lunes, 26 de junio de 2017

La Mucuna Pruriens y sus Propiedades

Resultado de imagen de La Mucuna Pruriens y sus Propiedades

Obesidad e inflamación

Resultado de imagen de obesidad e inflamación
Obesity shares with most chronic diseases the presence of an inflammatory component, which
accounts for the development of metabolic disease and other associated health alterations. This
inflammatory state is reflected in increased circulating levels of pro-inflammatory proteins, and
it occurs not only in adults but also in adolescents and children. The chronic inflammatory
response has its origin in the links existing between the adipose tissue and the immune system.
Obesity, like other states of malnutrition, is known to impair the immune function, altering
leucocyte counts as well as cell-mediated immune responses. In addition, evidence has arisen
that an altered immune function contributes to the pathogenesis of obesity. This review
attempts to briefly comment on the various plausible explanations that have been proposed for
the phenomenon: (1) the obesity-associated increase in the production of leptin (pro-inflammatory)
and the reduction in adiponectin (anti-inflammatory) seem to affect the activation of
immune cells; (2) NEFA can induce inflammation through various mechanisms (such as
modulation of adipokine production or activation of Toll-like receptors); (3) nutrient excess and
adipocyte expansion trigger endoplasmic reticulum stress; and (4) hypoxia occurring in
hypertrophied adipose tissue stimulates the expression of inflammatory genes and activates
immune cells. Interestingly, data suggest a greater impact of visceral adipose tissue and central
obesity, rather than total body fat, on the inflammatory process. In summary, there is a positive
feedback loop between local inflammation in adipose tissue and altered immune response in
obesity, both contributing to the development of related metabolic complications.

sábado, 24 de junio de 2017

Fructose Can Cause Liver Damage Without Weight Gain; High Fructose Corn Syrup Is In Just About All Processed Foods

Resultado de imagen de fructosa
Many companies in the U.S. have seen a large backlash against the use of high fructose corn syrup (HFCS) in foods, prompting many — such as Snapple — to remove HFCS from its beverages. With previous research proving that HFCS is unhealthier than shoddy sugar in some cases, and other reports indicating that it causes obesity and liver damage, the debate has raged on. But a new scientific study published in the American Journal of Clinical Nutrition shows that HFCS can directly cause liver damage in laboratory animals, without causing obesity.
Researchers at Wake Forest Baptist Medical Center observed that while feeding fructose to primates, liver damage can result with no weight gain, in just a short six-week time period. "Is a calorie a calorie? Are they all created equal? Based on this study, we would say not," said Kylie Kavanagh, D.V.M., assistant professor of pathology-comparative medicine at Wake Forest Baptist and lead author of the study, in a press statment.
Because previous research didn't determine if liver damage was caused by HFCS directly, or indirectly because of the obesity resulting from the diet, researchers wanted to see the direct result of HFCS. Researchers took similar weighted and sized primates and split them into two groups. One group would have 24 percent of their diet supplemented with HFCS, while the other had a negligible diet of HFCS at 0.5 percent. Both groups would receive the same total number of calories a day.
The diets also had the same amounts of fat, carbohydrate, and protein. But the diets themselves were different. The high-fructose group's diet was made from flour, butter, pork fat, eggs, and fructose (the main ingredient in corn syrup), similar to what many people eat, while the control group's diet was made from healthy complex carbohydrates and soy protein.
The researchers weighed the primates weekly, and measured their waists to adjust their diets so both groups maintained similar weights. Blood was also drawn at regular intervals to look at biomarkers in the blood that indicate liver health — the same tests run on people when they go for a doctor's visit. The researchers also looked at what types of bacteria were present in the intestines of the primates by taking stool samples. Bacterial composition in the gut has recently been a focal point of much research and has been connected to a wide array of diseases.
"What surprised us the most was how quickly the liver was affected and how extensive the damage was, especially without weight gain as a factor," Kavanagh said. "Six weeks in monkeys is roughly equivalent to three months in humans." An explanation for this came from the bacteria, being more mobile and migrating to the liver more often in the HFCS group than the control group. The intestines were somehow becoming more leaky and allowing the bacteria to enter the bloodstream at a 30 percent higher rate and end up in the liver.
"We studied fructose because it is the most commonly added sugar in the American diet, but based on our study findings, we can't say conclusively that fructose caused the liver damage," Kavanagh said. "What we can say is that high added sugars caused bacteria to exit the intestines, go into the blood stream and damage the liver. The liver damage began even in the absence of weight gain. This could have clinical implications because most doctors and scientists have thought that it was the fat in and around tissues in the body that caused the health problems."
In the future, the team hopes to study another common sugar, called dextrose, found in plants and compare the results to experiments with fructose.

domingo, 18 de junio de 2017

Broccoli Extract Lowers Blood Sugar in Diabetics

Imagen relacionada
A powder containing a highly concentrated dose of sulforaphane, a chemical found in broccoli sprouts, was able to lower blood sugar levels in individuals with type 2 diabetes, according to a study published Wednesday (June 14) in Science Translational Medicine.
“We’re very excited about the effects we’ve seen and are eager to bring the extract to patients,” study coauthor Anders Rosengren of the University of Gothenburg in Sweden tells New Scientist. “We saw a reduction of glucose of about 10 percent, which is sufficient to reduce complications in the eyes, kidneys, and blood.”
Rosengren and colleagues conducted a 12-week placebo-controlled trial in which 97 people with type 2 diabetes took either a highly concentrated sulforaphane powder (with a dose 100 times that found naturally in broccoli) or a placebo. Most participants continued to take metformin, a drug commonly used to lower blood sugar levels in diabetics.
The team discovered that their compound was able to reduce participant’s fasting blood glucose by 10 percent compared with those who took the placebo. The effects were strongest in individuals who were obese.
“More research is needed to see if this repurposed drug can be used to treat type 2 diabetes, as it was only tested in a small number of people and only helped a subset of those who are taking it,” Elizabeth Robertson, director of research at the charity Diabetes UK who was not involved in the study, tells New Scientist. “For now, we recommend that people continue with the treatment prescribed by their healthcare team.”

Límites máximos de residuos de bentiavalicarbo, ciazofamida, cihalofop-butilo, forclorfenurón, pimetrozina y siltiofam en determinados productos

Resultado de imagen de bentiavalicarbo, ciazofamida, cihalofop-butilo, forclorfenurón, pimetrozina y siltiofam

Reglamento (UE) 398/2014 de la Comisión, de 22 de abril de 2014, que modifica los anexos II y III del Reglamento (CE) 396/2005 del Parlamento Europeo y del Consejo por lo que respecta a los límites máximos de residuos de bentiavalicarbo, ciazofamida, cihalofop-butilo, forclorfenurón, pimetrozina y siltiofam en determinados productos

REGLAMENTO (UE) No 398/2014 DE LA COMISIÓN de 22 de abril de 2014 que modifica los anexos II y III del Reglamento (CE) no 396/2005 del Parlamento Europeo y del Consejo por lo que respecta a los límites máximos de residuos de bentiavalicarbo, ciazofamida, cihalofop-butilo, forclorfenurón, pimetrozina y siltiofam en determinados productos (Texto pertinente a efectos del EEE) LA COMISIÓN EUROPEA, Visto el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, Visto el Reglamento (CE) no 396/2005 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 23 de febrero de 2005, relativo a los límites máximos de residuos de plaguicidas en alimentos y piensos de origen vegetal y animal y que modifica la Directiva 91/414/CEE del Consejo ( 1 ), y, en particular, su artículo 14, apartado 1, letra a), y su artículo 49, apartado 2, Considerando lo siguiente: (1) En el anexo II y la parte B del anexo III del Reglamento (CE) no 396/2005 se fijaron límites máximos de residuos (LMR) para la ciazofamida, el cihalofop-butilo, la pimetrozina y el siltiofam. En la parte A del anexo III del Reglamento (CE) no 396/2005 se fijaron LMR para el bentiavalicarbo y el forclorfenurón. (2) Es preciso efectuar una adaptación técnica para sustituir la denominación de la sustancia activa «florclorfenurón» por «forclorfenurón». (3) En lo que respecta al bentiavalicarbo, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, en lo sucesivo, «la Autoridad», presentó un dictamen motivado sobre los LMR existentes con arreglo al artículo 12, apartado 2, del Reglamento (CE) no 396/2005, leído en relación con su artículo 12, apartado 1 ( 2 ). La Autoridad propuso modificar la definición del residuo y recomendó disminuir el LMR aplicable a las patatas. Para otros productos, recomendó aumentar o mantener los LMR vigentes. La Autoridad concluyó que no se disponía de determinada información sobre el LMR aplicable a los pepinos, y que era necesario que los gestores de riesgos siguieran estudiando la cuestión. Como no hay riesgo para los consumidores, el LMR aplicable a dicho producto debe establecerse en el anexo II del Reglamento (CE) no 396/2005 en el nivel vigente o en el nivel señalado por la Autoridad. Este LMR se revisará teniendo en cuenta la información disponible en un plazo de dos años a partir de la fecha de publicación del presente Reglamento. (4) Respecto a la ciazofamida, la Autoridad presentó un dictamen motivado sobre los LMR existentes con arreglo al artículo 12, apartado 2, del Reglamento (CE) no 396/2005, leído en relación con su artículo 12, apartado 1 ( 3 ). La Autoridad recomendó, para determinados productos, aumentar o mantener los LMR existentes. La Autoridad concluyó que no se disponía de determinada información sobre los LMR aplicables a las patatas, los tomates, las cucurbitáceas de piel comestible y las cucurbitáceas de piel no comestible, y que era necesario que los gestores de riesgos siguieran estudiando la cuestión. Como no hay riesgo para los consumidores, los LMR aplicables a dichos productos deben establecerse en el anexo II del Reglamento (CE) no 396/2005 en el nivel vigente o en el nivel señalado por la Autoridad. Estos LMR se revisarán teniendo en cuenta la información disponible en un plazo de dos años a partir de la fecha de publicación del presente Reglamento. (5) Respecto al cihalofop-butilo, la Autoridad presentó un dictamen motivado sobre los LMR existentes con arreglo al artículo 12, apartado 2, del Reglamento (CE) no 396/2005, leído en relación con su artículo 12, apartado 1 ( 4 ). En él propone modificar la definición del residuo. La Autoridad concluyó que no se disponía de determinada información sobre el LMR aplicable al arroz, y que era necesario que los gestores de riesgos siguieran estudiando la cuestión. Como no hay riesgo para los consumidores, el LMR aplicable a dicho producto debe establecerse en el anexo II del Reglamento (CE) no 396/2005 en el nivel vigente o en el nivel señalado por la Autoridad. Este LMR se revisará teniendo en cuenta la información disponible en un plazo de dos años a partir de la fecha de publicación del presente Reglamento.

 (6) Respecto al forclorfenurón, la Autoridad presentó un dictamen motivado sobre los LMR existentes con arreglo al artículo 12, apartado 2, del Reglamento (CE) no 396/2005, leído en relación con su artículo 12, apartado 1 ( 1 ). La Autoridad recomendó reducir los LMR aplicables a las uvas de mesa, las uvas de vinificación y los kiwis. (7) Respecto a la pimetrozina, la Autoridad presentó un dictamen motivado sobre los LMR existentes con arreglo al artículo 12, apartado 2, del Reglamento (CE) no 396/2005, leído en relación con su artículo 12, apartado 1 ( 2 ). En él, identificaba un riesgo para los consumidores en lo relativo al LMR aplicable a las escarolas. Por tanto, procede establecer este LMR en el nivel identificado por la Autoridad. La Autoridad propuso modificar la definición del residuo y recomendó disminuir los LMR aplicables a las semillas de colza y a las semillas de algodón. Para otros productos, recomendó aumentar o mantener los LMR vigentes. La Autoridad concluyó que no se disponía de cierta información en lo que respecta a los LMR aplicables a los cítricos, las manzanas, las peras, los albaricoques, los melocotones, las fresas, las zarzamoras, las frambuesas, los mirtilos gigantes, las grosellas (rojas, negras y blancas), las grosellas espinosas, las patatas, los apionabos, los rábanos, los tomates, los pimientos, las berenjenas, las cucurbitáceas de piel comestible, las cucurbitáceas de piel no comestible, el maíz dulce, las inflorescencias de hortalizas del género Brassica, las coles de Bruselas, los repollos, las hojas de hortalizas de hoja del género Brassica, los colirrábanos, la hierba de los canónigos, las lechugas, los mastuerzos, las barbareas, la rúcula, la mostaza china, las hojas y los brotes de Brassica spp., las espinacas, la verdolaga, las acelgas, los perifollos, las cebolletas, las hojas de apio, el perejil, la salvia real, el romero, el tomillo, la albahaca, las hojas de laurel, el estragón, las judías (frescas, con vaina), los guisantes (frescos, con vaina), el apio, el hinojo, las alcachofas, las infusiones (desecadas, flores), las infusiones (desecadas, hojas), el lúpulo (desecado), la leche de bovinos, la leche de ovinos y la leche de caprinos, y que era necesario que los gestores de riesgos siguieran estudiando la cuestión. Dado que no existe ningún riesgo para los consumidores, los LMR aplicables a estos productos deben fijarse en el anexo II del Reglamento (CE) no 396/2005 en el nivel vigente o en el indicado por la Autoridad. Estos LMR se revisarán teniendo en cuenta la información disponible en un plazo de dos años a partir de la fecha de publicación del presente Reglamento. La Autoridad concluyó que no se disponía de determinada información sobre los LMR aplicables a las okras (quimbombos) y a las judías (frescas, sin vaina), y que era necesario que los gestores de riesgos siguieran estudiando la cuestión. Los LMR aplicables a las okras (quimbombos) y a las judías (frescas, sin vaina) deben fijarse en el límite de determinación específico o en el LMR por defecto de conformidad con el artículo 18, apartado 1, letra b), del Reglamento (CE) no 396/2005. (8) Respecto al siltiofam, la Autoridad presentó un dictamen motivado sobre los LMR existentes con arreglo al artículo 12, apartado 2, del Reglamento (CE) no 396/2005, leído en relación con su artículo 12, apartado 1 ( 3 ). La Autoridad concluyó que no se disponía de determinada información sobre los LMR aplicables a los granos de cebada, los granos de centeno y los granos de trigo, y que era necesario que los gestores de riesgos siguieran estudiando la cuestión. Dado que no existe ningún riesgo para los consumidores, los LMR aplicables a estos productos deben fijarse en el anexo II del Reglamento (CE) no 396/2005 en el nivel vigente o en el indicado por la Autoridad. Estos LMR se revisarán teniendo en cuenta la información disponible en un plazo de dos años a partir de la fecha de publicación del presente Reglamento. (9) En relación con los productos de origen vegetal y animal para los que no se habían notificado a nivel de la Unión Europea autorizaciones pertinentes ni tolerancias en las importaciones y no se disponía de LMR del Codex, la Autoridad concluyó que era necesario que los gestores de riesgos siguieran estudiando la cuestión. Habida cuenta de los conocimientos científicos y técnicos actuales, los LMR aplicables a esos productos deben fijarse en el límite de determinación específico o en el LMR por defecto de conformidad con el artículo 18, apartado 1, letra b), del Reglamento (CE) no 396/2005. (10) La Comisión ha consultado con los laboratorios de referencia de la Unión Europea en materia de residuos de plaguicidas la necesidad de adaptar determinados límites de determinación analítica. Estos laboratorios concluyeron que el progreso técnico permite, para ciertas mercancías, establecer límites más bajos de determinación analítica de diversas sustancias. (11) De acuerdo con los dictámenes motivados de la Autoridad, y teniendo en cuenta los factores pertinentes para el asunto considerado, las modificaciones correspondientes de los LMR cumplen los requisitos del artículo 14, apartado 2, del Reglamento (CE) no 396/2005. (12) Se ha consultado, a través de la Organización Mundial del Comercio, a los socios comerciales de la Unión sobre los nuevos LMR y se han tenido en cuenta sus observaciones. (13) Procede, por tanto, modificar el Reglamento (CE) no 396/2005 en consecuencia.

(14) A fin de permitir la comercialización, la transformación y el consumo normales de los productos, el presente Reglamento debe establecer un régimen transitorio para los productos que se hayan producido legalmente antes de la modificación de los LMR y con respecto a los cuales la información muestre que se mantiene un elevado nivel de protección de los consumidores. (15) Antes de que los LMR modificados sean de aplicación y a fin de que los Estados miembros y las partes interesadas puedan prepararse para cumplir los nuevos requisitos que deriven de dicha modificación, debe permitirse que transcurra un plazo razonable. (16) Las medidas previstas en el presente Reglamento se ajustan al dictamen del Comité Permanente de la Cadena Alimentaria y de Sanidad Animal.