESA REDONDA: PREVALENCIA, FACTORES ASOCIADOS Y PREVENCIÓN DE LAS ENFERMEDADES ALÉRGICAS
15. Kjellman N. Atopic disease in seven-year-old children. Incidence
in relation to family history. Acta Paediatr Scand. 1977;
66:465-71.
16. Pearce N, Pekkanen J, Beasley R. How much asthma is really
attributable toi atopy? Thorax. 1999;54:268-72.
17. Arshad SH, Tariq SM, Matthews S, Hakim E. Sensitization to
common allergens and its association with allergic disorders
at age 4 years: a whole population birth cohort study. Pediatrics.
2001;108(2):E33.
18. Varner AE. The increase in allergic respiratory diseases: survival
of the fittest? Chest. 2002;121(4):1308-16.
19. Wang H, Diepgen T. Is atopy a protective or a risk factor for
cancer? A review of epidemiological studies. Allergy.
2005;60: 1098-111.
20. Lindelöf B, Granath F, Tengvall-Linder M, Ekbom A. Allergy
and cancer. Allergy. 2005;60:1116.
21. Wjst M, Dold S. Is asthma an endocrine disease? Pediatr Allergy
Immunol. 1997;8(4):200-4.
22. Brooks K, Samms-Vaughan M, Karmaus W. Are oral contraceptive
use and pregnancy complications risk factors for
atopic disorders among offspring? Pediatr Allergy Immunol.
2004;15(6):487-96.
23. Frye C, Mueller JE, Niedermeier K, Wjst M, Heinrich J. Maternal
oral contraceptive use and atopic diseases in the offspring.
Allergy. 2003;58(3):229-32.
24. Maitra A, Sherriff A, Northstone K, Strachan D, Henderson J.
Maternal age of menarche is not associated with asthma or
atopy in prepubertal children. Thorax. 2005;60:810-13.
25. Piccini M, Beloni L, Livi C, et al. Role of type 2 helper (Th2) cytokines
and leukemia inhibitory factor (LIF) produced by decidual
T cells in unexplained recurrent abortions. Nat Med.
1998;4:1020-24.
26. Szépfalusi Z, Nentwich I, Gerstmary M, Jost E, Tocloran L,
Gratzl R. Prenatal allergen contact with milk proteins. Clin Exp
Allergy. 1997;27:28-35.
27. Woodcock A, Lowe AJ, Murray CS, et al. Early life enviromental
control: effect on symptoms, sensitization, and lug
function at age 3 years. NAC Manchester Asthma and Allergy
Study Group. Am J Respir Crit Care Med. 2004;170 (4):433-9.
28. Shaheen SO, Newson RB, Henderson AJ, et al. Prenatal
paracetamol exposure and risk of asthma and elevated immunoglobulin
E in childhood. Clin Exp Allergy. 2005;35(1):
18-25.
29. Davey G, Berhane Y, Duncan P, Aref-Adib G, Britton J, Venn A.
Use of acetaminophen and the risk of self-reported allergic
symptoms and skin sensitization in Butajira, Ethiopia. J Allergy
Clin Immunol. 2005;116:863-8.
30. McKeever TM, Lewis S, Smith C, Hubbard R. The importance
of prenatal exposures on the development of allergic disease.
A birth cohort study using the west midlands general practice
database. Am J Respir Crit Care Med. 2002;166:827-32.
31. Celedon JC, Litonjua AA, Ryan L, Weiss ST, Gold DR. Lack of
association between antibiotic use in the first year of life and
asthma, allergic rhinitis, or eczema at age 5 years. Am J
Respir Crit Care Med. 2002;166(1):72-5.
32. Warner J. Worldwide variations in the prevalence of atopic
symptoms: what does it all mean? Thorax. 1999;54 (Suppl 2):
546-51.
33. Negele K, Heinrich J, Borte M, et al. Mode of delivery and development
of atopic disease during the first 2 years of life. Pediatr
Allergy Immunol. 2004;15(1):48-54.
34. Laubereau B, Filipiak-Pittroff B, von Berg A, et al. Caesarean
section and gastrointestinal symptoms, atopic dermatitis, and
sensitisation during the first year of life. Arch Dis Child. 2004;
89(11):993-7.
35. Maitra A, Sherriff A, Strachan D, Henderson J. Mode of delivery
is not associated with asthma or atopy in childhood. Clin
Exp Allergy. 2004;34(9):1349-55.
36. Juhn Y, Weaver A, Katusic S, Yunginger J. Mode of delivery at
birth and development of asthma: a population-based cohort
study. J Allergy Clin Immunol. 2005;116(3):510-6.
37. Sears MR, Burrows B, Flannery EM, Herbison GP, Holdaway
MD. Atopy in childhood. I. Gender and allergen related risks
for development of hay fever and asthma. Clin Exp Allergy.
1993;23(11):941-8.
38. Mensinga T, Schouten J, Rijcken B, Weiss S, van der lende R.
Host factors and enviromental determinants associated with
skin test reactivity and eosinophilia in a community-based
population study. Ann Epidemiol. 1994;4:382-92.
39. Shamssain MH, Shamsian N. Prevalence and severity of asthma,
rhinitis, and atopic eczema: the north east study. Arch Dis
Child. 1999;81(4):313-7.
40. Kaur B, Anderson HR, Austin J, et al. Prevalence of asthma
symptoms, diagnosis, and treatment in 12-14 year old children
across Great Britain (International Study of Asthma and
Allergies in Childhood, ISAAC UK). BMJ. 1998;316(7125):
118-24.
41. Ninan T, Russell G. Respiratory symptoms and atopy in Aberdeen
schoolchildren: evidence from two surveys 25 years
apart. BMJ. 1992;304:873-5.
42. Osman M. Therapeutic implications of sex differences in
asthma and atopy. Arch Dis Child. 2003;88:587-90.
43. Whitacre CRS, O’Looney PA. A gender gap in autoimmunity.
Science. 1999;283:1277-8.
44. Dayan MZH, Kalush, F. The beneficial effects of treatment
with tamoxifen and anti-oestradiol antibody on experimental
systemic lupus erythematosus are associated with cytokine
modulations. Immunology. 1997;90:101-8.
45. van Vollenhoven R, Morabito L, Engleman E. Treatment of
systemic lupus erythematosus with dehydroepiandristerone:
50 patients treated up to 12 months. J Rheumatol. 1998;25:
285-9.
46. Hibbert M, Lanigan A, Raven J. Gender differences in lung
growth. Pediatr Pulmonol. 1995;19:129-34.
47. Gdalevich M, Mimouni D, Mimouni M. Breast-feeding and
the risk of bronchial asthma in childhood: a systematic review
with meta-analysis of prospectives studies. J Pediatr.
2001;139:261-6.
48. Wright A, Holberg C, Taussig L, Martinez F. Factors influencing
the relation of infant feeding to asthma and recurrent
wheeze in childhood. Thorax. 2001;56:192-7.
49. Obihara CC, Marais BJ, Gie RP, et al. The association of prolonged
breastfeeding and allergic disease in poor urban children.
Eur Respir J. 2005;25(6):970-7.
50. Farooqi IS, Hopkin JM. Early childhood infection and atopic
disorder. Thorax. 1998;53(11):927-32.
51. Kemp T, Pearce N, Fitzharris P, et al. Is infant immunization a
risk factor for childhood asthma or allergy? Epidemiology.
1997;8(6):678-80.
52. Bremner SA, Carey IM, DeWilde S, Richards N, Maier WC,
Strachan DP, Cook DG. Timing of routine immunisations and
subsequent hay fever risk. Arch Dis Child. 2005;90:567-73.
53. Koppen S, de Groot R, Neijens HJ, Nagelkerke N, van Eden
W, Rumke HC. No epidemiological evidence for infant vaccinations
to cause allergic disease. Vaccine. 2004;22:3375-85.
54. Avila Castañón L, Pérez López J, Rosas Vargas MA, del Rio
Navarro BE, Siera Monge JJ. The response to PPD and its relation
to allergic diseases in children vaccinated at birth with
BCG. Rev Alerg Mex. 2003;50(2):48-53.
55. Gruber C, Kulig M, Bergmann R, Guggenmoos-Holzmann I,
Wahn U. Delayed hypersensitivity to tuberculin, total immunoglobulin
E, specific sensitization, and atopic manifestation
in longitudinally followed early Bacille Calmette-Guerinvaccinated
and nonvaccinated children. Pediatrics. 2001;
107(3):E36.
56. Kummelilng I, Thijs C, Stelma F, Huber MA, van der Brandt
PA, Dagnelie PC. Diphteria, pertussis, polyomielitis, tetanus,
Allergol et Immunopathol 2007;35(Supl 1):15-25
MESA REDONDA: PREVALENCIA, FACTORES ASOCIADOS Y PREVENCIÓN DE LAS ENFERMEDADES ALÉRGICAS 23
and haemophilus influenzae type b vaccinations and risk of
eczema and recurrent wheeze in the first year of life: the
KOALA birth cohort study. Pediatrics. 2007;119:367-73.
57. Bernsen R, de Jongste J, Koes B, et al. Diphteria tetanus pertussis
poliomyelitis vaccination and reported atopic disorders
in 8-12-year-old children. Vaccine. 2005;24:2035-42.
58. Anderson HR, Poloniecki JD, Strachan DP, Beasley R, Bjorksten
B, Asher MI. Immunization and symptoms of atopic disease
in children: results from the International Study of Asthma
and Allergies in Childhood. Am J Public Health. 2001;
91(7):1126-9.
59. Bufe A, Gehlhar K, Grage-Griebenow E, Ernst M. Atopic phenotype
in children is associated with decreased virus-induced
interferon-alpha release. Int Arch Allergy Immunol. 2002;127
(1):82-8.
60. Benson M, Strannegard IL, Wennergren G, Strannegard O.
Low levels of interferon-gamma in nasal fluid accompany
raised levels of T-helper 2 cytokines in children with ongoing
allergic rhinitis. Pediatr Allergy Immunol. 2000;11(1):20-8.
61. Dolen JG, Mathur A. Undetectable interferon-alpha serum
levels in a patient with atopic dermatitis. J Interferon Cytokine
Res. 1995;15(11):973-5.
62. Katsunuma T, Kawahara H, Yuki K, Akasawa A, Saito H. Impaired
interferon-gamma production in a subset population of
severe atopic dermatitis. Int Arch Allergy Immunol. 2004;
134(3):240-7.
63. Benn C, Melbye M, Wohlfahrt J, Bjorksten B, Aaby P. Cohort
study of sibling effect, infectious diseases, and risk of atopic
dermatitis during first 18 months of life. BMJ. 2004;328:
1223.
64. Martinez FD. The coming-of-age of the hygiene hypothesis.
Respir Res. 2001;2:129-32.
65. Illi S, von Mutius E, Lau S, et al. Early chilhood infectious diseases
and the development of asthma up to school age: a
birth cohort study. BMJ. 2001;322:390-5.
66. Mc Keever TM, Lewis SA, Smith C, et al. Early exposure to infections
and antibiotics and the incidence of allergic disease:
a birth cohort study. BMJ. 2002;109:43-50.
67 Droste JH, Wieringa MH, Weyler JJ, Nelen VJ, Vermeire PA,
Van Bever HP. Does the use of antibiotics in early childhood
increase the risk of asthma and allergic disease? Clin Exp Allergy.
2000;30(11):1547-53.
68. Bjorksten B. The intrauterine and postnatal enviroments. J Allergy
Clin Immunology. 1999;104:1119-27.
69. Woodcock A, Moradi M, Smillie F, Murray C, Burnie J, Custovic
A. Clostridium difficile, atopy and wheeze during the
first year of life. Pediatr Allergy Immunol. 2002;13:357-60.
70. Bjorksten B, Naaber P, Sepp E, Mikelsaar M. The intestinal microflora
in allergic Estonian and Swedish 2-year-old children.
Clin Exp Allergy. 1999;29(3):342-6.
71. Alm JS, Swartz J, Björkstén B, et al. An antroposophic
lifestyle and intestinal microflora in infancy. Pediatr Allergy Immunol.
2002;13:402-11.
72. Isolauri E. Dietary modification of atopic disease: Use of probiotics
in the prevention of atopic dermatitis. Curr Allergy
Asthma Rep. 2004;4(4):270-5.
73. Kalliomaki M, Salminen S, Arvilommi H, Kero P, Koskinen P,
Isolauri E. Probiotics in primary prevention of atopic disease:
a randomised placebo-controlled trial. Lancet. 2001;357
(9262):1076-9.
74. Kalliomaki MA, Isolauri E. Probiotics and down-regulation of
the allergic response. Immunol Allergy Clin North Am. 2004;
24(4):739-52, viii.
75. Weston S, Halbert AR, Richmond P, Prescott SL. Effects of
probiotics on atopic dermatitis: a randomised controlled trial.
Arch Dis Child. 2005.
76. Moro G, Arslanoglu S, Siegel, Stahl B, Jelinek J, Henderson,
Wahn U, Boehm G. A mixture of prebiotic oligosaccharides
reduces the incidence of atopic dermatitis during the first six
months of age. Arch Dis Child. 2006.
77. Pekkanen J, Remes S, Kajosaari M, Husman T, Soininen L. Infections
in early childhood and risk of atopic disease. Acta
Paediatr. 1999;88(7):710-4.
78. von Mutius E, Martinez F, Fritzsch C, Nicolai T, Reitmeir P,
Thiemann H. Skin test reactivity and number of siblings. BMJ.
1994;12:692-5.
79. Kramer A, Heinrich J, Wjst M, Wichmann HE. Age of entry to
day nursery and allergy in later chilhood. Lancet. 1999;353:
450-4.
80. Ball TM, Castro-Rodriguez JA, Griffith KA, Holberg CJ, Martinez
FD, Wright AL. Siblings, day-care attendance and the
risk of asthma and wheezing during chilhood. N Engl J Med.
2000;343:538-43.
81. Karmaus W, Arshad SH, Sadeghnejad A, Twiselton R. Does
maternal immunoglobulin E decrease with increasing order of
live offspring? Investigation into maternal immune tolerance.
Clin Exp Allergy. 2004;34(6):853-9.
82. Karmaus W, Arshad H, Mattes J. Does the sibling effect have
its origin in utero? Investigating birth order, cord blood immunoglobulin
E concentration, and allergic sensitization at
age 4 years. Am J Epidemiol. 2001;154(10):909-15.
83. Svanes C, Heinrich J, Jarvis D, et al. Pet-keeping in childhood
and adult asthma and hay fever: European community respiratory
health survey. J Allergy Clin Immunol. 2003;112(2):
289-300.
84. Nafstad P, Magnus P, Gaarder PI, Jaakkola JJ. Exposure to
pets and atopy-related diseases in the first 4 years of life. Allergy.
2001;56(4):307-12.
85. De Meer G, Janssen NA, Brunekreef B. Early childhood environment
related to microbial exposure and the occurrence of
atopic disease at school age. Allergy. 2005;60(5):619-25.
86. Hesselman B, Aberg N, Aberg B, Eriksson B, Bjorksten B.
Does early exposure to cat or dog protect against later allergy
development? Clin Exp Allergy. 1999;29:611-7.
87. Platts-Mills T, Vaughan J, Squillace S, Woodfork J. Sensitisation,
asthma, and a modified Th2 response in children exposed
to cat allergen: a population-based cross-sectional
study. Lancet. 2001;357:752-6.
88. Custovic A, Hallam CL, Simpson B, Craven M, Simpson A,
Woodcock A. Decreased preevalence sensitization to cats
with high exposure to cat allergen. J Allergy Clin Immunology.
2001;108:537-9.
89. Braback L, Kjellman NI, Sandin A, Bjorksten B. Atopy among
schoolchildren in northern and southern Sweden in relation to
pet ownership and early life events. Pediatr Allergy Immunol.
2001;12(1):4-10.
90. Wahn U, Lau S, Bergmann R, et al. Indoor allergen exposure
is a risk factor for sensitization during the first three years of
life. J Allergy Clin Immunology. 1997;99:763-9.
91. Bener A, Galadari I, Naser KA. Pets, allergy and respiratory
symptoms in children living in a desert country. Allerg Immunol
(Paris). 1995;27(6):190-5.
92. von Mutius E, Pearce N, Beasley R, et al. International patterns
of tuberculosis and the prevalence of symptoms of
asthma, rhinitis, and eczema. Thorax. 2000;55(6):449-53.
93. Gehring U, Bolte G, Borte M, et al. Exposure to endotoxin decreases
the risk of atopic eczema in infancy: a cohort study. J
Allergy Clin Immunol. 2001;108(5):847-54.
94. Von Ehrenstein OS, Von Mutius E, Illi S, Baumann L, Bohm O,
von Kries R. Reduced risk of hay fever and asthma among
children of farmers. Clin Exp Allergy. 2000;30(2):187-93.
95. Braun-Fahrlander C, Gassner M, Grize L, et al. Prevalence of
hay fever and allergic sensitization in farmer’s children and
their peers living in the same rural community. SCARPOL
team. Swiss Study on Childhood Allergy and Respiratory
Symptoms with Respect to Air Pollution. Clin Exp Allergy.
1999;29(1):28-34.
Allergol et Immunopathol 2007;35(Supl 1):15-25
24 MESA REDONDA: PREVALENCIA, FACTORES ASOCIADOS Y PREVENCIÓN DE LAS ENFERMEDADES ALÉRGICAS
96. Riedler J, Eder W, Oberfeld G, Schreuer M. Austrian children
living on a farm have less hay fever, asthma and allergic sensitization.
Clin Exp Allergy. 2000;30(2):194-200.
97. Michael O, Kips J, Ducheteau J, Vertongen F, Rober tL, Collet
H, et al. Severity of asthma is related to endotoxin in house
dust. Am J Respir Crit Care Med. 1996;154:1641-6.
98. Annesi-Maesano I, Oryszczyn M, Raherison C, et al. Increased
prevalence of asthma and allied diseases among active
adolescent tobacco smokers after controlling for passive
smoking exposure. A cause for concern? Clin Exp Allergy.
2004;34: 1017-23.
99. Monteil MA, Joseph G, Chang Kit C, Wheeler G, Antoine RM.
Smoking at home is strongly associated with symptoms of
asthma and rhinitis in children of primary school age in
Trinidad and Tobago. Rev Panam Salud Publica. 2004;16(3):
193-8.
100. Cookson W. Genetics and genomics of asthma and allergic
diseases. Immunol Rev. 2002;190:195-206.
101. Rosenbauer J, Herzig P, Giani G. Atopic eczema in early childhood
could be protective against Type 1 diabetes. Diabetologia.
2003;46(6):784-8.
102. Stene LC, Joner G. Atopic disorders and risk of childhoodonset
type 1 diabetes in individuals. Clin Exp Allergy. 2004;
34(2):201-6.
103. Meerwaldt R, Odink RJ, Landaeta R, et al. A lower prevalence
of atopy symptoms in children with type 1 diabetes mellitus.
Clin Exp Allergy. 2002;32(2):254-5.
104. Decreased prevalence of atopic diseases in children with diabetes.
The EURODIAB Substudy 2 Study Group. J Pediatr.
2000;137(4):470-4.
105. Cardwell CR, Shields MD, Carson DJ, Patterson CC. A metaanalysis
of the association between childhood type 1 diabetes
and atopic disease. Diabetes Care. 2003;26(9):
2568-74.
106. Stewart AW, Mitchell EA, Pearce N, Strachan DP, Weilandon
SK. The relationship of per capita gross national product to
the prevalence of symptoms of asthma and other atopic
diseases in children (ISAAC). Int J Epidemiol. 2001;30(1):
173-9.
107. Asthma and respiratory symptoms in 6-7 yr old Italian children:
gender, latitude, urbanization and socioeconomic
factors. SIDRIA (Italian Studies on Respiratory Disorders in
Childhood and the Environment). Eur Respir J. 1997;10(8):
1780-6.
108. Bergmann RL, Edenharter G, Bergmann KE, Lau S, Wahn U.
Socioeconomic status is a risk factor for allergy in parents but
not in their children. Clin Exp Allergy. 2000;30(12):1740-5.
109. Basagana X, Sunyer J, Kogevinas M, et al. Socioeconomic
status and asthma prevalence in young adults: the European
Community Respiratory Health Survey. Am J Epidemiol.
2004;160(2):178-88.
110. Mercer MJ, Joubert G, Ehrlich RI, et al. Socioeconomic status
and prevalence of allergic rhinitis and atopic eczema symptoms
in young adolescents. Pediatr Allergy Immunol. 2004;
15(3):234-41.
111. von Mutius E, Martínez FD, Fritzsch C, Nicolai T, Roell G, Thimann
HH. Prevalence of asthma and atopy in two areas of
West and East Germany. Am J Respir Crit Care Med. 1994;
149:358-64.
112. Burnett R, Smith-Doiron M, Stieb D, et al. Association between
Ozone and Hospitalization for Acute Respiratory Diseases
in Children Less than 2 Years of Age. Am J Epidemiol.
2001;153:444-52.
113. Kohler F, Kolcher C, Patris A, Grilliat JP. Fréquence de l’allergie
pollinique chez les agriculteurs par rapport aux autres catégories
socio professionelles. Enquête rétrospective sur trois
ans. Rev Fr Allerrgie. 1983;23:3119-24.
114. Charpin D, Hughes B, Mallea M, Sutra JP, Balansard G,
Vervloet D. Seasonal allergic symptoms and their relation to
pollen exposure in south-east France. Clin Exp Allergy. 1993;
1993(23).
115. Ishizaki T, Koizumi K, Ikemori R, et al. Studies of prevalence of
Japanese cedar pollinosis among residents in a densely cultivated
area. Ann Allergy. 1987;58:265-70.
116. Miyake Y, Yura A, Iki M. Relationship between distance from
major roads and adolescent health in Japan. J Epidemiol.
2002;12(6):418-23.
117. Trak-Fellermeier MA, Brasche S, Winkler G, Koletzko B, Heinrich
J. Food and fatty acid intake and atopic disease in adults.
Eur Respir J. 2004;23(4):575-82.
118. von Mutius E, Schwartz J, Neas LM, Dockery D, Weiss ST.
Relation of body mass index to asthma and atopy in children:
the National Health and Nutrition Examination Study III. Thorax.
2001;56:835-8.
119. Beuther DA, Weiss ST, Sutherland R. Obesity and asthma.
Am J Respir Crit Care Med. 2006;174:112-9.
120. Wright RJ, Cohen RT, Cohen S. The impact of stress on the
development and expression of atopy. Curr Opin Allergy Clin
Immunol. 2005;5(1):23-9.
Allergol et Immunopathol 2007;35(Supl 1):15-25
MESA REDONDA: PREVALENCIA, FACTORES ASOCIADOS Y PREVENCIÓN DE LAS ENFERMEDADES ALÉRGICAS 25
Allergol et Immunopathol 2007;35(Supl 1):26-30
RESUMEN
La epigenética se define como aquellos cambios
heredables que se producen en la expresión génica
sin modificar la secuencia de DNA. Los factores epigenéticos
se caracterizan por ser químicamente estables,
potencialmente reversibles y modulables o inducibles
por factores ambientales. En el caso de las
enfermedades alérgicas la epigenética podría contribuir
a explicar, no sólo las discordancias observadas
en los gemelos monocigóticos sino también fenómenos
como la penetrancia incompleta, la expresión
variable, los efectos del sexo y del progenitor de origen
y los casos esporádicos. En este sentido, la hipótesis
de la higiene cobra gran relevancia al integrar
datos genéticos y epidemiológicos en el marco
de las exposiciones ambientales.
Entre los factores epigenéticos destacan la metilación
del DNA, las modificaciones covalentes de las
histonas y otros mecanismos que incluyen distintos
complejos proteicos y las modificaciones mediadas
por RNA. El efecto regulador de estos fenómenos
sobre la respuesta inmune tiene grandes implicaciones
en las enfermedades alérgicas. En la actualidad
se están desarrollando distintas líneas de investigación
farmacológica basadas en la modulación de los
factores epigenéticos, modificando la expresión de
los genes que codifican proteínas implicadas en los
procesos alérgicos. Entre estos moduladores destacan
los oligonucleótidos antisentido, las ribozimas y
los RNA de interferencia. Las aplicaciones de la epigenética
al diagnóstico y tratamiento de las enfermedades
alérgicas abre un campo muy esperanzador en
el futuro de esta especialidad.
Palabras clave: Alergia. Epigenética. Mutilación. Silenciamiento.
Tratamiento.
INTRODUCCIÓN
Los gemelos monocigóticos comparten la misma
carga genética, exceptuando pequeños errores de
replicación que pueden producirse en periodos embrionarios1,
a diferencia de los gemelos dicigóticos,
que comparten sólo el 50 %. Sin embargo, se han
descrito diferencias fenotípicas en individuos genéticamente
idénticos que han sido atribuidas, históricamente,
a factores ambientales. Dada la dificultad
de controlar las variables ambientales en los seres
humanos y los sesgos que se observan en los estudios
epidemiológicos, se han desarrollado estudios
en animales de experimentación con ambientes
controlados. En estos estudios se ha observado
que los ratones monocigóticos desarrollados en un
mismo ambiente controlado presentan, en ocasiones,
fenotipos diferentes. De hecho, se piensa que
sólo el 30 % de la variabilidad se puede explicar por
factores ambientales; el otro 70 % se debe a un tercer
factor2, que en la actualidad se atribuye a la epigenética.
En este sentido, la epigenética se define
como “cambios heredables en la expresión génica
que se producen sin modificar la secuencia de
DNA”.
Existen pocos factores de transcripción que puedan
explicar todas las características celulares; de
hecho, la epigenética podría contribuir a explicar la
penetrancia incompleta y la expresión variable, así
como las limitaciones que no pueden ser explicadas
sólo por la secuencia del DNA. La epigenética ayudaría
a identificar los efectos moleculares de los factores
ambientales. En el caso de las enfermedades
alérgicas ayudaría a explicar, no sólo la discordancia
en los gemelos monocigóticos, que alcanza hasta
un 25 % en el asma, sino también la penetrancia incompleta,
la expresión variable, los efectos del
sexo, el progenitor de origen y los casos esporádicos3.
Interacciones genes-ambiente. Epigenética en alergia
M. Isidoro García1, I. Dávila González2, M. Pascual de Pedro2,
C. Sanz Lozano2 y F. Lorente Toledano2
1Servicio de Bioquímica Clínica y 2Servicio de Inmunoalergia. Hospital Universitario de Salamanca.
En este sentido, diversas interpretaciones equiparan
a la epigenética con un sistema de reproducción
de la información almacenada en una cinta de grabación
que sería el DNA o bien como el programa
informático que se utiliza para acceder a la información
almacenada en el disco duro, que sería equiparable
al DNA. En definitiva, la diferencia entre la genética
y la epigenética podrían asimilarse con la
diferencia entre escribir y leer un libro. El texto, la información
genética, es la misma en todas las copias
pero la interpretación dependerá de la forma y las distintas
emociones con las que el lector se enfrente a
ese libro. De este modo el genotipo no determinaría
un único desarrollo sino un patrón de reacción que
responde de distinta forma según el ambiente3.
En este diálogo entre los factores ambientales y
los factores genéticos, la hipótesis de la higiene cobra
gran relevancia al integrar datos genéticos y epidemiológicos
en el marco de las exposiciones ambientales.
De este modo, se ha descrito que tanto la
posición y el tamaño de la familia como el denominado
estilo de vida occidental condicionarían la respuesta
alérgica. El aumento de riesgo de enfermedad
alérgica asociado a la ausencia de infecciones, al
cambio en la flora intestinal y al aumento de la polución,
o la disminución del riesgo relacionada con la
ausencia de vacunas o con ciertos aspectos dietéticos,
refuerza estas interacciones. Por otro lado, el
rápido aumento, en los últimos 30-40 años4, de la incidencia
de las enfermedades alérgicas no es explicable
por el aumento en el número de diagnósticos
y no se considera tiempo suficiente para que cambien
los marcadores genéticos. Se precisa una explicación
que integre los efectos genéticos y el ambiente
en un marco temporal consistente con los
datos epidemiológicos3.
La información genética está codificada en el
DNA, que se encuentra compactado en el interior del
núcleo celular, asociado a proteínas formando la cromatina.
Desde el punto de vista celular, la heterocromatina
se caracteriza por ser densa, inaccesible a las
enzimas y presentar pocos genes activos; sin embargo,
la eucromatina es una estructura abierta, accesible
a las enzimas y con genes activos desde el
punto de vista transcripcional. Existen diversos mecanismos
epigenéticos que controlan y regulan modificaciones
en la cromatina y que la hacen más o
menos accesible a los factores de transcripción, contribuyendo
a determinar el nivel de expresión de los
distintos genes.
Un fenómeno muy importante en epigenética es
la inactivación selectiva del DNA denominada Imprinting
(impronta genómica). El imprinting genómico se
puede interpretar como la diferencia funcional existente
en ciertos genes dependiendo del origen materno
o paterno, tras sufrir un “marcaje” diferente
durante la gametogénesis. Este fenómeno podría
contribuir a explicar la influencia del progenitor de origen
en la expresión de algunas enfermedades alérgicas.
Los factores epigenéticos que intervienen en estos
procesos se caracterizan por ser químicamente
estables, aunque potencialmente reversibles, y por
modificar el fenotipo sin afectar al genotipo. Son heredables
y a la vez modulables o inducibles por factores
ambientales. Entre estos factores epigenéticos
destacan la metilación del DNA, las modificaciones
covalentes de las histonas y otros mecanismos entre
los que se incluyen distintos complejos proteicos y
las modificaciones mediadas por RNA.
METILACIÓN DEL DNA
La metilación del DNA es un mecanismo epigenético
de regulación de la trascripción mediante la adición
de grupos metilo al carbono 5 del nucleótido citosina.
Es la modificación covalente más frecuente
del DNA y se ha denominado la prima donna de la
epigenética5. Este proceso de metilación se lleva a
cabo mediante la enzima DNA (citosina 5) metil-transferasa
EC 2.1.1.37 (DNMT).
La metilación del DNA se produce en regiones
CpG denominadas islas. Son regiones de al menos
500 pb que contienen más de un 55 % de nucleótidos
C y G6. Estas regiones se localizan básicamente
en el extremo 5’.
En el organismo, el genotipo de casi todas las células
es el mismo, exceptuando el de los gametos y
algunas células del sistema inmune. Durante la diferenciación
celular se describe una epigenética heredable
que controla las funciones genómicas. Durante
las posteriores divisiones mitóticas se pueden producir
otras modificaciones controladas por la epigenética
estocástica.
Se describe un patrón de metilación que varía durante
la maduración celular, de forma que el patrón
de metilación se va consolidando a medida que maduran
los gametos. Tras la fecundación, se produce
una desmetilación del DNA. Este DNA permanece hipometilado
durante las primeras semanas del desarrollo
embrionario hasta que se produce una metilación
de novo.
Los procesos de metilación impiden la unión de
los factores de trascripción a la vez que favorecen la
unión de proteínas inhibidoras de la trascripción. El
grado de actividad de un gen es generalmente dependiente
de su grado de metilación7.
Allergol et Immunopathol 2007;35(Supl 1):26-30
MESA REDONDA: PREVALENCIA, FACTORES ASOCIADOS Y PREVENCIÓN DE LAS ENFERMEDADES ALÉRGICAS 27
MODIFICACIONES COVALENTES
DE LAS HISTONAS
La cromatina se estructura en el interior del núcleo
celular en unidades denominadas nucleosomas,
constituidos por octámeros de histonas alrededor de
los cuales se enrolla el DNA. Las histonas que constituyen
estos octámeros son H2A, H2B, H3 y H4.
Desde el punto de vista estructural, las histonas presentan
características diferentes en cuanto al número
de aminoácidos y a su concentración de aminoácidos,
en especial de lisina y arginina, que condicionan
las diferentes modificaciones postraduccionales.
Estas modificaciones se producen en las cadenas
laterales y son fundamentalmente la acetalición, la
fosforilación y la metilación si bien, recientemente,
se han descrito otras como la ubicuitinación y sumoilación.
Las distintas modificaciones presentan distinto
efecto sobre la accesibilidad de los factores de
transcripción al DNA. Por ejemplo, la acetilación de
las histonas produciría un aumento de la accesibilidad8
mientras que la desacetilación, producida por
las desacetilasas de histonas (HDAc), cerraría la estructura9.
Existe una hipótesis sobre la existencia de
un código de histonas. La combinación de las modificaciones
de histonas constituye el denominado epigenoma.
OTROS MECANISMOS EPIGENÉTICOS
Entre los mecanismos epigenéticos destacan los
mediados por complejos proteicos. Estudios realizados
en organismos inferiores han permitido describir
distintos complejos proteicos con efecto epigenético
como el complejo Polycomb/Trithorax10 que actúan a
través de secuencias de reconocimiento del DNA denominadas
PREs (elementos de respuesta a Polycomb).
Otros complejos proteicos como SWI/SNF11
actúan a través de la hidrólisis del ATP, alterando la estructura
de la cromatina y dando lugar a fenómenos
de rotación por disrupción parcial del nucleosoma.
Otro mecanismo importante lo constituyen las
modificaciones epigenéticas mediadas por RNA. Entre
los múltiples tipos de RNA se distingue los siRNA12,
moléculas pequeñas de RNA de interferencia.
Son moléculas de doble cadena que actúan silenciando
las secuencias que reconocen mediante escisión
entre otros mecanismos.
Todos estos procesos descritos no actúan de forma
aislada, sino interrelacionados de modo que el
DNA metilado reclutaría HDAc a través de proteínas
con dominios de unión a CpG metiladas, en un sistema
complejo sistema de integración, no totalmente
descifrado por el momento.
REGULACIÓN TH1/TH2
Un claro ejemplo de cómo los mecanismos epigenéticos
regulan la expresión celular se produce en el
sistema inmune. La activación de la célula CD4 + hacia
Th1 o Th2 tras la exposición antigénica se caracteriza
por la secreción de INF o IL-4, respectivamente13.
Las células Th1 producen INF para
promover la respuesta tardía14, para promover el
cambio de isotipo de las células B hacia la producción
de anticuerpos IgG2 fijadores de complemento y
para proporcionar una inmunidad protectora frente a
patógenos intracelulares15. Por otro lado, la célula
Th2 produce IL-4 promoviendo un cambio de isotipo
hacia la producción de anticuerpos neutralizantes
IgG4 e IgE asociados a los procesos alérgicos. A su
vez16, regulan la respuesta Th1 y proporcionan protección
frente a patógenos extracelulares15.
Aparte de otros factores, la diferenciación hacia
Th1 o Th2 depende fundamentalmente de las citocinas
del microambiente celular en el que se activa la
célula CD4 virgen. Las células Th1 requieren IL-12,
mientras que las Th2 requieren IL-417. La respuesta
Th2 está regulada por el factor de transcripción
GATA3, que es activado por STAT6, que a su vez es
activado por la estimulación del receptor IL4R en las
células CD4 vírgenes18. Se ha propuesto que las modificaciones
epigenéticas de los genes que codifican
citocinas podrían promover una accesibilidad selectiva19.
En la respuesta Th2, el aumento de la expresión
de GATA3 está implicado en las modificaciones que
sufre el gen de la IL-4, como son la desmetilación del
DNA y la acetilación de las histonas20. Estos fenómenos
aumentarían la accesibilidad de los factores
de transcripción de la IL-4. Además, se produciría un
silenciamiento del IFN por metilación del DNA y por
desacetilación de las histonas21.
Junto con de los genes que intervienen en los mecanismos
de respuesta Th1/Th2 también es importante
tener en cuenta los mecanismos de regulación
de los genes que codifican proteínas relacionadas
con el proceso de remodelación de las vías respiratorias
como ESE-3, ADAMS33 y SPINK5.
FACTORES AMBIENTALES
Como se ha comentado previamente, los factores
ambientales pueden regular estos cambios epigenéticos.
Entre estos factores destaca la dieta. Se ha
descrito que el ácido fólico y la vitamina B12 influyen
en la disponibilidad de grupos metilo y cofactores
en la formación de S-adenosilmetionina, esencial
en el proceso de metilación de novo del DNA. Tam-
Allergol et Immunopathol 2007;35(Supl 1):26-30
28 MESA REDONDA: PREVALENCIA, FACTORES ASOCIADOS Y PREVENCIÓN DE LAS ENFERMEDADES ALÉRGICAS
bién se ha detectado que dietas ricas en aceite de
pescado podrían producir efectos epigenéticos.
Otros factores importantes son las características del
entorno de residencia22, el contacto con animales, la
administración de ciertos fármacos o el envejecimiento23.
Aún no se dispone de mucha información
sobre el mecanismo epigenético que pueda subyacer
en la relación de estos factores con las enfermedades
alérgicas.
Para el estudio de los factores epigenéticos se
emplean distintas técnicas como el pretratamiento
con bisulfito para la diferenciación de las secuencias
metiladas o los métodos proteómicos como la electroforesis
bidimensional, que permiten detectar las
diferencias en el patrón de expresión proteica de las
distintas células. Las nuevas tecnologías, como las
micromatrices (microarrays), proporcionan un análisis
simultáneo de un gran número de secuencias, lo que
facilita la caracterización de patrones de metilación.
EPIGENÉTICA Y TRATAMIENTO
En la actualidad, una de las aplicaciones más importante
de la epigenética se desarrolla en el ámbito
terapéutico. Se han planteado las modificaciones en
los hábitos dietéticos como mecanismos de modulación
epigenético. Además, se han descrito tanto inhibidores
de las DNMT como inhibidores de las HDAc
como posibles agentes terapéuticos aplicados en el
ámbito de la oncología, del envejecimiento y de los
trasplantes. En las enfermedades alérgicas se describen
distintas aproximaciones terapéuticas12. Por
un lado, tratamientos encaminados a modificar la expresión
de genes que intervienen en el proceso alérgico
y, por otro lado, la modificación genética de la
expresión de los alérgenos, en concreto en la alergia
a alimentos. Estas modificaciones están encaminadas
a disminuir el carácter alergénico de estos alérgenos.
Los tratamientos actuales como los agonistas de
receptores beta adrenérgicos, los corticoides, o los
antileucotrienos, se emplean para disminuir las manifestaciones
de las enfermedades alérgicas sin eliminar
la causa; sin embargo, la modulación de los factores
epigenéticos se centraría en la expresión de los
genes implicados directamente en la fisiopatología de
la enfermedad. En este sentido, uno de los principales
mecanismos aplicados al tratamiento de las enfermedades
alérgicas se basa en el empleo de los denominados
oligonucleótidos antisentido (AS-ONs)12.
Están constituidos por 15-25 nucleótidos de cadena
simple que pueden actuar activando RNasas o bloqueando
los ribosomas, evitando de este modo la expresión
de genes concretos. En la actualidad, se aplican
distintas modificaciones moleculares para mejorar
su efectividad.
El problema del empleo de estas moléculas para
tratamiento es la ausencia de un modelo experimental
específico para la alergia, lo que dificulta su evaluación.
En las enfermedades alérgicas se está estudiando
el empleo de oligonucleótidos antisentido
respirables, que son eficaces a dosis más bajas debido
a la vía de administración. Existen algunos fármacos
en fase de ensayo que actúan frente al receptor
A1 de adenosina y otros dirigidos frente a
GATA324, IL4RA, VLA4 o TNFalfa.
Otras moléculas que se están ensayando para el
tratamiento de la enfermedad alérgica son las ribozimas
y deoxirribozimas, moléculas elaboradas mediante
ingeniería genética que cortan el RNA en sitios
específicos alterando su expresión12. Se están ensayando
ribozimas frente a IL5, NFkB e ICAM-1.
Por último, los RNA de interferencia siRNA anteriormente
comentados, son moléculas pequeñas de
RNA de doble cadena que actúan incorporando complejos
silenciadores para controlar de forma selectiva
la expresión de determinados genes. La selección
adecuada de los genes que han de ser controlados de
modo selectivo es una de las claves del éxito de este
tipo de tratamientos.
En definitiva, como dice Denise Barlow, la epigenética
“siempre ha sido todas las cosas extrañas y
maravillosas que no pueden ser explicadas por la genética”
y abre extraordinarias expectativas en el diagnóstico
y tratamiento de las enfermedades alérgicas.
BIBLIOGRAFÍA
1. Wong AH, Gottesman II, Petronis A. Phenotypic differences
in genetically identical organisms: the epigenetic perspective.
Hum Mol Genet. 2005;14 Spec No 1:R11-8., R11-R18.
2. Gartner K. A third component causing random variability beside
environment and genotype. A reason for the limited success
of a 30 year long effort to standardize laboratory animals?
Lab Anim. 1990;24:71-7.
3. Vercelli D. Genetics, epigenetics, and the environment:
switching, buffering, releasing. J Allergy Clin Immunol. 2004:
113;381-6.
4. Burney P. The changing prevalence of asthma? Thorax. 2002;
57 (Suppl 2):II36-II39.
5. Santos KF, Mazzola TN, Carvalho HF. The prima donna of epigenetics:
the regulation of gene expression by DNA methylation.
Braz. J Med Biol Res. 2005;38:1531-41.
6. Takai D, Jones PA. Comprehensive analysis of CpG islands in
human chromosomes 21 and 22. Proc Natl Acad Sci. U. S. A.
2002;99:3740-5.
7. Kang SH, et al. Transcriptional repression of the transforming
growth factor-beta type I receptor gene by DNA methylation
results in the development of TGF-beta resistance in human
gastric cancer. Oncogene. 1999;18:7280-6.
8. Lee DY, Hayes JJ, Pruss D, Wolffe AP. A positive role for histone
acetylation in transcription factor access to nucleosomal
DNA. Cell. 1993;72:73-84.
Allergol et Immunopathol 2007;35(Supl 1):26-30
MESA REDONDA: PREVALENCIA, FACTORES ASOCIADOS Y PREVENCIÓN DE LAS ENFERMEDADES ALÉRGICAS 29
9. Taunton J, Hassig CA, Schreiber SL. A mammalian histone
deacetylase related to the yeast transcriptional regulator
Rpd3p. Science. 1996;272:408-11.
10. Schwartz YB, Pirrotta V. Polycomb silencing mechanisms and
the management of genomic programmes. Nat Rev Genet.
2007;8:9-22.
11. Letimier FA, Passini N, Gasparian S, Bianchi E, Rogge L. Chromatin
remodeling by the SWI/SNF-like BAF complex and
STAT4 activation synergistically induce IL-12Rbeta2 expression
during human Th1 cell differentiation. EMBO J. (2007).
12. Popescu FD. Antisense-and RNA interference-based therapeutic
strategies in allergy. J Cell Mol Med. 2005;9:840-53.
13. Mosmann TR, Coffman RL. TH1 and TH2 cells: different patterns
of lymphokine secretion lead to different functional
properties. Annu Rev Immunol. 1989;7:145-73.
14. Cher DJ, Mosmann TR. Two types of murine helper T cell
clone. II. Delayed-type hypersensitivity is mediated by
TH1 clones. J Immunol. 1987;138:3688-94.
15. Seder RA, Paul WE. Acquisition of lymphokine-producing phenotype
by CD4 + T cells. Annu Rev Immunol. 1994;12:635-73.
16. Mosmann TR, Bond MW, Coffman RL, Ohara J, Paul WE.
T-cell and mast cell lines respond to B-cell stimulatory factor 1.
Proc Natl Acad Sci. U. S. A. 1996;83:5654-8.
17. Abbas AK, Murphy KM, Sher A. Functional diversity of helper
T lymphocytes. Nature. 1996;383:787-93.
18. Szabo SJ, Sullivan BM, Peng SL, Glimcher LH. Molecular
mechanisms regulating Th1 immune responses. Annu Rev
Immunol. 2003;21:713-58.
19. Ansel KM, Lee DU, Rao A. An epigenetic view of helper T cell
differentiation. Nat Immunol. 2003;4:616-23.
20. Fields PE, Kim ST, Flavell RA. Cutting edge: changes in histone
acetylation at the IL-4 and IFN-gamma loci accompany
Th1/Th2 differentiation. J Immunol. 2002;169:647-50.
21. Grogan JL, et al. Early transcription and silencing of cytokine
genes underlie polarization of T helper cell subsets. Immunity.
2001;14:205-15.
22. Bousquet J, Jacot W, Yssel H, Vignola AM, Humbert M. Epigenetic
inheritance of fetal genes in allergic asthma. Allergy.
2004;59:138-47.
23. Egger G, Liang G, Aparicio A, Jones PA. Epigenetics in human
disease and prospects for epigenetic therapy. Nature. 2004;
429:457-63.
24. Finotto S, et al. Treatment of allergic airway inflammation and
hyperresponsiveness by antisense-induced local blockade of
GATA-3 expression. J Exp Med. 2001;193:1247-60.
Allergol et Immunopathol 2007;35(Supl 1):26-30
30 MESA REDONDA: PREVALENCIA, FACTORES ASOCIADOS Y PREVENCIÓN DE LAS ENFERMEDADES ALÉRGICAS

No hay comentarios:

Publicar un comentario